El Blog de Enrique Dans

Yahoo! y el futuro de la industria musical

Escrito a las 4:20 am
13

Yahoo! MusicEsta conferencia me ha parecido muy interesante: es de Ian Rogers, VP de Desarrollo de Producto, de quien ya hablamos el pasado Octubre a cuenta de otra inspiradora conferencia en el Digital Music Forum West de Hollywood en la que afirmaba categóricamente el nulo interés de Yahoo! en invertir en nada que supusiese incómodas restricciones para el usuario. Ahora, el mismo protagonista, con parecida audiencia pero en la Aspen Live Conference, nos deja esta “Losers wish for scarcity, winners leverage scale”. Está recogida en vídeo y comentada entera en su blog personal, y comienza con frases como ésta:

“I think what’s happening in media today makes sense, is good for people who make music and people who love music (if not for people who built oligopolies on selling music on plastic discs for $18) and is good for culture in general.”

“Creo que lo que está pasando en los medios hoy tiene sentido, es bueno para las personas que hacen música y las que aman la música (pero no para las personas que construyeron oligopolios para vender música en discos de plástico por $18) y es bueno para la cultura en general.”

Vale la pena echarle un ojo con cierta profundidad. De hecho, la conferencia ha llevado a Michael Arrington a decir en TechCrunch que Yahoo is clearly up to something big around music. Esté o no esté detrás de algún anuncio de novedad relevante, el tono me gusta: claro, constructivo, y llamando a las cosas por su nombre. Internet es bueno para la música, y el que las discográficas no hayan sabido aprovecharlo no quiere decir nada más que eso, que las discográficas tienen un problema. La música o los artistas no lo tienen.

3 trackbacks

[...] Internet está llena de noticias y opiniones sobre el fin del DRM ahora nos llega la UE y decide que debería existir un sistema universal y [...]

[...] Laura Guillot) – Alemania prohibe las apuestas a través de Internet (Por NoticiasBET) – Yahoo! y el futuro de la industría musical (Por Enrique Dans) – La dificil relación agencias de comunicación – bloggers (Por Online) – [...]

[...] mucho Director General de Yahoo! Music del que tuvimos ocasión de hablar anteriormente en varias ocasiones y ahora Fundador y CEO de Topspin: Ian recoge en el blog de Topspin algunas partes de su [...]

10 comentarios

001
Jose Miguel Cansado
10.01.2008 a las 10:59 Permalink

“…las discográficas tienen un problema. La música o los artistas no lo tienen.”

Enrique, no lo puedes decir mas claro.

Las discográficas ya lo saben, y aunque se resistan, se tendrán que adaptar. Y más les vale hacerlo prontro, porque sólo unas pocas sobrevivirán y las que más se retrasen más boletos tendrán para desaparecer.

002
PabloP
10.01.2008 a las 12:59 Permalink

hola Enrique,

me parece que tienes toda la razón, aunque luego leo a Javier Marías en el país semanal y….también me parece que tiene su punto! (http://www.javiermarias.es/blog.html) – qué opinas de su razonamiento..?

¡Gracias!

003
jftamames
10.01.2008 a las 13:40 Permalink

Hoy se hace pública una sentencia de la Audiencia Provincial de Zaragoza por la que TRES empresas de AUTOBUSES tienen que pagar el canon a la SGAE por llevar PREINSTALADOS los reproductores de CD…..impresionante….Mierda de país este.

004
Juan Figuerola-Ferretti
10.01.2008 a las 18:08 Permalink

La música y los artistas sí tienen un problema, que consiste en entender todo lo que está sucediendo en el panorama de la industria musical, y actuar en consecuencia.

Se discute mucho sobre el panorama musical, pero los artistas no alzan la voz – busquen ustedes su presencia en internet, que no sea en myspace – ni se movilizan para buscar una solución mejor. Los que lo hacen, es para hablar bien del Canon, toma trabajo de investigación.

Enrique Blog Meister, que te voy a comenzar a coger manía, tenía este post en la agenda para mi blog y me has vuelto a quitar la exclusiva… cómo se aprende a ser tan rápido como tú?

005
Jaime Cuesta
11.01.2008 a las 01:01 Permalink

Algo está cambiando. Una persona de una discográfica me localizó a través de una red social (en este caso Neurona) y me estuvo contando como están cambiando su visión y las acciones concretas que realizan por si mi empresa decidía apoyarles suscribiendo sus campañas de marketing.

Estas nuevas acciones distaban mucho de ser tradicionales y creo que suponen un punto de inflexión. Evidentemente existirá lucha interna en las grandes compañías, pero los clientes ya han elegido sus vencedores. Quien no sepa explotar el nuevo terreno de juego estará fuera en breve.

Otra cosa es la SGAE y ciertos políticos. Parece que no se enteran.

006
miguelc
11.01.2008 a las 06:03 Permalink

Perdón por el tocho que estoy a punto de meteros, pero es que el articulo de Javier Marías me ha molestado un tanto, y no porque yo crea que la cultura deba ser gratis, sino por lo injusta y desigual que me parece su postura, por no hablar de que opino que los argumentos que expone son de lo más inocente, vamos que no se sostienen.

-En primer lugar. Ninguna legislación que yo conozca reconoce la propiedad como un derecho absoluto, tiene sus límites como todos los otros derechos. En todos los países modernos está subordinada al bien social, motivo por el cual es legal realizar una expropiación para construir una carretera, y no importa si el terreno ha sido de tu familia desde el siglo XII, porque el derecho de la mayoría tiene precedencia.

Otro ejemplo: El siglo pasado los estados “expropiaron” el espacio aéreo sobre los terrenos de todos los propietarios de tierras, sus dueños legales antes de eso. Y otro más: Si posees un palacete de gran valor histórico, y lo dejas caer en la ruina, la ley dice que te lo pueden quitar, o si tienes hectareas de bosque, y lo descuidas hasta el punto de ponerlo en peligro de desaparición por incendio, también.

-En segundo lugar. No veo de donde saca Javier Marías que las obras culturales tengan que estar incluidas dentro de la categoría mercantil de “bienes”, cuando su intangibilidad esencial es motivo más que suficiente para clasificarlas en la de “servicios”.

Respecto a la remuneración de los servicios ocurre lo que todos sabemos, que es muy distinta a la de los bienes. Por lo general se pacta el precio antes de su realización, y también se pacta que el dador no podrá reclamar sucesivas remuneraciones del perceptor, no existe el alquiler de un servicio ya prestado (no confundir con el pago a plazos), y no importa cuantas veces se disfrute del resultado del servicio.

En el caso de los “bienes” culturales ocurre que no existe un precio pactado a priori, resulta imposible poner de acuerdo a todos los lectores de un libro futuro para ver cuanto están dispuestos a pagar por él, por tanto el acuerdo no puede sino llegar a posteriori, pero eso no significa que el autor tenga derecho a exigir un pago a perpetuidad. Si así fuera sería simplemente justo que yo, que trabajo de profesor, pudiera exigir a todos los alumnos que he tenido y que tendré, que me paguen un porcentaje de sus salarios de por vida (no soy codicioso, con un 1 por mil me conformo… ;-)

-Y en tercer lugar. Si la propiedad intelectual es a perpetuidad, exijo que, como descendiente directo de los inventores del idioma español, todo autor que quiera usarlo llegue a un acuerdo económico previo con mis representantes legales, y eso sí, obra por obra, que si no abusan… ;-P

007
Benceno
11.01.2008 a las 18:09 Permalink

miguelc…Olé! No se puede expresar mejor.

008
Krigan
13.01.2008 a las 14:32 Permalink

#6 El tal Javier Marías tan sólo dice tonterías. Para empezar mezcla lo que es trabajo con propiedad, lo cual no es del todo culpa suya, sino de los genios de la mentira que inventaron la expresión “propiedad intelectual”. Es decir, como a las discográficas y similares les interesaba que las canciones fuesen “propiedad” suya, las empezaron a llamar “propiedad intelectual”, sin importar si había alguna relación entre la palabra “propiedad” y cosas tales como canciones, películas o libros.

A esta clase de cosas se le llaman obras culturales porque eso es exactamente lo que son: obras, o lo que es lo mismo, trabajos. Si yo me pongo a componer una canción, lo que hago es un trabajo, simplemente eso, no hay ninguna propiedad de por medio. Si un albañil construye una casa, también es una obra o trabajo, pero hay una propiedad previa, el constructor ha comprado previamente el terreno, los ladrillos y el cemento, y la casa es la propiedad resultante. En el caso de las obras culturales, es tan sólo trabajo, sin propiedad alguna que sea necesaria como materia prima, y sin propiedad alguna que sea resultado de tal trabajo.

El trabajo se suele retribuir según las normas del derecho laboral, es decir, trabajas un mes y cobras ese mes, y si al mes siguiente no trabajas, entonces no cobras. Para el caso especial de los autores se quiso seguir otra regla, y darles un monopolio temporal sobre la comercialización de su obra. Es decir, el autor es un privilegiado, que goza de unos derechos extraordinarios que no tienen la inmensa mayoría de los trabajadores.

Si un vendedor tuviera tales derechos, entonces los clientes que hiciera serían de su “propiedad” (sería la “propiedad comercial” o cualquier otro nombre que inventemos), y tendría derecho a llevarse esos clientes de la empresa cuando quisiera, y esos clientes serían heredados por sus descendientes hasta 70 años después de la muerte del vendedor. Pero, en lugar de eso, al comercial le pagan un salario o un tanto por cliente conseguido (o ambas cosas) y ahí se acaba su retribución. Si quiere volver a ganar dinero al mes siguiente, le toca seguir trabajando y conseguir nuevos clientes.

Si de verdad los autores quieren ser como nosotros, tendrían que ir al derecho laboral: trabajas un mes, y cobras ese mes, si no trabajas ese mes, no cobras. Y si el mercado no te ofrece un trabajo de lo que quieres hacer, trabajas de otra cosa. Es decir, si nadie te paga un salario o comisión por componer, te dedicas a poner ladrillos en una obra o a repartir pizzas a domicilio.

Así que menos cachondeo con respecto a los pobrecitos autores, que los pobres contemplan con pena cómo sus bisnietos dejan de recibir dinero por no hacer nada 70 años después de la muerte del que hizo algo 50 años antes de su muerte. Ya quisiera yo trabajar un mes componiendo una canción y que me paguen por ello el resto de mi vida, y que ya de paso también tengan la vida resuelta mis hijos y mis nietos. Maldita la suerte mía que mi abuelo era maestro, y no compositor, porque así yo no habría tenido que trabajar en mi vida a cuenta de unas clases que él dio a principios del siglo XX.

009
miguelc
13.01.2008 a las 21:42 Permalink

Sastamente Krigan, bien expresado… ;-)

Cuando una persona tiene algún conocimiento o habilidad, no importa si se trata de saber como diseñar un edificio, ser bueno enseñando francés, o vendiendo coches, o haciendo murales, o lo que sea, y le quiere sacar rendimiento económico, no va a papá estado y le pide que obligue a todo el mundo a pagarle un diezmo, sino que BUSCA la forma de comercializar su tiempo y su saber en la forma que más le convenga.

Pero lo creadores “culturales” no quieren tener que tomarse esa molestia, quieren que se lo den hecho… pues no te fastidia, yo también quiero, y tú, y él, y todos. ¿Qué justifica que tengan ellos ese privilegio y los carpinteros no?.

Comprendo que este argumento resulte difícil de entender para los que se benefician directamente de no entenderlo pero ¿como es posible que lo acepten otros, verbigratia nuestros políticos?.

010
acordes para desacuerdos
22.01.2008 a las 19:03 Permalink

Krigan 8, perdona pero las discograficas no tienen nada que ver con el nacimiento de los derechos de autor y el concepto de propiedad intelectual, el Derecho de Autor ya se reconoció en 1793 por La Asamblea francesa tras la Revolución, y Napoleón siguió desarrollando la propiedad intelectual durante su mandato. Paralelamente, al otro lado del Atlántico, los emancipados norteamericanos habían promulgado la Copyright Act de 1790, primera ley federal al respecto, y ello gracias a que la Constitución de 1787 ya amparaba el Derecho de Autor. Fijate en que ambas legislaciones, que venian a llenar enormes vacios en los derechos del ciudadano, contemplaban el derecho de autor como uno de esos vacios.

Otro precedente está en las putadas que les hacian a los inventores en las Exposiciones Universales:antes de regularse la propiedad intelectual los tios iban alli a mostrar sus inventos y venian de otras partes del mundo a ver la expo, se quedaban con las ideas y no les pagaban a los inventores, por lo que hubo que regular ese tema.

Nosotros los artistas estamos contemplando on bastante estupor como, sobretodo los internautas ligados a areas tecnologicas, estais tan enconados con nuestros sistemas de remuneracion, los cuales no le crean gastos al estado (y por ende al contribuyente), nosotros no tenemos paro, la seguridad social nuestra está misteriosa, las pensiones ni te cuento y resulta que hemos desarrollado unos sistemas que, más o menos, nos permiten apañarnos en nuestro ámbito sin meternos con nadie y estais todos los dias dando la tabarra con los derechos de propiedad intelectualcomo si no estivuiera cayendo una a nivel mundial del carajo con la coña de l globalización neoliberal: deslocalizaciones a diestro y sieniestro, perdida del podert adquisitivo de los ciudadannos, especulación inmobiliaria, etc..

Como lei el otro dia a otro blogger, estais en una onda de “pesar por el bien ajeno” que es bastante dificil de entender, entre otras cosas porque ese “bien” es muy relativo, en nuestra profesion siempre hemos andado a la greña con la economia por su inestabilidad y, a no ser que te toca la loteria de un gran exito CONTINUADO, tenemos severos problemas para morir en paz en unos tiempos en los que la esperanza de vida aumenta sensiblemente.

Debeis de tener muy presente que, en contra de la opinion general, los artistas y autores cobramos en la medida en que SE USAN comercialmente nuestras creaciones, si nuestras obras o grabaciones no se venden o no se comunican NO COBRAMOS, por lo que los derechos de propiedad intelectual son COSTES de empresas que usan la musica o el cine como parte de su modelo de negocio

¿Qué daño os hace que, a través del sistema de remuneración POR USO de nuestras creaciones, vayamos tirando sin molestar a nadie? ¿Por qué no nos dejais en paz un ratillo y os dedicais a meteros con los especuladores inmobiliarios,y los politicos que los consienten, por ejemplo, que la especulación está EXPRESAMENTE PROHIBIDA en la constitucion y yo leo poquito al respecto y cuando voy a las manis por una vivienda digna hay cuatro gatos?

Un poquito de por favor oye
Saludos. Punch-in

Comentarios cerrados

Logotipo de Blogestudio Logotipo de Acens