Diez ideas fundamentales en torno al conflicto del taxi

IMAGE: Jon Nicholls (Flickr - CC BY)

La mal llamada “guerra del taxi“, que lleva varias semanas intentando infructuosamente colapsar ciudades españolas mediante acciones ilegales y violentas, está siendo interpretada por muchos con ideas fundamentalmente equivocadas y, la mayoría de los casos, inmensamente populistas, que son repetidas machaconamente a modo de mantra.

La Generalitat de Catalunya ha llegado hasta el punto máximo del absurdo dictando una norma completamente esperpéntica, artificial y en contra de todo sentido común que pretendía imponer una espera de quince minutos antes de comenzar un desplazamiento en un vehículo, una medida tan alucinantemente estúpida que solo puede llevar a preguntarse cuál es el coeficiente intelectual del incompetente que en algún momento llegó a considerar que podría ser una buena idea. Naturalmente, la medida ha provocado que las dos compañías de servicios de transporte más importantes en España, Cabify y Uber, anuncien su salida de la ciudad y el despido de todos sus conductores, casi cuatro mil personas, pero sobre todo, configura una voluntad retrógrada, de perpetuar esquemas que sabemos perfectamente por la experiencia de años que no funcionan, y que ponen en riesgo la imagen de la ciudad cada vez que un turista viene e intenta utilizar servicios que existen en todas las ciudades razonablemente modernas del mundo.

Los taxistas han perdido completamente el norte. Se han convertido en el colectivo malvado, antipático, violento, que destroza coches y paraliza las ciudades. Cada vez que un taxista sale en cámara en una televisión, empeora todavía más su situación. He comentado algunos de estos temas en Ethic, al hilo de la brutal pérdida de reputación del colectivo del taxi debido a la irracionalidad de sus acciones, y he sido citado en otros sitios utilizando algunos de mis artículos anteriores sobre el tema. El problema es claro: cada día de huelga del taxi son más las personas que se descargan apps de transporte urbano, las prueban, y comprueban fehacientemente que el servicio que ofrecen es sensiblemente mejor que el del taxi, sin discusión posible. Frente a un servicio planteado en términos modernos, liberalizado, con posibilidad de promociones, ofertas y programas de fidelización, y con un concepto claramente cliente-céntrico que prefiere devolver el dinero rápidamente a discutir, el taxi sigue refiriéndose a recoger a un cliente como “cargar”, como si fuese un fardo. Será una cuestión terminológica, pero el usuario percibe esa cultura perfectamente. Mientras en Francia los taxis hoy suelen ofrecer agua, cargador de móvil y todo tipo de sistemas de pago, en España el taxista es el tipo que te pone mala cara o se niega a cobrarte y te dice que te las arregles para conseguir cambio cuando sacas un billete de cincuenta euros del bolsillo.

Revisemos algunas de las ideas fundamentales sobre este tema:

  1. El sistema de licencias para llevar a cabo servicios de transporte en las ciudades, sean del tipo que sean, es obsoleto. Su necesidad surgió cuando, debido a la llamada “tragedia de los comunes“, era necesario establecer un número máximo de conductores que pudiesen llevar a cabo esos servicios, porque en caso de no hacerlo, un número excesivamente alto de individuos, motivados solo por el interés personal y actuando independiente pero racionalmente, terminan por destruir un recurso compartido limitado (el común) aunque a ninguno de ellos, ya sea como individuos o en conjunto, les convenga que tal destrucción suceda. El ejemplo claro de ciudad que decidió no establecer un sistema de licencias es Lima, y la situación a la que llegó resultó, efectivamente, ser completamente subóptima, poco recomendable y fundamentalmente insegura. Sin embargo, los sistemas basados en apps y con una gestión privada evitan la tragedia de los comunes al ajustar, por interés propio, la oferta y la demanda. Hoy, incluso en Lima, el transporte funciona perfectamente gracias a que las compañías que gestionan esas apps se encargan de llevar a cabo ese ajuste, que permite que, en la mayoría de los casos, quien necesite desplazarse en una ciudad encuentre una forma cómoda y con un precio ajustado para hacerlo, y los conductores mantengan un nivel de ingresos razonable. La fijación de los taxistas con criticar los sistemas de surge pricing o precio dinámico de las compañías que gestionan apps de transporte solo demuestra su incapacidad para entender el mercado: esos sistemas sirven precisamente para regular el ajuste entre oferta y demanda, y sirven para incrementar la propuesta de valor para el conductor cuando no hay suficientes vehículos ofertando sus servicios. La patética estupidez de que “se aprovechan de los atentados para subir los precios” es, simplemente, mentira y difamación. En todos los casos en los que ha ocurrido, en cuanto las compañías pudieron ver que se trataba de una circunstancia excepcional como un atentado lo que había desencadenado el proceso, desconectaron el sistema.
  2. La legislación no está escrita en piedra, y debe evolucionar en función del escenario tecnológico. La absurda fijación de los taxistas con el “que se cumpla la ley que establece una relación de 1:30 entre licencias de VTC y de taxi no tiene ningún sentido. Esa ley se dictó cuando las VTC respondían a otro esquema de actuación completamente distinto, en un escenario en el que los smartphones no existían y cuando el único proceso posible para pedir un vehículo con conductor era una llamada de teléfono. La llegada de las apps ha cambiado todo eso, y la ley debe evolucionar en consecuencia. Empecinarse en mantener esa ley como si fuese sagrada solo beneficia a los taxistas, y perjudica a toda la ciudadanía en su conjunto.
  3. Para transportar pasajeros en una ciudad no es necesario ningún requisito especial, más allá de controlar que el conductor tenga un carnet de conducir estándar, que no tenga antecedentes penales por delitos que puedan considerarse una amenaza para el pasajero, y que sepa leer un GPS. Establecer requisitos, licencias o exámenes es una forma de elevar las barreras de entrada, y como tal, un absurdo. Si se establecen licencias, sean del tipo que sean, se crea una situación que inmediatamente incentiva la especulación en torno a ellas, que lleva a una escalada de sus precios hasta el absurdo. La única solución razonable en el escenario tecnológico actual es eliminar las licencias.
  4. Las ciudades deben procurar consolidar una oferta de servicios de movilidad lo más amplia y diversa posible que, en función de su tamaño, incluirá servicios públicos como autobuses, tranvías, metro, tren, etc., taxis y apps de movilidad operando sin restricciones, servicios de car-sharing como Car2go, Emov y similares, sistemas de movilidad compartida de tipo pooling, y sistemas de micromovilidad como bicicletas o patinetes, adecuadamente coordinados con apps que permitan tanto una coordinación eficiente como un sistema de ticketing cómodo y común. Aplicaciones como Google Maps, Apple Maps (aquí una muy buena comparativa de ambas para el caso de Madrid), Citymapper, o el caso de Uber, que en ciudades como Denver ha incluido en su app el transporte público de manera muy exitosa, marcan claramente la dirección a seguir.
  5. Cualquier restricción de estos servicios perjudica a la movilidad y va en contra de los intereses de los ciudadanos. Para crear, por ejemplo, sistemas de movilidad compartida, es preciso contar con una densidad de vehículos determinada. En ciudades en las que Uber, por ejemplo, ofrece su servicio Uber Pool, el precio medio del transporte disminuye sensiblemente. En el caso de Madrid, hay varias compañías que pretendían ofrecer este tipo de servicios, y que han dejado de planteárselo únicamente debido a la elevada conflictividad planteada por los taxistas. Más absurdo todavía, por no decir directamente estúpido, es plantear restricciones a la tecnología, como la ya citada de que los vehículos tengan que esperar quince minutos antes de iniciar el servicio, que no puedan responder si no están a más de una distancia determinada, o que tengan de desactivar su geolocalización. Ese tipo de restricciones completamente artificiales son el caso más claro de cómo enterrar la cabeza en la arena y pretender ignorar el progreso tecnológico, una actitud que jamás conduce a nada positivo.
  6. Los taxistas no tienen ningún derecho a colapsar una ciudad. En primer lugar, porque su derecho a la huelga, al no ser trabajadores sino empresarios que explotan una licencia, no existe. De hecho, los taxistas explotan esa licencia en muchos casos subcontratando conductores en condiciones no siempre dignas o adecuadamente reguladas. En el caso de los taxis en España, no hablamos de una huelga, sino de un cierre patronal, y los que, en cambio, sí son genuinamente trabajadores, son los conductores de las VTC. Y en cualquier caso, ante el colapso repetitivo de las vías principales de una ciudad, hay que pedir a la policía que actúe y que evite que los ciudadanos, como está sucediendo, se conviertan en rehenes de un colectivo que, además, ha demostrado en ya demasiados casos ser bastante violento. Si las fuerzas del orden no actúan en estos casos, solo se consigue que cualquiera entienda que, para conseguir sus reivindicaciones, sean las que sean, es preciso colapsar las ciudades y procedan a ello, generando una situación insostenible.
  7. No es lícito pretender que se expulse a un competidor que desarrolla tu misma actividad. No solo no es lícito, sino que no es sostenible. Si hay algo claro en todo esto es que la situación anterior, con solo taxis y transporte público, no contribuyó en absoluto a solucionar los problemas de la movilidad urbana, y sí a empeorarlos hasta el límite. Solo facilitando nuevos tipos de oferta podemos aspirar a mejorar esa movilidad. De hecho, los taxis, que circulan buscando clientes cuando están vacíos, a baja velocidad y deteniéndose de repente en cualquier sitio cuando ven a alguien que levanta la mano son una solución claramente inferior y que contribuye más al colapso de las ciudades que unas VTC que simplemente van a donde una app les ha dicho que vayan a recoger a un cliente que ha pre-contratado su servicio. Cada vez más ciudadanos se dan cuenta de que los días que los taxis no circulan, el tráfico en su ciudad mejora sensiblemente.
  8. La idea de que hay “empresas malvadas” que tributan en paraísos fiscales es ridícula, populista y absurda. Uber puede estar constituida en Delaware, pero eso es común a la mitad de las compañías online porque Delaware es el lugar donde constituir una empresa es más rápido, barato y ventajoso en los Estados Unidos. Cabify es una empresa netamente española, y de hecho, en cualquier país normal sería considerada un orgullo. Y en ambos casos, esas compañías toman un porcentaje del importe de cada desplazamiento, pero la gran mayoría del ingreso generado va a trabajadores que declaran sus ingresos en España, y con una fiscalidad sensiblemente menos ventajosa que la estimación por módulos de los taxistas. De hecho, es infinitamente más fácil generar dinero negro para un taxista que maneja cobros en metálico que para un conductor de una VTC. Esa idea de que “vienen multinacionales extranjeras a robarnos” es sencillamente falsa y ridícula. Hacer caso a las peticiones irracionales de los taxistas solo conseguirá que España sea vista como un país hostil a la inversión extranjera y a la tecnología.
  9. La salida al conflicto puede ser plantearlo como una reconversión industrial… pero con ciertos límites. La salida lógica al conflicto es la eliminación de los sistemas basados en licencias. En este caso, podría plantearse compensar a los afectados para evitar que se dé lugar a situaciones difíciles, pero en la mayoría de los casos, no se podrán recomprar las licencias a sus precios originales, simplemente porque esos precios provienen de un proceso especulativo absurdo y el dinero público no debe servir para eso. Quien se arriesgó a adquirir una licencia y la explotó durante un tiempo en unas condiciones determinadas asumió un determinado nivel de riesgo empresarial, y no puede esperar que, si esas condiciones cambian, el dinero público sirva para rescatarlo más allá de un nivel determinado. La llamada “solución australiana” tiene – y debe tener – unos límites claros.
  10. Y por último, pero no menos importante: tanto los taxistas como los conductores de Uber o Cabify perderán su trabajo en muy pocos años merced al vehículo autónomo. Waymo ya explota su servicio Waymo One en varias ciudades norteamericanas, lleva haciéndolo desde diciembre, es sensiblemente más barato que un taxi convencional (como corresponde al hecho de que el conductor representa el 70% del coste de un desplazamiento), sin accidentes y sin problemas. La compañía tiene contratos firmados para adquirir 62,000 vehículos a Chrysler y 20,000 a Jaguar, y está construyendo una fábrica de vehículos autónomos en Michigan. Si alguien cree que “lo de que los coches conduzcan solos” va a tardar cinco o diez años, se equivoca: viene mucho antes. En pocos años, vivir de conducir un automóvil estará limitado a ciudades pequeñas y entornos rurales en donde el tamaño del mercado no justifique un vehículo autónomo que, para ser rentable, precisa estar en servicio un gran porcentaje del tiempo. En las ciudades, olvídate. ¿Qué harán los energúmenos de los taxistas entonces? ¿Destrozar los vehículos autónomos mientras sonríen a las cámaras? Antes de que llegue ese momento, si queremos ser económicamente racionales, las licencias deberían haber desaparecido.

Supuestas “soluciones” como las puestas en marcha por la Generalitat catalana, además de desprender un clarísimo tufo a corrupción, no son más que maneras populistas y económicamente incorrectas de plantear el problema, y generarán más complicaciones futuras de las que ahora pretenden arreglar, además de tener un elevado coste reputacional para la ciudad de Barcelona. Sería profundamente recomendable dar los pasos adecuados para replantear el problema de manera que puedan plantearse nuevos escenarios para el transporte urbano, escenarios que de verdad mejoren la situación de los ciudadanos, en lugar de plantearse mantener una situación beneficiosa solo para unos pocos. No sé si será mucho pedir en política… pero esperemos que reine el sentido común.


This article was also published in English on Forbes, “Ten things the rest of the world can learn from Spain’s taxi strike


43 comentarios

  • #001
    LuisPedro - 3 febrero 2019 - 18:43

    Creo que el punto 10 debe de ser el primero, pues nos da a entender que rumbo fijar y que no hay reconversión exitosa posible sin un plan a medio y largo plazo…. y a nuestros político-marionetas solo les day les da para mucho, para proyectarse a 4 años vista. Espero que tengas el paraguas abierto, las palabras gruesas y las generalizaciones duelen.

  • #002
    xaquin - 3 febrero 2019 - 19:30

    Lo primero que se me ocurre es que lo decidido por la Generalitat permite intuir por donde van los tiros del llamado “procés”.

    Y lo segundo es que los “trabajadores” de VTC (más o menos explotados) ya se pueden ir preparando para manifestarse violentamente contra los coches autónomos.

    • Gonzalo - 15 febrero 2019 - 02:40

      Los del “procés” están en periodo de vender el oro y el moro para conseguir votos a su causa separatista, en cuanto obtengan la independencia le lameran el culo a cualquier empresa que quiera establecerse allí y se convertirán en un paraíso de bajos impuestos para empresas para dar el aspecto de que la economía catalana va bien. España debería de tomar las riendas de este asunto pues para mi entender que gobiernos locales prometan el oro y el moro supone un grave perjuicio al gobierno central si luego no cumplen esas promesas.

  • #004
    LEON - 3 febrero 2019 - 19:31

    Un comentario extenso de Enrique, el mas extenso que le he visto, pero al que no le sobra ni una coma,

    Describe a la perfección, un conflicto al que nunca se tuvo que llegar si las cosas de hubieran hecho bien de antemano, pero ya sabemos que la capacidad gestora de nuestros políticos es la que es y ha quedado demostrado hasta la saciedad, que no da para tanto.

    Se que es pedir demasiado pero hay otras patentes disfunciones en nuestro sistema, algunas mas gravosas que las del taxi y con mas aristas, que deben ser solucionadas antes de que exploten, ¿habra alguno entre esos bien pagados servidores del pueblo (sic), que haya pensado en ellas?

  • #005
    Gorki - 3 febrero 2019 - 19:46

    Las protestas del Taxi son la demostración de la angustia de un gremio, que ve como finaliza de forma imparable su forma de ganarse la vida, dejándolos sin el futuro con que contaban para la vejez, el traspaso de la licencia. Por ello, aunque pienso que esta huelga ha sido desafortunada, extemporáneas, y posiblemente ilegal , cuenta con todo mi respeto, pues es buscar desesperadamente una posible prolongación a la finalización agónica de la inevitable desaparición del taxi ,como un servicio tal como lo hemos conocido.

    Hoy Mario Tascon en Ttwitter nos tría algo parecido que era la agonía del del gremio de sombrereros cuando la gente dejo de llevar sombrero y 50.000 sombrereros quedaban en paro. https://twitter.com/mtascon/status/1091236739505631232

    Poco se puede hacer cuando la gente deja de necesitar tus servicios y el taxi (en Madrid al menos), es un servicio cada vez menos necesario por los siguientes motivos.

    1/ El parque de vehículos privados ha crecido desmesuradamente en consecuencia muchos de los servicios que antes se hacían en taxi, hoy se hacen en vehículo particular.
    2/ Existe un aceptable y eficiente sistema de transportes públicos, al menos en lo que se refiere a comunicar el centro con la periferia, que reducen mucho la necesidad de utilizar sistemas privados de desplazamiento,
    3/Cada día hay mas vehículos en sharing (coches, motos, bicicletas eléctricas y de pedales), lo que les quita y quitará en el futuro mas clientes, pues sus precios son mucho mas competitivos y muchos, prácticamente ella totalidad de la población adulta, tiene la capacidad de conducir estos vehículos.
    4/ La tecnología ha permitido que los llamados antiguamente “Gran Turismo” y hoy VTC, no solo se utilicen para desplazamientos planificados con tiempo, (bodas y entierros), sino los viajes no planificados (ir al cine, o al dentista)
    5/ No hoy, sino mañana, (sea “mañana” un par de años o diez años), va a aparecer el coche automático que dejará obsoletos a todos los sistemas de transporte ciudadanos, pues tienen una ventajas supercompetitiva sobre los demás sistemas, el ahorrarse el conductor y sobre todo, no tener que buscar lugar de aparcamiento, lo que les hará preferibles, tanto económica como por comodidad, para viajar por ciudades con difícil o caro aparcamiento,

    Por ello es evidente, que ya hoy el taxi es un servicio obsoleto, “matado” por la tecnología, como lo fueron en su tiempo el telegrama, o incluso el correo y que se “reinventa” o perece.
    Optar como optan por el inmovilismo asiéndose a viejos privilegios, es la peor de las medidas que pueden realizar, pues aun consiguiendo, como han conseguido en Barcelona, el triunfo de sus fines, no les llevará mas que a prolongar una e inevitable agonía, pues es el servicio el que no se necesita, como no se necesita el sombrero-

    Muestra de ello, es que han estado en Madrid 8 dias de huelga y nadie, absolutamente nadie les ha echado de menos, y todos, incluidos los visitantes de FITUR se han apañado con las cuatro alternativas hoy existentes. Lo único que han hecho es precipitar el conocimiento entre el público tanto del sharing como los servicios de VTC a través de una Appy descubrirnos que en las horas punta con 15000 vehiculos dando vueltas menos se circula muchísimo mejor. (Un autobusero indicaba que tardaba un cuarto de hora menos en atravesar el centro de Madrid)

    ¿Que pueden hacer? – En mi opinión reinventarse. Siempre habrá necesidad puntual de taxis, como hoy la hay de ambulancias o de furgonetas de transporte. Donde no solo adquieres los servicios de un conductor, sino de un vehículo con características especiales y un señor que no solo conduce sino que hace otros menesteres, (cargar el y descargar el vehículo, hacer pequeños gestiones, etc,…) Pienso en vehiculos, adecuados a transportes de inválidos, mensajeros, pequeños portes, …
    No creo que haya trabajo para 15 000 taxis, pero siempre se necesitara un servicio de trasporte de un punto a otro punto cualquiera que hoy cubren perfectamente los sharing y los VTC, ¿No podrían la flota del taxi actuar como los VTC, me parece mas interesante, pedir a las autoridades que les permitan competir en servicio y tarifa con las VTC y montar su propio servicio App., para el dia de mañana transformarlo como harán Uber y Cabify en un servicio de vehículos autónomos, ¿No pueden conseguir aprovechas la mala conciencia que tenemos todos con el taxi para conseguir del Ayuntamiento o Autonomía a quien corresponda, que los taxistas el que les den autorizacióon para montar ese tipo de servicios antes que a UBER?..

    • Gonzalo - 15 febrero 2019 - 02:52

      ¿Que pueden hacer?
      lo que hacemos todos cuando nos quedamos sin trabajo, buscar otro empleo o montarse otro negocio
      es el colmo que los taxistas sean unos privilegiados que no puedan perder su trabajo ni quebrar en sus negocios

  • #007
    RAMON PEREZ-LUCENA - 3 febrero 2019 - 20:10

    Un texto clarísimo que deberían leerse algunos de los que se debieran dedicar a lo público. En mi caso volvería a pedir un taxi si no tuviera que ser por teléfono, me enviaran la factura de los servicios del trimestre, supiera antes lo que me iban a cobrar y el coche estuviera limpio por dentro.

  • #008
    Marcelo - 3 febrero 2019 - 20:18

    Delaware no es que sea un sitio cojonudo para los negocios, es que es un indecente paraíso fiscal lo mires por donde lo mires, si no de qué se iban a ir allí 250.000 empresas? Lo mismo que Gibraltar, Luxemburgo u Holanda. Que Uber (que en España tiene los cojones de presentarse como una pequeña agencia de marketing que “presta servicios”) haya pagado 50.000 euros de mierda en impuestos no es “ridículo, populista y absurdo”, es la intolerable realidad.

    • Gorki - 3 febrero 2019 - 21:31

      Tu también paqarías mas impuestos si residieras en Noruega.¿Lo que ha hecho UBER es legal o no?

    • Krigan - 3 febrero 2019 - 23:18

      La mayoría del Ibex 35 está en Delaware. El Corte Inglés se ha pasado años sin pagar ni un solo euro de impuesto de sociedades. Si no queremos caer en la doble moral, no puede ser que nos fijemos solo en Uber y nos olvidemos de todas las demás.

    • Gonzalo - 15 febrero 2019 - 02:58

      Si tuvieses una empresa y pudieses poner su sede social en Gibraltar ¿no lo harías? para pagar la mitad de impuestos y vivir el doble de bien, aaay si fuese tu caso lo que me iba a reir de tu falsa decencia, cuando se es pobre es muy fácil llenarse la boca de honradez y decencia.

  • #012
    Victor - 3 febrero 2019 - 21:36

    1) Realmente los taxistas no reclaman el “uno-treinta”. Lo que quieren es “ni uno”. Ni uno más. Ni taxi (el nº de licencias es el mismo desde hace 40 años, en Zaragoza se aumentó de 1750 a 1800 cuando la expo y protestaron) ni VTC, ni patinetes ni nada. Los que están y ni uno más.
    2) Se quejan de que Uber les quita el trabajo, pero parece que su única estrategia es destrozar los coches de la competencia y echarlos para estar ellos solos, así por mal que lo hagan da lo mismo. Ejemplo: en Zaragoza, desde el 1 de enero de 2019 es obligatorio aceptar pago con tarjeta. Porque en pleno 2018 había bastantes taxistas a los que no les salía de sus putos huevos aceptar tarjetas. ¿Facilidades al cliente? Ni una, que les den pol culo y busquen un cajero a las 3 de la mañana. Total, en Zaragoza no hay ni Uber ni Cabify, no tienen competencia. Aunque Cabify puede que venga pronto. A destrozar coches en 3, 2, 1…
    3) Lo de recomprarles las licencias… Bueno, a lo mejor a los que presenten el papel de la agencia tributaria con lo que declararon en su día XDDDDD. Esto es como si compras una entrada para U2 en la reventa y pagas 1000 lereles, y resulta que Bono se pone malo y devuelven el dinero, y te devuelven los 100 euros que vale la entrada. “Hoygan, que yo pagué 1000”. Pues es tu problema, en la entrada pone bien clarito lo que vale, si tu quieres pagar mas luego no vengas reclamando.

  • #013
    Iñigo Pons - 3 febrero 2019 - 23:09

    Gracias por el artículo. Personalmente me quedo sobre todo con los puntos 9 y 10. Como dices, no creo que haya que compensar el valor de mercado completo que los taxistas puedan esperar por sus licencias, pero me parecería justo dar una cierta compensación con dinero público motivada por el cambio de normativa.

  • #014
    Rupert iMBA 2011 - 4 febrero 2019 - 00:08

    Creo que el cambio del consumidor también empujará a la reducción en el consumo de Taxi. Por ejemplo, la generacion Z y T no sé hasta que punto concebirán el uso del “taxi autonomo”, creo que directamente serán de servicios más parecido a Cooltra o similares. Rápido, donde yo quiero y la dejo donde quiero, económico y eficiente. Pero hay que educar en la ética y el civismo.

  • #015
    Miguel A. Tovar - 4 febrero 2019 - 08:43

    Los 7 euros de tarifa mínima no es algo nuevo. Lleva así desde el 1 de enero de 2018. Una nueva ordenanza en Barcelona estableció que todas las aplicaciones de mediación de servicios de contratación de taxis tenían la obligación, a partir de Enero de 2018, de cumplir con la regulación de la tarifa mínima estipulada en 7€. MyTaxi empezó a aplicarla antes, en julio de 2017: al usuario le cobraba lo que marcaba el taxímetro y le abonaba al taxista la diferencia hasta los 7 euros.

  • #016
    ALAN TURING - 4 febrero 2019 - 11:08

    El punto 10 del artículo es, en mi opinión, el más importante ya que creo que los taxistas lo que en realidad están haciendo es capear el temporal y aguantar lo que sea necesario los X años que falten hasta que llegue el coche autónomo a España, momento en el cual las licencias de taxis se transformarán automáticamente en licencias de robotaxi.

    A partir de este punto podrán optar entre explotar ellos mismos la licencia o vendérsela (a buen precio) a algún gigante de la movilidad como Waymo o Uber. Si estoy en lo cierto y mi hipótesis es correcta hay que reconocer que es una jugada maestra por parte de los taxistas y que mucha gente que les critica si estuviera en su lugar haría lo mismo.

  • #017
    Mortadelo3 - 4 febrero 2019 - 11:37

    Sr. Dans

    Una más de equivocaciones mías. Gracias a este extenso artículo lleno de imprecisiones, mal redactado, y tan sesgado de parte y que utiliza la propaganda dictada al dedillo por Unauto.

    Gracias por defender a cuatro empresarios del sector frente a una gran mayoría de autónomos y su postura de hecho consumados, han conseguido el beneficio de 4 empresas, que cuando ven que han perdido la batalla de Barcelona, les deja tirados a los que han comprado una licencia VTC y un vehículo, al considerar que ya no es negocio para ellos. Esa es la apuesta por la modernidad de Unauto, tu pones la licencia, el coche y nos llevamos un 20% de tu facturación, a cambio de nada, una mísera app ya amortizada.

    Su discurso se basa en:

    1.// Sistema obsoleto. Gracias a defender una política de hechos consumados frente a respetar una reglamentación que evolucione con cambios legislativos, ahora muchos VTCistas están dentro de “la carrera de la rata” dentro de un laberinto sin salida
    Ahora a pagar la fiesta y Unespa a correr

    2// Absurda la relación 1:30. ¿Obsoleto esto? Si es la concesión que evoluciona en un sector reglamentado. Se puede ser más cínico, si es lo que han conseguido que se legisle hace dos telediarios, base de un cambio legislativo para proteger a ambos sectores.

    3.// Transporte de viajeros no requiere ningún requisito especial. Y no se le cae la cara de vergüenza de escribir esto. A defender otra vez el todo vale. No ha hecho bastante daño ya. El conductor no debería tener un expediente limpio de drogas, conducción hebria, seguro con responsabilidad civil, conocer la legislación y las responsabilidades que tiene, y no sigo. Para lo que no hace falta requisitos es para escribir disparates. Esto parece de su cosecha y no del dictado de Unespa. No les beneficia mucho… a poco listos que sean le deberían dar un toque.

    4.// Perjuicio movilidad. Curiosamente hay estudios que en esta huelga han demostrado que con 15000 taxistas parados en Madrid. El tráfico ha mejorado un 10%…. Igual como ciudadanos nos moveriamos mejor en transporte colectivo si toda la charltaneria sobre las VTC la dedicara a fomentar el uso del metro, bus,..
    Otra patraña que se cae de su ideario, con las VTC mejora el tráfico…. si están dando vueltas COLAPSAN la ciudad, no hay mayor ciego que el que no quiere ver.

    5,// Expulsar a un competidor no es lícito. Perdone???
    Vd ha visto algún taxista contra otro? NO verdad, porque ellos son su competencia. Otra cosa es que te lleguen arribistas y que te quieran comer la tostada. Y se luche contra ellos. ¿Que está haciendo Uber? lo mismo primero el Uber POP, luego usar los VTCs, todo por acabar con la competencia del taxi. Misma estrategia. ¿Vd esperaba que los taxistas se iban a sentar a ver como les quitaban su trabajo? Hay que ver lo cínico que pueden llegar a ser algunos comentarios.

    6.// Empresas malvadas.. Uber tributa en Holanda, no ha terminado la frase. Defender que haya 60 empresas frente a 65000 autónomos ¿quien es el malvado?

    7.// Lo del coche autónomo, cuando veamos si un “zorro sin conductor” caza gallinas, veremos que sucede. Mucho defender las VTCs, y lo que está defendiendo es que cuatro empresas monten sus flotas. Mientras, las tarifas de Waymo “son sensiblemente más bajas” no me haga reir. Otra. Recuerda lo que es el concepto del dumping… si dominaran un mercado sin regular, veriamos donde llegarían… ¿O a un se cree la ilusión del mercado que se autoregula? ¿Cuanto cuesta en su paraiso americano la sanidad, la educación, etc? Puede defender lo que le da la gana pero no nos tome por imbéciles.

    8.// Corrupción. Y la prueba es un twitter basado en las declaraciones de Eduardito de Unespa. Me da que éste se va sentar poco con una aapp por bocas o mentiroso. Vd. ha elegido ya que es un bocas y no un mentiroso, el desmentido de la Generalidad, sabemos que le trae al pairo, a mi también su postura.

    ¿estoy equivocado?
    Por lo demás un artículo muy instructivo y que da muchas pistas…

    • Enrique Dans - 4 febrero 2019 - 11:58

      Estas equivocado no, equivocadísimo. Pero vamos, ni te imaginas cuánto. De hecho, tus argumentos son completamente absurdos. Ni tengo nada – pero NADA – que ver con Unauto, ni los conozco de nada, ni tiene sentido discutir sobre las licencias, ni vale de nada el populista argumento de “es que tributan fuera”, ni tienes en cuenta al vehículo autónomo porque ni siquiera te lo crees, ni tiene sentido esa estupidez de “después subirán tarifas”. Aprende economía básica, por favor. Deja de “militar” y empieza a pensar.

    • Enrique - 4 febrero 2019 - 14:53

      Esto es el nuevo Facebook, las Fake News de Maduro.

    • Krigan - 4 febrero 2019 - 18:00

      Hay varias cosas que no entiendo:

      – La relación 1:30. Su única razón de ser es que los VTCs no puedan competir con los taxis. Incluso si el público prefiere los VTCs, da lo mismo. Los consumidores nos tendremos que conformar con un único VTC por cada 30 taxis.

      – No, el transporte de viajeros en coche no requiere ningún requisito especial, más allá de tener el típico carnet de conducir corriente y moliente, ese que tiene tres cuartos de la población adulta española. Pero, ¿cobrando? Entonces todo son pegas, porque eso es competir con los taxistas.

      – ¿El robotaxi no va a ser más barato que el coche con conductor? ¿A pesar de que el principal coste de los taxis y los Uber/Cabify es precisamente el conductor?

      Otras cosas que no entiendo, aunque estas no las has mencionado:

      – ¿Por qué tiene que haber un sistema cerrado de licencias? Eso no existe en casi ningún otro sector, y lo único que causa es que las licencias alcancen precios estratosféricos. Adivina quién paga la fiesta.

      – Tarifas reguladas. Otra cosa que tampoco existe en casi ningún otro sector. Desde los tiempos de los romanos sobran los ejemplos históricos en los que imponer por decreto precios regulados ha sido siempre un desastre. La competencia en precios genera eficiencia, adivina qué es lo que se genera cuando prohíbes competir en precio.

    • Gonzalo - 15 febrero 2019 - 03:19

      3- “expediente limpio de drogas, conducción ebria, seguro con responsabilidad civil, conocer la legislación y las responsabilidades que tiene”
      esas obligaciones no las tiene solo el taxi y el VTC, las tiene cualquier conductor de España, que muchos no las cumplen, incluidos taxistas, es otra historia igual que el que haya ladrones no quiere decir que todos lo seamos
      4- Las VTC no tienen necesidad de dar tanta vuelta porque no tienen que buscar tanto cliente en la calle
      5- Si no hubiese licencias que se venden al triple muchos taxistas estarían arruinados como pasa en otros muchos sectores donde muchos se arruinan
      6- 60 empresas pueden dar trabajo a 65000 personas
      7- Para llevar a una persona de A a B tarde o temprano no se necesitara a nadie, es algo tan simple

      Yo tampoco tengo nada que ver con Unauto, menuda película os montais los taxistas, ya solo os falta llamarnos masones o iluminatis a los que no opinamos como vosotros.

      Por cierto para ser taxista que mal hablado eres, no decis que sois muy profesionales pues no se os nota expresándoos.

  • #022
    Pedro Torres Asdrubal - 4 febrero 2019 - 11:54

    Veo 4 mafias, taxi vs falso autónomos, politica Madrid vs Cataluña, y ninguna habla en términos de eficiencia.

    Tengan en cuenta que la competencia es buena porque genera mayor eficiencia.

    Nadie quiere un mercado competitivo y TODOS están maniobrando para proteger sus “privilegios”.

    El colmo es que a los que estaban todo el día escuchando COPE les está defendiendo los rojos podemitas.

    • Jesus Raro - 4 febrero 2019 - 22:49

      Cierto….
      Muchos viajes teniendo que escuchar a Jimenez Los Santos……., y ahora….,

  • #024
    Fernando Javier Martínez - 4 febrero 2019 - 13:52

    Según vozpopuli, Cabify pertenece también a una empresa en Delaware, Maxi Mobility Inc.

    https://www.vozpopuli.com/economia-y-finanzas/empresas/Cabify-Uber-Seaya_0_855214535.html

    • JM - 4 febrero 2019 - 22:02

      Me hace muchísima gracia los que argumentan que como Cabify y Uber pertenecen a una central en el extranjero son peores que los taxis.

      Para mi eso es como decir: No está bien que te roben los de fuera, que para eso ya estamos nosotros.

      Deberíamos aspirar a tener un precio justo por el transporte, no sólo a elegir quien nos estafa.

      Igualito que si habláramos de políticos.

  • #026
    Joaquín - 4 febrero 2019 - 16:25

    Falta algo más de lo que nadie nunca habla: las ventajas que tienen los taxistas frente a los VTCs. -Posibilidad de circular por el carril bus.
    -Espacios reservados en paradas exclusivas para recoger clientes.
    -Posibilidad de recoger clientes deteniendo el vehículo en cualquier parte.
    -Grandes espacios reservados en aeropuertos y estaciones para su uso exclusivo.
    -Carteles en dichos aeropuertos y estaciones que les llevan a los viajeros directamente a sus vehículos.

    Si, con todas estas ventajas, no han sido capaces de comerse por los pies a las VTCs, es que algo han debido de hacer mal. Eso sí, es más fácil usar la cabeza para embestir que para hacer autocrítica.

    • Guerson - 5 febrero 2019 - 11:47

      Exactamente!

  • #028
    Jesus Raro - 4 febrero 2019 - 23:16

    Hace tiempo, un taxista, al saber que yo era músico, me dijo que lo sentía…, pero que se “bajaba” toooodo por internet, música, películas, libros…., que no tendríamos mas remedio que adaptarnos a los tiempos…..
    Otro me trató con cierto desprecio por que no quise ojear una especie de cosa evangélica,,,
    Por supuesto la mayoría de veces, una emisora de radio con un señor quejándose de buena mañana por todo y poniendo a parir todo…. (también hubo una época en la que se solapaban los insultos de la radio con llamadas internas para otros servicios….) Por lo que podías incluso escuchar a tres personas a la vez….
    Uno me llevó de muy mala manera del aeropuerto a la zona de Arturo Soria, por que la carrera no debía ser lo suficientemente larga…. (curvas derrapando, golpes al abrir y cerrar maletero y puertas…)
    Casos en los que se han quedado guitarras…., teclados….¡¡¡
    Cambio……., y así……

    Desde la huelga utilizo Cabify,…….y debo dar las gracias a los taxistas, y a mi hija que tiene la aplicación….

    Por cierto, el tráfico ha mejorado sólo un 10%????. Ahora tardo la mitad de tiempo en dejar a mi hija en el colegio….. (40,50 minutos… a 20,25,,,)

    • Mortadelo3 - 5 febrero 2019 - 13:12

      Los datos de mejora de tiempo por huelga taxi

      https://elpais.com/ccaa/2019/01/30/madrid/1548865629_320905.html

      Me imagino que algunos días del estudio tampoco hubo VTCs por no salir por miedo… En definitiva la moraleja que saco es que la movilidad NO SE MEJORA por tener unos cuantos vehiculos de 1 ó 2 pasajeros dando vueltas todo el día como es el modelo que evangeliza nuestro querido profesor Dans, basado en su ideario y no en modelos que simulen el tráfico rodado.

      ¿Recuerdan un modelo de movilidad hecho por una doctora de una universidad americana y lo que promulgaba con la “inavasión” de vehículos autónomos que iban a colapsar las ciudades?

  • #030
    Alfonso - 5 febrero 2019 - 07:50

    Creo que intentar solucionar el futuro de un sector con descalificaciones no es lo correcto. Deberíamos exigir a nuestros gobernantes más diligencia en su trabajo y ocuparse de las cosas que nos afectan. No dedicarse a pasado y el sexo de los Angeles.!,,!!!. Por cierto quiero abrir una farmacia en mi ciudad, pero me dicen que ya hay otra al lado y no puedo . Me dicen que compre una………complicado tema lo de los sectores regulados,…. hay más ejemplos y tienen su por que….piensen un poco

    • Victor - 5 febrero 2019 - 12:10

      El tema de las farmacias es un pelín distinto a mi modo de ver por 2 motivos: 1) Tiene que haber farmacias en todas partes, si no se regulara todo el mundo querría abrirla en la mejor zona, a los que viven en el extrarradio o pueblos les tocaría una excursión cada vez que necesitaran una aspirina.
      2) El principal producto a la venta en las farmacias son los medicamentos, y su precio está fijado (afortunadamente) por el ministerio de sanidad, así es imposible que haya una verdadera competencia

  • #032
    david - 5 febrero 2019 - 17:40

    El sistema de licencias para llevar a cabo servicios de transporte en las ciudades, sean del tipo que sean, es obsoleto

    No es cierto, sin un control de las unidades que prestan un servicio de transporte y en manos de un duopolio uber and cabify lo que se produce es una fijación del precio sin control y sin competencia porque ambas se apoyan y no van a provocar una desinflación del precio al no tener un regulador que les someta a unas reglas base, y más cuando estas compañias estan por encima de 4 o 5 compañias que aglutinan cada una 500 o más licencias de vtc y que dominan el mercado. A esto se llama dominio del mercado que no esta justificado con el avance de la tecnología y que bajo su justificación deberiamos aplaudir todos. Lo que deberia hacerse es intervenir este negocio y fijar las tarifas al igual que las tienen fijadas el sector del taxi y evitar el oligopolio de compañias como moove cars o auro new

  • #033
    David - 5 febrero 2019 - 17:48

    La única solución razonable en el escenario tecnológico actual es eliminar las licencias.

    De nuevo su particular manera de ver este asunto con le cual discrepo. Lo que debería de hacerse es un sistema de licencias que no sean vitalicias, que se concedan durante la vida laboral en el sector de la persona o automóvil que la explote, ya que cuando llegue el coche autónomo tambien deberían estar regulados, no queremos en nuestra ciudad miles y miles de coche porque no hay una regulación que los limite. Lo mismo que se controla la emisiones en el centro de una ciudad y todos los ciudadanos nos sometemos a esas reglas el factor de usar una app o un vehiculo sin conductor no puede estar sin ninguna legislación que vigile su uso, a eso se llama anarquía que hoy en día confudimos con el mal llamado liberalismo

  • #034
    alberto - 5 febrero 2019 - 23:45

    Estoy de acuerdo. Pero si no se “rescata”, que no se rescate. ¿Cuántas licencias se habrían recomprado con lo que han perdido las autopistas rescatadas. ?

  • #035
    julio_map - 7 febrero 2019 - 00:07

    Temo, Enrique, que cuando se habla de tecnología, eres sin duda una voz autorizada.
    … pero cuando das opiniones sobre Taxi contra Uber, incluyes una componente no tecnológica, francamente discutible.
    Dudo sobre si la Ley preexistente era buena o mala, mejorable o sustituible, pero no cabe duda de que la hemos cambiado AD-HOC para que entre esta empresa en España, cuando ya intentó entrar con anterioridad saltándose la Ley.
    Además, sorprendentemente la misma Ley la hemos vuelto a cambiar AD-HOC para que no entre ninguna empresa más.
    Esto, unido a que quieren llevarse un 25% de nuestro sector del transporte urbano de pasajeros, pagando (si acaso) impuestos en Holanda, a costa de reducir lo que se llevan los trabajadores Españoles del sector, cuando menos da qué pensar.
    Recordemos que conceptualmente, y de momento, su tecnología añadida es CERO. (otra cosa será cuando haya coches de conducción autónoma, pero las APP para pedir taxi ya existían – mejores o peores, pero existían)
    Y las diez ideas que mencionas parecen obviar este cambio legal, que hubiera estado posiblemente muy bien si hubiera sido debatido de forma previa.
    Pero no lo ha sido.

  • #036
    Perico Palotes - 8 febrero 2019 - 00:39

    Totalmente de acuerdo con el articulista, excepto en lo que se refiere a los puntos 3 y 9.

    En mi opinión, a los taxistas o asimilados que sew dediquen al transporte urbano de pasajeros hay que exigirles una ‘licencia’, entendiendo por tal una serie de requisitos mínimos que deben cumplir, sean cuales sean (cartnet de conducir con cierta antiguedad, conocimiento básico de una ciudad, conocimientos básicos o dominio de uno o varios idiomas extranjeros, … o los que se determinen en cada lugar y/o en cada momento.

    Eso sí: ese tipo de ‘licencia’ debería ser asequible para todo aquel que cumpla los requisitos que se establezcan, y su coste debería ser casi testimonial o ajustado a los costes reales de comprobar la existencia de los requisitos necesarios para obtencion de la licencia. Y… logicamente, la licencia no debería ser ‘traspasable’ y debería tener una fecha de caducidad y, por tanto, la necesidad de renovacion periodicamente, sea cada 2 años o cada 10.

    Por lo demás, totalmente de zuerdo con el articulista Enrique Dans.

    • Enrique Dans - 8 febrero 2019 - 14:41

      Por poder, podrías querer que los conductores fuesen licenciados en Filosofía y Letras y así pudiesen ir analizándote la “Crítica de la razón pura” de Kant, pero sencillamente, no es necesario. Con que sepan conducir y no acaben de aprender hace dos días, es más que suficiente para moverse por una ciudad. Lo del “conocimiento básico de la ciudad” no sirve para nada cuando hay GPS, y lo de los idiomas, pues hombre, molaría, pero qué quieres que te diga, también molaría en muchos otros trabajos. No hace falta prácticamente nada, y además, van a desaparecer en muy pocos años, con lo cual pedírselo me parece bastante absurdo.

      • Perico Palotes - 8 febrero 2019 - 15:09

        Los ‘requisitos’ que mencioné para la obtención de a ‘licencia’ lo fueron a modo de ejemplo…’los que se determinen en cada lugar y/o en cada momento’.

        Lo que está claro es que para dedicarse al transporte urbano de pasajeros no basta con ‘saber conducir y que no acaben de aprender hace dos días’. Digo yo que además habrá que exigir afiliacion a la Seguridad Social, permiso de residencia en España, cumplimiento de ciertas normas de higiene y seguridad, determinadas características del vehículo, hojas de reclamaciones, etc etc y TAMBIÉN parece conveniente exigir un cierto conocimiento de la ciudad o zona donde van a operar, y no solo porque los GPS fallan con cierta frecuencia (eso me ocurrió a mí varias veces y trambién fui testigo de que les ocurrió a varios conductores de cabify…. y uno de ellos no sabía como ‘tirar para delante’, menos mal que yo conocía la zona y pude darle las oportunas indicaciones….).

        O sea: liberalizar, SI, en el sentido de NO limitar el número de licencias, pero TAMBIÉN exigir determinados requisitios, los que se estimen convenientes en cada momento y en cada lugar (por qué no exigir el conocimiento básico de inglés o alemán en entornos turisticos en donde la mayoría de usuarios hablan ese idioma?)

        Nota: cuando llegue el coche autónomo, que llegará, pero no tan rápido como tú crees (y no por problemas puramente tecnológicos sino de otro tipo), obviamente ya no tendrían sentido los requisitos exigibles actualmente, pero obviamente habrá que exigir otros…. (los que sean….)

        • Enrique Dans - 8 febrero 2019 - 15:21

          Los coches autónomos ya han llegado. Seguir negándolo son ganas de enterrar la cabeza en la arena o de taparse los ojos y gritar “no lo he visto, no lo he visto”. Lo demás que comentas, seguridad social y demás… coño, como a cualquier otro trabajador!

          • Perico Palotes - 9 febrero 2019 - 17:45

            Sí, claro, los coches autónomos ya han llegado desde un punto de vista puramente tecnológico pero (salvo algún casi aislado ‘en pruebas’) todavía no los veo circulando por nuestras ciudades ni por nuestras carreteras Y TÚ TAMPOCO, Y AÚN TARDARÁS MUCHOOOOOO en verlos (desde hace ya algún tiempo tenemos una apuesta pendiente, y por mi parte queda renovada): no solo de ‘tecnología’ vive el hombre….. hay muchas cosas posibles desde el punto de vista estrictamente tecnológico pero ‘no-posibles’ desde otros puntos de vista (social, económico, legal, práctico, etc. etc). La tecnología está muy bien pero no es ‘lo único’ ni lo más determinante en este mundo….

          • Gonzalo - 15 febrero 2019 - 03:32

            PERICO PALOTES es como los que decían cuando se invento el tren que sería imposible porque a esas velocidades y por túneles a la gente les daría un parraque, soponcio o patatús jaja
            me supongo que con los aviones también habría muchos PERICOS PALOTES

        • Gonzalo - 15 febrero 2019 - 03:25

          Yo tambien he visto taxistas sin idea de como hacer un trayecto, el penúltimo no sabia ir de Plaza Castilla a la Glorieta de Madrid, creo que hasta los niños saben hacer ese trayecto. El ultimo no sabia ir, o se hacia el despistado, de Rivas a Plaza Castilla.

  • #043
    Gonzalo - 15 febrero 2019 - 13:56

    1. Las licencias es algo tan anacrónico como los gremios medievales, es como si un zapatero, albañil o panadero tuviesen que pagar millones al gobierno de turno para poder su negocio. Con licencias así se entorpece a la gente crear sus negocios.

    3. Exámenes como los de los taxistas no, pero una formación y título deberían de tener igual que la tienen los que manipulan alimentos.

    7. El tráfico en Madrid mejoró bastante durante la huelga de taxis y no hubo necesidad de activar protocolos anticontaminación.

    8. Empresas malvadas que tributan en paraísos fiscales las hay y las seguirá habiendo igual que hay ladrones, incluso empresas españolas de renombre lo hacen, de las que se pruebe que lo hacen en contra de las leyes se les multa y ya está, lo que no se puede hacer es ir echando o cerrando empresas porque el listo de su presidente decidió esconder dinero a hacienda.

Dejar un Comentario a Alfonso

Los comentarios están cerrados