El Blog de Enrique Dans

Las millas como moneda universal

Escrito a las 8:50 pm
0

Imagen Un dato impresionante. El valor de las millas sin redimir tomando todas las aerolíneas que las emiten es ya mayor que el valor total de los dólares y libras esterlinas en circulación. En The Guardian, vía Boing Boing, veo este artículo, que sin duda utilizaré en mi próximo electivo de CRM, en el que suelo criticar la idea de muchas empresas de que sus programas de lealtad son realmente CRM… un interesante debate sobre “el fin y los medios” que otro día detallaré más.

Cuando American Airlines, en 1970, lanzó su programa AAdvantage, poco se imaginaba que su invento, imitado por muchos otros a lo largo no sólo de su industria, sino de muchas otras, acabaría convirtiéndose en esa suerte de “moneda universal” que ahora dicen que es.

Jeff Bezos, en Wired

Escrito a las 3:45 pm
2

Muy interesante esta entrevista a Jeff bezos en Wired. Demostración auténtica de las implicaciones de la ya famosa “Long Tail“, el artículo que, publicado en la misma Wired, hizo que todos nos diésemos cuenta de algo que era patentemente obvio, pero cuya importancia no habíamos valorado: el papel de Internet como favorecedor no tanto de mercados masivos, sino de micromercados o nichos que, gracias a la red, alcanzan una dimensión de viabilidad económica que antes no tenían.

“Relative to the industry as a whole, we’re disproportionately weighted toward harder-to-find titles”

Algún otro tema también interesante, como los resultados de la función “Search inside the book“, comentada aquí cuando salió: los libros que utilizan esta función, venden en torno a un 9% más. Y otro detalle curioso: Jeff viene a estimar que en el futuro, cuando todo se vaya consolidando, la venta total de retail online alcanzará en torno a un 10-15%, no más (ahí queda la “exuberancia irracional” de los 90… Internet como complemento, no como sustituto). Y algunas cosas más sobre la música, los vídeos, etc.

Es cortita, pero no tiene desperdicio.

Personalizando Google

Escrito a las 1:50 am
19

Imagen Estaba jugando un poco con Google Personalized, la aplicación en beta de Google que permite personalizar los resultados de acuerdo con una serie de intereses autodefinidos por el usuario. La herramienta lleva en beta un montón de tiempo, recuerdo haberla visto por primera vez hace bastante. Entrando en Edit Profile, la página ofrece la posibilidad de escoger entre una serie de categorías muy básicas, como Arts/Cinema, Business/Industry, Computers, Health, Home, etc. y, dentro de cada categoría, una serie de subcategorías. Una vez hecho esto, cada vez que realizas una búsqueda desde ahí, obtienes los resultados estándar de Google con una barrita y un cursor encima, así:
Imagen y puedes, arrastrando la pelotilla amarilla sobre la barrita, modificar la personalización de los resultados de tu búsqueda. Resulta curioso ver cómo unos resultados aparecen y suben en la lista según vas incrementando el grado de personalización, como dando a entender que en función de tus intereses, eso es lo que Google cree que estás buscando, el resultado que debería ser más relevante para tí.

Hasta aquí, todo bien. Seguramente todos estemos de acuerdo en que lo ideal en un motor de búsqueda sería que nos devolviese no diez mil resultados que nunca tendríamos tiempo de revisar, sino diez o cien resultados especialmente relevantes para nosotros. Sin embargo, aunque el principio está bien pensado, la personalización que ofrece esta herramienta me parece sumamente burda. En primer lugar, porque sufre el efecto “documentales de la 2″: todos tendemos a clasificarnos no como somos, sino como querríamos ser (“yo no veo telebasura, sólo veo los documentales de la 2″… pero la telebasura tiene audiencias millonarias y los documentales los ven cuatro gatos). En segundo lugar, porque las categorías ofrecidas no dan demasiadas posibilidades de personalizar nada seriamente.

¿Alternativas? Varias, y creo que plausibles. Por supuesto, partamos de la base de que los preocupados por la privacidad y la confidencialidad se me echarán encima por lo que voy a proponer, pero no olvidemos que esto sería un servicio VOLUNTARIO, y que si no quieres entregar información a Google puedes, simplemente, no apuntarte:

  1. A partir de los resultado de búsquedas anteriores: permito que Google “observe” mis búsquedas, vea que resultados me son útiles (en cuáles hago click) e intente derivar de ello mis criterios de relevancia
  2. A partir de mis mensajes de Gmail: Gmail ya inspecciona de manera automática mis mensajes para ofrecerme anuncios. Por tanto, almacenar las adwords que activo a lo largo de un período y filtrar mis resultados de búsqueda con ellas podría tener bastante fundamento. Además, sería seguramente más contextual que el caso anterior: si una temporada escribo y recibo muchos mensajes que activan la palabra “Coruña”, mis búsquedas reflejarían esa importancia mayor, y posicionarían más arriba los resultados relacionados con esa ciudad
  3. A partir del caché de Google Desktop: seguramente es la más agresiva en cuanto a privacidad, pero parece enormemente potente. ¿Qué cosa refleja mejor mis intereses que el conjunto de documentos almacenados en mi disco duro? Recordad que el caché incluye, por ejemplo, las páginas que he visitado recientemente, con lo cual acaba siendo una “foto” mía bastante exacta… Extraer palabras clave a partir de mi Google Desktop y convertirlas en términos de filtrado no parece una tarea especialmente compleja, ¿no?

Mi impresión es que Google dispone de todas las piezas para hacer una herramienta de ese tipo, y que tendría una potencia impresionante. Otros competidores, en cambio, no. La posibilidad de que alguien, en algún garaje, esté desarrollando una herramienta de búsqueda mejor que Google, es una de las pesadillas negras de Larry y Sergey (recuerdo cuando aquí en Madrid comentaron eso), sobre todo por la escasa fidelidad que perciben en sus usuarios. El desarrollo de una herramienta así podría ser la guinda que Google necesita para hacerse de verdad personal, para fidelizar, para incrementar esos costes de cambio tan escasos que las herramientas de búsqueda generan a los usuarios. Y sobre esa base de usuarios más fieles, seguir desarrollando servicios en la línea que apuntaba el vídeo de EPIC: de acuerdo a tus intereses, personalizarte no sólo las búsquedas, sino también las noticias, etc.

¿Irá por ahí el futuro de los buscadores?

Bill Gates y el comunismo

Escrito a las 5:44 pm
50

Imagen Imagen Vía un montón de sitios (Boing Boing, Slashdot, Elástico, por nombrar algunos) veo como Bill Gates se ha columpiado durísimamente y ha calificado de comunistas a todos los que no estamos de acuerdo con el actual sistema de defensa de la propiedad intelectual. Eso ocurrió con un Bill Gates caliente, después de que su demostración del Digital Media Center, lo que se suponía que iba a ser la oda al triunfo de la dominancia de Microsoft, fuese interrumpida por dos crashes, uno de ellos con BSD (Blue Screen of Death) incluida. Concretamente, la frase de Bill fue ésta:

“No, I’d say that of the world’s economies, there’s more that believe in intellectual property today than ever. There are fewer communists in the world today than there were. There are some new modern-day sort of communists who want to get rid of the incentive for musicians and moviemakers and software makers under various guises. They don’t think that those incentives should exist.”

Y aquí está mi contestación para Mr. Gates:

Dear Bill

In a recent interview at CNET, you described me as a communist. I’m awfully sorry, but I cannot accept that, and I hereby demand an apology. First of all, I’m far from being a communist. I am a professor at Instituto de Empresa, the business school that awarded you the MBA Honoris Causa back in June 1991. In fact, I was one of the persons responsible of bringing you over and organizing your whole Graduation event.

Now, let me explain you some of the things you obviously missed during your business school days, probably because you dropped out too early (I know, at Harvard, business ethics are usually taught during the second year, precisely the year you missed): business schools are far from being bastions of communism. As a professor, I think the copyright system is one of the worst plagues that today’s society needs to fight. Copyright as understood today represents the worst of capitalism: people who try to impose restrictions on common sense things, and avoid the benefits these things could bring to Humanity unless the whole Humanity agrees to pay whatever price these people want to charge. Copyright represents the deepest manifestation of selfishness that has ever existed. And even though you obviously didn’t learn it well during your MBA, capitalism should not be a matter of selfishness, but a way to allocate resources in a fair and efficient way. The evolution of the copyright model has taken capitalism to a point of total absurdity, and has no meaning in a world where information can run free. Although there is no clear alternative to the copyright model sufficiently well defined yet, this does not mean we all have to support the model as is. Of course, I understand that you, the wealthiest man on Earth, are a strong supporter of the copyright model: after all, what you have done is to benefit from an absurd system that allowed you to retain something that wasn’t yours at all. Knowledge that would have made the whole Humanity better if it had been released to the public domain for people to efficiently improve it. I’m sorry, Bill, but with an open model you wouldn’t have suffered the two computer crashes you suffered today at the Las Vegas Consumer Electronics Show. These two crashes are a tribute to your company’s incompetence. Now, given your blindness, the same blindness that didn’t allow you to grasp the importance of the Internet when the Internet started, we will have to show you the importance of the post-copyright society. A new society that will bring true progress and wealth for those who work and deserve it, instead of those who had a great idea once and, from then on, they decided to sleep over it and cash in happily ever after. I’m sorry, Bill, but your model is WRONG. It is wrong to benefit from monopoly, it is wrong to lobby and tweak the laws originally designed to avoid abuses like yours, it is wrong to keep the users in a state of ignorance and suffering your poorly designed and buggy software until you graciously decide to release the next version. This is not true progress. This is not adding value. Now, in order to progress from technology, we need to get rid of the copyright model, and substitute it by something that truly values innovation and value-adding activities. Because with you, your company and your software, we would never get there.

This is not communism. This is not against capitalism. In fact, that would be far from being coherent for a business school professor. It is just against the people who try to tweak the rules of capitalism to make it work better for them, and worse for the society as a whole. In fact, you know what? You can keep your apologies to yourself. I couldn’t care less about how you, in your permanent mistake, want to call me or my ideas. I just know what you are doing is wrong, and I’ll put whatever is in my hand as an academic to come up with a different economic model. And IF I can, alone or with the help of others, come up with a different economic model, I promise I will not sit on top of it and get rich asking whoever wants to read it or use it to pay me some fee. Unlike you, I like to make money only when I deserve it. I’m sorry, but you have never added that much value. You have never deserved what you now own. With enough time and perspective, Humanity will see you and all the other “Knights of the Copyright” as something similar to the Spanish Inquisition.

Thanking you for your time and attention, I remain yours

Enrique Dans, Ph.D.

Y para mis lectores en castellano, aquí va la traducción:


Querido Bill

En una reciente entrevista en CNET, has tenido la ocurrencia de calificarme de comunista. Lo siento, pero no puedo aceptar algo así, y te escribo para solicitarte una disculpa. En primer lugar, estoy bastante lejos de ser comunista. Soy un Profesor del Instituto de Empresa, la escuela de negocios que te concedió tu MBA Honoris Causa allá por Junio de 1991. De hecho, fui una de las personas implicadas en conseguir que vinieses, y en la organización de tu acto de graduación.

Ahora, permíteme que te explique algunas cosas que probablemente te perdiste durante tu año en una escuela de negocios, seguramente porque la abandonaste demasiado pronto (si, ya lo sé, en Harvard la ética en los negocios suele ser materia de segundo año, ese segundo año que te perdiste): las escuelas de negocios están muy lejos de ser bastiones del comunismo. Como Profesor, creo que el copyright representa una de las peores plagas contra las que la sociedad de hoy necesita luchar. El copyright tal y como se entiende hoy en día representa lo peor del capitalismo: gente que trata de imponer restricciones en cosas de puro sentido común, y evitar que la Humanidad en su conjunto se beneficie de ellas a no ser que decidan pagar cualquier precio que ellos decidan que deben pagar. Es la peor manifestación de egoísmo que ha existido jamás. Perdona, pero aunque no tuvieses tiempo de aprender esto durante tu año del MBA, el capitalismo no debería ser una cuestión de egoísmo, sino de reparto justo y eficiente de los recursos. La evolución del modelo de copyright ha llevado al sistema capitalista hasta un punto de total absurdo, y no tiene sentido en un mundo en el que la información puede moverse libremente. El hecho de que no haya surgido todavía un modelo alternativo suficientemente bien definido al sistema de copyright no significa que todos debamos apoyarlo. Por supuesto, entiendo perfectamente que tú, el hombre más rico de la Tierra, sea un gran defensor del modelo de copyright: después de todo, lo que has hecho es beneficiarte de un sistema absurdo que te permitió retener algo que no era tuyo. Un conocimiento que habría contribuido a hacer una Humanidad mejor si hubiese sido liberado al dominio público para que fuese eficientemente mejorado. Lo siento, Bill, pero con un modelo abierto no habrías tenido que sufrir los errores que sufriste hoy en tu presentación en el Consumer Electronics Show de Las Vegas. Una ridícula oda a la incompetencia de tu propia compañía. Ahora, dada tu ceguera, la misma que te impidió ver la importancia de Internet cuando Internet empezó, tendremos que enseñarte la importancia de la sociedad post-copyright. Un nuevo modelo de sociedad que traerá verdadero progreso y riqueza para aquellos que trabajan y se la merecen, en lugar de hacer absurdamente ricos a aquellos que una vez tuvieron una idea y, desde entonces, se sentaron sobre ella y se beneficiaron felices para siempre. Lo siento, Bill, pero tu modelo está MAL. Está mal beneficiarse de un monopolio, está mal utilizar grupos de poder para retorcer las leyes originalmente diseñadas para evitar abusos, está mal mantener a los usuarios en un estado de total ignorancia y sufriendo tu software de mala calidad y lleno de errores hasta que graciosamente decides sacar al mercado la siguiente versión. Eso no es progreso. No es añadir valor. Ahora, para beneficiarnos realmente y progresar gracias al avance de la tecnología, debemos librarnos del modelo de copyright y sustituirlo por algo que de verdad valore la innovación y el genuino aporte de valor. Porque contigo, tu compañía y tu software nunca seríamos capaces de llegar ahí.

No es comunismo. No es estar en contra del capitalismo. Eso, de hecho, sería muy poco coherente en un profesor de una escuela de negocios. Es estar en contra de las personas que retuercen las reglas del capitalismo para hacer que funcionen mejor para ellos, y peor para la sociedad en su conjunto. De hecho, ¿sabes qué? Que te puedes quedar tus disculpas para ti, porque me importan muy poco los adjetivos que tú, en tu permanente y craso error, puedas utilizar para calificarme a mí o a mis ideas. Simplemente, sé que lo que haces está mal, y pondré lo que como académico esté en mi mano para diseñar un nuevo modelo económico. Y si puedo hacerlo, sólo o con la ayuda de otros, prometo que no me sentaré sobre mis ideas ni me haré rico pidiendo a quien quiera leerlas o utilizarlas que me pague ningún tipo de peaje. Contrariamente a lo que tú haces, a mí me gusta ganar dinero sólo cuando me lo merezco. Lo siento, pero tú nunca añadiste realmente tanto valor. Para nada te mereces la riqueza de la que disfrutas. Con suficiente tiempo y perspectiva, la Humanidad te verá a ti y a los otros “Caballeros de la Orden del Copyright” como algo parecido a la Inquisición Española.

Agradeciendo tu tiempo y tu atención, se despide atentamente,

Enrique Dans

CRM en Penteo

Escrito a las 11:11 am
1

Imagen Hace unos meses me pidieron un artículo para un “Tecnología y Negocio” de Penteo, con quienes colaboro habitualmente, sobre el estado del CRM hoy. Siguiendo mi práctica habitual de respeto a quien me ofrece tribuna, he esperado algunos meses para sacarlo, aunque esta vez me dicen que ha estado disponible antes por algún otro sitio en la red.

El resultado fue ésto, “Las TIC como elemento dinamizador de captación y fidelización de clientes“, un informe de cierto volumen (ocho páginas) que da algunas pinceladas acerca de muchas de las experiencias recientes, algunas lecciones derivadas de casos de éxito y convertidas en autodiagnósticos, y una panorámica de aplicaciones sencillita, pero espero que clarificadora.

Tendencias para el 2005

Escrito a las 8:28 am
4

Aquí tenéis el artículo que resulta de una ronda de mensajes entre Marimar Jiménez, de Cinco Días , y algunos de los profesores del área de Sistemas y Tecnologías de Información del Instituto de Empresa, reseñando las tendencias a tener en cuenta para el año 2005. El procesamiento de la información ha sido completamente neutro, es decir, pedí a los profesores que no se pusiesen de acuerdo para escoger temas, y que enviasen sus resúmenes directamente a la periodista. La elección de que temas reseñar, con que énfasis, que citas utilizar, etc. es todo ello criterio independiente en función de lo recibido.

¿Qué vemos? Un poco de todo: red-centrismo, VoIP, redes integradas o híbridas, redes sociales, RFID, UMTS, Push-to-talk, personalización, software libre, agregación de contenidos, tendencia a la sincronía, seguros de responsabilidad electrónica y ciberpagos. Cada cosa, por supuesto, con su modulación correspondiente y su explicación breve.

Interesante, ¿no?

Más sobre el hacking de producto, en Libertad Digital

Escrito a las 3:54 am
0

Después del post anterior, me quedé con ganas de seguir elaborando sobre el tema, así que me convertí en cross-media: aproveché que me tocaba columna en Libertad Digital para extenderme de manera más periodística y más documentada. La columna se titula “Usuarios inteligentes“, e incorpora una reflexión un poco más profunda sobre la filosofía del “mercado controlado” en que vivían las empresas, y que ahora tiende a “descontrolarse” con el poder de los usuarios al interconectarse entre sí. Al final, entro un poco en las posibilidades de reacción que las empresas deberían tener ante este tipo de temas: no intentes pararlo, porque simplemente es imposible. En lugar de eso, intenta aprender de ello, alíate con tus usuarios, y consigue que te ayuden a mejorar tu producto. Que entreguen su pasión a tu producto, no al de la competencia.

Por favor, hackea mi producto

Escrito a las 10:33 am
6

Imagen Cada vez lo vemos más: una empresa saca un producto al mercado, y este es “mejorado” por sus propios usuarios, a menudo utilizando prestaciones no documentadas, accesorios originalmente diseñados para otros modelos, o simplemente, artefactos hechos por los propios usuarios. Andy Kessler lo mencionaba hace tiempo en su artículo en WSJ,“Hack this (please)” (disponible en su página). Ha ocurrido, por ejemplo, con teléfonos móviles, que eran ofrecidos con algunas de sus prestaciones deshabilitadas en las típicas ofertas de operadoras, y ahora veo, vía Slashdot, que ha ocurrido con ese artefacto de tan buen aspecto que es el Treo 650, último smartphone de PalmOne: un usuario ha hackeado el producto, haciendo que éste pueda reconocer y utilizar las tarjetas WiFi de PalmOne, algo que posiblemente (pura especulación mía) la propia PalmOne, por sus acuerdos con operadoras, no quería que ocurriese (o al menos no todavía). Sin embargo, la presión de sus propios usuarios, la velocidad con la que estas cosas se esparcen por Internet, y la propia competencia de otras marcas que ya empiezan a ofrecer terminales con prestaciones WiFi, han hecho que PalmOne tenga que reconsiderar la decisión de que el Treo 650 no tuviese WiFi, y de hecho haya empezado a ofrecer soporte para una función que originalmente no existía y, por tanto, no estaba documentada.

En un escenario tecnológico como el actual, las empresas tendrán que acostumbrarse a que los usuarios “mejoren” sus productos, y a verlo además como algo ventajoso. Al final, que los usuarios “trabajen” en mejorar tu producto y no el de la competencia llegará a convertirse en un activo intangible de alto valor. Se acabó eso de “la garantía queda anulada si el producto es abierto o modificado”. Bienvenidos al “por favor, hackeen mi producto…”

Blogger o Gmail en la PDA

Escrito a las 9:19 am
9

Cuando salió Gmail, una de las aplicaciones más interesantes que se me ocurrieron fue la de consultar el correo electrónico desde un aeropuerto o un hotel sin necesidad de encender el ordenador, algo que siempre tiende a darnos más pereza. Sin embargo, al intentar hacerlo la primera vez, me encontré con un problema: el navegador de la PDA no está soportado y no funciona. Algo parecido debe ser lo que me ocurre últimamente con Blogger: puedo acceder a la página, introducir mi nombre de usuario y contraseña, acceder al Dashboard, y hasta visualizar mis últimos posts en la pantalla de edición, pero si intento escribir uno nuevo o editar alguno, el navegador ejerce esa prestación tan habitual en los programas de Microsoft, consistente en explotar: se reinicia y me deja compuesto y sin post.

En ambos casos, los dos problemas resultan incómodos, aunque no “cruciales”: se puede sobrevivir sin escribir un post o sin mirar el correo desde un aeropuerto, o si de verdad necesito hacerlo, puedo sacar el portátil… pero no quiero que sea así. En el estado actual de la tecnología, donde todo intenta ser compatible con todo, la situación de un navegador que me limita de esa manera es dificil de sostener. El que sea un problema del navegador de la PDA no es más que una especulación mía, pero me parece el factor limitante más probable, ¿no?… ¿Otras ideas? ¿Alguien se ha encontrado problemas similares? ¿Alguien ha probado a hacer este tipo de cosas con otros navegadores en una PDA? ¿Algo que deba probar?

Centro de entretenimiento

Escrito a las 10:37 am
3

Veo, en El Mundo que me han dado en el avión, un anuncio de página completa dedicado al Packard Bell EasyNote R8720 que me llama la atención. No por la máquina en sí ni por su precio, que desconozco, sino por su posicionamiento: el de ser un “centro de entretenimiento”. En la parte de arriba de la página, en letra grande, dice “Música, TV y Vídeo en cualquier parte… y sin cables”. El texto en medio de la página resalta temas como la pantalla panorámica con tecnología Diamond en la que podrás ver películas de gran formato “casi como en el cine”, o la posibilidad de pasar tus cintas de VHS a DVD, o el sintonizador de TV con mando a distancia, o la descarga de música… Incluso el faldón inferior de la página se dedica al “juguetito” que según el fabricante deberías comprarte para “ponerte en marcha”, escribo textualmente:

Con el nuevo reproductor AudioDream FM de hasta 1024 Mb. (más de 300 canciones), radio FM, pantalla retroiluminada OLED y batería Li-ion, podrás llevar contigo toda tu música MP3, donde quiera que vayas… AudioDream FM desde 149 euros.

Interesante, ¿no? Como digo, dejando aparte el que el ordenador o el cacharrito sean mejores o peores, a lo que voy es a que el posicionamiento de los ordenadores portátiles parece estar en franca evolución, o al menos, en ampliación. ¿Extravagancia de un fabricante, o decidida tendencia? Ignoro el tipo de demanda que tendrán estas modalidades, no creo ser el usuario adecuado para esa gama de ordenadores, pero lo seguiré con atención.

Logotipo de Blogestudio Logotipo de Acens