Gmail, impresiones después de cierto tiempo de uso

El 10 de Abril empecé a usar Gmail. Escribí sobre ello en Expansión, hablé de lo galáctico que me parecía el tema, del cambio de concepto que significaba… Los primeros días, todo fueron pruebitas: saludito por aquí, chuleadita por allá (mira, soy de los primeros, naninaninaniii :-) pero poca cosa digna de mención. Al cabo de cierto tiempo, pensé que esto merecía ser probado más en serio, así que redirigí todas mis cuentas de correo a Gmail, dejando copia en los respectivos servidores. Mi razonamiento era torturar un poco esa bandeja de entrada, para ver como era la experiencia de usuario y como me adaptaba yo a su uso.
 
¿Resultados? Impresionantemente buenos. Tengo en uso, en mi cuenta principal, 247 MB (25%) de mis 1000 MB. Tengo definidos más de veinte filtros, que funcionan de maravilla y se encargan de mantener la bandeja limpia y aseada de avisos de virus (fantástico el filtro por attachment, ese no lo tiene Outlook), ofertas de alargamiento de determinadas partes de mi anatomía, diplomas a mil, y correos que recibo todos los días, como el clipping, pero que no me interesa guardar. Lo mismo con las newsletters, las guardo en otro sitio, pero en Gmail no me interesa tenerlas, una cuenta de seguridad es una cuenta de seguridad, y las newsletters son, digamos, suntuarias. Uso esta cuenta como un almacenamiento, como “mi casita en la Red”, cuando estoy en algún sitio y necesito algo, mi webmail convencional no es nada comparado con esto (necesito acordarme de limpiar mi webmail todas las semanas, sino empezaría a rebotar mensajes, y una semana, claramente, no es suficiente franja de seguridad para mí). Con el tiempo, cuando llegue a un uso prudencial del espacio, empezaré a borrar correos desde el final. Pero en este tiempo, ya me ha ocurrido varias veces eso de necesitar un documento en un sitio donde no llevaba mi ordenador, y Gmail me ha venido de vicio. Esta mañana, sin ir más lejos, presentaba un curso que hacemos para periodistas, y pensé que a lo mejor, además de mi presentación, que llevaba en el pendrive, me interesaría utilizar los programas de los respectivos profesores, que me habían enviado por mail. Fácil como un, dos, tres: abrir ventana, hacer búsqueda, descargar.
 
En mi otra cuenta, la que uso a modo de ftp para guardar mis presentaciones, tengo ocupados alrededor de treinta megas. A los cincuenta o así, mi cuenta corporativa reventaría, pero para Gmail no son nada, ni pestañea… Voy guardando las presentaciones que voy necesitando, y las borro cuando cierro el curso correspondiente. No las he usado mucho, sigo tirando casi siempre del pendrive, pero da mucha tranquilidad saber que están ahí.
 
La búsqueda, tan galácticamente buena y rápida como cabía esperar de Google. Pero lo mejor, con mucho, el sistema de conversaciones. Unas cuantas sesiones de uso, y te planteas como a nadie se le había ocurrido una forma tan buena, tan cómoda y tan natural de archivar el correo.
 
Y ya como curiosidad… ¿os habéis fijado que no se puede entrar en Gmail desde la PDA? Al menos en la mía, con PocketPC, me dice directamente que mi navegador no está soportado. Si alguien prueba con Palm, BlackBerry o similares, por favor, que cuente…

5 comentarios

  • #001
    Francisco Mesa - 21 julio 2004 - 08:27

    Pues yo le he encontrado un defecto. Me agrupa las conversaciones de alertas hasta llegar a 50 mensajes cuando sólo quiero ver los que no he leído ¡A pesar de que los archivo!

    Otro defecto es que me detecta como SPAM correo que son boletines y, que también están asociados a reglas de correo.

    Mal acostumbrado que está uno….

  • #002
    Su - 21 julio 2004 - 10:28

    Yo le he encontrado otro… no se pueden guardar borradores de los mensajes

  • #003
    Roberto A. - 21 julio 2004 - 10:33

    Algo que ya les he propuesto es que la dirección de respuesta pueda configurarse para cada etiqueta, así como una firma distinta. Sería muy útil para todos los que redireccionamos varios correos.

    El asunto de acceso vía PDA es importante, pero será solucionado en parte cuando permitan POP3.

  • #004
    Pablo Perez - 21 julio 2004 - 17:43

    Supongo que no permitiran POP3 nunca porque el negocio esta basado en la publicidad que te adjuntan basada en las conversaciones que tienes. Yo he probado a hablar con amigos acerca del sistema de composicion de textos latex y os podeis imaginar que publicidad le asocian :-)

  • #005
    Enrique Dans - 21 julio 2004 - 23:47

    ¡¡Anda!! LAtex… que recuerdos… es lo que usábamos en UCLA para escribir los papers científicos, porque manejaba las fórmulas matemáticas, las referencias y los formatos mejor que ningún otro. Pero sí, tiene gracia la publicidad que te saldrá al pie de los mensajes… tus interlocutores se quedarán asustaditos :-)

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados