El Blog de Enrique Dans

Pero… ¿qué significa exactamente “estar en LinkedIn”?

Escrito a las 5:30 pm
70

LinkedIn everywhere

Vamos a hablar de una empresa indudablemente excepcional: más de diez años de trayectoria coherente, sin sobresaltos ni altibajos, sin adquisiciones grandilocuentes ni salidas de tono, la han situado ya no solo como líder en la categoría de las redes sociales centradas en lo profesional, sino casi como el único contendiente. Competidores regionales, nuevos desarrollos, ideas afines y vampiros varios han ido cayendo y viéndose minimizados ante el empuje de una empresa con las ideas claras y la capacidad de convencer a inversores de que los apoyen con su dinero.

Cada vez que inicio un curso en temas relacionados con social media, me pasa lo mismo: muchos participantes, particularmente a partir de determinada edad, me comentan que “ellos en las redes sociales no, pero que en LinkedIn sí que están, porque es un sitio serio“. Pero ¿qué supone exactamente estar en LinkedIn? ¿Qué nivel de presencia y qué uso de LinkedIn debemos plantearnos en función de nuestra agenda personal?

 

A medida que LinkedIn ha ido creciendo hasta alcanzar los más de 260 millones de usuarios, el significado de “estar en LinkedIn” ha ido cambiando muchísimo. Al principio, bastaba con tener una cuenta. Con poder ser encontrado en una búsqueda. Después, el requisito empezó a ser tener un perfil mínimamente digno, con una foto y algunos datos de tu evolución laboral. Hoy, “estar en LinkedIn” supone que tu página sea una versión ultradetallada de tu curriculum, con un párrafo escrito de cada uno de los cargos que has ocupado, qué hacías realmente en ellos, a cuántas personas gestionabas, qué presupuesto tenías, que objetivos, y preferentemente, uno o dos comentarios de personas que compartieron contigo la experiencia, fuese como compañeros, superiores, clientes, etc. Hoy, lo que espera alguien que te busca en LinkedIn no es encontrar una forma de contacto – que puede que también – sino ver con detalle qué es lo que has hecho, contado en un sitio en el que todos entendemos que se trata de poner tu trayectoria en valor.

LinkedIn es el sitio donde no solo estás al alcance de millones de profesionales, sino que además indexa fantásticamente bien. A poco que hagas, tu ficha pública de LinkedIn aparecerá en la primera página de tu ego-search. El mix de público-privado que manejes ahí tiene que ser consciente: nada de opciones por defecto. Si estás en búsqueda activa de empleo o en fase de prospección de clientes, debes abrir lo más posible, porque estarás alimentando con tu información procesos que dependen fundamentalmente de la reducción de la incertidumbre. Si prefieres, por la razón que sea, ser discreto, recorta la presencia pública en consecuencia, y afina tu definición de contactos hasta dejarla en lo que realmente deba ser.

No seas pesado. Lo que hace tiempo era aceptable, enviar mensajes a todos tus contactos en LinkedIn, hoy resulta a todas luces inaceptable salvo que tengas algo muy importante que decir (y si es un cambio de trabajo, no lo digas, ya lo hará LinkedIn por ti). Hacer spam es completamente inaceptable, y muchas veces conlleva que un porcentaje significativo de aquellos a los que sigues vayan a Red > Contactos, busquen el mensaje en el que los has spammeado, y hagan clic en Más > Elimina conexión. Si eres comercial, parte de la base de que los pecados cometidos por muchos de tu profesión llevarán a que muchos de los contactos que intentes hacer en LinkedIn sean rechazados… tendrás que buscar contactos de calidad, personas que no piensen que vas a usar ese contacto para mandarles basura variada.

Context-awareness: usa bien los tiempos. El momento de mandarle a alguien una petición de contacto en LinkedIn es cuando lo acabas de conocer o te acaba de dar su tarjeta, no cuando lo necesitas. La red se construye cuando toca, no cuando te interesa a ti porque estás buscando trabajo. Las peticiones de contacto deben sonar naturales: nos hemos conocido, y en lugar – o además – de intercambiar unos trozos de papel de alto gramaje que acabarán despistados en alguna esquina del despacho, nos ponemos en contacto en LinkedIn. Así, sí. En plan “nos vimos hace mil años, ya solo tienes una idea lejana de quien era, si es que  la tienes”, no. Si te doy clase, pídeme contacto cuando te estoy dando clase, no dos años después. Y por el amor de dios, si te he puesto una mísera B o una B-, demuestra un mínimo de sentido común y no me pidas una recomendación.

Actualizar, actualizar, actualizar. Por pura lógica. Si en tu perfil está tu foto de Primera Comunión, da mala imagen. Si aún tienes el pelo negro cuando hoy peinas canas, también. Lo de que “no pongo foto”, seas hombre o mujer, guapo o feo, olvídalo: un perfil sin foto es como un jardín sin flores o una rosa sin olores. Pero además de una foto actualizada, debemos plantearnos que la presencia en LinkedIn debe ser un continuo: cada proyecto, cada cuestión que hagamos con un mínimo de trascendencia o visibilidad pública, debe acabar ahí. Recuérdalo: como un curriculum, pero con esteroides, con todo el nivel de detalle que quieras. Aquello de “el curriculum de una hoja o dos como máximo” no aplica en LinkedIn.

No seas obvio: no, tener una presencia detallada y profusa en LinkedIn no implica que estés buscando trabajo. Implica que entiendes cómo se usa esa red. Los tiempos en que los departamentos de Recursos Humanos se dedicaban a mirar lo que ponías para ver si estabas en el mercado ya pasaron. Hoy, se trata de estar ahí, quieras moverte o no. Si esperas a actualizarlo a que llegue ese momento en que te pones en el mercado, malo. Los cambios bruscos mosquean. Mejor una evolución progresiva y natural.

Pide lo que hay que pedir: cuando necesites información, un contacto, lo que sea, pídelo. Sin convertirte en un pelma, pero sabiendo que una petición a través de LinkedIn suele recibir más atención que un correo convencional. Salvo, claro está, que te dediques a enviar estupideces de esas de “por favor, evalúa mi perfil profesional” a gente que no puede evaluar nada porque casi no te conoce. En ese caso, abstente. La sensibilidad sobre qué pedir y a quién pedirlo es una cualidad muy valorada en un profesional.

Sé detallista. Si una persona de tu red se cambia de trabajo o comenta algo que te lleve a dedicarle un ratito en tu pensamiento, díselo. A nadie le molesta recibir un comentario en LinkedIn sobre algo que ha puesto. No decir nada nunca a nadie te convierte en el vecino ese que nunca saluda, en un maleducado.

Comparte. Compartir noticias en tu perfil – de nuevo, con lógica y moderación – puede llegar a ponerte en la situación de ser considerado un buen content curator, alguien que te ayuda a mantenerte informado de lo que pasa en tu industria. No satures a los que te siguen con varias entradas al día. Si compartes, mejor que expliques, al menos en un par de líneas, por qué compartiste, qué ves importante ahí. O que compartas cosas que has hecho tú… no voy a explicar aquí lo importante que es, si tienes un blog o una página personal relacionada con tu ámbito profesional, darle salida en LinkedIn… todos sabéis que LinkedIn es uno de los principales referrals de tráfico de esta página. Eso sí, si cuando compartes no te contesta nunca ni el Tato, piensa si lo estás haciendo bien, si estás compartiendo lo que debes o con quien debes, o si estás siendo un cansino. Si te va bien, plantéate unirte a algún grupo especializado que te interese.

Grupos. Los grupos son una de las prestaciones con más empuje en LinkedIn, y es por algo. Si buscas consideración en una industria, únete a los grupos en los que esa industria comparte cosas. Fíjate quién los montó: te señalarán personas con llegada, cuyo nombre suele conocer casi todo el mundo. Comparte e interactúa, pero de nuevo, sin ser “el invitado pesado” ni “el perejil de todas las salsas”. Si estás en búsqueda activa, necesitas estar en los grupos en los que se mueven cosas relacionadas con la industria que te interesa.

Contactos: no se compite por número de contactos. Se compite por redes bien tejidas, por racionalidad, por ser capaz de responder de quienes están en tu red. Por tener contactos con sentido, de los que eres capaz de decir algo o con quienes sabes que te une algo. Tus clientes, tus proveedores, aquellas personas para las que tienes cara y ojos, es lógico que estén en tu red. Las relaciones internas en tu empresa también. Pero responder sí a todo contacto, ser promiscuo, solo sirve si eres un head-hunter, un profesor o algún otro tipo de perfil intensamente asimétrico. Si no, no tiene sentido ni dirá de ti nada bueno.

Marca personal. LinkedIn es el sitio perfecto para poner aquellas cosas que puedan contribuir a tu marca personal. Un artículo que te publicaron en algún sitio, un vídeo de una charla, un trabajo en el que te pusieron buena nota, un curso con una notaza (y en ese caso, aprovecha y pide un endorsement al profesor)… no seas modesto, no es el sitio de serlo. Pero tampoco seas atorrante.

Pulse. La estrategia de LinkedIn es claramente pasar de ser un sitio al que vas a ver cosas relacionadas con tu perfil profesional o el de otros, a ser un “destination site”, un sitio al que vas a leer noticias filtradas en función de tus intereses. Si lo haces bien, las noticias de LinkedIn deberían darte una idea de “lo que no debes perderte”, “lo que se comenta en mi industria” o “lo que dicen los que influyen en mi campo”. La adquisición de Pulse (noventa millones de dólares) ha sido de las más importantes que ha hecho la compañía, no es por casualidad. Ponlo en valor. Y sí, eso seguramente significa que LinkedIn se está convirtiendo en un sitio donde debas empezar a pensar en entrar todos los días.

Premium. Pagar por una presencia premium tiene sentido… cuando tiene sentido. Si estás en búsqueda activa, la posibilidad de enviar correos a personas que no estén en tu red puede ser algo que te lleve a amortizar lo que pagas muy rápidamente – pero de nuevo, no seas pesado ni pedigüeño. Si estás construyendo algo que requiere visibilidad y alcance, sea un objetivo de tu compañía o uno personal, pagar premium puede tener mucho sentido.

 

La presencia en LinkedIn, hoy, supone mucho más que haber rellenado hace tiempo una ficha de “hola, este soy yo” hace años, y muchísimo más que “esa red a la que voy para buscar trabajo”. ¿Cómo estás en esa red? ¿Que aparece de ti en ella, o en tu ego-search en los buscadores? ¿Estás seguro de estar poniendo en valor una red con tantas posibilidades? Y no, no me ha pagado LinkedIn ni me ha regalad nada (por no regalar, no me han regalado ni una maldita cuenta premium! :-)  Simplemente me he cansado de explicar todo esto a alumnos, ex-alumnos y personas con las que me cruzo en cursos y conferencias, y he querido aprovechar para poner mis argumentos por escrito…

 

(This post is also available in English in my Medium page, “Yes, but what exactly does ‘being on LinkedIn’ mean?“)

8 trackbacks

[…] Linkedln es, probablemente, la red social para entornos profesionales más exitosa de Internet. Su evolución durante los últimos años ha sido constante, sin altibajos, y ha estado libre de sobresaltos. Si queréis conocer por qué merece la pena forma parte de esta red social, no dejéis escapar este interesante post de Enrique Dans. […]

[…] vía Pero… ¿qué significa exactamente “estar en LinkedIn”? » El Blog de Enrique Dans. […]

[…] exactamente “estar en LinkedIn”?» [en línia]. El blog de Enrique Dans, 23 enero 2014. <http://www.enriquedans.com/2014/01/pero-que-significa-exactamente-estar-en-linkedin.html&gt;. [Consulta: 25 gener […]

[…] un interesante artículo de cómo usar y estar en LinkdIn escrito por Enrique Dans y que podeis ver aquí […]

[…] Fin de la serie “Empezando en LinkedIn”. La próxima será “Avanzando en LinkedIn”. Antes, recomiendo leer el artículo de Enrique Dans: Pero… ¿qué significa exactamente estar en LinkedIn? […]

[…] FP es la empleabilidad. Por ello, el primer post que recuerdo pertinente es éste de Enrique Dans: http://www.enriquedans.com/2014/01/pero-que-significa-exactamente-estar-en-linkedin.html En él se explica cómo utilizar adecuadamente la red social profesional por […]

[…] Pero… ¿qué significa exactamente “estar en LinkedIn”? […]

62 comentarios

001
Javier Cid Gil
23.01.2014 a las 17:47 Permalink

Me ha gustado mucho. Primero lo vi muy largo y empecé a leer sin expectativas de acabarlo, pero me fui animando poco a poco. Me quedo con lo de la inmediatez, conectar cuando es oportuno.

002
Enrique Dans
23.01.2014 a las 17:50 Permalink

#001: Jajaja, me ha quedado un tocho monstruoso, sorry!! Como dicen los yanquis, TLTR, Too Long To Read

003
Sunfas Tradelo ("Garepubaro")
23.01.2014 a las 17:53 Permalink

Linkedln es el equivalente a Ebay para devaluar los articulos. Antes uno tenia un disco de vinilo de coleccionista y lo podia vender por un buen precio en la feria de Berlin tras desplazarme alli. Hoy conque aparezcan 7 unidades del vinilo en oferta de cualquier punto del planeta ya no vale nada. Imagínate si Linkedln oferta globalmente trabajadores del conocimiento, hoy los trabajadores del conocimiento es una oferta creciente, y si los millones de ingenieros chinos piden 300 euros al mes para eso esta el repuesto de los indues que todavia va por 200 euros al mes. Una globalizacion y devaluacion del trabajador del conocimiento paralelo a lo de la devaluacion del autor de obra intelectual y que pringa y fastidia a todos. El mundo ha ido a peor.

004
Eduardo Mesa
23.01.2014 a las 18:11 Permalink

Me ha gustado mucho Enrique, largo pero muy instructivo. Gracias.

005
Montadito
23.01.2014 a las 18:24 Permalink

Excelente explicación de qué es y para qué se debe usar Linkedin. Me ha pasado como a #1 que lo vi largo pero luego lo he leído entero. Voy a pulir mi perfil con algunos de tus consejos.
Mencionar que la aplicación de Linkedin para iPad me parece manifiestamente mejorable.

006
Jose Manuel
23.01.2014 a las 18:38 Permalink

Enhorabuena por el post Enrique, la verdad es que apesar de la extensión merece la pena leerlo…muchas de las pautas son de sentido común pero a veces la gente no se da cuenta por ejemplo de mandarte spam o contactarte cuando te necesitan…opino que hay que ser natural, como en la vida profesional, de lo contrario queda forzado.

Me quedo con “no es una red de generar cuantos mas contactos mejor…sino de tejer una red interesante y participativa”… ser naturales, actualizar los perfiles y decdicar timpo a respnder a la gente que te realiza consultas…

Excelente!!!

Un saludo.

007
Ranganok
23.01.2014 a las 19:39 Permalink

Yo me lo he tomado como un manual de estilo de LinkedIn.

S2

Ranganok Schahzaman

008
Da5id
23.01.2014 a las 21:01 Permalink

Eso del LinkedIn es una chorrada como un piano, así de claro. No sirve para nada. Valdrá para que encuentren trabajo directivos que han ocupado cargos importantes en alguna empresa de la lista Forbes o profesionales de alto standing, pero pregúntale a un camarero o a un albañil si ha conseguido curro gracias a la dichosa red social. Humo y más humo que no leva a ninguna parte, y menos en la España de los seis millones de parados que hasta hace nada estaban subidos a un andamio. Pero seguro que el keynote de TED explicando las bondades del servicio tuvo un mogollón de hits en YouTube…

009
Daniel Maganto
23.01.2014 a las 21:46 Permalink

He leído mucho sobre Linkedin, sobre redes sociales…. todo muy cansino. Me ha llamado la atención tu artículo porque va directo, conciso (no breve), y muy muy acertado. Un 9,8 sobre 10. Muchas gracias

010
J.M. Muntané
23.01.2014 a las 21:59 Permalink

Aunque un poco largo, vale la pena leerlo entero! :-)

Muchas gracias por tus consejos, merece dedicar un rato a actualizar nuestros perfiles y mantenerlos actualizados a la vez que la red crece y se adapta a los nuevos cambios sociales que vivimos.

Como dice Javier Cid en su comentario, me quedo con la inmediatez!

Salu2.

011
beto correa
23.01.2014 a las 22:25 Permalink

¿Qué opinión le merecen los Endorsements (el “fulanito te ha recomendado en tal tema”)?
A mi personalmente me molestan un poco con su intromisión cada vez que entro a la página, y no se si realmente pesen para resaltar un perfil, pues temo que mucha gente los va dando (endorsements) sin pensarlo de a mucho.

012
Jordi
23.01.2014 a las 22:26 Permalink

Gran articulo Enrique. Felicidades. AAA+ ;-)

013
Xaquín
23.01.2014 a las 22:33 Permalink

Me encanta la claridad de 008 …aunque me lleve a relacionar su nombre con el lado oscuro de Darth Sidious…pero sin necesidad de usar Linkedin no me cabe duda que se puede comparar con una industria que usa racionalmente la energía, mientras que casos como los de facebook usan carbón subvencionado de la HUNOSA franquista ( y ya se que los mineros no son los responsables de la mala gestión industrial, pero los internautas si que inciden directamente en la eficacia de la red social)…

014
VivaldiBonao
23.01.2014 a las 22:40 Permalink

Enrique, Congrats articulo como para una lección. Me ha pasado como a #1 empece a leer a ver de que se trataba TLTR y termine leyendomelo enterito. :)

015
Gorki
23.01.2014 a las 23:07 Permalink

Yo no estoy en Linkedin porque soy jubilado y Linkedin solo tiene sentido si estás en el mercado de trabajo, pero si estuviera activo. no dudaría en colocar allí mi curriculum y creo que tu post, da las directrices para hacerlo correctamente. Buen post.

016
Iván
24.01.2014 a las 07:58 Permalink

Gran resumen Enrique, gracias.

017
Luis Hernandez
24.01.2014 a las 08:39 Permalink

Gracias Enrique, la verdad es que estaba deseando conocer tu opinión en detalle sobre la utilización correcta de LinkedIn. Aunque no lo parezca, hay bastante controversia respecto a algunos temas y siempre he pensado que el sentido común suele ser la mejor guía.
El problema es que cuando uno defiende una posición minoritaria en un debate, termina por dudar de su propio criterio.
Hoy me siento como si hubiera venido el séptimo de caballería en mi ayuda :-).

018
José Luis Portela López
24.01.2014 a las 09:51 Permalink

Voy a tratar de ser lo mas breve posible y os dejo mis recomendaciones después de utilizar linkedin activamente durante muchos años y ser creador del segundo grupo en castellano mas grande del mundo en dirección de proyectos, y haber sido coautor de un libro sobre linkedin.

1. Si lo sabes utilizar bien, aporta muchísimo valor, y por valor hablo de $ y hablo de personas.
2. Un perfil incompleto o malo te puede arruinar toda tu carrera profesional. He sido testigo de varios Head Hunter que han rechazados candidatos por esto.
3. Tienes que definir tu objetivo del porque estas y actuar en consecuencia.
4. No seas pesado, No molestes y No entres en ningún tipo de discusión.
5. La clave esta en la constancia. Yo le dedico 10 minutos solo al día, pero TODOS los días, y os puedo asegurar que hay ROI medible.

019
Vicente
24.01.2014 a las 11:00 Permalink

Hola Enrique,
Me parece un artículo buenísimo sobre el uso de Linkedin, aunque discrepo en lo de tener sólo los contactos necesarios. Yo no creo que sea una mala imagen tener muchos contacto, más aún cuando esto te brinda una mayor visibilidad y difusión. No digo que sea bueno hacer contactos a diestro y siniestro, pero sí creo que limitarse a la gente conocida puede hacerte perder posibilidades.
No obstante, enhorabuena por el artículo ya que me ha parecido muy completo e instructivo.

Un saludo!

020
Miguel Ángel García
24.01.2014 a las 11:12 Permalink

Desde luego tu artículo es una referencia para entender LinkedIn y para qué sirve. Hay gente que piensa que es un portal de empleo o que cuantos más contactos tengas mejor. Pienso y coincido contigo que los contactos deben ser de calidad y de que hay que tejer una red en la que aportes contenidos de valor, bien propios, a través de un blog personal o una web, bien de personas que saben muy bien de lo que hablan. Una buena manera de sembrar para con el tiempo recoger los frutos. Un saludo

021
Daniel Terán
24.01.2014 a las 11:18 Permalink

#018 José Luis, ¿quién decide si un perfil está incompleto o malo? Al final ocurre como con el CV: si el que lo mira no ve lo que quiere ver (una aproximación subjetiva e indiividual al fin y al cabo), no hay nada que hacer.

Por no hablar de los que miran y ocultan su identidad, que me parece más preocupante aún.

022
Jesús Terreros
24.01.2014 a las 11:18 Permalink

Hace poco leía un comentario precisamente en linkedin en el que alguien venía a decir que las redes sociales no son “un ente”, son personas.
Yo siempre he puesto el ejemplo que que “estar” en una red social es como entrar en un bar de copas y encerrarse en el baño. Estás, pero ni tú le encuentras sentido ni los demás tienen noticia de tu presencia hasta que lleguen a sacarte. Lo digo con conocimiento de causa: fue mi experiencia en una red social de 3 o 4 meses “en el baño” ;-)
Otra cosa ya es que cuando una salga a la barra se comporte como un caballero o no mantenga las formas más elementales e importune por doquier.

023
Miguel
24.01.2014 a las 12:04 Permalink

Articulo muy interesante, LinkedIn es una gran herramienta, pero ello no quita que LinkedIn tambien tiene sus desventajas que son en parte contradictorias con su idea original. Me refiero a la estricta localización de los perfiles.

Me explico: cuando creas un perfil tienes que elegir un ‘idioma’ por defecto y ese idioma te va a ‘perseguir’ siempre. Mi caso particular es que creé la cuenta en español (porque en aquel momento residía en España) y posteriormente añadí versiones de mi perfil en otros idiomas (Inglés y Francés). Pero esas versiones siempre van a ser secundarias. Siempre.

-Si envio una solicitud de trabajo a un pais de habla inglesa, puedo pedirlo con mi perfil en inglés, pero partes del correo genéricas se envían en español “Miguel ha enviado una solicitud, este es su perfil[y continua con mi perfil en inglés]“.
-Si alguien no tiene bien configurado su LinkedIn, la página por defecto (que NO se puede cambiar) es mi perfil en español. Y no siempre está claro que haya perfil en otro idioma…
-Todas las ofertas de trabajo o contactos “cerca de mi” significa cerca de “España, Madrid”, los datos que puse cuando me creé el perfil. Ahora ya no son esos porque no resido en españa y lo he cambiado. Pero sigo recibiendo ofertas localizadas.

Y LinkedIn sigue insistiendo que no se puede cambiar el idioma por defecto. Pese a que provoca una grave estigmatización. La única alternativa, dicen, es borrar tu perfil y crear uno nuevo (con el coste que supone de perder/molestar de nuevo a los contactos).

024
Lucien de Peiro
24.01.2014 a las 12:51 Permalink

Linkedin sólo es un síntoma entre otros muchos de las derivas alienadoras del capitalismo contemporáneo realmente existente. Es como Facebook pero con pretensiones, y por eso me parece insufrible. Desprende un tufillo a elitismo, pero elitismo del de siempre, sino elitismo hipócrita, del que pretende crear redes o conexiones entre profesionales más ambiciosos por su perfil que por su trabajo, más atentos a la forma que al fondo. La aldea alienada global menos precarizada ha encontrado en Linkedin un santuario en el que depurar sus culpas y eludir la cruda realidad de un mundo aberrantemente competitivo, que podría ser aceptado (y respetado) como tal (aunque discrepásemos de la competitividad como tal) si no estuviese en juego la sostenibilidad física del planeta. Reflejo del camino a ninguna parte del minotauro global, Linkedin nos propone un trayecto plácido en el que nos sentimos valorados y dignos de estar integrados en una estructura de puro onanismo profesional, improductivo en nuestros quehaceres diarios pero muy resulton a la hora de presumir. Y, claro, digo todo esto como usuario de Linkedin (en el camino del arrepentimiento) y sin pretender establecer una degradación personal de nadie por excitarse ante este engendro. Que nos se equivoque nadie: todos estamos alienados, en mayor o menor medida, y empezar a reonocerlo no es una virtud, sino una esperanza. Saludos y ánimo.

025
Domi Maniega
24.01.2014 a las 13:26 Permalink

Un artículo extenso pero muy completo porque tratas todos los temas importantes de Linkedin. Lo de la cuenta “Premium” ni me lo he planteado nunca pero voy a tenerlo en cuenta la próxima vez que me lo ofrezcan, quizá pueda sacarle provecho.

Creo que la mayor queja que hay entre los usuarios de Linkedin es la proliferación de ofertas sobre productos y servicios no solicitados a personas que un día permitimos, sin pensarlo mucho, formar parte de nuestro networking. La solución la tuvimos en nuestras manos y la dejamos pasar por cortesía y no ser desconsiderados, por tener un contacto más…

Un saludo y buen fin de semana a todos!

026
Enrique Dans
24.01.2014 a las 13:30 Permalink

#025: No, la solución es que saques de tu red a quien te envíe spam. Son tres clics, y se acabó la molestia. Y además, tiene algo de terapéutico, sienta fenomenal. Ya aprenderán…

027
Pedro Amador
24.01.2014 a las 14:28 Permalink

Guauuuuu… al escribir todo esto veo que te has hecho una buena terapia. Ójala todo el mundo lo leyera y se dejaran de mandar SPAM o pensar que esto es un Facebook o Twitter.

Un saludo (¿y no te pedí recomendación por algo? je je)

028
Eduardo Moreno
24.01.2014 a las 18:14 Permalink

Enhorabuena por este post tan directo, tan extenso y a la vez ameno, y que explica a las claras qué es eso de “estar en Linkedin”.

No se puede explicar mejor y me alegro de haberte elegido esta semana como referente docente en mi PLE para el curso “Entornos personales de aprendizaje para el desarrollo profesional docente” de Educalab (MEC).

Tocas temas tan tabú en el mundo de la búsqueda de empleo…

La Cibermendicidad de contacto, el hecho de poner o no una foto al perfil, el coleccionismo de contactos…

Creo que has dado tanto en el clavo, que con tu permiso, voy a imprimir este post y lo voy a guardar para mucho tiempo.

En tu post no dices cosas muy distintas a las que comenta Pedro de Vicente en “Exprimiendo Linkedin”, o las que comenté en su día en la entrada:

¿Linke qué?

http://edulcoro.blogspot.com.es/2012/12/linke-que-linkedin-dummie-series-i.html

Lo dicho, enhorabuena de nuevo.

029
Anónimo
24.01.2014 a las 18:19 Permalink

Hola Enrique,
Me parece un artículo muy bueno sobre el uso de Linkedin,creo que limitarse a la gente conocida puede hacerte perder posibilidades,como en la vida todos los días conocemos personas, profesionales,creo que es una forma distinta de hacer lo mismo incluso mas concreta si diriges bien tus preferencias.
, enhorabuena por el artículo me ha parecido muy completo e instructivo.

Un saludo!

030
Ana Belén G. Carballal
24.01.2014 a las 18:22 Permalink

Enrique, has resumido perfectamente lo que yo llevo tiempo explicándole a mis amistades y, desde hace un tiempo, también a mis alumnos en talleres y charlas… Desde que conseguí mi último trabajo vía Linkedin me he convertido en una “evangelizadora” :) Creo que esta herramienta puede ayudar muchísimo en la búsqueda de empleo… Comparto un post que escribí no hace mucho con 9 consejos para tener un perfil de 10 en Linkedin, saludos :)
http://anabelengcarballal.wordpress.com/2013/12/30/9-consejos-para-tener-un-perfil-de-10-en-linkedin/

031
David Perez
24.01.2014 a las 18:55 Permalink

Hola estoy convencido que LinkedIn forma mas de una cosa en nuestro acontecer profesional y me sumo a aquellos que compartan esa idea. Yo le saco mucho provecho.

032
Alvaro M.
25.01.2014 a las 00:39 Permalink

Hola Enrique
Estaba pensando en abrirme una cuenta el Linkedin, pero la verdad es que no sabia si me serviría para algo y que podría poner o hacer. Después de leer este magnifico articulo me he convencido de abrirme una cuenta y dedicarle tiempo.
Enhorabuena por este post y gracias por la ayuda.
Un saludo.

033
Carlo
25.01.2014 a las 05:53 Permalink

Excelentes recomendaciones, lástima no leerlo antes porque cinco años después de tomar la clase del IE y sacar una A según esfo ya no puede solicitar un endorse ;-)

034
Leonor Cabrera
25.01.2014 a las 09:08 Permalink

Muy clarificador para alguien como yo que estoy adentrándome en esto de usar las redes para dar a conocer mi empresa y mi trabajo. Una pregunta: hablas de los grupos, ¿cómo puedo saber los que son más potentes dentro de los campos que me interesan, en este casó el coaching y la comunicación? Gracias, Enrique.

035
Enrique Dans
25.01.2014 a las 10:35 Permalink

#034: Hay un buscador de grupos que te indica cómo son de grandes, pero lo más útil suele ser echar un ojo al perfil de personas que consideres referencia en el tema y ver en qué grupos están participando. Se puede pensar también en montar un grupo, pero con esto hay que ser algo más prudente, si ya hay alguno que funcione muy bien, no tiene demasiado sentido…

036
Elena Reyna
25.01.2014 a las 11:06 Permalink

Buenísimo. Debería publicarse en la portada principal de Linkedin cuando te vas a unir

037
Salvador Diaz
25.01.2014 a las 11:30 Permalink

Sencillamente, instructivo.

038
Marcos
25.01.2014 a las 12:58 Permalink

Lamentablemente en el mundo de la tecnología y la informática linkedin se está encaminando a una Red bastante molesta y ya en EEUU se está empezando a mover otras redes específicas como Carrier 2.0 (de stackOverFlow)
Es bastante molesto la cantidad de spam de recruiters que se reciben, con mensajes copia pega, fotos enseñando carne (ya se sabe, los ingenieros no conocemos mujer) y demás técnicas desagradables. Me molesta especialmente mensajes de linkedin pidiéndome el curriculum….

039
Rafael Espejo
25.01.2014 a las 19:14 Permalink

Hola Enrique,

Muchas gracias por aportar tu punto de vista sobre la utilización y el manejo de esta “red”, no se si añadirle lo de social… Llevo poco en ella y la verdad es que hasta ahora no me servido de mucho, como han dicho por ahí arriba, dudo que un albañil o camarero pueda sacar partido de ella y no se si yo lo lograré algún día, el tiempo lo dirá.

Desde mi punto de vista, estoy totalmente de acuerdo en que no es una red para enviar mensajes a diestro y siniestro y el que lo haga merece ser castigado :-)

Muchas gracias como siempre e intentaré aplicar tus consejos ;-)

Saludos!!

040
Leo Arevalo
26.01.2014 a las 02:14 Permalink

Hola Enrique,

Me he vuelto un total adicto de LInkedIn, hasta el punto que he fortalecido mis pocos conocimientos en temas de talento humano, desarrollo personal y sistemas organizacionales. Que opinas de los megaconectores que se usan para ampliar la red personal de contactos?

Gracias!

Leo
MBA IE Business School.

041
Jesus Dolz
26.01.2014 a las 07:08 Permalink

Muchas gracias Enrique,
Haciéndote caso creo que voy a eliminar a algun que otro pesado. veremos que tal me sienta! (Sin llegar a ser terapéutico)

042
fuseprods
26.01.2014 a las 14:48 Permalink

Mi problema es que LinkedIn se piensa que soy un gurú o algo y me ofrece puestos de jefazo en Burguer King, Cocacola, etc. Y claro, si “aplico” a esos trabajos, van a mandarme lejos con la carrera a medias. En ese sentido me recuerda al algoritmo de recomendación de Twitter xD

043
monica
26.01.2014 a las 23:28 Permalink

estimado enrique,
tu enfoque me ha resultado muy interesante e instructivo.
seria una verdadera pena que la herramienta se vea invadida y se torne poco creíble o incómoda si se llena de spam o malos usos.
en general quienes utilizamos la red de contactos para consultas profesionales tardamos mucho tiempo en tejer una red sólida e interesante.
responsabilidad es la palabra que permitiría “cuidarla” y sostenerla en el tiempo.
Usemos linkedin responsablemente

un abrazo
monica

044
Pilst
27.01.2014 a las 10:42 Permalink

Me ha ayudado mucho a replantearme Linkedin. Creo que ahora le sacaré más rendimiento y le encuentro más sentido. Merece la pena el articulo porque habla muy clarito y los ejemplos son los que nos ocurren a todos

045
GEMA JAIMEZ RUEDA
27.01.2014 a las 20:03 Permalink

Personalmente pienso que LinkedIn es una herramienta bastante útil tanto para dar a conocer un negocio, como para darte a conocer a ti mismo y a tu experiencia. Yo llevo poco tiempo utilizándolo, pero poco a poco te vas dando cuenta que es más que una red social ya que te abre puertas al mundo laboral y a saber más de tu profesión a partir de otras personas.

046
Maria Espinosa
28.01.2014 a las 00:10 Permalink

Hacía falta una explicación!

Yo también soy defensora acérrima de LKD, he tenido resultados profesionales que no hubiera conseguido de ninguna otra manera.

Eso sí, como tú bien dices, hay que ser serio, profesional, constante y educado… y para nada pesad@!!

Difícil hacer el filtrado de contactos. Solo en algunos casos lo tengo muy claro pero en la mayoría por educación acepto. Eso sí, miro siempre su perfil no como una compañera que aceptaba indiscriminadamente sin tener idea de quienes eran y por el mero hecho de engrosar el número. No vale la cantidad sino la calidad, totalmente de a acuerdo!

Gracias,

047
Miguel Angel Cornejo
28.01.2014 a las 23:11 Permalink

Muy interesante la descripción y la visión en perspectiva de lo que es LinkedIn. La compartiré con gente a la que recomiendo estar presente en esta red.

048
Anónimo
29.01.2014 a las 21:54 Permalink

muy buena nota resume lo que pienso de linkedin que para mi es la Red social por excelencia.

049
Ángel Gómez Lajarín
01.02.2014 a las 18:30 Permalink

Un fantástico artículo, me ha ayudado a comprender varias cosas de Linkedin. Enhorabuena.

050
Eliana Berlans
02.02.2014 a las 14:09 Permalink

Hola,

Mi nombre es Eliana Berlanas estudiante de Administración y Finanazas en Granada.Una vez leido su artículo, me parece mucho más interesante el tener una cuenta en LinkedIn, agradezco los consejos que da, al tratarse de una red social profesional y las diferencias a otras redes sociales cuya finalidad no comparto. Trataré de mejorar mi perfil con sus recomendaciones.

Un saludo

051
Alba
02.02.2014 a las 14:23 Permalink

Hola Enrique,
Soy nueva en Linkedin y no lo entiendo mucho,pero gracias a tu artículo me he informado un poco más y espero que el día de mañana esta red me sirva de gran utilidad.
Un saludo.

052
Elena pendón ruiz
02.02.2014 a las 19:11 Permalink

Hola, soy nueva en esto y no lo entiendo mucho pero desde luego tu artículo es una referencia para entender LinkedIn y para qué sirve, ya me queda bastante claro.
Un saludo

053
Alfonso Gadea (@gadeaalfonso)
02.02.2014 a las 22:29 Permalink

LinkedIn es mi herramienta #1. Me has hecho pensar. Me parecía que no era positivo dar tanto detalle. Cuando entro en un perfil “interminable” acabo por no enterarme de quién se trata. ¿He entendido bien?
Un abrazo!

054
Sergio Cañete (@sergiocanete)
03.02.2014 a las 09:49 Permalink

Gran entrada Enrique. Como orientador laboral, trabajo con muchas personas en búsqueda activa de empleo y aún habiendo escrito artículos similares en mi blog: http://www.canalorientador.es, pienso que tu entrada es mucho más clarificadora y te pido permiso para enlazarla en mi blog.
Saludos

055
Anna
03.02.2014 a las 23:49 Permalink

Hola Enrique, nos gustaría que pudieras evaluar una aplicación que complementa a Linkedin pues creemos que agregar a un contacto no hace que estés conectado, creemos como tu en el gran potencial de linkedin y en poder encontrar personas afines en cuanto a experiencia y habilidades, sabemos que el networking se hace con personas cercanas a ti geográficamente y charlando, pues solo con agregar a agluien no es suficiente. Te dejo el link por si puedes probarla con un iPhone Let’s App http://bit.ly/1k5c3Yu y que puedas darnos tu opinion o alguna idea de mejora.

056
Ana
04.02.2014 a las 15:14 Permalink

Gracias por la información, Enrique. Por cierto he fotocopiado tu libro a 50 personas que estaban muy interesadas.
Un saludo

057
David Segovia
04.02.2014 a las 20:05 Permalink

Es una buena explicación o llamado a la realidad de lo que es “saber usar” el Linkedin. Sobrevive al tiempo y es una buena oportunidad de compartir y presentarte en el mercado global-laboral.

058
Irene Romero
05.02.2014 a las 11:18 Permalink

Muchas gracias por estas pautas tan útiles y tan verdaderas. Muy buen artículo que deberíamos tener en cuenta todos los usuarios. Gracias!

059
HELENA
06.02.2014 a las 21:45 Permalink

Un post lleno de sentido común y normas de educación a las que podemos faltar sin darnos ni cuenta. Me ha encantado la claridad de los razonamientos y lo ameno de su lectura. Muchas gracias.

060
ricardo bové
07.02.2014 a las 10:16 Permalink

currículum

061
Marta Ferreras Riol
11.02.2014 a las 17:43 Permalink

muy buena pulicación, muy buen contenido, clara y concisa, la vamos a compartir en nuestro grupo linked in ENGINEERS FOUNDATION, en nuestro twitter @EnginnersOrg y en nuestro facebook Fundación Ingenierios.

Muchas gracias Enrique,

Marta. (Coordinadora General)

062
javier galan
17.02.2014 a las 08:45 Permalink

Estoy de acuerdo con todo lo que comentas aunque echo en falta los comentarios sobre las fuertes utilidaes que tambien presta Linkedin para las empresas y la creación de Comunidades de Interés común

Comentarios cerrados

5 Comentarios en Menéame

001
ikipol
07.02.2014 a las 06:54 Permalink

Un poco superficial y lleno de lugares comunes» autor: ikipol

002
FetalFun
07.02.2014 a las 07:34 Permalink

Si alguna vez fue un “sitio serio” hace tiempo que se convirtió en una mierda.» autor: FetalFun

003
taladror
07.02.2014 a las 07:56 Permalink

Muy interesante, nunca me había tomado en serio esto, pero creo que voy a actualizar mi perfil.» autor: taladror

004
cubaman
07.02.2014 a las 08:09 Permalink

Lo mismo que estar “en la luna de Valencia”.» autor: cubaman

005
kanowins
07.02.2014 a las 09:17 Permalink

Sin ánimo de contrariar a nadie, yo también era bastante escéptico del tema, pero sí que es verdad que en mi círculo la gente tiene perfiles de linkedin muy currados. Leyendo el blog de Enrique Dans, no sólo la fucking entradilla, he visto que realmente el linkedin es más de lo que yo pensaba. Me ha parecido bastante interesante. Os recomiendo la lectura, si no os convence, ponedme a parir. Los que leeis la entradilla y os quedáis ahí haciendo un comentario tontaina me recordáis a mi cuando dije: “Facebook? Eso no tiene futuro.” y cuando dije: “Twitter? Menuda basura, eso para qué sirve”. No me van a volver a pillar descolcado.» autor: kanowins

Logotipo de Blogestudio Logotipo de Acens