Hablando con robots

IMAGE: Kirill Makarov - 123RFMi columna de esta semana en El Español se titula “Hablando con robots“, e intenta conjugar el reciente anuncio de WhatsApp de abandonar el modelo de pago para pasar a uno de servicios de atención al cliente corporativos, con los avances de Facebook en el desarrollo e incorporación de asistentes robóticos a través de Facebook Messenger, y con la nota publicada en Medium hace unos días por Ted Livingston, fundador y CEO de Kik.

Los robots conversadores o chatbots no son una novedad: su desarrollo y el permanente desafío para lograr que pasen el test de Turing viene ya de muchos años atrás. Compañías como Ashley Madison y otros servicios de contactos los desarrollaron para lograr que miles de hombres deseosos de una aventura introdujesen… no precisamente lo que querían tan desesperadamente introducir, sino el número de su tarjeta de crédito, para activar una función que les permitía leer los mensajes supuestamente escritos por mujeres deseosas de acostarse con ellos… mensajes que en realidad estaban escritos por un robot. Servicios asistidos por chatbots para interpretar lo que un cliente dice o escribe y ofrecer una respuesta o comunicarlo con una persona de servicio al cliente llevan varios años estando disponibles. La propia Kik lleva tiempo ofreciendo a sus usuarios bots con los que hablar para cuestiones como crear vídeos, dar consejos sobre moda, etc.

Sin embargo, la visión de combinar interfaces tan conocidas y familiares como las de la mensajería instantánea con robots capaces de aceptar comandos y generar acciones para el usuario resulta más provocativa, y permite imaginar escenarios en los que el modelo de interacción cambia: el interfaz de la mensajería instantánea pasa a ser el nuevo navegador que utilizamos para acceder a una serie de servicios ejecutados por bots, que pasan a ser las nuevas páginas web. ¿Nos vemos solicitando noticias, búsquedas, servicios o productos variados mediante esta combinación de elementos? En el fondo, Siri y otros asistentes virtuales ya tienen, al menos en su diseño, mucho de este tipo de filosofía: interfaz conversacional – o, en ese caso, “interfaz sin interfaz” – y robot que te entrega lo que pides de manera directa, aunque en muchos casos el output siga siendo aún una página web.

¿Estamos preparados para ponernos a hablar con robots de manera sistemática y habitual? Seguramente, estamos incluso más preparados de lo que nosotros creemos

 

This article is also available in English in my Medium page, “Are you ready to start talking to robots?”

 

2 comentarios

  • #001
    xaquin - 4 marzo 2016 - 15:22

    Desde cuando la comunicación fue el fuerte de los humanos? Hay muchos humanos que no dan de si (eficazmente!) más que un robot medianamente inteligente…

  • #002
    Michel Henric-Coll - 5 marzo 2016 - 11:22

    Pasar el test de Turing se hace cada vez más fácil. No tanto por el desarrollo de la inteligencia articial, sino por el continuado deterioro de la inteligencia natural.

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados