De virus hasta las orejas

El tema de los virus se está empezando a poner complicado. No sé si tengo más alertas del antivirus de mi servidor de correo, o mensajes de personas y de administradores de red que me dicen compungidos que les estoy enviando virus, cuando en realidad mi ordenador está limpio como una patena. Los nuevos métodos de reenvío de los virus, que no sólo utilizan su propio motor (con lo cual no dejan “vestigios” de su actividad en la carpeta de elementos enviados) sino que además se basan en la simulación de identidades que capturan de la libreta de direcciones del infectado o, simplemente, en la propia Red, están haciendo que uno ya no se pueda fiar ni siquiera de los tradicionales mensajes que te avisaban de que un mensaje tuyo había sido rebotado.

En este sentido, es interesante la dualidad de soluciones que ha surgido: por un lado, el programa antivirus residente, que inspecciona “todo aquello que se mueve” en el ordenador. Aunque la potencia de los PCs ha superado con mucho los requerimientos de la mayoría de los usuarios, algunos usuarios lo consideran un engorro que ralentiza notablemente las operaciones, y prefieren no tenerlos. Por otro lado, los programas firewall, que obligan a cualquier proceso a “identificarse” y pasar por una zona “a la vista”, con “las manos en la nuca y el carnet en la boca”, hasta que son “autorizados”, bien para pasar una vez, o para hacerlo a partir de entonces “sin pararse en la aduana”. La combinación de ambas herramientas se ha convertido en un cocktail interesante que los usuario manejan, con mayor o menor desconocimiento. En mi caso, considero el firewall imprescindible, al menos en un usuario medianamente “promiscuo” (con perdón) al que le guste probar cosas nuevas, instalarse programas, etc. El antivirus, en cambio, me parece prescindible, siempre y cuando tenga, a cambio, una herramienta que pueda ejecutar cada cierto tiempo para asegurarme de que “aquello sigue limpio”. En este sentido, los fabricantes de antivirus han desarrollado herramientas ad hoc, no pensadas para residir en memoria, sino para ser ejecutadas en caso de sospecha. Tras probar algunas de ellas, me ha gustado Stinger, de McAfee, que se ha convertido para mí en uno de esos downloads periódicamente imprescindibles. Un programa pequeñito, que se baja en un plumazo, y del que no puedes esperar que te proteja contra virus de hace cinco o diez años, como el Barrotes, el Flip o el Stoned (de verdad que si de repente mi pantalla se da la vuelta como en los mejores tiempos del Flip en el 92, me puedo tirar por el suelo de risa…), pero sí contra “lo que se lleva”, la última generación de delincuentes que pasean por las calles de la Red. En la que me acabo de bajar, los últimos treinta y nueve animales de variado pelaje, incluyendo, por supuesto, los MyDoom, Nimda, BugBear, SoBig, y demás familia. Está pensado para pasarlo cada pocos días, y renovar la versión con cierta periodicidad, por ejemplo, cada vez que hay una alerta. ¿Dónde está el dinero en este caso para McAfee? En la construcción de marca y de prestigio como proveedor de soluciones de seguridad, pero ya no tanto de cara al usuario final como al administrador de la red, que compra herramientas más complejas y más caras.

3 comentarios

  • #001
    catuxa - 5 marzo 2004 - 10:26

    LLevo toda la semana recibiendo más de 20 correos diarios con virus o pseudo virus, además de otros tantos con el tema que tu coemntas: administradores, colgas, etc que me dicen que les estoy mandando correos infectados. y MI PC TAMPOCO ESTA INFECTADO :(

  • #002
    Carsten - 8 marzo 2004 - 12:01

    Lo interesante de los Virus es que muchas empresas todavia no ven la importancia de estos asuntos. Si por ejemplo vemos los tipicos Antivirus, casi ninguno ha podido evitar la entrada de los mydoom hasta que se hayan publicado. Por que ??? Es muy facil teniendo en cuenta que no estan probando la huela digital de los ficheros. Existen soluciones muy avanzadas que tiene naturalmente su precio que permiten a las empresas estar más tranquilo en este aspecto por un lado y mucho más importante dar una imagen más profesional por que evitan que se evian miles y miles de mails con virus desde sus dominios.

  • #003
    David - 10 octubre 2008 - 20:51

    Yo he creado un programa que, hasta la fecha no ha dejado entrar ningún virus en mi oredenador, los virus y sus derivados como por ejemplo esto de “doomdor” o algo así tampoco entraran nunca en mi equipo, he creado un programa que es perfecto, pero no se como sacarlo al mercado.Los virus para mi son cosa del pasado.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados