El Blog de Enrique Dans

Los museos de Nueva York y el precio recomendado

Escrito a las 2:11 am
20

Este pasado fin de semana estuve visitando algunos museos en Nueva York, y me llamó la atención la política de precios recomendados de los mismos, de la que había oído hablar hace tiempo, pero que no recordaba. En el caso del Metropolitan Museum of Art, por ejemplo, hay un precio publicado para el ticket de admisión general de $25 para adultos, pero se trata de un precio sugerido, que el visitante puede pagar o no: puedes llegar, ponerte en la cola, pedir tu entrada, y decidir que no quieres pagar nada, en cuyo caso te solicitan una donación (que puede ser tan baja como un centavo si quieres) o bien optar por pagar la cantidad que estimes oportuno. En el caso del American Museum of Natural History, el precio sugerido es de $19 por adulto, aunque las exposiciones temporales tienen un precio fijo aparte.

La política de precio sugerido aparece en la información con la palabra “suggested” o “recommended”, y es comunicada claramente en el momento del pago: la persona que está en la caja registradora te lo comenta y te lo explica de una manera inequívoca. El tema se comenta en muchas páginas web: la idea es plantear el precio como una contribución al funcionamiento del museo como tal, no como un coste de acceso a sus fondos culturales. Y a pesar de que los museos en general en Nueva York tienen una cierta imagen de caros y de que ha habido recientes incrementosdiscusiones y debates sobre el precio en algunos de ellos, el sistema, que lleva instituido desde 1970 en el caso del Metropolitan, funciona satisfactoriamente: según me han informado, la mayoría de los visitantes pagan el precio sugerido, algunas personas – típicamente estudiantes – descienden de ese nivel o no pagan nada, algunos pocos pagan más, y los visitantes habituales suelen optar por hacerse socios. El precio de las entradas no llega para cubrir los costes del museo (calculados en torno a los $40 por visitante), y el remanente es financiado mediante donaciones y fondos públicos.

Los modelos de pricing son un tema fascinante, con connotaciones muy interesantes en los bienes culturales o en aquellos productos o servicios en los que dicho precio se puede interpretar como una contribución a su funcionamiento, diferencias marcadas por variables sociodemográficas, de tradición, etc. Modelos como el de Flattr, que intenta facilitar el pago de pequeñas cantidades a aquellas páginas web que estimas que te han aportado algún valor (estableciendo un fondo mensual que es dividido entre todos los sitios en los que has decidido aportar), creado por Peter Sunde, parecen estar avanzando más bien lentamente en su implantación, tal vez perjudicados por una falta de vinculación directa con el precio pagado (el concepto de “cuánto he aportado” se ve de alguna manera diluído desde un punto de vista psicológico entre el difuso número de veces que el usuario hace uso del botón en los diversos sitios que visita a lo largo de los períodos computados) y la necesidad de recargar la cuenta en cada período. Tal vez modelos de este tipo, de precio sugerido o recomendado, vinculando un abanico versátil de esquemas de pago fáciles y seguros, podrían tener buenas posibilidades de popularización.

Recuerdo un experimento de Jason Kottke en el año 2005 en el que participé por curiosidad y que funcionó al menos durante un tiempo, pero aunque se planteaba con objetivos muy claros y transparentes, no tenía una sugerencia de importe explícita. Posiblemente esa, la sugerencia o recomendación razonada, pueda jugar un papel importante al no dejar el concepto de donación al libre albedrío – a riesgo de ser percibido como demasiado alto o demasiado bajo – y al permitir un balance psicológico inmediato de valor recibido frente a precio pagado. El caso es que este modelo de voluntariedad / responsabilidad de los museos de Nueva York me ha resultado bastante sugerente en ese sentido.

1 trackbacks

[…] Enlace al artículo […]

19 comentarios

001
JavierPF
18.09.2012 a las 07:41 Permalink

Cuando hace bastantes años, estuvimos viviendo en Nueva York recuerdo que nos sorprendió esta política de precios. Como estábamos cerca del Metropolitan, prácticamente, cada vez que dábamos un paseo por Central Park (casi todas las semanas) nos dábamos una vuelta por el Museo pagando sólo un dólar por persona. Gracias a esto, estoy seguro que en mi familia hemos incrementado claramente el gusto por visitar museos e instituciones similares. Y esto, a su vez, ha generado ingresos para estas últimas. Es decir, se produce una retribución indirecta que globalmente puede ser positiva.

Este esquema de precio sugerido ¿podría funcionar, por ejemplo, en el sector editorial argumentando que se genera un tráfico global de “gusto por la lectura” que redunda en un aumento de ingresos? Lo dudo, en un bien o servicio entregado por el sector privado, en el que hay un oferente que quiere maximizar su beneficio y un demandante que quiere minimizar su pérdida, si se deja en manos de una de las partes la decisión se producirá un desequilibrio que tenderá a hacer inviable la sostenibilidad de estas transacciones. Sin embargo, cuando hay un oferente público en el que su sentido final y conocido es la sociedad en general, no se activa la ley de la oferta y la demanda, permitiendo la generación de las externalidades que comenté al inicio.

002
Andreu
18.09.2012 a las 08:36 Permalink

Es un buen sistema de pricing que puede ir bien en muchos países, pero dudo que aquí funcionase debido a nuestra idiosincrasia. En el momento que nos digan que no es obligatorio pagar, la gente, independientemente de si tiene recursos o no, no va a pagar. Los españoles somos así.

003
Albert
18.09.2012 a las 10:28 Permalink

Quizás podrían plantearse aplicar el mismo método a los cines. ¿Al fin y al cabo no se trata de sèptimo arte?
Que pasen un agradable martes.
*

004
Carles
18.09.2012 a las 11:28 Permalink

Interesante política; aunque la fama de caros de los museos de NYC me parece merecida: $25 o $19 es un precio desorbitado, al menos para mi bolsillo. Aquí, un precio de ese nivel supondría la muerte casi segura de un museo.

005
Diego Rodriguez-Vila
18.09.2012 a las 12:57 Permalink

Posiblemente fuera aún más interesante si pudieras pagar al salir, no al entrar. Cuando ya sabes exactamente qué te ha aportado la visita.

006
Laura
18.09.2012 a las 13:41 Permalink

Interesante propuesta ¡no la conocía!

007
Pedro Fortuny
18.09.2012 a las 14:27 Permalink

#004: justamente no entiendes que puedes entrar SIN DAR NADA DE DINERO. Gratis, “por la cara”, tal cual.

Me parece lo mejor para un museo. Junto con unos buenos “folletos” explicativos del valor que da el propio museo y lo que cuesta: confía en el ciudadano y verás cómo te sorprendes.

008
cacharrito
18.09.2012 a las 14:29 Permalink

Estoy completamente de acuerdo con Andreu en el comentario 002, en España eso se traduciría directamente por la palabra GRATIS y más en una situación como la actual. Si alguien cree lo contrario o es extranjero o no conoce muy bien a sus compatriotas.

009
Jose Luis Portela
18.09.2012 a las 16:16 Permalink

yo no digo si funciona o no. Solo digo que hay que probarlo, hacer un análisis en España y luego sacar conclusiones.

Con todo mi cariño no caigas en el error de creer que vuestro cerebro es capaz de interpretar comportamientos masivos de las personas, ES IMPOSIBLE. Si fuera cierto y acertáis, invertir en Bolsa mañana mismo.

010
Carlos González
18.09.2012 a las 16:30 Permalink

Hoy ha salido el video de Mitt Rooney diciendo que la mitad de los votantes de Obama son unos vagos chupopteros del estado que no merecen sanidad ni educación.

¿Que USA es la de verdad?

¿La solidaridad del Metropolitan o el fascismo de la derecha religiosa?

011
acerswap
18.09.2012 a las 20:39 Permalink

¿Sabes quien tiene la culpa? La Union Europea.

Durante un tiempo los museos en Madrid fueron gratuitos, pero la UE dijo que no, que habia que poner entradas y tuvieron que cobrar. Eso si, afortunadamente si vas con carnet de estudiante, o con la cartilla del paro, o como familia numerosa, o como grupo te sale mas barato.

Y con las bibliotecas lo mismo, quieren que se tenga que pagar.

012
Enrique Casarrubios
18.09.2012 a las 23:56 Permalink

La idea me parece cuanto menos para tener en cuenta! De hecho me abre una opción! Dada que la diferencia entre valor percibido y valor aportado no siempre es evidente, cuando lo llevamos a precio, creo que aun se puede hacer mas evidente. Estoy pensando en determinados servicios sociales donde al no explicar el valor aportado no se tiene en cuenta el posible coste y por tanto el precio que se deberia pagar para soportarlo. No me centro en servicios prestados por la administración pública. Me dirigo mas a servicios prestados por entidades sin animo de lucro, cuyo modo de vida, en muchas ocasiones depende de esas pequeñas aportaciones individuales.
Que os parece el planteamiento?

013
David Rodriguez Villar
19.09.2012 a las 01:05 Permalink

Considerando los modelos de pricing para aplicaciones de Apple store y la crítica al modelo de Google play (en http://www.celularis.com/opinion/android-hecho-para-pirateria/), creo que aplicar las políticas de pricing que se sugieren en este artículo sería una apuesta muy competitiva para Android, que podría conjugar la presencia de una barbaridad de aplicaciones a precios justos (la decisión del valor lo aporta el consumidor) y abandonar el modelo adsense que se está imponiendo y que segun el artículo mencionado tiene tantos agujeros.

014
Gorki
19.09.2012 a las 01:05 Permalink

Hay dos formas extremas de mantener un museo, o pagarlo vía impuestos o pagar por entrar y un sistema intermedio, que es pagar por entrar en parte y la diferencia pagar vía impuestos, en mi opinión parte de los ingresos del museo deben venir de las entradas, pues si no, los empleados se duermen en los laureles y dejan de organizar actividades interesantes y de preocuparse si lo que enseñan interesa o no al público, Al fin y ak cabo cuando menos entren menos problemas. El problema es que el arte debe estar al alcance de todos. A mi me parece adecuado pagar una entrada razonable y dar pases baratos a quien ese importe se le salga de presupuesto, como parados, estudiantes, etc.

No veo bien que alguien entre por la cara pudiendo pagar y que lo que él ha dejado de pagar por que no le da la gana, lo tengamos que pagar entre todos vía impuestos.

015
mig29
19.09.2012 a las 12:24 Permalink

Vaya, Enrique, casi coincidimos en el tiempo y el espacio… ;-)

Coincido con la apreciación general, un museo eppañol con esa política no lo pagaría ni el gato. De hecho, al llegar a NY, de camino al hotel, el guía nos insistió en esa política de precios. Claro, el autobús sólo llevaba eppañoles…

Para quien vaya por la ciudad, una recomendación (que creo no sigue la política de “suggested price”), tour guiado por el Lincoln Center…

016
Observador
19.09.2012 a las 23:39 Permalink

Enrique, parece mentira que te tengan que dar clases de Sociología en tu propio blog… Supongo que cuando uno tiene una audiencia debe decir lo políticamente correcto. Pero vamos a ver qué es España en una noticia:

http://www.abc.es/20120919/cultura-arte/abci-derechos-autor-ecce-homo-201209191526.html

La iglesia había optado por poner una urna para que los curiosos dejaran su voluntad. Sin embargo, los turistas no se rascaban el bolsillo. «De veinte personas que entraban sólo echaba una, así que han decidido poner entrada. Aunque también es verdad que un día encontramos un billete de cincuenta euros dentro», explicó José María Aznar, uno de los responsables del templo.

Independientemente de lo surrealista de la noticia, ahí te explican bastante bien la estadística. Como te explican bastante bien en #002, daría igual el estado socioeconómico del personal, que entre 1 y 0 siempre va a elegir 0 (por tantos motivos que sería tontería tener que explicarlos). Recuerdo que algunas webs, antes de Adsense y demás, comenzaron con temas de donaciones al “libre albredrío”. Seguro que por aquí hay filántropos webmasters que te podrán explicar cómo acabó aquello.

#007 me parece que pocos experimentos has hecho tú… Pero hablar por hablar también es gratis, desde luego.

Yo, de momento, estoy viendo como se cumplen mis “profecías”. Y es solo el principio… Lo que queda es Dalí en estado puro… :)

Por cierto, ¿podrías escribir una entradita sobre la directiva del Partido Pirata y su reclamación de copyright (ah, no, que ha sido la editorial y ella no se ha embolsado 100.000 euros).

En fin.

017
Gorki
20.09.2012 a las 13:32 Permalink

016 Observador
¿Donde escribiste las profecías que se están cumpliendo?

018
Observador
20.09.2012 a las 16:23 Permalink

Gorki, evidentemente lo de “profecías” lo dije con tono de ironía… De todas formas, aquí mismo dije más de una vez que la calidad de todo el conjunto del sistema va a brillar por su ausencia y que la banalidad será lo dominante debido a factores que no se analizan (o no se quieren analizar).

También he dicho muchas veces que muchos de los señores del copyright libre son como los “webmasters filántropos”, de dudosa, chapucera y camaleónica ideología, porque no saben ni lo que piden ni mucho menos por qué lo piden; ni cuáles son los límites o extensiones. Hay varios ejemplos de “profetas” de un nuevo modelo que resulta que luego han derivado al antiguo que tanto han criticado, curiosamente. Y es que ya sabemos que lo importante es decir lo que los analfabetos quieren escuchar. Es la primera regla.

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/09/20/cultura/1348133089.html

019
Belén
20.09.2012 a las 23:28 Permalink

En UK los museos públicos son gratis. Yo los visitaba mucho, me encanta el arte y la historia, pero no pagaba casi nunca porque lo hacia vía impuestos directos e indirectos. El turista no paga los suficientes y es lógico que aporte lo que pueda. Recuerdo ver muchos billetes de 50 libras en las urnas de donaciones. Puede qute los pusieran los del museo para avergonzarnos a los free riders :)

#2 +1

#9 behavioural economics y behavioural finance. No son dos campos nuevos del todo, pero aún hay que darles tiempo, ya tienen muchos avances, incluyendo la bolsa.

Comentarios cerrados

Logotipo de Blogestudio Logotipo de Acens