Netflix: big data, long game… y resultados

IMAGE: Pxfuel (CC0)

En varias ocasiones he escrito sobre el uso de la analítica de datos por parte de Netflix y sobre cómo esa estrategia le proporcionaba una clara ventaja sobre los estudios tradicionales que tomaban decisiones en función del «olfato comercial» de algún directivo. Ahora, en las dos grandes citas comerciales de la industria cinematográfica, tenemos pruebas tangibles acerca del resultado de esta estrategia: si el pasado diciembre pudimos ver cómo Netflix dominaba las nominaciones a los Golden Globes, ahora, en los Oscars, comprobamos que la compañía repite su éxito con 22 nominaciones, de nuevo por encima de todo el resto de estudios.

Algunos personajes de la industria del cine tradicional, seguramente, no estarán demasiado contentos con el enorme éxito de la compañía, convertida ya en indudable líder de la industria. Un liderazgo asentado en la puesta en práctica de una estrategia completamente diferente a la del resto de competidores, que algunos ahora ya intentan abiertamente imitar, y que se asienta en dos cuestiones fundamentales: la ya comentada analítica de datos, o big data, y el apostar a largo plazo, o long game.

¿Casualidad? Va a ser que no. El uso del big data por parte de Netflix ha sido ya comentado en infinidad de análisis: parte de la base de la supremacía del canal, algo que la compañía comenzó a comprobar cuando enviaba DVDs por correo, pero de la que fue completamente consciente cuando comenzó a utilizar el streaming como medio de envío. Un canal que le ofrece no solo una capilaridad muy superior de los datos, sino un feedback prácticamente instantáneo, y sobre todo, diferencialmente superior a lo que un estudio tradicional es capaz de obtener. Los datos de taquilla pueden ser interesantes, pero por mucho que los torturemos, no son capaces de ofrecernos el nivel de detalle que pueden brindarnos los que obtenemos en la red, con unos usuarios que votan en tiempo real con los clics de su ratón o su mando a distancia. La idea de Netflix, por mucho que Steven Spielberg pretendiese considerarlos parte de una «liga menor» por utilizar fundamentalmente la televisión frente a la gran pantalla, no es dominar los contenidos televisivos, sino dominar los contenidos. Punto. Se consuman donde se consuman.

El big data, en cualquier caso, no es magia. Según los propios directivos de Nettflix, los datos obtenidos juegan, a la hora de tomar decisiones sobre producción, un papel siempre supeditado al de la dirección artística, y es cuando las oportunidades de fichajes, contratos o desarrollo e ideas relacionadas con la producción de una película o serie han sido decididas desde ese punto de vista con un peso de alrededor del 70%, cuando el análisis de datos entra en juego, un 30% de la decisión generalmente relacionado con el volumen de recursos que se pondrán encima de la mesa. Según Ted Sarandos, «elegir contenido y trabajar con la comunidad creativa es una función muy humana, los datos no te ayudan en nada en ese proceso, te ayudan a evaluar la inversión».

¿Cuántas cosas cambiarían en las compañías si contásemos con sistemas de toma de decisiones basados en una arquitectura analítica de datos adecuada, en vez de basarse en esa tan sobrevalorada «intuición» de los directivos? Al final, la supuesta experiencia que guía esa intuición termina probando que todos los directivos se equivocan en un porcentaje aproximadamente similar, y que algunos, simplemente, tienen suerte y consiguen que sus errores más gruesos coincidan con decisiones que no tenían demasiado impacto. El éxito de Netflix prueba que esto es precisamente así: que si de manera consistente recurrimos al análisis de datos, un mayor porcentaje de nuestras decisiones estarán mejor tomadas, los riesgos que corremos estarán mejor balanceados, y los resultados, simplemente, serán mejores.

Una conclusión así puede llevar a que muchos directivos se retuerzan con rabia en sus sillas y pretendan que, en realidad, el autor no tiene ni maldita idea del conceptos como valor de la experiencia, el papel de la intuición o la importancia de los intangibles en la toma de decisiones. Y curiosamente, no es la única parte de la estrategia de Netflix que produce esa reacción: la otra es la orientación a largo plazo. Para los directivos tradicionales, ver más allá del trimestre que determina, en muchos casos, el importe de sus bonus es algo muy difícil y poco justificable. Viven con la presión del resultado trimestral, con la angustia de no defraudar a los analistas que determinan el valor de su paquete de stock options, y por ello, cuando ven casos como el de Netflix, una compañía que lleva perdiendo cantidades importantes de dinero desde sus orígenes, y un directivo, Reed Hastings, que afirma con orgullo que esas pérdidas continuarán por muchos años, califican rápidamente todo eso como de «estafa piramidal» y lo ponen en el capítulo de «anécdota», de «rareza inexplicable que por alguna razón el mercado tolera, pero con la que no se puede competir», además de vaticinar que «ya caerá por su peso».

Hace unos días, esa «rareza» llamada Netflix ganó a todos los estudios tradicionales y se situó como el líder de la industria. En realidad, lleva ya varios años haciéndolo en múltiples entregas de premios, tendencia únicamente interrumpida ocasionalmente por cuestiones como el canto del cisne de «Juego de Tronos», y confirmando que el modelo, simplemente, es superior al tradicional. Lo mismo podríamos decir de otras empresas que juegan sin dudarlo y de manera exitosa al juego del largo plazo, como Tesla o Amazon, y que posiblemente también escandalicen a esos directivos antes mencionados. Si está entre los que se escandalizan con esos ejemplos, tenga cuidado: es únicamente una prueba de que sus modelos de análisis y decisión están anticuados. Y en algún momento, ese temor se convertirá en evidencia. No diga entonces que no se lo hemos advertido.


This article was also published in English on Forbes, «Netflix: big data and playing a long game is proving a winning strategy«


35 comentarios

  • #001
    Gorki - 14 enero 2020 - 14:47

    Son los tiempos que corren. «Donde van nuestros líderes, siguiendo a las masas».

    En ester mundo «democratico» que hemos construido, los que nos deberian indicar que es lo mejor para nosotros, se limitan a indicar que es lo que nosotros consideramos mejor.

    Corremos con ello el riesgo de caer en un «salón de espejos», o «salones de eco» en donde las señales se amplian hasta la saciedad.

    En este caso, Netflix detecta por loa Big Datas que nos gusta «Juego de Tronos» y nos comienza a enviar «Juego de tronos» en todas sus versiones a cascaporrillo.

    Como no dan mas que diferentes versiones de «Juegos de Tronos», nosotros vemos las diferentes «juegos tronos», porque no hay otra cosa con los medios y presupuesto que eso y seguimos alimentando el Big Data.

    Sin dar la espalda a los datos, yo si creo en el «olfato» de los lideres. Hay gente con gran profesionalidad y especial sensibilidad de lo que desea el publico, que debe marcar posibles salidas del «Ssalon de los Espejos».

    Pueden confudirse, naturalemente, algunas veeces se confunditrán, pero si solo atendemos a la Big Data, al final todos teminamos viendo Sálvanos de Luxe

    Responder
    • Enrique Dans - 14 enero 2020 - 14:54

      Interesante. El ejemplo que utilizas, «Juego de Tronos», no es una producción de Netflix, sino de HBO. Precisamente, es la producción más cara de la historia de HBO y de la televisión, y es una clara muestra de la estrategia de HBO: jugar a lo grande, con macroproducciones carísimas que pretendían elevar el nivel de gasto para equipararlo al del cine. Con esa serie, obviamente, le funcionó y se convirtió en un gran hit, pero eso no es representativo de lo que hace Netflix. Lo que hace Netflix es jugársela mucho menos – no es «producción barata», pero no son los números de «Juego de Tronos» – con muchas más producciones, y, como comento en el artículo, utilizar la ciencia de datos para reducir el riesgo de un fracaso. Por tanto, el riesgo que comentas está mucho más diluido, porque precisamente al utilizar la ciencia de datos, sabe perfectamente que su audiencia no es única, sino muy diversa, y trata de encontrar contenidos adecuados para ella. Por tanto, tiende a diversificar riesgos, no a concentrarlos. Si hubiese leído tu comentario antes de publicar el artículo (ya, ya sé, habría sido magia o telepatía) seguramente habría utilizado ese ejemplo. De hecho, a lo mejor lo meto en la versión en inglés…

      Responder
      • Gorki - 14 enero 2020 - 17:14

        No creo que hace falta que diga, que todo lo que escribo es sin ningun tipo de licencia, por tanto encantado que lo utilices, lo elabores, o lo cambies y lo incorpores a tus escritos.

        Yo como buen jubilado, «no tengo tiempo para nada», y ademas en mi caso particular no me gusta el futbol. Por tal motivo, no veo la televisión, ni los canales, ni HBO, ni Netflix, pero a cambio veo Youtube, que supongo que utiliza «algoritmos » que serán parecidos a Netflix y experinmento lo dificil que es salirme de mi «burbuja», porque Youtube, cree saber lo que me interesa, (porque un dia me interesó) y no solo me llena de ofertas de más de lo mismo, sino que me oculta ofertas de otra cosa.

        El problema es que estos «algoritmos», nos consideran unidimensionales, y porque un dia te interesó una partida de billar, piensan que sólo te interesa el billar y que otro dia no te puede interesar las vida de la abejas.

        Y la realidad es que tenemos muchos intereses y además cambiantes, de modp que un dia te interesa el tiro con arco y otro c dia la pintura de los aborígenes australianos,

        Antes, Youtubem te ofrecia «lo mejor» que tenía, pero ahora, solo «lo que te interesa» y tienes que buscar por otros medios «lo que te puede interesar»

        Responder
        • Carlos - 14 enero 2020 - 18:09

          Hombre Gorki, no compares el algoritmo de Netflix, que se ha dejado millones en desarrollarlo como elemento diferencial de su servicio, con el de Youtube…
          Yo uso Netflix y su sistema de recomendación me parece espectacular

          Responder
    • pepa - 14 enero 2020 - 16:12

      Dotar al hombre de cultura? Más bien: proporcionar a la cultura un hombre

      Responder
  • #006
    Javier Vega - 14 enero 2020 - 15:11

    El otro día leía sobre el «filtro burbuja» al utilizar un buscador que te conoce y el algoritmo intenta darme aproximaciones de las cosas que me gustan. Al leer tu artículo me parece que le puede suceder algo parecido.

    Al final el algoritmo endogámico de una empresa como la que citas, haría algo así

    a) Me gusta una serie
    b) Me recomienda esa serie o sus «sucedáneos»
    c) Sus sucedáneos son parecidos me los vuelve a recomendar

    Si me «cataloga» como un usuario que le gusta Juego de tronos, ¿Cuando veré una obra maestra como Solaris? en la vida…

    Prefiero como usuario, acceder a su bd e ir buscando por etiquetas lo que me puede apetecer en un momento dado, que por otro lado no es siempre lo mismo, depende del día, de mi estado de ánimo.

    Responder
    • Enrique Dans - 14 enero 2020 - 15:32

      Hombre, la verás, porque lógicamente, no solo utilizas las recomendaciones para escoger contenido. Tú mismo lo dices, y coincide con el comportamiento de la mayoría de usuarios: unas veces te quedas con las recomendaciones, en otros casos te aventuras a ser tu propio motor de recomendación metiéndote en la base de datos y buscando por otros criterios, y en otros casos, son tus amigos o conocidos los que te dicen eso de «tienes que ver esta serie en Netflix», un filtro social que también juega un papel importante en muchos casos.

      Responder
      • Lua65 - 14 enero 2020 - 16:40

        Si Enrique, en eso estamos de acuerdo, al fin y al cabo, uno ve lo que quiere ver (aqui no hay Big Data, sino eleccion personal, libre albedrio o por mis pimplines, llamalo como quieras)

        Pero tu apuntas en tu articulo a que gracias al Big Data, Netflix, «sabe» que producir/ofrecer… y ahi le doy la razon a Gorki… en un año, todos viendo Salvame o Gran Hermano… :)

        Soy consumidor de «otros canales» (ejem, ya me entiendes), pero en ellos encuentro mucho «afluente» Netflix, y que quieres que te diga, tiene tambien bastante bazofia que no supera los 5 minutos de rigor para llegar al final o pasar a la siguiente…

        Falla el Big Data o soy el bicho raro? :)

        Responder
      • Javier Vega - 14 enero 2020 - 17:14

        Enrique

        Por nuestro bien cultural esperemos que tengamos amigos que nos puedan recomendar aparte de la empresa que tu citas, más cine, porque sino nos convertiremos en unos analfabetos culturales de libro en cine, valga la paradoja.

        Por ejemplo de los 70s Netflix tiene 13 títulos, IMDB nos dice que casi se hicieron trescientas mil películas.

        En las dos últimas décadas en España se estrenaron una media de 500 películas al año, Netflix tiene en ese mismo periodo apenas 3300 títulos, y se hicieron casi 4M3 películas.

        No le llamemos filtro burbuja pero se parece.

        Responder
  • #010
    Juan - 14 enero 2020 - 15:15

    Que significa el canto del cisne de Juego de Tronos?

    Responder
    • Enrique Dans - 14 enero 2020 - 15:29

      Que en su última temporada ganó más premios que en las anteriores, y esa fue la única razón por la que, en 2018, HBO ganó más Golden Globes que Netflix. Básicamente, una discontinuidad en la tendencia que se explica por ese hecho aislado.

      Responder
      • Lucio M - 14 enero 2020 - 18:45

        Ese ‘canto de cisne’ fue movido mas por romanticismo hacia la serie que otra cosa. Como seria su ultima temporada, querian que se llevara los premios que ‘se merecia’. Pero el guion de la misma fue el mas flojo de todas las temporadas.
        Por lo demas, mas le vale a HBO comenzar a copiar mas rapidamente a Netflix. Porque Netflix ya les lleva ventaja en este nuevo campo.

        Responder
  • #013
    Xaquín - 14 enero 2020 - 19:41

    Disiento que Netflix (y colegas varios) se puedan comparar con Tesla o Amazon. Es como comparar Hollywwod con GM o Walmart.

    Fabricar sueños es muy muy diferente de fabricar coches o vender manufacturas, aunque el coche y el vestido especial ( o la TV) sean parte del sueño americano internacional.

    Producir GoT o El irlandés, supone abrir una gran ventana, que da a una inmensa pradera de conocimiento(s). Podemos limitarnos a decir que pocas narraciones audiovisuales, alcanzan su nivel de expresión para diseccionar , con total categoría científica, el entramado del poder establecido. Y como la lucha por conseguir establecer el contrapoder hace del ser humano un adicto al poder.

    Como pasa con los Simpson, pero muy a mejor, casi puedes dejar la Historia de Roma para tiempos más tranquilos, porque estas series (como otras) te pueden dar una buena idea de la historia de la humanidad. Y siempre mejor las series bien hechas que las películas (bien hechas), porque el arco dramático de los personajes permite ver los matices que hacen evolucionar al comportamiento humano hasta convertirlo en algo muy muy complejo. Los que evolucionan.

    Lo que supone una forma de evitar los reduccionismos, cuando se habla de comportamientos humanos, sean del tipo que sean.

    Y desde luego, si eso se acompàña de un silencio publicitario que nos evita el constante maltrato de la sociedad actual (veremos si dura!), miel sobre hojuelas.

    Responder
    • Gorki - 14 enero 2020 - 20:28

      ¡¡¡Hoy lo he comprendido todo !!!

      Responder
    • Pedro Torres Asdrubal - 15 enero 2020 - 13:46

      Delfos: «conócete a ti mismo».

      Los sueños y las mentiras son justo lo que nos definen.

      Tesla es el fabricante de coches mejor valorado de la historia de yanquílandia y simplemente vende un sueño que millones ansiamos: trasladarnos sin contaminar, dormir pensando que somos menos insostenibles que ayer.

      Responder
  • #016
    Ignacio - 15 enero 2020 - 07:17

    Buenos días,

    Os cuento mi experiencia con Netflix.

    La suscripción de Netflix yo la compartía con mis hermanos que tienen niños pequeños, el contenido infantil no les parecía muy bueno, a mi sobrino de 14 años le gusta más HBO porque tiene muchas películas de súper héroes de esas de Marvel, a los otros más chicos con lo que hay en Amazon Prime les va bien, les gusta mucho una que se llama “Just add magic”, nos hemos dado de baja de Netflix hace ya unos 6 meses y hemos pensado darnos de alta en Disney cuando saquen la suscripción en España.

    Creo que haber perdido el catálogo de algunos estudios les puede afectar a las ventas, si no consiguen suficiente producción propia de calidad, aunque como dices tienen buenos datos para hacerlo y están dispuestos a perder dinero hasta conseguirlo, si lo consiguen y Disney no nos convence volveremos a cambiar.

    Un cordial saludo.

    Responder
    • Pedro Torres Asdrubal - 15 enero 2020 - 13:52

      No me sorprendería que terminéis compartiendo Netflix para tener contentas a las marujas, y Disney a los niños.

      Digo lo de «marujas», por que en mi caso es mi mujer la que en vez de pedirme que le descargue películas, ahora solo me pide el mando… Je je je.

      Responder
  • #018
    Ignacio - 15 enero 2020 - 07:40

    Buenos días,

    Por cierto Enrique, llevo varios días leyendo en la BBC sobre este tema:

    Trump launches fresh attack on Apple over privacy https://www.bbc.co.uk/news/business-51115645

    La verdad que es un tema que ya has tratado, pero que la gente no entiende y es importante porque como bien has dicho alguna vez una vez que creas una puerta trasera todos los móviles quedan expuestos.

    Un cordial saludo.

    Responder
    • Gorki - 15 enero 2020 - 11:53

      Si piensa el gobierno USA que mis comunicaciones en asuntos en drogas, terrorismo y secuestros los trato a través de un iPhone, está muy confundido.

      Yo para comunicarme con mis secuaces sobre esos asuntos, utilizo estenografía oculta en imagenes que subo a ImageShack

      Responder
      • Ignacio - 15 enero 2020 - 17:01

        Jajajajaja…

        Responder
    • Pedro Torres asdrubal - 15 enero 2020 - 13:57

      En China Apple ha puesto todas las puertas traseras que le ha exigido el gobierno de Beijing.

      Solo es marketing y cuentos de viejas que ven al estado como un ente malvada y opresora, pero cuando hay un problema lo primero que hacemos todos es llamar a la policía.

      Apple se mete donde no le llaman. Los derechos civiles son una pelea de la sociedad, no de una multinacional que presumía de acabar con Gran Hermano para justo convertirse en el.

      Responder
      • Ignacio - 15 enero 2020 - 17:12

        Buenos tardes Pedro,

        Yo creo que cuidan la privacidad, pásame algún enlace con esas puertas traseras que dices que le han dado al gobierno chino. He buscado en google pero he encontrado lo contrario.

        Si la privacidad de apple es un cuento de viejas lo detallan en acciones concretas en todos sus productos:

        https://www.apple.com/es/privacy/

        Yo si creo que apple es una compañía que cuida la privacidad de sus clientes más que las otras, al menos en base a lo indicado en el enlace que te dejo.

        Un cordial saludo.

        Responder
        • Pedro Torres Asdrubal - 15 enero 2020 - 17:57

          Era una forma de hablar. Me refería a que en China obedecen al gobierno, justo lo que presumen de no hacer en yanquilandia.

          El primer artículo que he encontrado al buscar «apple china privacy»: WE FOLLOW THE LAW.

          Es de agostos de 2017, cuando Beijing prohibió las VPN y Apple las retiró de la AppStore.

          Nunca compraré un bolso de Gucci, o unas gafas de Armani. Que Apple presuma de privacidad es para mear y no echar gota. Su negocio es ser el mejor, ser un lujo.

          Responder
          • Ignacio - 15 enero 2020 - 20:40

            Buenas tardes Pedro,

            Hay una evidente contradicción por parte de Apple en el enlace que me dejas, en eso tienes razón, ya que los VPN son un elemento de privacidad, pero no lo veo igual que hacer una puerta trasera para la encriptación del móvil.

            Mi argumento es que yo sigo usando Express VPN y la medida tomada no afecta a la privacidad de mi dispositivo, sin embargo si crean una puerta trasera para la encriptación en China eso afectaría a mi terminal en España, en ese sentido no me parece dos cuestiones comparables.

            Si China le pidiese tal cosa a Apple, la compañía (bajo mi punto de vista), tendría dos opciones:

            1) cambiar el modelo de negocio y bajar los precios advirtiendo a sus clientes que los dispositivos ya no son tan seguros como antes (la seguridad total no existe).

            2) dejar de comercializar sus moviles en China.

            En un caso tan grave como el expuesto, si que podría haber optado por la segunda opción, pero por una aplicación que no afecta al resto de usuarios no lo veo.

            Un cordial saludo.

          • Enrique Dans - 15 enero 2020 - 21:01

            A ver, Pedro… China es un país «un poco especial», y como tal hay que tratarlo. Pero si la privacidad de sus usuarios no fuese importante (o clave, por el enfoque a servicios) para la compañía, te aseguro que no se meterían en estos líos con el FBI y el fiscal general del estado

  • #026
    Pedro Torres Asdrubal - 15 enero 2020 - 12:56

    Gracias Enrique por haber puesto hace tiempo el foco en el uso de nuestros datos que hace Netflix.

    Añadiría una segunda observación clave: que con Netflix, nos importa un pimiento nuestra privacidad, los datos que recopilan (todos) y el uso que hacen de ellos.

    ¿Por qué la industria de los derechos de autor se negó a cambiar? La idea que mas me convence es la de empresas que son extensiones de personas, muchas cercanas a la edad de jubilación para quienes el «largo plazo», es sinónimo de muerte, no de beneficios.

    El objetivo de la empresa es el lucro, pero ¿mejor el de hoy que el de mañana? Aplicando NPV (Net Present Value), los ingresos futuros se descuentan usando el tipo de interés lo que determina la valoración «capitalización» de la empresa.

    Nos topamos por tanto con empresas dirigidas por personas que toman malas decisiones, lo que les lleva a tener una valoración, un lucro, muy inferior, o incluso negativo, quebrando.

    ¿El ciclo de vida de una empresa es reflejo del ciclo de la vida de su liderazgo? ¿Se entierra a los líderes con ellas, como si fueran vikingos con su barco?

    Responder
    • Gorki - 15 enero 2020 - 14:12

      ¿El ciclo de vida de una empresa es reflejo del ciclo de la vida de su liderazgo?

      Yo diría que si, por eso hay muy pocas que lleguen a los cien años.

      Acaba de «morir» una empres más que centenareia, Thomas Cook, creada en en 1841 y muerta en 2019 . ¿Cómo se entiende, que Cook triunfase cuando no existia el turismo de masas y quebrase, cuando solo a España acuden 80.000.000 de turistas extrajeros?

      Porque los sucesores de Thomas Cook, aun teniendo el viento de popa, carecían de la genialidad del fundador.

      Lo mismo es aplicable a los grandes almacenes que ha habido en España «Galerías Preciados», «Sepu» y «Celso García» en Madrid o las «Tres Campanas» en Badajoz, o «La valenciana» en Medina del Campo , ninguno aguantaron muchos años tras la retirada del fundador, y quien ha aguantado como «El Corte Inglés», ya vemos como lo está haciendo, vendiendo las joyas de la corona..

      ¿Aguantarán «Zara» la jubilacion de Amancio Ortega y «Mercadona» la de Juan Roig ? – Mi opinión que solo unos 20 años mas, es casi imposible encontrar un CEO con la habilidad suficiente para sustituir a los creadores de esos emporios.

      Responder
      • Pedro Torres Asdrubal - 15 enero 2020 - 16:39

        Siempre pensé que la calidad de una institución se mide por su longevidad y esperaba que hubiera empresas que duraran 1000 años, como hay religiones e imperios que lo logran.

        Mi gozo en un pozo. Por muy randiano que parezca que la clave son unos pocos individuos, nunca lograrán igualar en longevidad, en éxito, a otras instituciones.

        Zara y Mercadona aguantarán la jubilación de sus fundadores, pero serán proyectos diferentes, mas gestión y consolidación que innovación, justo lo que ha pasado con Apple tras la muerte de Jobs, pues Tim Cook no ha innovado.

        Por favor, abstenerse Apple fanboys que piensan que ponerle una docena de cámaras a un iPhone crea un producto nuevo. O hacer un mini iPhone (iWatch). Aceptaría los airpods, pero unos auriculares inalámbricos no son innovación, ¡vender millones a 200€ si!

        Responder
  • #029
    Gorki - 15 enero 2020 - 14:18

    Acaboi de leer un post muy interesante sobre todo esto que estamos hablando . Solo reproduzco uno de los parrafos que he leido allí.

    https://www.nobbot.com/entrevistas/entrevista-a-guillaume-chaslot

    Guillaume Chaslot, exingeniero de Google: «El algoritmo de YouTube nos lleva a consumir contenido extremo para mantenernos pegados a la pantalla»

    En 2010 y 2011, cuando trabajaba en YouTube, ni siquiera conocíamos en detalle qué estábamos haciendo. Nos guiábamos por las métricas. No analizábamos nunca las consecuencias de lo que estábamos haciendo.

    Responder
    • Pedro Torres Asdrubal - 15 enero 2020 - 16:48

      Lo están viendo en machine learning, que si los datos tienen bias, el resultado también. Por ejemplo, si la sociedad es racista, las soluciones que da la máquina también.

      El algoritmo de Youtube nos muestra como somos, nos gustan los extremos y nos los ofrece.

      ¿Debería Google educarnos? ¿Donde no llegó la sociedad, el estado, la educación o la familia, va a llegar Google?

      Ni las empresas van a arreglar el planeta, ni Google va a cambiar nuestra naturaleza morbosa, sensacionalista y provocadora.

      Responder
  • #031
    Javier Vega - 15 enero 2020 - 15:43

    Los algoritmos compiten entre si FB, HBO, Youtube, Snapchat y como diría Fiti «mayormente» con el sueño. Esos algoritmos buscan idoneidad comercial no calidad, y en definitiva si nuestra base de gustos es paupérrima el resultado de la IA es acorde con nuestro nivel de calidad.

    Si a eso le sumas que los algoritmos no es ético sino un «hater» [1] que busca simplemente mantenerte pegado a la pantalla y hacer que las propuestas sean cada vez más fuertes y provocativas para llamar tu atención la tormenta perfecta está servida

    [1] Lectura obligada: Marta Peirano.
    Su libro y su blog www.lapetiteclaudine.com

    Y un granito de cal a tanta arena de NF:
    Un homenaje a Wim Wenders, tan lejos tan cerca, …
    https://www.youtube.com/watch?v=BwGmfbmNKKY
    ¿Algún comentarista conoce la película? Está en el catálogo…

    Responder
    • Pedro Torres Asdrubal - 15 enero 2020 - 17:48

      Ser pirata me permitió descargar y ver su predecesora, El Cielo Sobre Berlín. Al cine le pido ante todo entretenimiento, por lo que como los 400 Golpes de Truffaut, apenas me han provocado.

      Los haters sin ética somos nosotros, la máquina simplemente nos identifica. Delfos: «conocete a ti mismo». Ya estamos viendo que las máquinas nos empiezan a conocer mejor que nosostros mismos. Lejos de miedo me alivia.

      El método científico y la ciencia moderna justo empiezan cuando se desprecian las opiniones. El progreso depende de que despreciemos aquello que valoramos (erroneamente).

      Responder
  • #033
    Luis - 17 enero 2020 - 10:34

    A mí me parece asombrosa la capacidad que tienen estas plataformas de ofrecerte, lo que te puede interesar. No por ello, te impide acceder a otros contenidos, en general ,me gusta bastante. La realidad, es que estas plataformas de pago se deben poner las pilas, cada vez hay más plataformas gratuitas con mejor calidad en su servicio, hay mucha competencia y un espacio muy cambiante. Por ejemplo, ahora la app Octostream, funciona genial, y puede ser que en poco tiempo deje de funcionar bien y entre pisando fuerte otra app.

    Responder
  • #034
    Rou - 22 enero 2020 - 23:58

    La aplicación Octostream es muy mala. Por favor no comparar con Netflix

    Responder
  • #035
    Pedro Torres Asdruba - 27 enero 2020 - 16:28

    OFFTOPIC: Apple y Netflix quieren comprar MGM.

    ¿Quién de los dos pagaría más?
    – Apple tiene más dinero.
    – Netflix tiene más clientes.

    El futuro, el mercado, es de la mayoría.

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG