La batalla logística y el escenario internacional

IMAGE: Pixabay (CC0)Donald Trump anuncia su intención de sacar a los Estados Unidos de la Unión Postal Universal, un acuerdo establecido en el Tratado de Berna hace 144 años y supervisado por Naciones Unidas, que fija las tarifas que cobran los servicios postales de cada país por la entrega de correo y paquetes de operadores extranjeros. Durante décadas, las naciones consideradas en desarrollo han podido acogerse a este tratado para pagar tarifas más bajas que las naciones más ricas.

La intención de los Estados Unidos de abandonar el acuerdo se debe a que Naciones Unidas califica aún a China como país en desarrollo a pesar de la enorme pujanza de su economía, lo que permite a las compañías chinas inundar el mercado norteamericano con productos a precios muy competitivos, a menudo más baratos que los producidos y distribuidos por compañías norteamericanas. La administración Trump calcula que esas tarifas subsidiadas suponen un coste para los Estados Unidos de unos $300 millones anuales.

La administración Trump, dentro de su ofensiva comercial contra China, pretende ahora pasar a un sistema de tasas autodeclaradas, que permitiría al servicio postal de los Estados Unidos establecer sus propios precios para el envío de paquetes internacionales de cualquier tamaño, lo que permitiría terminar con esos precios considerados artificialmente bajos. En su estado actual, el tratado solo permite utilizar tarifas autodeclaradas en paquetes de más de dos kilos.

Si alguna vez te has preguntado cómo era posible que algunas compañías chinas pudiesen, a pesar de sus precios ya de por sí muy baratos, enviar gratis sus productos, la respuesta es muy sencilla: sistemas de producción muy competitivos posibilitados por costes laborales unitarios muy bajos y, cada vez más, por un elevado nivel de automatización, unidos a esas tarifas postales reducidas que, en muchos casos, las compañías deciden absorber y para presentar al potencial cliente una oferta aún más atractiva. La salida de los Estados Unidos del tratado obligaría a los fabricantes chinos a utilizar tarifas más elevadas, o a dar el paso de construir almacenes logísticos en el país para poder abastecerlos con tarifas para envíos masivos, y distribuir sus productos desde ellos con las mismos precios por envío que los competidores norteamericanos. Curiosamente, la decisión de Trump supondría una victoria para una Amazon a la que ha declarado en numerosas ocasiones su odio, y a la que ha tratado injustamente de acusar de provocar pérdidas al servicio postal norteamericano.

Además, el memorandum redactado por los Estados Unidos afirma que el enorme volumen de paquetes enviados desde China convierte en prácticamente imposible la tarea de supervisar su contenido, una circunstancia que podría estar siendo aprovechada por compañías chinas para enviar a los Estados Unidos derivados opiáceos como el Fentanyl y otras drogas similares, acusadas de ser los principales protagonistas en la escalada en el número de muertes por sobredosis de la llamada crisis de los opiáceos. Recurriendo a la historia, la decisión de Trump podría posiblemente interpretarse como el tercer episodio dentro de las llamadas Guerras del Opio de mediados del siglo XIX.

Con todo lo impopulares que puedan resultar las políticas de Donald Trump, lo perjudiciales que se puedan considerar las batallas comerciales, y lo simbólico que pueda considerarse la ruptura unilateral de un tratado que lleva en vigor 144 años, la realidad es que China lleva años obteniendo un sustancioso beneficio comercial debido a una consideración de país en desarrollo por parte de Naciones Unidas que, a estas alturas, podría considerarse poco menos que risible para el país que, muy posiblemente, esté llamado a convertirse en el próximo líder mundial. Desde el anuncio del abandono de la Unión Postal Universal hasta la consumación de la salida de un país del tratado hay un proceso que dura en torno a un año, lo que lleva a muchos a afirmar que se trata simplemente de un intento de poner presión para la modificación de esas tarifas para un país que se ha convertido en una auténtica potencia productiva, en la fábrica de todo el mundo, y en una economía enormemente pujante apoyada en un fuerte liderazgo tecnológico. ¿Tiene sentido que esa potencia mundial, que se apalanca en un tratamiento cuestionable de los derechos humanos o en un control férreo de su sociedad, pueda además hacerlo en unas tarifas de correo más baratas? Para Donald Trump, y en el contexto de una guerra comercial, todo indica que no.

 

 

 

This article was also published in English on Forbes, “Donald Trump says it’s time China started paying the going rate for mail deliveries” 

 

8 comentarios

  • #001
    Marcelo - 19 octubre 2018 - 10:43

    Totalmente a favor de la medida, todos los países un poco serios deberían hacer lo mismo y cerrar el coladero de basurilla china que son los servicios de Correos, es una infamia que encima parte de esa competitividad salga del bosillo de los ciudadanos y empresas que subvencionan ese comercio con sus impuestos.

    Lo que no cuela es lo de las drogas, si USA es un país con millones de yonkis blancos de clase media y alta (los de las otras razas no cuentan, son pobres y no importan a nadie), la culpa no es de los chinos, la tienen única y exclusivamente los codiciosos e irresponsables legisladores, la industria farmacéutica y el gremio médico.

    • José Luis - 19 octubre 2018 - 14:38

      Estimado … ¿Los médicos fabrican opiaceos?, los médicos ¿No deberían recetar opiaceoa a quién lo necesita?….

      • Marcelo - 19 octubre 2018 - 18:05

        Exactamente, a quien lo necesita… aquí en España para que te den algo que coloque tienes que estar muy mal. Pero ellos se han tirado años prescribiéndolos en cantidades industriales a diestro y siniestro sin cumplir con su deber de pensar en las consecuencias, y ahora tienen a un montón de blancos de clase media comprando heroína por las calles o potingues por internet (con envío gratis!). La frontera entre la salud y el negocio es algo muy difuso en EEUU.

  • #004
    Garepubaro - 19 octubre 2018 - 15:50

    Es que un microondas cuesta 40 euros y cuando lo recoges de la tienda ha viajado desde Korea … aqui mandar un paquete de alpiste de Sevilla a Alicante puede costar 30, 50 euros SOLO EL TRANSPORTE … si es que lo admiten por ser muy grande etc … la verdad es que no explico como Europa puede fabricar un electrodomestico siquiera, IMPOSIBLE a bueno, que es que no fabrica nada, hasta en lo que dice ser “Telefunken o Grundig” ( estas marcas hace decadas que cerraron y vendieron el nombre ) pone “made in taiwan” o algo asi …

    • Gorki - 19 octubre 2018 - 18:05

      Si el precio de una malla de un kilo de tomate canario esta en el almacén de Alcampo de Madrid vale hoy, 1,29€

      Independiente de lo que cuesten los tomates en origen y del margen de la tienda, ¿Cuanto puede llegar a valer el envío de un kilo de las Canarias a Madrid?

      ¿Como es que el envío de un kilo de lo que sea de Sevilla a Alicante puede costar 30, 50 euros SOLO EL TRANSPORTE?

      ¿Tu que agencias de transporte usas?

  • #006
    Gorki - 19 octubre 2018 - 16:42

    Los movimientos de Trump, son lo mas parecidos del movimiento de un elefante en una cacharrería. No ya es tan importante el valor de las piezas que va a destrozar, sino que el tratar de reponerlas es casi imposible , pues son delicados jarrones chinos, y no es solo cuestión de dinero, sino que exige la dedicación de horas y horas de efuerzo de los expecialistas en construirlos. Paso un ligero repaso

    Retirada de su país del acuerdo climático de París, firmado en 2016.
    Retirada del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) suscrito por 12 países que representan el 40 % de la economía mundial y casi un tercio de todo el flujo del comercio internacional.
    Salida del Pacto Mundial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre Migración y Refugiados,
    Salida de la UNESCO
    Preveé salir del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN), acuerdo comercial con , Canadá y México.
    Bill Clinton, firmó un acuerdo con Corea del Norte para desmantelar su programa nuclear Dicho acuerdo fue seriamente torpedeado por George W. Bush, Se desconoce en este momento si Trump, esta a favor o en contra de continuarlo.
    Igualmente había iniciado un acuerdo nuclear con Irán que Trump ha paralizado
    El inicio de una Seguridad Social para los ciudadanos USA iniciado por Obama ha sido destruido por Trump
    Las relaciones con la Habana, también han sido boicoteados por Trump.

    Y hoy salida de la Unión Postal Universal, del Tratado de Berna

    En unos casos puede haber mas motivos que en otros para romper un acuerdo, pero en cualquiera de ellos hay que recordar que para construirlos se necesitaron cientos de horas, de diplimáticos de todos lo países involucrados que se van al garete, porque este niño grande, estúpido y engreído, tiene una rabieta.

    Estados unidos no solo está cavado una fosa donde enterrar su supremacía como imperio, sino que al igual que la URRS, está viendo impotente el derrumbe de todas sus murallas morales y políticas.

    USA no volverá a ser lo que era después de Trump, porque nunca va a poder recuperar el liderazgo mundial para llegar a acuerdos entre países

  • #007
    xaquin - 19 octubre 2018 - 19:02

    En un país tan vasto como USA, hay que ser muy borrico para no acertar en alguna medida. Pero dudo mucho que Trump tenga alguna idea del arte de la negociación, aunque borde primordialmente eso de ser basto.

    Y dsede luego, pienso que el peor opiaceo mental que se produce en el mundo, no lo produce una amapola, precisamente.

  • #008
    Diloy - 19 octubre 2018 - 23:16

    En este caso totalmente de acuerdo con Trump. Todos los días tenemos que sufrir competencia desleal de productos chinos enviados desde plataformas como Alibaba, Wish o similares. Productos que suelen llegar subfacturados para evitar aranceles, que no pagan IVA y que, por supuesto, cuyos remitentes tampoco pagan impuesto alguno en España. Si miramos las condiciones para que una empresa extranjera pueda hacer algo similar en China son terroríficas. Deberíamos apostar por un reciprocidad total y dar facilidades al comercio electrónico que nos llega desde China, en la misma medida que ellos nos lo den a nosotros.
    Y desde luego, China dejó de ser hace mucho un país en vías de desarrollo.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados