Matar al mensajero

Una compañía de distribución de contenidos pornográficos de Los Angeles lleva a los tribunales a Google porque muestra imágenes de los contenidos por cuya difusión cobra, y porque a través del buscador pueden encontrarse vínculos y contraseñas que proporcionan acceso gratuito al sitio en cuestión. Aquí en SlashDot, aquí en eWeek. Es decir, Google está siendo procesada por hacer bien el trabajo de un buscador, por ser capaz de encontrarlo todo.

Francamente, esto me huele a absurda búsqueda de notoriedad. Efectivamente, si uno busca el nombre de la compañía en Google, puede encontrarse algunas imágenes pornográficas, aunque al menos las de la primera página (no, no quiero usar el pretexto de escribir sobre ello para ver páginas de imágenes pornográficas desde mi despacho :-) no están tomadas de la Web de la compañía (salvo una), sino de otros sitios que reproducen sus contenidos, ignoro si de manera legal o ilegal. El que las imágenes que aparezcan sean o no pornográficas depende además de nuestra configuración de Google, entre filtrado estricto, filtrado moderado y sin filtrar, que aprovecho para probar y veo que funciona con bastante precisión.

Si alguien no quiere que sus imágenes o contenidos aparezcan en Google, no tiene más que decírselo al robot, mediante un procedimiento tan tonto como poner una instrucción en la cabecera de la página. Si no lo has puesto, y tus contenidos aparecen en Google, es o porque quieres y te interesa porque te trae tráfico, o porque otros sitios los reproducen. En cuanto a la ridícula acusación de que Google da acceso a claves y sitios de acceso gratuito a tus contenidos, me parece completamente absurda. Es como denunciar al fabricante de guías telefónicas o al de mapas. Persigue, si quieres, a quien proporciona esas contraseñas, no a Google por encontrarlas…

Relacionado, y también al hilo de las crecientes actitudes negativas contra Google, este artículo en The Register: “Our kids deserve better than a Google future“, sobre cómo el buscador ofrece páginas que hablan de los contenidos buscados en lugar de los propios contenidos buscados. El artículo presenta este hecho como “la crisis de los buscadores”, y plantea que no hay manera de encontrar información relevante hoy en un motor de búsqueda. Algo que a mí, francamente, no me pasa. No recuerdo la última vez que no encontré lo que necesitaba o estaba buscando en Internet. Sí observo una cierta tendencia a que si buscas, por ejemplo, el nombre de algunos hoteles, un montón de páginas de intermediarios de reservas aparezcan antes que la propia página del hotel, pero no me parece tanto un fallo de Google como del hotel al posicionar su página, francamente. ¿Se puede hacer mejor? Sin duda, como todo… es más, creo que hay unos cuantos intentándolo…

Un comentario

  • #001
    Carmen_Vesania - 23 noviembre 2004 - 14:22

    Te escribo para comentarte que te leo asiduamente, y he creado un enlace a tu blog desde mi página.

    Un saludo.

    Carmen.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados