Sobre el estado de la publicidad

Promesas y decepciones del márketing digital en la era de los 'math men' - El Mundo

Juanjo Becerra, jefe de sección de Suplementos Especiales de Unidad Editorial, me contactó para invitarme a participar en un artículo, publicado con motivo del Día de la Publicidad, con la idea de analizar el estado actual de la publicidad online.

El artículo, a triple página y titulado “Promesas y decepciones del marketing digital en la era de los ‘math men’” (pdf), publicado ayer, es una entrevista a tres con Macarena Estévez (Conento) y Kika Samblás (Scopen) en la que tratamos una amplia variedad de temas, desde la influencia de la algoritmia y las posibilidades de microsegmentación en la publicidad actual, hasta el problema que supone contar con mecanismos que resultan insostenibles debido a la progresiva concienciación de un usuario que, cada vez menos, acepta ser interrumpido de manera molesta con formatos intrusivos, se instala bloqueadores de publicidad o comienza a dar muestras de agotamiento ante determinadas técnicas de behavioral targeting que parecen perseguirle incesantemente por toda la red.

Métricas sacralizadas hasta el absurdo, fake news, fake clicks, fake followers y fake everything, en una situación que sin duda requiere de una concienciación amplia de anunciantes, medios, agencias y usuarios para buscar soluciones para una publicidad que indudablemente es necesaria, pero que no puede continuar por el camino actual si quiere ser mínimamente sostenible en el tiempo.

Una conversación agradable, con elementos de algunos artículos recientes, y que espero que pueda aportar algo a la reflexión sobre el tema.


10 comentarios

  • #001
    Victor - 26 enero 2019 - 14:05

    Te empiezas a parecer demasiado a Ron Perlman XDDD

    • Gorki - 26 enero 2019 - 21:53

      ¡ Barbián !

    • Enrique Dans - 26 enero 2019 - 22:23

      Sobre todo en el azul de los ojos… :-D

  • #004
    Gorki - 26 enero 2019 - 21:43

    Los jóvenes rehúyen la personalización porque lo perciben como alguien que les mira por encima del hombro, mientras que para gente de mi edad es atractivo que aparezcan mientras navegan anuncios de cosas que les interesan.

    Yo, que soy mayor que tu, también me aparece atractivo que aparezcan anuncios que me interesan. Ya que guardar mi privacidad es imposible, al menos que me anuncien lo que me interesa.

    Pero mientras que la primera parte de la ecuación es cierta, guardar mi privacidad es imposible, la segunda parte, recibir anuncios que me interesan es falsa, sólo el 1% de los anuncios que recibo me interesan, Dudo que puestos los anuncios al buen tuntún el acierto fuera menor. Eso es lo que hace insufrible el que te arrebaten tu privacidad.

    Posiblemente sea mucho mas fácil saber si un señor es de derechas o de izquierdas leyendo su FB que descubrir que le apetece comprarse una maquina de segar hierba, o hacer un crucero por el Rin. Por ello la cosa funciona bastante bien para el Brexit y para Trump, pero no vender vermut o aspiradores

    Calculo que de no poner remedio a este problema, más pronto o mas tarde los anunciantes se darán cuenta del fraude existente en la “publicidad contextual” con lo que se pondrá en peligro la publicidad on-line. y en consecuencia el inmenso edificio que se cimenta en esos ingresos. Algo que me preocupa mucho, no por supuesto por el futuro de las empresas que hoy dan servicios “gratis”, sino porque desaparecidas ellas, no aparezcan empresas que las sustituyan y nos quedemos sin esos servicios ni gratis ni pagando.

  • #005
    Gorki - 26 enero 2019 - 22:58

    Un ek jemplo claro de lo que digo, Tanto Google como Twitter deben conocerme a fondo, pese a ello en mi TL de Twitter ha aparecido este anuncio:

    Google Ads @GoogleAds
    3 ene.

    Escribe tu anuncio, elige a quién quieres llegar, ¡y listo! Y solo pagas por resultados.

    Si realmente me conocieran, sabrían perfectamente que un jubilado, sin negocios propios, no tiene nada que anunciar. Por tanto, este anuncio es un ejemplo perfecto de la ineficacia de la “publicidad contextual”. Si ello en su publicidad. ponen anuncios al buen tuntun ¿Van a convencer a alguien de que sus anuncios los pondrán con mejor puntería?

    Hace unos días, 12 diciembre 2018, definía en este blog a la publicidad contextual de la siguiente forma

    “La publicidad de Adsense, la defino como el anuncio situado en una página de alguien que no sabe buscar anunciantes, colocado por Google, que no comprende de qué asunto va la página web, por orden de un anunciantes, que no saben buscar lugares adecuados a su publicidad, para que la lean señores, que no están interesados en la oferta del anuncio y creo que esta definición se puede extender al 90% de la publicidad en Internet.

    • Jose Miguel - 26 enero 2019 - 23:30

      Lo has clavado. Normalmente los anuncios que veo me interesan poco o nada, y cuando aciertan es porque antes he hecho una búsqueda en google o amazon, aliexpress, etc. por un determinado producto, con lo cual no había que ser un genio para dar en el clavo.

      Y una vez que he comprado lo que necesitaba los anuncios insistentemente me ofrecen exactamente ese mismo artículo al menos durante tres semanas después de haberlo comprado.

      En fin… dudo de la eficacia de el tema éste. Aunque si tanto se invierte en eso supongo que funciona con otros perfiles distintos al mio.

  • #007
    Alex - 27 enero 2019 - 15:34

    ¡Qué malo maloso! Pareces el Capitán Nemo.

  • #008
    jincho - 27 enero 2019 - 22:50

    Saludos, Enrique. Ultimamente intervengo poco por aquí, aunque te leo con cierta asiduidad. Y en este caso no lo hago tanto por el contenido de la entrevista que como siempre, es interesante por si misma, más bien me ha llamado la atención el apellido, Kika Samblás, sobre todo por que es un apellido poco frecuente, no llegan a 2000 personas en España con dicho apellido, entre primero y segundo, con una fuerte predominancia en la provincia de Jaén, concretamente en las sierras de Segura, Cazorla y Las Villas. Pero además dicho apellido me es muy familiar, de hecho es el segundo apellido de mi madre, y mi abuela se llamaba, precisamente Francisca Samblás. Asi que con seguridad tengo algún cierto grado de parentesco no demasiado lejano con tu coentrevistada Kika Samblás… Sorpresas de internet.

    Saludos.

  • #009
    Urbicat - 29 enero 2019 - 11:45

    Totalmente de acuerdo!! :)

  • #010
    Enrique - 4 febrero 2019 - 12:50

    Hola Enrique,
    interesante el artículo, aunque me hubiera gustado verlo en tu blog directamente. Siempre es importante analizar en qué punto estamos y a donde queremos llegar con esto de la publicidad. Está caro que el usuario sabe lo que quiere y elige, pero no siempre quiere y elige lo mismo.
    La publicidad debe persuadir, nunca perseguir.

    Un saludo

Dejar un Comentario a Gorki

Los comentarios están cerrados