Asistentes inteligentes y niños: naturalidad, por favor

Echo and kidsLa progresiva popularización de los asistentes inteligentes creados por compañías como Amazon, Google, Alibaba o Xiaomi en hogares de todo el mundo está generando algunos debates sobre la manera en que este nuevo entorno doméstico debe compaginarse con todos los aspectos de nuestra vida, entre otros, la educación de los niños. En un país como el Reino Unido, hay ya unos dos millones de niños que, de manera cotidiana, interaccionan con este tipo de dispositivos: parece procedente ya hacerse preguntas como el tipo de relación que los niños deben tener con ellos, si es bueno o no permitirles que los usen para hacer sus deberes o para divertirse, cómo deben tratarlos, o qué pasa si tus hijos aprenden a decir “Alexa” antes que “papá” o “mamá”.

Compañías como Amazon han lanzado versiones de sus dispositivos especialmente orientadas a niños, y algunos proveedores de contenido como la BBC trabajan en skills orientadas a ellos, lo que nos obliga a pensar en el futuro de esa relación. Cerrarnos y pretender que ese tipo de dispositivos no existen resulta profundamente absurdo: en algún momento, los niños se encontrarían con ellos en casa de un amigo o en otros entornos, y no parece razonable mantenerlos en la ignorancia con respecto a una tecnología, la interacción mediante voz, que aparece progresivamente en más sitios, incluidos nuestros smartphones. Después de todo, la educación consiste en la preparación de los niños para el entorno en el que van a vivir, y todo indica que en ese entorno, los asistentes inteligentes con interfaz de voz van a ser una pieza bastante habitual. Renunciar a que los niños aprendan a interactuar con ellos, a pedirles determinadas cosas o incluso a crear rutinas para ellos mediante herramientas sencillas parece muy poco razonable, porque los asistentes inteligentes son, hoy en día, una de las áreas en las que más claramente podemos ver el desarrollo de la inteligencia artificial funcionando a un nivel adecuado como para soportar interacciones cotidianas, un área de desarrollo que sin duda va a generalizarse próximamente, y de la cual no resulta muy inteligente mantenerse alejado dado el cambio que va a suponer en nuestras sociedades. Por otro lado, en un hogar con una cierta presencia de dispositivos inteligentes, la propia vida cotidiana demanda el uso de ese tipo de interfaces, lo que prácticamente obliga a los padres a plantearse cómo enseñar a sus hijos a utilizarlos.

Algunos fabricantes como Google o Amazon comenzaron ofreciendo la posibilidad de utilizar a sus asistentes domésticos para, supuestamente, enseñar modales a nuestros hijos, premiando el uso de palabras como “por favor” o “gracias”. No faltan, sin embargo, visiones contrarias a este uso, que sostienen que ese uso es absurdo y que lo que tenemos que enseñar a los niños, en realidad, es a diferenciar entre máquinas y personas. ¿Tenemos que tratar al asistente con educación porque nos genera una impresión desagradable tratarlo como si fuera un esclavo? No, porque tanto el concepto de buenas maneras como el de esclavitud no son aplicables a una máquina, por mucho que el uso de la interfaz de voz aún nos confunda. Tratar con educación a una máquina como si fuese una persona supone, en realidad, una antropomorfización de un ente que, aunque cuente con un cierto nivel de inteligencia, no es humano, ni se beneficia en absoluto de un tipo de trato determinado. ¿Acaso tecleamos nuestras búsquedas en Google acompañadas de un “por favor”? De hecho, pretender que sea un asistente doméstico el que enseñe modales a tus hijos puede convertirse en una subcontratación errónea de la labor de educación, como puede ocurrir cuando es el asistente doméstico el que pasa a resolver muchas de las dudas que los niños tienen cuando se enfrentan a sus deberes.

¿Cómo hay que actuar, por tanto, cuando se tienen niños y asistentes domésticos? Simplemente, con naturalidad. Enseñando a los niños que eso es una máquina, no una persona, y que tiene una serie de usos que es bueno que entiendan. Al principio, con niños más pequeños, las cosas son complicadas: los asistentes pueden confundirse con la “media lengua” de los niños y dar resultados que van desde lo desesperante a lo directamente desastroso, y es algo que hay que tratar con el debido pragmatismo: contar con la posibilidad de extender ciertas precauciones parentales sobre el contenido, ya habituales en nuestros dispositivos, a nuestros asistentes domésticos, y no esperar que sean estos asistentes los que enseñen a nuestros hijos a hablar. Un tratamiento demasiado restrictivo dará lugar a situaciones absurdas, mientras que una liberalización total del uso, unido a la falta de supervisión, puede traer consigo problemas. Lo correcto parece explicar a los niños que los asistentes domésticos no son personas, que no son amigos, y sí un recurso que puede ser utilizado de manera habitual para tareas concretas. En realidad, el uso para responder a preguntas cuando los niños hacen deberes tiene el mismo sentido que permitirles o no recurrir al ordenador o al smartphone, con la única diferencia de la interfaz. Toda vinculación afectiva adicional del niño con un asistente doméstico indica, simplemente, que el niño tiene una carencia afectiva que está intentando cubrir con otros elementos a su alcance, y debería ser motivo de alarma. El asistente doméstico, como ocurre con las tabletas o con el smartphone, no son ni deberían ser “dispositivos apaganiños”, aunque eso no implique que no puedan puntualmente ser utilizados para el entretenimiento.

Integrar los asistentes domésticos en la educación de nuestros hijos a medida que estos dispositivos se integran en nuestros hogares es algo que, de una manera u otra, tendremos que plantearnos en el futuro. Ver a estos asistentes de manera artificiosa, con un respeto excesivo, con políticas excesivamente restrictivas o con una ausencia irresponsable de supervisión (y más teniendo en cuenta que podemos consultar en cualquier momento el registro de todas las interacciones con ellos) puede ser el origen de problemas. Pero en cualquier caso, tampoco es esperable que todo sea perfecto y no surja ningún problema, dado que estamos todos explorando conceptos nuevos. Lo único que se puede recomendar es naturalidad, transparencia y un cierto control ejercido con responsabilidad. En el equilibrio, como siempre, estará la clave.

 

 

 

This post is also available in English in my Medium page, “Smart assistants and children: common sense, please” 

 

12 comentarios

  • #001
    Antonio Gregorio Montes - 3 noviembre 2018 - 16:11

    “Después de todo, la educación consiste en la preparación de los niños para el entorno en el que van a vivir”. No. Eso es algo que debe estar más o menos contemplado, es sólo una parte. Pero la educación consiste en el desarrollo de las potencialidades humanas. Creo que no es el sitio para tratar a fondo l adistinción, pero si para aclarar un poco las cosas.

    Responder
  • #002
    xaquin - 3 noviembre 2018 - 16:51

    Siempre fue necesario un enfoque globalizado de la educación. La rueda, el tirachinas o el móvil requeiere globalizar y adecuar su uso por los infantes (y por lo adultos), no su prohibición.

    Como siempre empezamos la construcción por el tejado y luego nos tiemblan los pilares. La gente no quiere prepararse para un mundo fuertemente tecnologizado.

    Responder
  • #003
    Juan Pe - 3 noviembre 2018 - 18:03

    Al final va a tener vd. razón, si un asistente le puede hacer caer la baba a un tecno friki sin dos dedos de frente, tambien le hara lo mismo a su descendencia

    Responder
  • #004
    Marcelo - 3 noviembre 2018 - 18:45

    Deben ir como auténticos locos, todas esas buenas compañías, por entrar en el mercado infantil, y si es con una herramienta potencialmente tan poderosa como estos asistentes, todavías más. Otras buenas compañías como McDonald’s o Disney hace ya tiempo que tienen reflexionado que si pillas a los niños tiernecitos puedes crear unos vínculos afectivos casi indestructibles con la marca, te garantizas unos fieles clientes durante muchas décadas y que probablemente transmitirán la pasión a sus descendientes. Si Google o Apple te atrapa con unos pocos meses de vida con Alexas y demás, probablemente serás suyo para siempre.

    Responder
    • Krigan - 4 noviembre 2018 - 09:58

      Según eso, deberíamos prohibir que Disney Channel emita en abierto, y nunca, nunca jamás, llevar a los niños a Disneyland París. A no ser, claro está, que solo veamos terribles amenazas en lo que es nuevo.

      Responder
      • Marcelo - 4 noviembre 2018 - 10:06

        Eso depende de cada uno… yo si tuviese hijos no los llevaba ni de broma a ese grotesco (y caro) templo de la imbecilidad humana que es Disneyworld. El Disney Channel y toda la basura que emite, lo mismo.

        Responder
        • Jose Miguel - 4 noviembre 2018 - 11:09

          Completamente de acuerdo. Nada de cursiladas sentimentaloides engendradas por Disney, que se les reblandece el cerebro y luego son unos adultos bienrollistas y comeflores.

          A los niños hay que llevarlos a los toros, al futbol y que vean películas de guerra. Y nada de palomitas ni chuches… copa de soberano, palillo y Farias.

          Así es como se hace un hombre.

          Responder
        • Krigan - 4 noviembre 2018 - 12:29

          Bueno, es que lo de ponerse en casa un Echo o similar también depende de cada uno. Por cierto, ¿y si no tienes hijos o estos ya no son niños? ¿Entonces sí? ¿O entonces tampoco?

          La puerta al hogar ya fue abierta hace décadas con la televisión, no solo Disney Channel. ¿Acaso cuando llega la Navidad la tele no se llena de anuncios de juguetes? Anuncios que en su mayoría están orientados a los niños, no a los padres. ¿Tampoco tendrías tele si tuvieras hijos?

          Apoyo el control parental, tanto el ejercido directamente por los propios padres como el implementado en los aparatos, pero creo que no hay que tenerle miedo a lo nuevo simplemente porque es nuevo.

          Responder
        • Isangi - 5 noviembre 2018 - 09:51

          Pues atrevete a acompañar un dia a EuroDisney o Port Aventura o similar a un familiar cercano con un niño y quizá entiendas que para ellos no parece tener nada de malo una visita puntual, sino todo lo contrario.

          Con la edad, entenderán que son solo decorados y actores, como papa noel o el ratoncito perez, pero mientras les ilusionas y diviertes, lo cual, a mi entender, es positivo para ellos.

          Responder
        • Israel - 5 noviembre 2018 - 14:40

          “Si yo tuviese hijos…” Ahí he dejado de leer. Me he dado cuenta con los años del gatillo tan fácil que tienen los que no tienen hijos sobre qué harían o no con sus hijos. Espérate a tener hijos y me cuentas. Y si nunca llegas a tener hijos, una recomendación: mejor no opines de algo de lo que no sabes nada.

          Responder
  • #011
    Toronjil - 3 noviembre 2018 - 20:41

    Siempre la misma historia…

    Teléfono en el coche, ¿para qué?

    Monitores planos, ¿para qué?

    Móvil con pantalla táctil, ¿para qué?

    Cocina de inducción o teppán, ¿para qué?

    Coche eléctrico, ¿para qué?

    Asistencia en la conducción o conducción autónoma, ¿para qué?

    Mando a distancia, ¿para qué?

    En fin, cada cuál con lo suyo…

    Y ojo, que yo también pienso que estos asistentes inteligentes pueden ser un freno a la privacidad… pero nada que no se pueda hacer ya con los smartphones.

    Responder
  • #012
    Jaír Amores - 5 noviembre 2018 - 01:15

    Buenas! Aquí Jaír, de EfectiVida.

    Me parece una visión muy realista del asunto. Además, una buena dósis de realidad no viene nunca de más. El problema que yo veo, no es en sí mismo la utilización que le damos nosotros al aparatejo en cuestión, sino la utilización que le da el aparatejo a los usuarios.

    Con la excusa de ayudar, recopilan datos y datos personales. ¿Qué se podrá hacer con nuestros datos de aquí a unos años? ¿Por qué pagamos nosotros por este tipo de servicios, en vez de al revés?

    En un artículo titulado Cómo defenderse del espionaje investigué un poco el tema del uso de nuestros datos, y me quedé impactado.

    No soy un anti-sistema ni me niego a la realidad. Nos guste más o menos, los asistentes virtuales seguirán progresando. La cuestión es que, en la cuestión de la dominación empresa-usuario, también vendría bien un equilibrio.

    Saludos desde Canarias!

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG