Tecnología, consumo y sustitución

IMAGE: Statista (CC BY SA)

Un artículo en Wired, «How the iPhone helped save the planet«, hace referencia a un tema que me interesa desde ha e mucho tiempo: la posibilidad de que el desarrollo tecnológico genere, en lugar del intuitivo hiperconsumismo que todos parecemos apreciar, un ahorro neto para la sociedad en términos de recursos empleados en la fabricación de los productos a los que sustituyen.

Llevo varios años utilizando gráficos de Statista como el de la ilustración (o este otro) en los que se visualiza el fenómeno de la sustitución que todos llevamos tiempo comprobando: donde antes adquiríamos una cámara digital, una de vídeo, un GPS y un reproductor MP3, ahora todas esas funciones – y muchas más – están incluidas en la funcionalidad básica de nuestros smartphones o en forma de alguna app. Independientemente de que sigan existiendo pequeños segmentos de consumo que siguen prefiriendo, para determinados usos, los dispositivos dedicados equivalentes, lo cierto es que la demanda de esos productos no solo ha caído de manera enormemente significativa, sino que además, supone simplemente algunas de las categorías que han sido sustituidas.

Si revisásemos, como ha hecho Steve Cichon, algunos de los clásicos anuncios de electrónica de consumo de los años ’90 en los periódicos y revistas, podríamos ver esa sustitución en su total magnitud: en su experiencia, trece de los quince aparatos anunciados eran cosas cuya función ha sido a día de hoy sustituida por el smartphone, lo que conlleva que ese aparato, con un coste que todos conocemos, sustituye a varios miles de dólares (unos $3,000 en su ejemplo, que actualizados con la inflación corresponderían a aproximadamente unos $5,000), y a varios kilos de plásticos, cristal, metales y componentes electrónicos. En microelectrónica ocurre exactamente lo mismo: muchas de las funciones que antes requerían transistores o componentes de diversos tipos, hoy han sido absorbidas por microprocesadores o componentes mucho más ligeros y con un consumo menor. El consumo eléctrico nos proporciona otra variable contraintuitiva: a pesar de que ahora dependemos mucho más de aparatos eléctricos, las cifras de consumo en los Estados Unidos han permanecido esencialmente planas desde hace más de una década, lo que refleja una eficiencia cada vez superior en ese consumo.

Obviamente, no todas las cifras son extrapolables: países en los que, por ejemplo, se ha disparado la adopción de aparatos de aire acondicionado, se comportan de otra manera. Pero una vez alcanzado un cierto equilibrio, la tecnología parece estar jugando un papel de generación de mayor eficiencia, de sustitución, y en muchos sentidos, de estabilización.

La tecnología solo va a ser una pieza del puzzle que permita que, en un futuro, alcancemos un futuro sostenible, y ni siquiera será la más importante. El verdadero cambio está en las personas, en nuestros hábitos y en nuestros planteamientos y hábitos vitales, no solo de consumo, sino de muchas otras cosas. Pero pensar en la tecnología como una fuerza que, a través de procesos de sustitución, pueda jugar un papel importante en ese sentido puede ser algo relativamente contraintuitivo, pero sin duda, interesante en su consideración.


This post is also available in English on my Medium page, «It’s time we started to understand how technology drives the sustainable agenda«


12 comentarios

  • #001
    Gorki - 12 julio 2019 - 14:58

    No es por fastidiar , pero recuerdo que en mi casa, (una familia de clase media) habia para 10 personas que vivie¡amos en la casa un teléfono y un supletorio.
    Hoy una familia normal, (evidentemente menos numerosa), tiene un teléfono, privado por habitante mayor de 12 años.

    No hemos cambiado una cámara., una linterna y una brújula, una calculadora,… por un smartphone sino por cuatro o cinco.

    Responder
    • Bertie - 12 julio 2019 - 16:05

      Más todavía, porque la gente cambia de móvil cada 3-4 años. Lo mismo es aplicable a PCs, portátiles y todo tipo de gadgets. Me temo que en estos cálculos no se ha factorizado la obsolescencia.

      Responder
    • Garepubaro - 13 julio 2019 - 09:48

      Es que antes la gente tenia calculadoras, ahora para que si ya tiene el movil, grabadoras de voz, ahora para que si ya tiene el movil, walkman, radio, ahora para que si ya tiene el movil, y ya camara si porque cada vez mas turistas se van fotografiando con el movil y no cargan con la camara, consolas videojuego de llavero de ajedrez tetris y de todo, etc osea que si en una casa habria muchos aparatos para muchas funciones y ahora todo lo lleva el movil un aparato para cada uno con todo y no varios

      Responder
  • #004
    Enrique - 12 julio 2019 - 15:13

    Que el artículo esté centrado exclusivamente en el iPhone como elemento de consolidación ya te hace desconfiar un poco.

    A parte, como dice Gorki, va en contra de toda lógica. En mi casa en el 90 había cuatro cosas electrónicas. Hoy empezando por el router + extensores, hasta el robot aspiradora, el cepillo de dientes, el robot de cocina, la domótica, etc. No se me ocurre ninguna actividad que no involucre un aparato electrónico. Si hasta los chavales juegan a las cartas a través del iPad, estando sentados en el mismo sofá.

    Responder
  • #005
    LOS PANCHOS - 12 julio 2019 - 15:41

    Me ha gustado el comienzo de Gorki, no es por fastidiar pero…

    En principio compro la idea de Enrique de un aparato nuevo que antes no existía hemos introducido varias funcionalidades: teléfono(no se nos olvide), cámara, reproductor/grabador de de audio y video, calculadora, lector de libros, bloc de notas, videojuegos, navegador de internet, ordenador, etc

    Pero en contra de esa idea, ahora el consumo de este nuevo aparato se multiplica x cuatro lo que antes se hacía por unidad familiar (gracias Gorki por la idea) pero además hemos incluido un factor crítico de OBSOLESCENCIA, que antes no era tan abultado, hoy la vida media de un smartphone son 2 años, tres a lo sumo, y el precio puede ir desde 250€ hasta más de 1000€

    Dejo al Sr. Dans que haga sus cuentas del impacto económico del cambio de modelo de negocio, en 1978 España tenía instalados 10 millones de teléfonos, hoy tiene 38 millones de smartphones. Antes duraban más de 10 años, hoy… somos MUY ECOLOGICOS (*)

    Por cierto ¿Cómo de bueno era el plan CARMENA cuando nos dicen desde Bruselas que Madrid Central era pura propaganda? ¿Era o no era bueno?¿ Ahora ya no sirven las cifras de ecologistas en acción? VAYA TROPA!

    Salud

    (*): Por si no tienes ganas o no encuentras un paper
    1 familia = 4 miembros ; 10 años
    En 1978: 1 teléfono + 1 cámara + 2 radiocassete hasta 1988 => 4 aparatos
    En 2019 hasta 2029: 4 smartphones x 5 renovaciones = 20 aparatos

    PS: VIVA EL ECOLOGISMO MEDIATICO Y EL VINO!!

    Responder
  • #006
    Xaquín - 12 julio 2019 - 16:54

    Ni la rueda, ni el vapor, por ejemplo, consiguieron modificar el comportamiento humano (hacia un fututro «sostenible») como lo hizo la meditación oriental , la reflexión griega, el pensamiento de «ingenieros» romanos, el avance científifco y artístico de un Renacimiento europeo… aparte de otros «descubrimentos» extraeuropeos ocultados por estos…

    En todos ellos es una organización de moléculas llamada cerebro (totalmenet natural por ahora) quien dirige la marcha hacia el mismo futuro (por lo de ahora).

    A diferencia de la rueda y el vapor, la fábrica natural de ideas puede seguir indicando pasos hacia un futuro sostenible humanamente. El problema de la tecnología es que no puede evitar el deterioro del cerebro. Especialamenet de algunos cerebros. Esperemos que los futuros algoritmos estén vacunados contra el trumpismo y otras enfermedades infecciosas. Esas que también se transmiten con la mentalidad neomedieval que la tecnología si ayuda a expandirse.

    Claro que , como pasa con el uso de la palabra (y el silencio voluntario), toda tecnología siempre tiene la posibildad de un doble uso. Como dijimos, la historia nos lo demuestra. Veremos cual uso triunfa.

    Responder
  • #007
    Gorki - 12 julio 2019 - 17:28

    Lo que si es cierto, es que con la electrónica, los aparatos actuales suponen en general mucho ahorro tanto en materias primas para su fabricación como en energía para hacerlos funcionar.

    Por poner unos ejemplos, comparemos una bombilla con la lámpara LED equivalente, un ordenador de torre por uno actual de sobremesa o portátil, un reloj de pulsera por un digital.

    Hemos cambiado mucho hierro por plástico, que sera contaminante, pero tiene un coste energético de producción mucho menor.

    En general hemos ganado en prestaciones y hemos reducido materiales y energía necesaria y hoy tanto en un ordenador, como una LED han conseguido aumentar su vida útil, de los aparatos que sustituyeron. Quizá eso explique el consumo sostenido en la electricidad USA.

    Solo los automóviles y los televisores crecen y crecen. Hemos ido pasando del utilitario 600, al tamaño del SUV o a los 2000 Kg del Tesla y de las 24″, a las 60″ de en los televisores

    Responder
    • alqvimista - 13 julio 2019 - 11:06

      Cierto pero siempre hay un pero: mi tele de 65″ consume menos que la vieja de 40″ que a su vez consumía mucho menos que la anterior, etc.
      Y el lavavajillas que compré hace un año consume la quinta parte de electricidad y solo cuatro litros de agua -¡cómo demonios pueden hacer eso!-.
      Sólo me falta cambiar la vieja placa de la cocina por una inductora que consume diez ves menos.

      Responder
  • #009
    Toronjil - 12 julio 2019 - 17:59

    Hace un par de años hice una lista vuelapluma de posibles usos del móvil. Por supuesto no es exhaustiva:

    1 Llamadas voz y vídeo
    2 Jugar
    3 Linterna
    4 Mapas GPS
    5 Internet
    6 Lector de libros
    7 Calculadora
    8 Remoto infrarrojos algunos
    9 WhatsApp y otros programas para chatear
    10 Escuchar música
    11 Ver películas
    12 Grabadora de vídeo y audio
    13 Cámara de fotos
    14 Radio FM algunos
    15 Radio por Internet
    16 Estación meteorológica mundial. Previsión del tiempo
    17 Tomar notas
    18 Dibujar
    19 Wikipedia
    20 Preguntar cosas por Voz
    21 Pagar en el supermercado, metro o el autobús
    22 Hacer otro tipo de pagos
    23 Despertador / Alarma
    24 Manejar el termostato de la calefacción desde fuera de casa
    25 Brújula
    26 Afinador de instrumentos

    También se ha «democratizado» el universo de personas que puede acceder a todos estos usos.

    Hace poco, Pablo Motos también sacó en El Hormiguero un montón de mesas repletas de dispositivos a los que el móvil había dejado obsoletos o prescindibles.

    Responder
    • Gorki - 12 julio 2019 - 23:00

      Por mi parte yo lo utilizo y no está en esta lista como reloj de cocina, y scanner de documentos y pienso ha eliminado la máquina del Fax y el telex

      Responder
      • Toronjil - 13 julio 2019 - 11:19

        Si, hay muchos: contadores de pasos y de actividad física, medidores de parámetros médicos, recordatorios, intercambio de fotos…

        Responder
  • #012
    Emilio José - 12 julio 2019 - 22:11

    Yo siempre he creído que la tecnología era una herramienta. No tiene que ayudar al progreso ni perjudicarlo. Obvio es pensar que nos ayuda a vivir mejor, pero dejo al incógnita en el aire.

    Es verdad que antes teníamos un teléfono en casa y ahora tenemos uno por persona. Pero también es verdad que tenía que llamar accionando una rueda por cada número que marcaba. Podemos decir que el incremento de terminales no nos ayuda a ser más ecológicos, pero también es verdad que la comodidad que nos produce hace que la demanda suba más y más cada año. Creo que no podemos ser hipócritas cuando un aspecto nos perjudica y otros muchos nos benefician.

    Por otro lado es necesario luchar por una menor obsolescencia, que es el truco que tienen las marcas para hacer mercado vendiendo constantemente terminales nuevos. Este punto ayudaría a la economía y ecología de todos. Pienso que esta es una lucha a conquistar, pues es lógico que las compañías quieran tener el mayor margen de beneficios. Otra cuestión que me pregunto y dejo en el aire, porque tampoco tengo una respuesta clara.

    Por último, pienso que la tecnología se debe ver respaldada por una educación en el consumo que ayude a todos y beneficie a todos.. Que sirva a las empresas para trabajar en mejorar terminales, pero en su consumo, batería, economía y ecología. No me importa tanto una multifuncionalidad enorme que no voy a utilizar.

    Saludos.

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG