El e-mail y yo

ImagenQuería escribir esta entrada porque últimamente, mi gestión del e-mail se ha vuelto más caótica que nunca, debido a un incremento fuerte en el volumen recibido. Fundamentalmente, lo que querría dejar claro es que sigo siendo una persona con voluntad de contestar su e-mail. No me he vuelto un estirado, ni alguien cuyo e-mail monitoriza y filtra su secretaria, ni desaconsejo el enviarme e-mails, ni nada por el estilo. Simplemente, no me da tiempo a clasificarlo, y eso produce a veces faltas de respuesta que pueden llevar a quien intenta comunicar conmigo a llevarse una impresión errónea.

En general, puede asumirse que si me envías un e-mail, en casi todos los casos lo habré podido ver o, cuando menos, habré podido ver que me lo has enviado. Abrirlo y leerlo en su totalidad es otra cosa. Y contestarlo, otra muy diferente. Pero lo importante es entender que EN NINGÚN CASO, una falta de contestación implica un desinterés, un desdén o una priorización baja del tema mencionado o del remitente del mensaje por mi parte. Es más, en muchos casos, los mensajes que dejo sin contestar son precisamente de personas con las que, precisamente, al tener más confianza y hablar con ellos más a menudo, creo que podré contestar por otro canal, aunque posteriormente en muchos casos me olvide. Y repito, no es fruto de una priorización baja, porque simplemente carezco de tiempo para priorizar.

La contestación de un e-mail depende de que, en el momento en que lo veo por primera vez, pueda contestarlo. Si es algo que puedo contestar muy rápido, generalmente lo haré. Si la respuesta requiere cierto tiempo y tranquilidad, no, aunque pondré mi mejor intención para intentarlo en cuanto tenga un rato adecuado. Pero si no contesto en el momento, mis posibilidades de contestarlo en un tiempo razonable dependen de la velocidad a la que el mensaje “se entierre” en la bandeja de entrada. Si llega en un día en el que, por ejemplo, he pedido trabajos a mis alumnos, es muy fácil que el mensaje desaparezca. Si ves que, efectivamente, se me ha pasado, puedes optar por reenviar (pero por favor, no me insultes o muestres una actitud dolida al respecto: repito, la no contestación no indica nada con respecto a mi actitud hacia ti o hacia tu mensaje). O puedes optar por llamarme por teléfono. El teléfono es otro medio que manejo en modo caótico, y las ocasiones en las que no puedo responder una llamada son muy numerosas. Pero al menos por ahora, y mientras el medio aguante, si dejas un mensaje, responderé a tu llamada en cuanto salga del pozo en que estuviese metido cuando la envié al contestador. La decisión de si reenviar un mensaje o llamarme directamente la dejo al sentido común de quien necesite comunicar conmigo.

Con esta entrada no pretendo en modo alguno “hacerme el ocupado”, ni presumir de “lo importante que soy”. No soy para nada importante, ni estoy seguramente más ocupado que la mayoría de las personas que contactan conmigo. Simplemente, soy caótico y poco eficiente en mis comunicaciones, sea por el volumen de las mismas o por ser una persona particularmente difusa y que cambia de tarea como quien parpadea, y quiero pedir disculpas por anticipado (o en algunos casos, a posteriori :-) y evitar así malas interpretaciones. He leído muchos consejos sobre como organizar el e-mail, pero no me acaban de funcionar. Y me preocupa que aquel que contacta conmigo piense que soy un estirado o un maleducado que no contesta. De verdad que no es el caso.

11 comentarios

  • #001
    blogerenpracticas - 4 diciembre 2005 - 11:40

    Hoy El Pais pone una clasificación tuya de los tipos de personas en función del uso del mail.

  • #002
    Jaizki - 4 diciembre 2005 - 12:18

    Leí hace tiempo buenas críticas de POPFile, un programa Open Source que utiliza inteligencia artificial para aprender a clasificar el correo. Por si a alguno le interesa probarlo: http://popfile.sourceforge.net/

    El programa funciona definiendo categorías y asignando los correos entrantes a la categoría correspondiente hasta que el propio programa es capaz de hacerlo. Cuando se equivoca hay que corregirle para que siga aprendiendo.

    He estado dándole muchas vueltas pero no veo una forma fácil de usarlo con Gmail. Si Gmail pudiera descargar correo POP3 de otras cuentas sería bastante sencillo.

  • #003
    Octavio Isaac Rojas Orduña - 4 diciembre 2005 - 12:24

    Muy buena la clasificación de hoy en El País.

    ¿Te entrevistaron o directamente cogieron tu post sin consultarte?

    Saludos.

  • #004
    Catuxa - 4 diciembre 2005 - 13:10

    Pues a mi me gustaría decirte que siempre me ha sorprendido que pese a todo el trabajo que me consta que te rodea, SIEMPRE has perdido tu tiempo en contestar a las varipintas preguntas y reflexiones que te he enviado via mail. Y fue algo que me impresióno desde un principio.

  • #005
    jose luis portela - 4 diciembre 2005 - 14:00

    Hola

    Recuerdo perfectamente la primera slide que vi en tus clases de mi master Executive MBA del IE y decía lo siguiente:

    “Los astrónomos aseguran que el universo es finito, lo cual es reconfortante para aquellos que jamás podemos recordar dónde dejamos las cosas”

    Frank Zappa

    Pues si, tratabas de describirte a ti mismo y nos contaste lo mismo, que eras un poco despistado. De todas formas pensando la cantidad de gente que te puede enviar un mail a diario, entiendo perfectamente que no puedas contestar a todos, es imposible. Y para mi ya es de valientes hoy en dia poner tu mail a disposición de todo el mundo.

    un abrazo enrique

  • #006
    Anónimo - 4 diciembre 2005 - 15:15

    ¿No te da tiempor a todo? Hmmmmm, déjame pensar, necesitas alguien que sea capaz de hacer 3 cosas a la vez… ¡Ya lo tengo! Contrata a tu hija para que te de clases particulares de gestión del tiempo, ji, ji, ji..

  • #007
    Diego Rodriguez-Vila - 4 diciembre 2005 - 15:16

    Oooops, lo siento, el post anterior de anonymous es mío que se me ha olvidado meter el nombre.

  • #008
    Antonio Gomez - 5 diciembre 2005 - 14:30

    Enrique, no te voy a dar consejos sobre como gestionar tu mail, pero por lo menos crea una regal que automáticamente envíe los correos de tus alumnos a una carpeta determinada… y los de tu jefe a otra distinta.

    Un saludo,

    Antonio.

  • #009
    zahorin - 6 diciembre 2005 - 08:54

    Me veo reflejado, en gran medida, en tu reflexión sobre el correo electrónico. Salvando las distancias, claro. :-)
    Imagino que tu interés en querer agradar a casi todo el mundo requerirá un gran esfuerzo por tu parte y, por consiguiente, mucho trabajo y tiempo de dedicación.
    Pareces una gran persona Enrique.
    Te felicito por ello.

  • #010
    wences - 6 diciembre 2005 - 16:53

    Gluuups, esto me suena conocido … lo siento :-)

  • #011
    IHQ - 8 diciembre 2005 - 16:23

    a mi también me suena esto demasiado. Además del caos de los emails, también hay que tener en cuenta el caos de cuentas de email diferentes con las que sueles acabar al intentar poner algo de orden xD

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados