Usando el iPhone como mando para presentaciones

keynoteremoteEsta semana estuve probando el uso del iPhone – o en mi caso, un iPod Touch, pero funciona exactamente igual – para hacer presentaciones con Keynote, y aquí está mi experiencia, por si puede resultar útil para los que tenéis que hacer presentaciones habitualmente:

Lo que me atrajo cuando lo vi fue la posibilidad de no tener que mirar a la pantalla durante la presentación, algo que parece trivial, pero que no lo es tanto: para mí, una de las ventajas fundamentales de Keynote es la “pantalla del presentador“, en la que veo la diapositiva que estoy usando, la que viene después, el control de tiempo de la presentación y un reloj, así como mis notas en el caso de que las use. Desde que hace ya más de un año me cambié a Keynote, la pantalla del presentador ha cambiado mi estilo en una dirección que me interesa mucho: he pasado de usar muy poco texto, a no usar prácticamente ninguno, lo que me permite presentaciones mucho más minimalistas, más basadas en la atención al ponente en lugar de dirigir la atención de manera inevitable a la lectura del texto en la diapositiva, y con una ventaja añadida: para alguien que se ve obligado a mantener todo su material en dos versiones, español e inglés (doy más clases en inglés que en español), las necesidades de traducción se reducen hasta llegar a ser casi cero (página de título, de despedida, y algún que otro dato… mis notas me da exactamente igual que estén en un idioma o en otro).

Para configurar el iPhone como control de presentaciones es preciso actualizar a iWork 09, primera versión en la que aparece esta prestación. La actualización cuesta €79 ó €99 para el paquete familiar de cinco licencias, y prácticamente no requiere aprendizaje alguno con respecto a la anterior, aunque se mejoran algunas cosas como el catálogo de transiciones, las rutinas de importación y exportación, o la integración con MobileMe, entre otras. Después, es preciso descargarse de la App Store la aplicación Keynote Remote, que cuesta €0.79, una descarga de menos de un minuto. Para ello, el software del iPhone o iPod Touch tiene que estar actualizado por encima de la versión 2, lo que me llevó a des-jailbreakear (bonito palabro) previamente el mío.

Tras la instalación, hay que tener tanto el iPhone como el ordenador en la misma WiFi, o bien crear tu propia WiFi desde la máquina. El hecho de que funcione mediante WiFi significa que, por un lado, el alcance es sensiblemente mayor que el del típico ratón inalámbrico: si te gusta moverte mientras presentas, ahora te puedes ir hasta el fondo de la sala si te apetece. En el iPhone ves prácticamente lo mismo que en la pantalla del presentador, pero con una limitación debida al tamaño de la pantalla: debes elegir entre formato vertical u horizontal – no responde al cambio de orientación mediante el acelerómetro – y mientras en el vertical ves la diapositiva en la que estás y sus notas, en horizontal previsualizas la diapositiva siguiente, pero no las notas. Cambiar de orientación durante la presentación, aunque posible en cuatro toques de pantalla, no resulta especialmente operativo (las cosas no se hacen igual de fáciles cuando estás ante una audiencia), lo que hace que te tengas que plantear antes de empezar la presentación de qué quieres prescindir, si de las notas del presentador o de la previsualización de la siguiente diapositiva. El cambio de diapositiva mediante el desplazamiento del dedo es un gustazo: la identificación visual correcta de la diapositiva que viene (que debería evitarte mirar a la pantalla) lógicamente, solo es adecuada si usas muy poco texto o si estás muy familiarizado con tu presentación.

Detalles que es interesante tener en cuenta:

  • Batería: mantener permanentemente abierta la WiFi y encendida la pantalla gasta batería. En mi caso, un iPod Touch de primera generación, calculo que consumo media carga de batería en una presentación de hora y media, lo que hace recomendable que te asegures de partir de un buen nivel de carga antes de empezar la presentación.
  • Si usas un iPhone, desconecta el teléfono :-) No sé qué pasará si te llaman durante la presentación, pero no debe de ser agradable…
  • Si usas en tu presentación vínculos activos para saltar a diferentes puntos de la misma o para lanzar conexiones a Internet, ten en cuenta que son cosas que no podrás hacer desde el terminal. Asegúrate de estar cerca del ordenador cuando pretendas hacerlo.
  • El avance y retroceso de diapositivas va de una en una, con la excepción de la vuelta al principio. No existe una pantalla con un índice de diapositivas o alguna forma de verlas todas y señalar la que quieres. Si crees que tendrás que “saltar” de una parte a otra de la presentación y tienes muchas diapositivas, acabarás antes seguramente yéndote hasta el ordenador.

Hay que tener en cuenta que hablamos de una primera versión, que imagino irá mejorando con las sugerencias de los usuarios. A mí, por el momento, aparte del “wow factor”, me aporta algo de comodidad por el hecho de evitar las miradas a la pantalla de mi ordenador o a la general, pero todavía no me atrevería, por ejemplo, a dejar mi ordenador tras el escenario, aunque posiblemente acabe haciéndolo, porque según la disposición de las salas, no siempre es cómodo o posible tener el ordenador delante de uno. En cualquier caso, una innovación interesante que me apetecía probar.

12 comentarios

  • #001
    kiki - 18 Enero 2009 - 09:30

    Problema gordo: la batería. Puede que funcionalmente sea muy bueno pero si te quedas sin batería en medio de la presentación la cagas.

  • #002
    Enrique Dans - 18 Enero 2009 - 10:40

    #1: Créeme,no es para tanto. Lo he puesto por avisar, pero que se gaste media batería en hora y media de uso activo no es tan terrible, y normalmente no dejará colgada a tanta gente, supongo: la charla habitual no suele ser de hora y media (a mí es que las clases me permiten probar este tipo de cosas en un entorno “seguro”, pero en cualquier caso, esa hora y media no es “toda mía hablando yo”, gracias a dios… sino mis alumnos se alzarían en armas!! :-) Por otro lado, salvo que te hayas dejado el ordenador muy lejos o en un sitio muy incómodo, el tema de quedarte sin batería en medio de una presentación tampoco es tan preocupante: con restringir tus movimientos a un área de pocos metros alrededor de la máquina y acercarte a darle al teclado cuando lo necesites, solucionado…

  • #003
    arketipo - 18 Enero 2009 - 12:09

    Yo uso una aplicación que se llama remote buddy que va realmente bien, la ventaja es que permite controlar toooooodo el mac, tanto con el mando a distancia como con el ipod/iphone. Además los menús se pueden programar. Lo recomiendo 100%, aunque la que comentais tb es interesante. Un saludo

  • #004
    youssef - 18 Enero 2009 - 14:51

    la verdad es que no lo beo muy útil, basicamente por el problema que expuso “kiki”.

    Pero bueno, teniendo un iPhone, es una tontería no aprovechar dicha opción.

  • #005
    Eraso D. - 18 Enero 2009 - 19:24

    Excelente. De hecho estuve en la demostración en vivo y es realmente impresionante. Es muy interesante, ya que no solo es el concepto del control remoto; es tener a tu disposición el ayudante de las presentaciones. Lástima que éste tipo de tecnologías o una que vi hace no mucho de un tablero sobre el cual simplemente se tocaba la pizarra y el computador la leía como si fuese un touch screen, esten disponibles para quienes esten dispuestos a pagar el precio que representan. No todos tienen el dinero para comprar un Mac.

  • #006
    Andrés - 18 Enero 2009 - 22:21

    Para los “pobres” y manitas siempre nos quedará Amora, que funciona sobre linux y móviles symbian. Eso si, de momento, solo bluetooth.

  • #007
    Iván - 19 Enero 2009 - 09:32

    La verdad es que el Iphone / Ipod Touch para vale casi para todo, hasta para controlar los servicios de un hotel (sí, me intento hacer algo de propaganda jeje):

    http://comunidad.hosteltur.com/post/2009-01-18-usarais-runtriz

  • #008
    sinalco - 19 Enero 2009 - 14:20

    Hola.

    La verdad es que tipo de aplicaciones existen desde hace mucho tiempo. Yo hice una presentación en 2004 usando un Nokia 3650 con Symbian y powerpoint en un pc conectados por bluetooth. No recuerdo bien el nombre del software, que era gratuito y ademas permitia usar el movil como mando de winamp.

    Eso si, en la pantalla del movil solo veias un boton de siguiente, anterior, principio y fin de presentación.

  • #009
    Audith Zapata - 20 Enero 2009 - 18:33

    ¡¡Menos mal que has aclarado qué artilugio utilizaste en esa presentación!!. Estuve presente y, aunque interesante, reconozco que en ocasiones estuve más pendiente de descubrir si era un iPhone o un iPod. Gracias.

  • #010
    joel - 20 Enero 2009 - 21:11

    no me gusta nada el iphone
    lo he probado y veo que no es nada bueno.
    camara de 2mp y no graba vídeo!

  • #011
    Alvaro - 21 Enero 2009 - 15:24

    Hace tiempo ya que me compre un iphone libre a traves de internet por 200 € y hasta ahora no tengo ninguna queja. Un telefono funcional y con prestaciones para los usuarios comunes.

  • #012
    Pere - 23 Enero 2009 - 10:24

    Hola.-
    La verdad es que a mi me va muy bien a nivel de uso profesional, si que es cierto que la camara no tiene muchos pixeles pero no creo sean necesarios mas. Por otro lado recibir emails, conexion de Internet y programas auxiliares es un telefono estupendo.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados

2 comentarios en Menéame

#001
karranz - 18 Enero 2009 - 12:54

Hace mucho tiempo que apple apostó por ofrecer funcionalidades que la gente común necesita y hacer que el oredenador en ningun caso sea un dolor de cabeza. Os doy un ejemplo, la anterior semana actualizé el SO de un macbookpro y no tuve ni un solo problema, fue perfecta. (no tuve que reinstalar aplicaciones, descargar drivers para todos los perifericos, apagar encender el ordenador 10 veces,etc).» autor: karranz

#002
GabrielGray - 18 Enero 2009 - 12:56

Un saludo a Edans.» autor: GabrielGray