X

La inteligencia artificial como supuesta amenaza para la humanidad

Un informe de un grupo de científicos independientes norteamericanos para el Departamento de Defensa (DoD) afirma que los cada vez más impresionantes desarrollos en el campo de la inteligencia artificial no suponen en modo alguno una amenaza para la humanidad, como algunos destacados personajes habían implicado recientemente.

Según este grupo de científicos, la inquietud con respecto al desarrollo de la inteligencia artificial proviene únicamente de la excesiva atención mediática por parte de periodistas y escritores de ciencia-ficción prestada a los progresos de la llamada Artificial General Intelligence (AGI) o Inteligencia Artificial Fuerte, que se corresponde con los intentos de crear inteligencia en máquinas que exitosamente puedan realizar cualquier tarea intelectual desarrollada por cualquier ser humano. Este enfoque generalista de la inteligencia artificial, aunque obviamente provocativo en sus propósitos y objeto de una elevada (y excesiva) visibilidad, supone en el momento actual un campo muy restringido, muy limitado en sus progresos, y está muy lejos de obtener resultados mínimamente preocupantes. Los miedos que genera en la población, simplemente, no se corresponden con los hechos: en la actualidad, la atención dedicada al desarrollo de máquinas capaces de tomar decisiones a largo plazo, pensar y actuar como seres humanos es más bien escasa. 

Por contra, el desarrollo de la inteligencia artificial, tanto en lo relevante para el DoD como en otros ámbitos, se centra más en potenciar las habilidades del ser humano y en liberarlo de determinadas tareas, que en su sustitución directa como tal. De hecho, uno de los ámbitos más prometedores en el momento actual, el desarrollo de vehículos autónomos que puedan desplazarse en condiciones de mayor seguridad que los manejados por seres humanos, acaba de recibir un importante espaldarazo de otro organismo gubernamental norteamericano, la National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA), que acaba de cerrar su investigación sobre el por el momento único accidente fatal de un vehículo Tesla cuando circulaba con el llamado Autopilot considerando no solo que no tiene ningún sentido pedir una retirada de los vehículos con ese sistema, sino afirmando que no hay defectos en su funcionamiento y prácticamente felicitando a la compañía por haber obtenido un 40% de reducción del número de accidentes. El informe, celebrado por la compañía en un breve comunicado, exonera completamente a la compañía por el accidente y consolida la idea de que los sistemas de conducción automatizados pueden contribuir sensiblemente a la reducción de la siniestralidad en el tráfico rodado.

Por mucho que las películas de ciencia-ficción nos cuenten, la idea de que el desarrollo de la inteligencia artificial puede llegar a constituir una amenaza para la humanidad, de que las máquinas pueden tomar conciencia y, de alguna manera, atacar al ser humano está muy lejos de la realidad. Lo que corresponde es ver a la inteligencia artificial como una fuente de ventajas, de ayudas y de mejora en nuestras condiciones de vida a través de todo tipo de avances. Olvidemos al robot amenazador. Y mejor, centrémonos en el desarrollo de la inteligencia artificial como nueva frontera para la humanidad.

 

 

This post is also available in English in my Medium page, “Artificial intelligence is not a threat to humanity«

 

Categorías: General
Enrique Dans:
Entradas relacionadas