Calentamiento global y adopción tecnológica

IMAGE: Tumisu (Pixabay)Si no has visto aún ninguna referencia al nuevo y enormemente alarmante informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) en ninguno de los medios que lees, empieza a pensar en leer otros medios. El resumen ejecutivo para políticos son tan solo 33 páginas, y vale mucho la pena leerlo. Es la más preocupante llamada de atención sobre el catastrófico proceso de destrucción del planeta que el hombre está implacablemente llevando a cabo mientras imbéciles ignorantes como Donald Trump y un preocupante porcentaje de la sociedad le quitan importancia, lo consideran alarmismo, y piensan que no es necesario hacer nada ni cambiar su vida en absoluto para evitarlo.

No, no es alarmismo. Quedan únicamente doce años para evitar, mediante costosísimas inversiones y cambios radicales en la política energética, que el planeta alcance un incremento global de más de 1,5º de temperatura. Si esos cambios radicales no son puestos en práctica, en el año 2030, dentro de tan solo doce años, estaremos ya abocados a una catástrofe climática irreversible. Es el momento de plantearse soluciones radicales, que vayan mucho más allá del actual voluntarismo o la directa negación del problema. Conseguir convertir en sostenibles pequeñas islas no va a servir de nada si no aprovechamos la experiencia para aplicar economías de escala a tecnologías como la fabricación de baterías, de paneles solares o de vehículos eléctricos: tenemos la tecnología suficiente para poder detener el calentamiento global, y el único problema que verdaderamente tenemos es su velocidad de adopción, unos procesos de adopción lastrados por millones de personas que creen estar “en su derecho” de abocar al planeta a una catástrofe. No hablamos de un problema de desarrollo tecnológico, hablamos de un problema de falta de concienciación y adopción de tecnologías que ya existen.

Necesitamos urgentemente eliminar los combustibles fósiles, pero no en décadas, sino en plazos de pocos años. Si te parece que tu vida sería inviable sin ellos, tienes un problema, porque tu vida será inviable en pocos años fundamentalmente por culpa de ellos. Los seres humanos somos espantosamente malos a la hora de pensar en el largo plazo. Detener el cambio climático va a requerir de inversiones de en torno al 2.5% del producto interior bruto global mundial, y el consenso para llevarlas a cabo está desesperantemente lejos en la agenda política, en gran medida porque los ciudadanos no presionan a los políticos en absoluto en ese sentido. Los cambios que es preciso implantar en menos de doce años para evitar el desastre incluyen reformas radicales en el uso de la energía, en el consumo y en nuestros hábitos cotidianos, incluyen implantar tecnologías para eliminar el dióxido de carbono atmosférico y enterrarlo, pero la inmensa mayoría de la sociedad sigue protestando cuando alguien pretende privarles de sus vehículos diesel. Para limitar el daño causado por el cambio climático, las emisiones mundiales netas de CO2 causadas por el hombre deberían disminuir en un 45% con respecto a los niveles de 2010 antes de que lleguemos al año 2030, y deberían convertirse en cero en términos netos alrededor de 2050, lo que implicaría compensar cualquier emisión con la eliminación de CO2 de la atmósfera.

Es el mayor contrasentido a escala global que hemos vivido jamás como sociedad, pero son aún muy pocos los que parecen darse cuenta de su brutal magnitud e importancia. Tendremos que ver un incremento brutal de los impuestos a los combustibles fósiles para provocar desincentivos y cambios sin precedentes en los hábitos energéticos, exigencias drásticas de los consumidores a las empresas para que racionalicen sus procesos de fabricación y los conviertan en neutrales en términos de emisiones, y cambios de hábitos de todo tipo que demuestren que adquirimos consciencia de lo que está pasando. La humanidad se enfrenta a su mayor desafío, a uno que podría llevarla, si no lo supera, a un escenario de migraciones globales y catástrofes medioambientales imposibles de superar, y está muy lejos de entenderlo.

Esto no es un ensayo, ni se trata de ningún tipo de alarmismo. Hablamos de plazos cada vez más cortos, de consecuencias tangibles y de decisiones que es preciso tomar con madurez, cada vez que consumimos, cada vez que votamos, cada vez que tomamos decisiones. Seguir pensando que no te va a tocar a ti o que no va a ocurrir durante los años que te quedan de vida es completamente absurdo e irresponsable. Lee, infórmate y plantéate opciones en tu vida que te permitan reducir tu huella de carbono, aunque eso suponga reducir otros elementos de lo que crees que conforma tu bienestar. No hay NADA más importante que eso.

 

 

 

This article was also published in English on Forbes, “Combatting global warming means adopting technology, now” 

 

30 comentarios

  • #001
    Javi-C - 8 octubre 2018 - 15:35

    Demonizar al motor diésel no es la mejor manera de luchar contra la emisión de CO2.
    En las ciudades no pintan nada los coches particulares (menos aún los de motor de combustión) Y para trayectos interurbanos el diésel es muy superior al motor de gasolina (consumo claramente inferior, que va en relación directa con la emisión de CO2).
    La moda de ponerse histéricos con los óxidos de nitrógeno está bien, pero la amenaza del CO2 parece mucho más grave para el planeta y para la especie que los problemas respiratorios locales.
    Y trasladar la emisión de C02 a las centrales productoras de electricidad tampoco es una gran idea para luchar contra el calentamiento.

    Responder
  • #002
    Angel "el bueno" - 8 octubre 2018 - 15:59

    Amén.

    Únicamente permíteme una pregunta: ¿Con que funciona la calefacción de tu casa y la casa que tienes en Galicia? ¿Es eléctrica? Espero que sí.
    hace mucho que nos hablas de los vehículos eléctricos pero no es lo único que contamina…..
    Abrazo.

    Responder
  • #003
    Luis Alberto Díaz Martínez - 8 octubre 2018 - 17:11

    SÍ: ¡Necesitamos Conciencia de Vida y Humani_dad!

    Porque los humanos somos conciencia de existir como energía del Cosmos en perpetua transformación y expansión, localizados en un rincón del cruce entre la Eternidad (Tiempo) y el Infinito (Espacio) de este Universo, uno más entre todos los Multiversos posibles.

    Y al existir como Conciencia de Vida, la Vida en permanente creAcción es lo único que tenemos y de verdad importa: es nuestro mayor bien patrimonial. Y tanto mejor si junto a ella tomamos Conciencia de Ser Humanos, Conciencia de Humani_dad, porque Somos lo que Sabemos y Hacemos, y no las cosas o artificios que acumulamos. Se impone, pues, el mayor respeto por la vida de cada uno de nosotros y cada uno de los demás, así como exaltar que la diversidad étnica y cultural son nuestra raigambre e identidad esenciales. Por todo ello, debería quedar claro que la Vida humana no tiene precio, ninguno, y el dinero (más el imperio de las cosas que de él dependen) vale o debería valer muy poco, casi nada, o apenas lo mínimo necesario como instrumento de cambio, para satisfacer con suficiencia las necesidades básicas de todos, sin excepción alguna.

    Pero, ¿Cómo? ¿Qué Hacer?

    Pues asumir de una buena vez por todas el imperativo yaísta (no yihadista) o yamismista del cambio de hábito social, solo posible si se da un cambio de hábito individual o personal, a partir de la plena conciencia de Vida y Humanidad. Tal cual se ha dicho aquí antes: Educación efectiva y práctica, de adultos a niños y viceversa; de padres a hijos y viceversa; en todos los ámbitos, estratos y estamentos (familia, escuela, trabajo, comunidad, entretenimiento): ¡Ya!

    Y los instrumentos o herramientas existen: allí, ahí, aquí están, allá y acullá: solo se trata de utilizarlos ya y de manera orquestada o sistemática, debidamente. Cientos y miles de horas de contenidos audiovisuales magníficos en los que se expresa el milagro de la Vida (en todas sus manifestaciones micros y macros de la Naturaleza y el mundo), como la mejor puerta de entrada permanente y ubicua para curiosear, entender y conocer plenamente su significación e importancia suprema, haciéndolos conscientes en el día a día. Pues solo al conocimiento y el aprecio puede seguir la admiración, el respeto y la reparación o restauración inevitables.

    Sí, también a la manera de un mantra o invocación cotidiana, palpable -y no idealizada o divinizada- de una realidad inmediata a cada quien y sobre la que se debe actuar como un ejercicio irrenunciable de acondicionamiento físico y mental para impedir nuestra autoextinción, ¡Ya!

    El desafío es Ser lo más creActivos posibles para coordinar todos los medios virtuales u on line disponibles, en coyunda o pancomunidad global con los medios físicos convencionales (incluido Radio Bemba, por supuesto), de modo tal que cotidianamente en forma personal o colectiva, individual y social, siempre reveladora, afrontemos de una buena vez este problema, constituido en la mayor oportunidad creActiva de la especie para restaurar un orden inclusivo y llevarle la contraria a la entropía.

    Responder
  • #004
    Gorki - 8 octubre 2018 - 17:28

    Estaba por comprarme un eWatch y llevar un riguroso control de mis palpitaciones, pero ya,…. ¿Para qué?.

    Mejor disfrutar a tope de lo que queda y a las arritmias que las den por saco.

    Responder
    • Enrique - 9 octubre 2018 - 09:37

      Gorki, cuídese usted, cómprese uno o dos smartwatch para controlar su ritmo cardíaco porque, por suerte, llevamos ya unos cuantos informes del IPCC y todos han resultado ser alarmistas una vez se han confrontado con la realidad.

      Responder
  • #006
    Giovanny - 8 octubre 2018 - 17:59

    el calentamiento global es el resultado a su vez de multiples problemas globales, el consumismo excesivo, malas practicas de recursos naturales, una educacion decadente, gobiernos extractivistas y lastimosamente la tecnologia con lo que hemos visto en cuanto a mineria de Bitcoin que puede ser incluso tan peligrosa como la mineria a cielo abierto, comer filetes, llenar instagram de fotografias, cambiar de telefono cada 6 meses, parece ser que todo aporte su granito al calentamiento global, cuales serian al menos las soluciones viables? como evitar el colapso economico y el colapso de la tierra misma?
    un tema complejo que se debe abordar cuanto antes…

    Responder
  • #007
    marcelo - 8 octubre 2018 - 18:18

    Pues si solo tenemos 12 años para variar el rumbo del barco, y visto el escaso entusiasmo político y social, lo titánico del asunto y lo chungo que pinta el panorama internacional a nivel político y económico como para volver del revés el precario orden establecido sin que estallen 10 guerras, podemos darnos por jodidos y disfrutar lo que nos quede de nuestro todavía bonito planeta porque no hay nada que hacer, nosotros seremos los últimos afortunados. Y tampoco ayuda el hecho de que como todavía somos pocos, cada década que pase la poblacíon aumentará en mil millones de habitantes o más. Por eso la idea de llegar a viejísimos igual no es del todo buena, el panorama será deprimente para los que se acuerden de los árboles y los pájaros.

    Aunque puede que dé igual que el planeta esté hecho una mierda de aquí a 30 años porque casi todos viviremos en una increíble realidad virtual cortesía de alguna amable corporación donde casi todo será posible (dependerá lo que puedas pagar), mucho mejor que la antigua y despiadada tierra. Si queda algún lugar más o menos bonito habitable, se lo quedarán los más ricos para disfrutar de la vida de verdad hasta los 120 años, faltaría más.

    Responder
    • Daniel Terán - 9 octubre 2018 - 14:34

      Pues es una buena idea. Estropear el mundo adrede para que una corporación pueda explota su mundo de realidad virtual donde todo es mejor.

      Buena argumento para una película.

      Responder
  • #009
    Krigan - 8 octubre 2018 - 19:31

    Está claro. Es un absurdo de marca mayor que 5 días a la semana, para ir a trabajar, haya una enorme masa de gente que van solos en su coche (la mayoría de los coches que circulan en una ciudad llevan solo al conductor), un coche que pesa 2-3 toneladas para transportar a una única persona de 60-120 Kg, y cuyo motor tiene la doble “virtud” de ser terriblemente ineficiente y de no poderse alimentar de otra cosa que combustibles de carbono.

    Ahora bien, la gran mayoría de los gobiernos también son culpables por no cambiar a toda prisa la generación eléctrica basada en carbón y gas (e incluso gasoil en algunos países) por renovables. Especialmente sangrante es el caso de España, con abundante sol, pero que apenas está aprovechando la energía solar pese a ser ya una de las más baratas, y bajando.

    Es simplemente vergonzoso que 4 décadas después de la crisis del petróleo sigamos corriendo el riesgo de un “escenario Mad Max” si los jeques de 100 esposas deciden unirse de nuevo para cerrarnos el grifo. Tres hurras por Noruega, y una colleja para casi todos los demás.

    Responder
    • Enrique - 10 octubre 2018 - 08:19

      Está claro que a algunos les va mejor que a otros, porque ir a trabajar con un coche de 2-3 toneladas significa que vas en una berlina de lujo.

      Entiendo que lo has dicho para exagerar, y que pensarás lo mismo para un automóvil que ni siquiera llega a la tonelada, como en el que voy yo.

      Pero si además te digo que comparto coche con un compañero, cada semana nos turnamos, espero que me saques de la lista de terroristas y Carmena me otorgue algún privilegio o incentivo como le gusta decir a D. Enrique.

      Responder
  • #011
    Toronjil - 8 octubre 2018 - 22:39

    Por lo menos en el siguiente gráfico se ve que vamos en la dirección adecuada:

    https://en.wikipedia.org/wiki/File:World-population-in-extreme-poverty-absolute.svg

    Hace falta que la conciencia planetaria siga creciendo a este ritmo.

    Responder
    • Pedro Torres Asdrubal - 9 octubre 2018 - 10:31

      Tristemente esa tendencia cambio en 2015 y los últimos años la pobreza ha vuelto a aumentar en % de población. :-(

      P.D. No encuentro la fuente de mis afirmaciones, ni tampoco versiones actualizadas de esa gráfica de 2015.

      Responder
      • Toronjil - 9 octubre 2018 - 12:55

        No es fácil encontrar datos posteriores a 2015, pero aquí hacen una estimación para 2018:

        https://www.worldbank.org/en/research/brief/poverty-and-shared-prosperity-2018-piecing-together-the-poverty-puzzle-frequently-asked-questions

        Dicen: “we estimate that the global poverty rate should be around 8.6 percent in 2018, a drop of 1.4 percentage points from 2015”

        Que no es mucho, pero sigue yendo en la buena dirección.

        Responder
        • Francisco Garcia - 9 octubre 2018 - 15:41

          Quizas estos links también ayuden; https://www.brookings.edu/blog/future-development/2018/09/27/a-global-tipping-point-half-the-world-is-now-middle-class-or-wealthier/ y https://worldpoverty.io/

          Responder
        • Pedro Torres Asdrubal - 9 octubre 2018 - 15:43

          Me temo que esas predicciones no se han cumplido, si bien solo aporto mi experiencia, el haber visto una gráfica que habla de subidas de unas décimas, una tendencia alcista y no bajista.

          Responder
        • Francisco Garcia - 9 octubre 2018 - 15:44

          Quizas estos enlaces también ayuden: https://worldpoverty.io/ y https://www.brookings.edu/blog/future-development/2018/09/27/a-global-tipping-point-half-the-world-is-now-middle-class-or-wealthier/

          Responder
          • Toronjil - 9 octubre 2018 - 21:12

            Francisco:

            Es Muy interesante y bien hecho el gráfico animado en:

            https://worldpoverty.io/

  • #018
    Juan Carlos - 8 octubre 2018 - 22:52

    Hemos visto aqui como un impuesto al sol lastraba autoconsumo y instalacion de energias renovables. Impuesto por las compañias energeticas que como todos saben producen la mayoria de la electricidad que consumimos con gas, que debido al aumento de demanda, esta por las nubes y encarece la energia que consumimos.-
    Este tipo de politicas y otras que no favorecen los cambios y habitos de los ciudadanos y son parte del problema. Por supuesto como bien expresa el articulo ciertos paises negacionistas que abandonan acuerdos importantes para intentar paliar efectos del calentamiento climatico.
    Cada vez vemos con mas frecuencia desastres naturales huracanes, tifones… con una fuerza destruccion descomunal.
    No soy catastrofista sino realista pues veo la desertizacion que se esta produciendo por falta de lluvia en su momento, cantidad de personas que por falta de agua mueren diariamente y como la inmigracion cada dia es mayor. Que puede sea por otros motivos, pero los expertos auguran si no cambiamos rapidamente exodos de personas hacia lugares menos falta de agua. Ademas de las consecuencias en cuanto a corrientes de agua marina que inciden en el clima mundial.
    Cada uno aportamos nuestro granito de arena o mal lo llevamos.
    Un saludo.-

    Responder
  • #019
    marcelo - 9 octubre 2018 - 08:24

    En la verde y ecologísima Alemania, el gigante energético RWE está a punto de arrasar, con la evidente connivencia de las administraciones, un bosque milenario para ampliar una monstruosa mina de carbón vital tanto para la viabilidad de la empresa como para la economía alemana, la prodigiosa maquinaria industrial germana no funciona precisamente con aire y el 40% de la electricidad que consumen increíblemente todavía sale del troglodita carbón. Si en Alemania todavía están así, es ya no hay remedio.

    Responder
  • #020
    Pedro Torres Asdrubal - 9 octubre 2018 - 10:24

    Ayer murió un compañero de trabajo; la semana pasada murió un familiar; algún día todos seremos cenizas.

    Al planeta le digo: ¡bienvenido al club!

    Y por si no queda claro, la gran tragedia no es el cambio climático, la contaminación o la extinción de las especies, sino que yo como ustedes, envejeceré y me extinguiré.

    Por otro lado, recuerdo una manifa en Italia ante el cierre de una refinería contaminante con una pancarta que leía ¡preferimos morir con trabajo que vivir sin el!

    Trump es un imbécil ignorante, pero como apuntó Einstein, los humanos somos estúpidos por naturaleza.

    Responder
  • #021
    Luis Hernández - 9 octubre 2018 - 10:48

    Soy biólogo ambiental de formación y estoy convencido de que la mayoría de la gente no se hace una idea de lo que significa esto:

    No se trata de que hará más calor, ni de la mayor cantidad de eventos climáticos extremos, ni de que se deshiele el ártico o que suba el nivel del mar, ni siquiera de que desaparezcan no se cuantas especies… todo eso es ya inevitable.

    Se trata de que estamos provocando una serie de retroalimentaciones positivas que, una vez puestas en marcha, incrementan el efecto invernadero de manera irreversible e incremental.
    Eso pasó, por otras razones, en el planeta Venus, llevándolo a temperaturas medias de 464 ºC debidas al efecto invernadero y no a su proximidad al Sol.

    No se trata de vivir más incómodos o adaptarnos a un clima diferente, se trata de, literalmente, convertir este planeta en un lugar inhabitable.

    La urgencia está en que, una vez alcanzado el punto de no retorno, no habrá nada que podamos hacer.

    Responder
    • Pedro Torres Asdrubal - 9 octubre 2018 - 15:54

      Sobrevivimos en el espacio y nos planteamos colonizar la Luna o Marte. Ni queriendo vamos a convertir este planeta en “inhabitable”.

      Cambiamos el clima y el clima nos cambiará, por ejemplo los escandinavos son sociales y no tiene “pobres” porque sin calefacción no se puede sobrevivir el invierno.

      Quien sabe, quizás en el futuro no haya desempleo al poner a todos a trabajar en corregir el clima.

      Responder
  • #023
    Víctor M. - 9 octubre 2018 - 11:29

    Esto sería muy divertido si no fuera por la hipocresía. El predicador catastrofista Al Gore predica sin el ejemplo. Leonardo Di Caprio también. Y como estos dos, habrá unos cuantos más, “comprometidos” con la causa del planeta, viviendo a tope y gastando sin fin.
    No se menciona el capitalismo para nada, porque, claro, no tiene ninguna culpa este sistema autodevorador y descontrolado. El comunismo es muy malo como para mencionarlo y como no parece haberse inventado nada más allá de las aniquiladas Comuna de París y Taylor Camp, pues lo tenemos jodido, con cambio climático o sin él.

    No solo de coches vive el hombre (y la mujer, por supuesto, que vivimos tiempos de extrema sensibilidad ) sino de buenos filetes que sacamos de unos bichos muy grandes que son (si no recuerdo mal) la segunda causa de contaminación ambiental. ¿Alguien ha calculado el gasto e impacto medioambiental que supondría el mantenimiento de las carreteras con un parque móvil eléctrico generalizado? Porque digo yo que los kilillos de más por vehículo debido al peso de la batería harán alguna pupa al asfalto.

    Pues nada, todos en bici o patinete, vegetarianos, y a vivir en tiendas de campaña en el campo. Ah no, que la acampada libre está prohibida salvo en la alta montaña, y ahí hace mucho frío. Y mientras, la élite que manda, a seguir a todo trapo. Y si todo revienta pasarán el mal trago en algún bunker super guay donde igual no se vive mal, y luego tirarán del Semillero del Fin del Mundo de Bill Gates y compañía para restaurar SU planeta a su imagen y semajanza. Y seguirán viviendo como Dios.

    Pero claro, el pecado es de la gente, que además de pobres somos culpables e irresponsables. Tanto, que reciclamos porque dicen que así el cielo brillará más y la tierra dará frutos exóticos, cuando la realidad es utilizar mano de obra gratis para que las empresas de reciclaje se forren y los asiáticos se contaminen con nuestra mierda.

    ¿12 años quedan? Pues a disfrutar lo que se pueda que son 2 días. Digo…, 4380. Así en miles parece un montón.

    Responder
  • #024
    Emilio - 10 octubre 2018 - 09:17

    Nunca fue el futuro mas incierto, se esta fraguando la tormenta perfecta, lideres psicóticos, superpoblación, contaminación, cambio climático, dogmatismos fanaticos aumentados por las redes sociales, me temo que estamos acabados como especie y supongo que es lo merecido, solo un milagro casual inimaginable nos puede salvar, ¿Quien cree en los milagros?.

    Responder
  • #025
    Carlos - 10 octubre 2018 - 09:41

    Te doy la razón Enrique.

    Voy a hacer un ejercicio de reflexión para el 80% de la población de España.

    “Pero con un sueldo mileurista…¿Cómo puedo optar a cambiar de coche a uno eléctrico?”
    “¿Dónde puedo recargar mi coche si aparco en la calle?”
    “Necesito el coche para llegar hasta el lugar más próximo donde poder utilizar el transporte público”

    Hoy creo que este 80% del que hablo son conscientes del problema, pero siguen teniendo sus propios “problemas”. Solo hablando de la situación del transporte.

    Saludos

    Responder
    • Enrique Dans - 10 octubre 2018 - 09:48

      El tema es entender que hay un problema infinitamente más grande que ese de la “comodidad”, y es que nos vamos todos juntos al carajo y además destrozando por el medio todo un planeta con millones de especies animales y vegetales. ¿No puedes comprarte un eléctrico? Pues espérate a que bajen, y mientras, vete en transporte público, pero bajo ningún concepto te compres una chatarra asesina que expulsa basura a la atmósfera. ¿No puedes recargar tu coche en la calle? No, es que el aparcamiento en la calle tendría que estar prohibido desde hace años, la calle no es para que los ciudadanos la ocupen con su chatarra. ¿Necesitas el coche para llegar al transporte público? Pues vete en bici, en patinete, en lo que sea… pero no te compres un coche con motor de explosión! Claro que todo esto sería más fácil si directamente se prohibiese la fabricación y venta de motores de explosión, que es lo que realmente habría que hacer si no fuésemos una panda de irresponsables gobernados por una panda de inútiles!

      Responder
      • Carlos - 10 octubre 2018 - 10:30

        Esperar a que baje el precio: todos esperamos.
        Recargar el coche: en algún lugar habrá que hacerlo, no parece bien la calle, perfecto, ¿Donde?
        “¿Necesitas el coche para llegar al transporte público? Pues vete en bici,”: No veo viable hacer varios Km en bici y luego coger transporte público, además de los problemas de higiene me salen 3 horas llegar al trabajo. No califico esto como falta de comodidad precisamente y sin contar la gente que tiene niños pequeños.¿En bici?

        Y que vaya por delante, me siento responsable de este problema y me gustaría poder hacer más.

        Responder
        • Enrique Dans - 10 octubre 2018 - 11:17

          Que sí, que ya lo sé. Pero todos esos problemas son cuestiones de comodidad con una importancia minúscula comparada con lo que estamos hablando… en realidad, sería mucho más lógico que perdieses tu trabajo – ya sé que jode, pero es lo que hay – y que se impusiese la necesidad de contratar a personas que viven cerca de sus lugares de trabajo, o a proporcionarles medios de transporte a cargo de la compañía, o a darles la capacidad de teletrabajar, con el fin de evitar lo que se nos viene encima. Es una cuestión de prioridades y de supeditarse a un fin muchísimo más importante. Mientras algunos se quejan por cosas que les parecen incómodas o que son importantes para ellos mismos, en realidad estamos hablando del puñetero fin de la humanidad!!! Por favor, recuperemos la cordura…

          Responder
        • Luis Hernández - 11 octubre 2018 - 09:19

          Llevo casi dos años realizando mis desplazamientos personales en bicicleta eléctrica. Realizando unos 30 km diários de media
          Al principio todo el mundo me decía que estaba loco, 8000 kilómetros recorridos después puedo asegurar que es posible, que te hace sentir fenomenal, que no es tan peligroso como lo pintan, que disfrutas del desplazamiento y que no hay el menor problema de higiene.
          Siempre hay soluciones si uno está dispuesto a soportar las incomodidades iniciales que cualquier cambio provoca.

          Responder
  • #030
    DaveSuali - 11 octubre 2018 - 09:56

    Hola, Enrique.
    Gracias por otra interesantísima e imprescindible entrada en tu blog.
    Quería aprovechar para preguntarte lo siguiente: ¿cuándo estimas que la población y los poderes públicos acabaremos reaccionando con medidas adecuadas ante la crisis climática? O por decirlo de otro modo, ¿qué tiene que pasar, en qué escenario deberemos encontrarnos, para que reaccionemos de forma adecuada y efectiva ante la crisis climática?
    Está claro que los mensajes, los informes, los datos, por sí mismos, no parecen estar provocando la necesaria respuesta y reacción (tanto a escala local como global, nacional, regional, etc.) de gobiernos y sociedades.

    La información, el conocimiento, no están concienciando. Tendrán que ser los hechos los que nos hagan cambiar, por tanto. ¿Qué hechos prevés que podrían suponer el punto de inflexión? ¿Y cuándo podrían llegar, en qué década? (esta última pregunta es todavía más jodida, supongo).

    Gracias, saludos.

    Responder

Dejar un Comentario

Los comentarios en esta página están moderados, no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos al autor de la página o a cualquier otro comentarista. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades (astroturfing) o suplantando a otros comentaristas. Los comentarios que incumplan esas normas básicas serán eliminados.

 

XHTML: Puedes utilizar estas etiquetas: A ABBR ACRONYM B BLOCKQUOTE CITE CODE DEL EM I Q STRIKE STRONG IMG