FON Phone

ImagenMartín Varsavsky revela hoy en su blog y en el New York Times una parte de los términos de su colaboración con Skype y el modelo de teléfono WiFi que van a poner en el mercado: según el periódico, a partir de Octubre, Fon comenzará a ofrecer por unos $150 un router inalámbrico (el de la foto) que sirve también como docking station para un Skype-compatible WiFi phone, teléfono que conectará de manera inmediata con cualquier hotspot operado por miembros de Fon. Como dice el NYT, ahorrándoos la traducción,

«In October, Fon plans to begin charging about $150 for a wireless router that also serves as a docking station for a Skype-compatible Wi-Fi phone. The phone will connect easily to hotspots operated by Fon members.»

Martín comenta la interesante ventaja, además del precio, que tiene hacer llamadas utilizando Skype: el control de presencia o estado de la persona a la que llamas. Antes de hacer la llamada, sabes si la otra persona está o no en disposición de recibirla, si está conectado o si tendrás que dejarle un mensaje, si está ocupado o ausente…

La idea parece ser sacar una versión con Skype y otra para colaborar con operadores de SIP. Martín ha colgado alguna foto más del terminal en este set de Flickr. Por cierto, un diseño muy bonito.

La cosa tiene muy buena pinta. Como apunte al margen, cabe señalar que mis experiencias anteriores con WiFi phones no fueron muy buenas, y que creo que para que un aparato como éste tenga éxtio es preciso que se cumplan dos premisas: una, bastante obvia, que la red de cobertura ofrecida sea suficientemente amplia. Dos, que no sólo sea un WiFi phone, sino que permita su uso como teléfono normal cuando no estoy en zona de cobertura inalámbrica. Si se supone que debo utilizarlo como «segundo terminal», mi impresión es que el teléfono irá pasando primero del bolsillo a un maletín, y de ahí al desuso, que fue lo que me ocurrió con el anterior WiFi phone. El otro factor clave es la necesidad de manipulación del terminal: si utilizar una red WiFi me obliga a manejar variados menús de configuración cada vez que quiero utilizar el teléfono, creo que tampoco funcionará, o lo hará únicamente en segmentos que tengan una sensibilidad al precio muy elevada.

Por el momento, ignoro si hay algún plan para ofrecer ese tipo de prestaciones de compatibilidad con operadoras en este modelo, de manera que la diferencia de atributos que se plantea es interesante: por un lado, teléfonos móviles cada vez más sofisticados, con prestaciones de cámara, navegador, e-mail, etc. que empiezan a cruzar la frontera del terminal telefónico para acercarse a la de ordenador de bolsillo, que precisan de un acuerdo con una operadora para funcionar, y que evolucionan lógicamente hacia tarifas planas tanto de datos como de voz y, por otro lado, terminales sencillos para hablar por teléfono a través de WiFi, pero gratis o a precio muy reducido. Si las operadoras intentan ahogar iniciativas de este tipo, lo tendrán que hacer sacrificando parte de su margen de rentabilidad: ofreciendo terminales con WiFi en los que algunas de estas funciones sean igualmente posibles, y acelerando la transición hacia tarifas planas, presentes ya tanto a nivel de datos como de voz en mercados evolucionados, pero aún parcialmente ausentes en mercados marcadamente oligopolísticos como el español. En cualquiera de los dos escenarios, el movimiento dinamiza el mercado y favorece al consumidor.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados