“Anticiparse o retrasarse”, mi columna de esta semana en Expansión

Mi columna en Expansión de esta semana se titula “Anticiparse o retrasarse“, y habla de las opciones a la hora de reaccionar a los cambios que la tecnología introduce en el entorno. ¿Debemos proteger el mercado tradicional y mantenernos alejados de las nuevas opciones para evitar que se hable de ellas y se consideren opciones razonables, o es mejor optar por una experimentación agresiva y lanzarse a probar los nuevos modos de consumo y los nuevos escenarios cuando empiezan a insinuarse como viables?

9 comentarios

  • #001
    Gorki - 25 Junio 2010 - 11:31

    Según lo planteas, parece que lo sensato es seguir en el negocio que conoces, a sabiendas que está en un sector en decadencia y montar una empresa independiente del negocio antiguo que explore las posibilidades de negocio del sector que aparece, para ir trasvasando poco a poco recursos tanto humanos como económicos desde la empresa en decadencia a la empresa en crecimientos en proporción a lo que un negocio baja y otro sube.

    Yo creo que la tentación de entrar en otro negocio desde una negocio antiguo, es mala, pues hay trasladaremos la forma de hacer negocio en el área tradicional al nuevo área, ignorando las posibilidades que esta ofrece. Lo hemos visto en los periódicos digitales que han hecho un calco escaneado de los de papel, en vez de haber explorado desde cero las posibilidades del medio tanto en la forma de dar las noticias, como en la forma de hacer la publicidad.
    Algo parecido ocurre en las televisiones,

    Creo que es dificil conseguir ver el nuevo sector con mirada limpia de prejuicios si los dirigentes no parten desde cero enfrentándose a buscar la forma de hacer negocio en un sector que desconocen por completo.

  • #002
    Anónimo - 25 Junio 2010 - 11:57

    totalmente de acuerdo. La mejor forma de anticiparse es CONOCER, INVESTIGAR, nunca esconder o rechazar. Anticiparse no significa ‘hacerlo antes que todos’ significa ‘hacerlo antes que tu competencia’. Se puede aprender de quien innova y aplicar las innovaciones, de esa forma también se innova. Para tener oportunidad de llegar primero, primero hay que llegar.

  • #003
    asmpredator - 25 Junio 2010 - 13:09

    En España el miedo a investigar es ancestral, siempre se ha creido en le dicho totalmente arcaico del “que inventen otros”, la inversión a corto plazo es la reina en España, por eso así nos va,es mejor invertir en el tocho que en nuevas tecnologias, teniendo gente sobradamente preparada se marchan fuera de España a investigar y a obtener grandes beneficios de la innovación tecnológica y aqui debemos pagar por importar tecnologia creada por investigadores españoles en el extranjero.

  • #004
    Matthieu Heusch - 25 Junio 2010 - 16:42

    esta mañana Juan Antonio Zufiria (CEO de IBM España) en la Wharton Alumni Conference decia que ser prudente es innovar, el no innovar lleva a la muerte de la compania…

  • #005
    Joaquín - 25 Junio 2010 - 18:05

    que post en un momento tan oportuno… con lo que veo en los ultimos meses en mis visitas a clientes, éstos eligen retrasarse antes que innovar…

    y es que seguimos con el “que inventen otros”…

    La frase que mas he oido estos meses: “sólo invertiremos cuando haya ayudas y subvenciones de la Comunidad Autónoma”… y hablo desde una comunidad avanzada en I+D+i :-(

    Ahi queda eso

  • #006
    ClubDinero.org - 25 Junio 2010 - 18:25

    Bueno, yo opino que no hay nada malo en anticiparse, pero de acuerdo a las posibilidades de cada quien, pues tampoco sería buena idea por ejemplo adquirir un producto tecnológico de nueva generación, normalmente más caro, si este no se traducirá en productividad

  • #007
    Juan González - 26 Junio 2010 - 10:25

    El problema de las empresas tradicionales ante una nueva tecnología, es que apostar por lo “nuevo” atenta contra su negocio tradicional y es tremendamente difícil lanzarse a la piscina sin saber si hay agua.

    El día a día de la empresa y los resultados a corto plazo: Facturación, beneficios, pagar las nóminas, etc., no les permite tener la visión de futuro y arriesgarse en lo “nuevo”.

    Mi experiencia en el mercado de la información mercantil tuvo como resultado que las dos principales empresas españolas del momento (año 1996): Dun and Bradstreet e Incresa desaparecieron en España en 5 años y fueron las nuevas Axesor e Informa las que se hicieron con el mercado.

    He visto a algún responsable del sector editorial aferrarse a su libro o periódico de papel y defender lo indefendible, en su defensa diré que es lo que le da de comer.
    ¿Pasará lo mismo con el mercado editorial?
    Saludos.
    Juan

  • #008
    Miguel Velez - 26 Junio 2010 - 12:50

    El hecho es uno solo, la tecnologia va anvazando a muy alta velocidad y esas empresas no podran deterla, si ellos no son capaces de anticiparse o almenos montarse en el tren apenas llegue, son empresas que pasaran a la historia.
    Si por ejemplo viene alguien con una idea diferente y futuristica que podria revolucionar el modo de ver la tv o el sistema de como ver la tv, asi como son los casos de microsoft, google y facebook, que revolucionaron el mundo en diferentes aspectos, esas empresas seguramente perderian mucho mas dinero que si se dedicaran a anticiparse o a mantenerse a ritmo de lo que la tecnologia y el mercado les exije.
    Yo particularmente tengo mas de un año que no veo la tv y me siento tan bien sin ser bombardeado por comerciales y una mala programacion, que por lo general tienen casi todas.
    En la tv yo no soy el que decido que es lo que quiero ver, sino son ellos que deciden por mi que es lo que voy a ver en un determinado horario y un determinado dia. Ademas no soy libre de verme cualquier canal de tv alrrededor del mundo, en cualquier parte del mundo me encuentre y en el idioma que yo prefiera. Soy limitado a ver un canal de un pais o region. (Un ejemplo sencillo es que yo me he venido a vivir de Italia a España, pero si yo quisiera continuar a ver la progracion de Italia no puedo, estoy obligado a ver la programación española.) Esos limites no me gustan.
    Limite que no existe en la web. O si se creara otro sistema de trasmitir la tv.
    Por eso considero la tv como algo poco util en nuestros dias y a este nivel tan avanzado de la tecnologia.
    Saludos
    Miguel

  • #009
    PPPerez - 26 Junio 2010 - 21:33

    Yo, ante la disyuntiva “¿anticiparse o retrasarse?” diría: “ninguna, ¡ moverse inteligentemente !”

    Independientemente de las inercias ya comentadas: “que inventen otros”, “me quedo como estoy”, etc. que, evidentemente, son más garantías de fracaso que de éxito … creo que el punto de mira debe de estar en la observación de las tendencias y hábitos de consumo de los usuarios, de esa observación se deducirá el cuando y el cómo. Lo cual puede significar en determinados momentos anticiparse, en otros retrasarse y permanecer inmóviles en otros … pero siempre alerta y dispuestos al movimiento.

    Aunque se habla del libre mercado, tal “libertad” es como es.
    Se pueden formar monopolios que controlen su parcela de mercado abortando cualquier nueva iniciativa e impidiendo que este evolucione en cualquier sentido diferente al establecido por ellos.
    No obstante (y esa es la verdadera alegría de la huerta) es imposible controlar todos y cada uno de los agujeritos del mercado y más pronto o más tarde se te cuela algún “aventurero” que, observando adecuadamente las tendencias y hábitos de la gente, actúa rápido e inteligentemente haciendo plena diana, habitualmente se forra y desestabiliza el monopolio que cuando intenta reaccionar contra él ya es demasiado tarde.

    Ejemplos de todo esto hay sobrados, dentro y fuera de las nuevas tecnologías.
    Me parece muy ilustrativo el caso comentado de los fabricantes de hielo que perdieron el mercado por no ofertar lo que la gente demandaba … y todo ello a pesar de tener un buen producto y a un precio aceptable.

    Es que siempre es lo mismo. Independientemente de que sea bueno o malo, caro o barato … si tu producto no tiene demanda, olvidate de seguir ofertándolo manteniendo la misma actitud (si deseas evitar la ruina, claro).

    Un ejemplo al caso, curioso, es el tema de los players MP3.
    Cuando el formato MP3 vio la luz, fuimos muchos los que nos interesamos por él y empezamos a hacer nuestros pinitos con programas codificadores MP3 ¿piratas?.
    El monopolio de la industria de los contenidos, viéndole las orejas al lobo, arremetió brutalmente contra este formato desde variados frentes intentando erradicarlo.
    Los usuarios seguimos en nuestro empeño. Aunque era sólo algo que sólo podía hacerse dentro de un ordenador, lo cual limitaba bastante su ámbito, no tardaron mucho tiempo en aparecer los primeros reproductores MP3 … ¡HECHOS POR LOS USUARIOS!
    Sí, verdaderos mamotretos construidos con mini-pcs con su unidad lectora de CDs y el software oportuno para poder tocar los MP3 grabados en esos CDs … mamotretos que algunos incluso fueron capaces de instalar y hacer funcionar en su coche.

    Estaba claro que, contra todo lo que se meneara, los usuarios habían decidido adoptar el MP3 y este había llegado para quedarse. La sociedad lo demandaba.
    ¿Lo razonable sería criminalizar a toda esa sociedad por usar MP3s o, por el contrario, intentar hacer jugosos negocios en base a tal demanda?
    La respuesta la tenemos delante de los ojos:
    – Cualquier aparato reproductor de sonido actual es capaz de reproducir MP3 y muchos de ellos son reproductores específicos de MP3.
    – La industria musical (la inquisidora del MP3, sí) ha adoptado este formato para una buena parte de su oferta musical.

    Moraleja: cuando la masa demanda cosas, puede tener o no razón … pero, en el caso de que no la tenga, lo más prudente es dársela.
    Mejor no despertar a la fiera ;-)

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados