¿Se puede salvar el planeta replanteando la economía?

IMAGE: Green New Deal poster 2018

Un artículo en Fast Company, «The Green New Deal could change the way America builds—here’s how«, desarrolla el posible impacto que un acuerdo gubernamental para dinamizar la economía de los Estados Unidos basándose en la transición a una economía sostenible podría tener sobre la industria de la construcción, y me sugiere especular sobre hasta qué punto estamos despreciando el posible impacto positivo que un cambio de este tipo podría tener no solo sobre la emergencia climática, sino también sobre la propia economía.

¿Qué ocurre cuando un gobierno obliga a toda construcción nueva a estar equipada con paneles solares, como ocurrirá en California desde el año 2020? ¿Y si te planteas aumentar la apuesta y obligas, en un plazo razonable, a todos los edificios ya construidos a instalarlos? ¿Cuántos puestos de trabajo pueden generarse como consecuencia de algo así? Si se prevé que la demanda de paneles solares en un país se multiplique por un factor importante, ¿no surgirían emprendedores o empresas consolidadas que se planteasen fabricar paneles solares en ese país para tratar de satisfacer esa demanda, considerando que hablamos de procesos razonablemente estandarizados y no especialmente intensivos en mano de obra? ¿Cuánto valor podría crearse si, en un país con una importante tradición de fabricación de automóviles, por ejemplo, se prohibiese a todos los fabricantes poner en el mercado automóviles con motor de explosión, y se obligase a una transición acelerada a la energía eléctrica, considerando que la mayoría de las patentes necesarias para esa transición son de uso libre? ¿Cuántas oportunidades van a surgir o se pueden hacer surgir en los países en torno a estos temas?

La transición de la economía hacia la descarbonización no puede darse únicamente en función del libre mercado, porque el libre mercado va a mantener incentivos para seguir destrozando el planeta durante varias décadas. Lo fundamental es que surjan gobiernos capaces de tomar esa descarbonización como una realidad imprescindible y urgente, y que fuercen la construcción de tejido económico y de empleos en torno a ello, interpretándolo además como una oportunidad de desarrollo que puede incluso aspirarse a liderar. Si un país como Argentina, por ejemplo, en lugar de intentar desesperadamente reequilibrar su balance energético con los hidrocarburos del yacimiento de Vaca Muerta, se plantease llenar el país de paneles solares e instalaciones de generación eólicas, ¿creemos de verdad que no funcionaría, o que económicamente sería inviable? La conocida como maldición de los recursos ha dejado de ser un problema doméstico que afecta a la economía de los países para convertirse en un problema global, pero no estamos haciendo nada mínimamente serio para evitarlo. ¿Cuántos años más y cuántas evidencias científicas son necesarias para que nos planteemos cambiar nuestra forma de hacer las cosas?

Los patrones económicos actuales han dado el resultado que han dado: una especie humana condenada a la extinción en pocas décadas. ¿Podríamos ser capaces de cambiar esos patrones a tiempo como para evitar semejante destino? ¿Qué políticos son capaces de plantear esa transición de una manera suficientemente radical como para que no se quede en un simple maquillaje, y tome las medidas oportunas para poder reaccionar a tiempo? ¿Por qué ese miedo a decir verdades, como que si esperamos a 2040 ó 2050 para prohibir los combustibles fósiles, no servirá absolutamente para nada porque todo el daño estará ya hecho? Si tenemos la tecnología necesaria para plantearnos otra forma de hacer las cosas, ¿por qué los intereses económicos de una serie de industrias claramente dañinas y obsoletas nos impiden hacerlo?


This post is also available in English on my Medium page, «Can we save the planet by rethinking the economy?«


15 comentarios

  • #001
    Jota - 24 junio 2019 - 18:35

    A ver si vamos asumiendo que lo que no es sostenible es el nivel de consumo que tenemos en parte del planeta.
    Creer que los niveles de consumo de recursos basados en la depredación del medio se pueden mantener con fuentes de energía más o menos renovables es, por ser suave, de ilusos.

    Responder
  • #002
    xaquín - 24 junio 2019 - 19:29

    Como bien dice el primer comentarista, hay que reconocer que la Tierra no permite compatibilizar el nivel de consumo energético actual y la supervivencia de seres vivos altamente consumistas de energía (homo sapiens, por ejemplo).

    Y por otro lado conviene ir olvidando clichés anquilosados, como que el estado es una especie de padre (o madre) que puede salvarnos el culo. EL llamado estado no tiene porque muy diferente de una empresa de servicios, que debe garantizar el buen funcionamiento social. Lo que se entiende por «sin ánimo de lucro». Pero real, claro, no como los diversos submarinos económicos que se inventó el capitalismo, para sacar de la mina el material, sin que los guardas se enteren (aparte de poder tenerlos comprados).

    La Unión Soviética demostró la cara oscura del estado. Y los USA, Rusia, China… están demostrando que el estado neocapitalista es mucho más voraz que una simple «casa de todos». Y los modelos «comunidad de habitantes» (comunas de todo tipo) ya demostraron que la mierda es algo que el ser humano lleva con naturalidda dentro de si. Ya solo queda buscar versiones mejores, que faciliten la logística de evacuar esa mierda de forma sostenible. Para evitar que al planeta solo le quede como alternativa ser colonia de grandes moscas futuras.

    Ah, y si el estado está jodido, lo del «libre» mercado tiene más de aborto, que de futuro bebé.

    Responder
  • #003
    Los panchos - 24 junio 2019 - 20:12

    Hoy vamos a hacer un comentario interactivo…

    Queridos niños buscar en internet que poblacion tenían en 1970 tres paises, España, China e India. Y lo apuntais en una columna, después haced lo mismo para 2019.
    Y dejo que saqueis vuestras conclusiones.

    Es buena medida la de los paneles fotovoltaicos para nuestro planeta?
    Pues notar, no se nota mucho. Incluso podriamos investigar si la producción de paneles es o no es ecológica. Demos por supuesto que al menos no empeora.

    Pero si en 1970 alguien hubiera cogido las navajas metafóricas para controlar la población, igual 1000 millones menos de población en 2019 contaminarían mucho menos. Y estariamos medioambientalmente mucho mejor.

    Así que igual las payasadas de no dejar pasar un coche por la gran vía, o cualquier medida buenista que no afecta en porcentaje ni a la milésima de emisiones, pues eso son payasadas desde el punto de vista de su aportación. Y lo de California es otra memez, pero como lo plantea Enrique es una bendita memez. Que los paneles sean de fabricacion local y no seguir alimentando por ejemplo a las alimañas chinas. Son formas de cambiar tendencias medioambientales y económicas.

    Responder
    • Jose Miguel - 25 junio 2019 - 11:03

      Lo que es una payasada es atribuir a ciertas medidas objetivos que no tienen. Madrid Central no pretende luchar contra el cambio climático ni salvar el planeta. Sólo mejorar la calidad del aire que respiran los cientos de miles de madrileños que viven allí y evitarles enfermedades por esa causa.

      Por otro lado, y aunque coincido contigo en que la superpoblación es el origen del problema, esto es algo que ya no tiene solución. Ante esto hay dos opciones:

      1) Como no podemos reducir la población del planeta nos resignamos y nos vamos a tomar por culo.

      2) Vemos como podemos paliar/retrasar el desastre con medidas que si bien no atacan el origen del problema sí reducen/retrasan sus efectos.

      Responder
      • Gorki - 25 junio 2019 - 13:21

        1) Como no podemos reducir la población del planeta nos resignamos y nos vamos a tomar por culo.

        ¿Por qué no lo podemos reducir? ¿Es más fácil y menos doloroso reducir drásticamente el consumo de toda la población o implantar el hijo único como hizo Mao?

        Responder
        • Jose Miguel - 25 junio 2019 - 13:33

          Quizá me he expresado mal. Quería decir que no podemos reducir la población a corto plazo (no podemos eliminar gente).

          Responder
    • Jose Miguel - 25 junio 2019 - 11:07

      Me ha faltado decir que cada elija la que le parezca más razonable.

      Responder
  • #008
    Gorki - 24 junio 2019 - 23:48

    La pregunta es ¿Se puede replantear la economía? ¿Volveríamos a una economía de pura subsistencia, para poder vivir los 10.000 millones de habitantes, sobre la superficie de este planeta?

    Mi respuesta es pesimista, pero de todas formas aunque sea posible, yo no lo veré en ningún caso. Lo que si puedo asegurar, es que el derroche de quemar hidrocarburos para obtener energía, nos pongamos como nos pongamos tiene un límite, 44 años, que es los que los mas optimistas piensan que al ritmo que llevamos durarán las reservas de petroleo-

    Lo malo es que luego, van las reservas de un montón de productos esenciales en nuestra actual economía, el agua, algunos minerales, el cobre, el estaño, … y las tierras cultivables, los bosques, la pesca, …

    O nos adaptamos a vivir sin esos recursos, o nos adaptan..

    Responder
  • #009
    Luis Hernández - 25 junio 2019 - 11:29

    La mayor esperanza son las nuevas generaciones, que saben lo que se juegan, y los avances tecnológicos.
    La edad de las personas en los centros de decisión (políticos y empresariales) con objetivos cortoplacistas, es seguramente un impedimento a unos cambios que ya no admiten más dilación.
    Mientras tanto, unos niegan, otros discuten la inutilidad o no de estas o aquellas medidas y la mayoría permanece insconsciente de lo que se nos está viniendo encima.

    Responder
  • #010
    Los Panchos - 25 junio 2019 - 12:24

    José Miguel

    No olvides que «el enemigo conoce el sistema» y que estamos afectados por la propaganda. El mayor acto de propaganda mediática de estos últimos tiempos ha sido la almendrita central. Estarás de acuerdo que las cifras de contaminación de NOx nos las están mostrando como la maravilla del legado de Carmena

    https://www.eldiario.es/politica/Mayo-aire-limpio-Madrid-registros_0_912009517.html

    Tú también puedes pensar que gloriosas medidas. Pues parece que si que cuando no dejas circular coches la polución disminuye. ¿Pero que ha pasado con los niveles de particulas PMP y SO2? Pues simplemente que no son dignas de mostrarse en la propaganda a favor de la almendrita.

    ¿Tiene que ver la almendrita con este artículo de cambio climático? Creo que cualquier medida que se tome para reducir niveles de polución, o el efecto pernicioso de plásticos, cápsulas de café, etc las tenemos que evaluar en común y ver su % al problema, si se pueden evitar como superfluas o medidas disponibles alternativas y que no causen a la población un perjuicio mayor ( lo del remedio y la enfermedad)

    Pongamos un caso extremo:

    Dicho esto si hubieran esterilizado por las bravas a toda una población por ejemplo en China en 1970 eso hubiera permitido que no hubiera la población actual. (Ojo que no lo estoy proponiendo como medida).

    Del mismo modo si castras a los vehículos que forman un porcentaje muy alto de un parque entonces te bajan las mediciones.

    El problema en ambos casos lo solucionas pero en ningún modo son medidas que se deban tomar democráticamente. Aunque el derecho a la movilidad parece que se da por perdido en la nueva izquierda, y el derecho al «cataplin sano» espero que permanezca. Aunque ya se ocupa la actual economía en castrarnos psicológicamente.

    Cuando identificamos a unas determinadas medidas como buenas por el simple hecho de ser las que toman los nuestros y no por el impacto social que provocan (capar la circulación) ni menos por el resultado real (SO2, PMP) entonces podemos denominar que la medida es una payasada, aunque si, si se prohibe circular entonces no hay polución.

    Y la payasada se torna megapayasada, cuando ese tipo de medidas afectan sobre todo a tus votantes. ¿Crees que el currante que vive en el extrarradio y vota a la izquierda va a votar a Carmena o sucedáneo por meterle el dedo en el ojo y que le prohiba usar su viejo coche? Va a ser que al menos se lo piensa, cuando no vota a la derecha que ve una baza en la megapayasada. Perdona el discurso pero ya que dices que votas a Podemos, te recuerdo que para Marx y Lenin la autocrítica constituye una de las fuerzas motrices del progreso. ¿Tu has visto que la hayan hecho?

    La política está para aumentar el bienestar a los ciudadanos, optimizar sus impuestos, bajarlos si puede ser, y no para hacer magdalenas pagadas con nuestros huevos. Ni por supuesto para hacer muros en Melilla

    Responder
  • #011
    JUAN BREDO - 25 junio 2019 - 14:59

    Esta mega inversión pública en energías renovables no la hicimos ya en los años 2000? Y no seguimos todavía pagando todos los meses en la factura de la luz un impuesto para compensar aquella metedura de pata?
    De verdad se está planteando que la prohibición masiva de ciertos sectores es una manera correcta de generar «nuevas oportunidades»?

    Estoy de acuerdo en la parte en la que adviertes de que el libre mercado no va solucionar por sí mismo el problema del cambio climático. Pero me parecen bastante aventuradas tus recomendaciones.

    El proceso de adaptación tras estas medidas que planteas puede generar un gran impacto en la empleabilidad de muchísimas personas, sin contar con el riesgo que tiene dirigir artificialmente el mercado (falta de demanda, altos costes etc…), como ya currió en los 2000.

    Si el objetivo del artículo es provocar al lector, entonces enhorabuena. Si el objetivo es dar soluciones reales, me parece poco responsable.

    Responder
  • #012
    Juan Planas - 25 junio 2019 - 15:17

    Completamente de acuerdo con el comentarista Juan Bredo.

    El problema es tomar decisiones de oído y con el dinero de los demás. Vamos a situar el problema en su escala real, hoy el mundo (no España como nación) está medioambientalmente descontrolado. Es decir que nosotros no contaminamos esencialmente más que hace 30 años. Otros no pueden decir lo mismo. Y por mucho que nosotros hagamos cambios somos una insignificancia a nivel global. ¿Quiere decir esto que no tenemos que hacer nada? Pues claro que no. Lo que tenemos que hacer es realizar los cambios acorde sean económicamente viables. De nada sirve hipotecarnos con parques solares a base de subvenciones que pagamos todos, y luego los beneficios se lo quedan las cuatro empresas grandes de Electricidad. Lo que ha pasado al quitar esas subvenciones, a mitad del ROI es que muchas empresas de renovables fueron a la quiebra, y luego fueron compradas por esas cuatro empresas.

    Además que los fabricantes de placas solares, tenían unos precios hace 10, 20 años que nada tiene que ver al precio actual, y nada tiene que ver con el precio actual. ¿Cual es entonces el marco de referencia? Algo tan simple como comparar a cuanto sale el kwh utilizando distintas tecnologías, mientras como el «autoconsumo» no tiene la mochila de los impuestos de las eléctricas, que los consumidores residenciales y PYMES vayan dando el salto para que a los aprovechados oportunistas no les entre dinero fácil y cautivo

    Responder
  • #013
    informatico - 25 junio 2019 - 21:33

    Es imposible replantearnos algo asi, si se puede salvar el planeta, pero la idea lleva consigo detras muchos intereses politicos que van a echar la idea para atras.
    Hay tecnologia de sobra como para intentar cambiar la forma que tenemos de hacer las cosas sin pensar en el planeta. pero no interesa

    Responder
  • #014
    Horacio Rodriguez - 25 junio 2019 - 22:57

    Vivo en Argentina, y la verdad que mientras los gobiernos sean de derecha como en Brasil, es muy poco probable que haya un cambio hacia lo sustentable, porque estos gobiernos son impuestos por los grupos de poder que están intoxicando al globo.
    España también tuvo su memento de brillo con la energía solar, y los mismos interesados que están por acá, lograron desalentar los grandes avances que habían dado, con acciones absurdas como el impuesto al sol, que se le aplico a la producción y venta de los paneles solares. Por estos lados, el pronostico es muy poco alentador, lamentablemente…

    Responder
  • #015
    Pedro Torres Asdrubal - 26 junio 2019 - 14:44

    ¿Salvar el planeta para qué?

    No creo en los reyes magos, pero por supuesto que alimento los sueños infantiles.

    Preferiría ser un noruego a quien ser sostenible le hace feliz.

    No se trata de «salvar» el planeta, se trata de ser felices con proyectos de futuro, ahora que la sanidad o el materialismo son objetivos que hemos logrado.

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG