El estatus de always-on

TomTom Go 510Venía en el coche pensando en lo curiosas que son las cosas que influyen en el modo de utilización de determinados aparatos. En el caso del GPS, el paso del modelo anterior que utilizaba, un TomTom para PDA, al actual, un TomTom GO 510, ha significado que el GPS pase a alcanzar un estatus diferencial, el que parece que todos los aparatos electrónicos envidian: el estatus de “siempre encendido” u always-on.

Para un GPS, el vivir siempre encendido no parece tener mucho sentido. Después de todo, la mayoría de los desplazamientos de una persona ocurren habitualmente en rutas conocidas, que el coche hace casi de memoria: de repente pestañeas y estás en medio de la carretera, a ciento veinte kilómetros por hora y sin la más ligera idea de cómo has llegado hasta allí… asumes que no habrás hecho ninguna barbaridad, pero careces completamente de conciencia de ello. ¿Qué sentido tiene llevar puesto ahí el GPS?

Curiosamente, el estatus de always-on del GPS no lo ha conseguido por sus funciones de GPS, sino por otras. En mi caso, concretamente, de la función manos libres. El TomTom GO 510 se integra con el teléfono móvil vía bluetooth, trae un micrófono externo para ponerlo donde te sea más conveniente, y suena verdaderamente bien, toda una diferencia con respecto al manos libres de Motorola que llevaba antes. Y en cuanto empiezas a usarlo, claro, pasas a llevar el cacharrito encendido aunque sepas perfectamente a dónde vas. Te vas dando cuenta además de algunas utilidades extra: los radares, las gasolineras, los aparcamientos públicos, o simplemente el aviso de que sobrepasas una velocidad determinada. O decirle a la maquinita que quieres llegar a tu destino a una hora determinada, para competir contigo mismo durante el camino con respecto al objetivo fijado. Al final, el aparato pasa de ser una PDA que sacabas de la guantera cuando querías ir a un sitio que no conocías, para constituirse en una parte del cuadro de mandos que llevas encendido en todo momento y que empieza a dotarse de funcionalidades adicionales, como esos servicios añadidos que no he podido probar todavía – la conexión de datos no funciona con el BlackBerry – y que te dan las condiciones del tráfico. ¿Limitación? El hecho de que no puedas dejar un coche aparcado con ese cacharrito a la vista sin miedo a que te lo abran. Afortunadamente, en ese sentido he pasado de una PDA aparatosa que tenía que desenganchar con un velcro y quitarle los cables manualmente, a un aparato en el que un simple botoncito permite separar el terminal, llevártelo si quieres, y dejar la base puesta con sus cables ahí. De lo más pensado y conveniente.

Y paradójicamente, ¿qué viene después de haber alcanzado el estatus, el nirvana del always-on? Desaparecer. Cuando ya te has acostumbrado a llevar el GPS encendido todo el rato, vas, te compras un coche con GPS y manos libres integrado, y arrinconas al pobre aparatito en un rincón… hay que ver qué dura es la vida del gadget tecnológico…

8 comentarios

  • #001
    Aurelio - 23 enero 2007 - 10:15

    ¿Y para cuando un TomTom integrado en el coche? No se si habrás utilizado algún GPS integrado en el coche, de esos que comentas al final, pero comparándolo con el TomTom no hay color. Y lo malo es tener que cargar con el 510 cuando dejas el coche aparcado.

  • #002
    Alen - 23 enero 2007 - 16:09

    ¿Cuánto te has llevado por esta entrada?

  • #003
    Enrique Dans - 23 enero 2007 - 16:21

    Déjate de suspicacias, tío. Ni un puñetero euro. El TomTom me lo he comprado yo, o mejor dicho, me lo ha regalado mi mujer por Reyes, y lo ha pagado convenientemente en la tienda correspondiente. Si quieres te digo además que lo ha comprado en el MediaMarkt de Majadahonda, pero entonces, claro, dirás que esos (a los que no conozco de nada) me pagan también. Es simplemente una entrada inspirada por algo que he pensado esta mañana cuando venía en el coche hacia mi trabajo. Punto. Ya he dicho mil y una veces que cuando haya alguna razón que condicione lo que escribo, sea por un regalo o un pago de algún tipo, lo diré inmediatamente. Si no lo digo, por tanto, es que no media pago ni regalo alguno.

  • #004
    nonick - 23 enero 2007 - 17:13

    Enrique no sé ni porque te molestas en contestar a entradas como las de Alen, que lo unico que tienen es afan de troll

    Al que no le guste tus post, que no los lea

  • #005
    Daniel - 23 enero 2007 - 21:12

    Enrique me llama la atencion lo dificil que resulta para unos cruzar un email contigo y lo facil que resulta para otros captar tu atencion… Y yo que decia “bah, no me habra contestado porque no tendra tiempo, entre lo de las Vegas y tal, es que es un tio muy ocupado…”
    Lo cierto es que no tengo derecho a reprocharte nada, obviamente, pero bueno, ahi te dejo mi reflexion. (Para eso era esto de los comentarios, no?)

  • #006
    juan - 23 enero 2007 - 21:30

    Yo usaba estos aparatitos en mi ipaq compaq hace muchos años, cuando ni reseteaba, ni recalculaba ruta , vamos un rollo.Al final, decidi, que ni aun ahora, lo mejor es el mapa de toda la vida en papel.Es mas tengo amigos en mensajerias y les dan impresas rutas a sus mensajeros.Y en el mejor de los casos que lo tenga el coche, porque ahora vas por la carretera y todo D.. lleva un bicho de esos.Y ya se sabe, tanta gallina amarga la cocina
    Abrazos
    juan

  • #007
    Carlos - 24 enero 2007 - 10:17

    Enrique, yo si fuera tu no dejaba a la vista ni siquiera el soporte. A mi me cascaron la ventanilla trasera y a un amigo le robaron todo lo que llevaba en el coche por dejar el soporte puesto. Los amigos de lo ajeno piensan que lo dejas en la guantera y el soporte es el reclamo perfecto.

  • #008
    Luis Alonso-Lasheras - 25 enero 2007 - 10:02

    Y la próxima blackberry (que nos van a presentar en el encuentro de partners de blackberry me temo que tiene el gps incoporado. Y si a esto le sumas cosas como las aplicaciones de wayfinder… pobre tomtom, y pobres reyes magos.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados