El Blog de Enrique Dans

La industria de la música, en ABC

Escrito a las 9:10 pm
4

Interesante artículo de Pablo Martínez Pita en ABC sobre tendencias en la industria de la música. El análisis parte de una base para mí muy clara y muy bien expresada: “la crisis es de la industria, no de la música”. Mi caso es perfectamente paradigmático: me gusta la música, y tengo un gusto enormemente ecléctico, escucho casi de todo. Sin embargo, hace cerca de año y medio que no compro ni un solo CD: me niego a financiar a aquellos que me insultan y pretenden perseguirme. Y mi principio de no comprar CDs se quebró ayer viernes, cuando adquirí el “Concert in the Garden” de Maria Schneider, ganador de un Grammy en la categoría de jazz.

El artículo cita a Luis Alonso-Lasheras, lector habitual de esta página, y que desde PopMadrid se dedica desde hace tiempo a innovar en el sector de la música ofreciendo a grupos nuevos espacios promocionales e interesantes maneras de interactuar con su público.

Explicando Skype

Escrito a las 3:02 pm
18

En un comentario al post anterior sobre Skype, me pide Miguel que me meta a explicar un poco el concepto de P2P aplicado a telefonía, y porqué la red mejora cuanta más gente está conectada a ella. Lo estaba escribiendo, pero se me estaba yendo un poco largo para un comentario, así que lo “elevaremos” a la categoría de post…

Lo verdaderamente innovador en Skype no es que se trate de un sistema de voz sobre IP (VoIP). Esto ya estaba inventado y explotado hace mucho tiempo, mi primera cuenta en uno de estos servicios, Net2Phone, data de 1996, recién llegado a USA, cuando era especialmente sensible a este tipo de temas. Compañías como PeopleCall, Net2Phone, Vonage y muchas otras han estado comercializando VoIP durante mucho tiempo, con éxito desigual. Los principios tecnológicos de VoIP los podéis ver en diferentes sitios (en HowStuffWorks, en Wikipedia…) pero de una manera hipersencilla, se basan en convertir a digital una señal sonora, y someterla al protocolo IP, es decir, convertirla en paquetes de información que son enviados a una dirección determinada. Como todo en Internet, esos paquetes son enviados a través de diversas rutas, definidas por lo que los routers quieran hacer con ellos en función de tablas de asignación dinámicas, características de la red, condiciones del tráfco, etc. y, eventualmente, llegan a su destino, donde son reagrupados, desempaquetados y vueltos a montar en el orden indicado en la cabecera de cada paquete. Si algún paquete no llega, se pierde o desaparece, el receptor no envía su correspondiente confirmación de recepción (acknowledge, ACK), y el emisor lo vuelve a enviar. Todo ello se puede entender fantásticamente bien y sin que se te vuelva a olvidar jamás viendo la fantástica película que utilizo en casi todos mis cursos introductorios desde hace muchos años, Warriors of the Net (necesitaréis un buen ancho de banda para ello).

El problema, claro, surge cuando en lugar de enviar texto o imagen, pretendes enviar voz. A un texto o una foto “no les importa demasiado” que “unos bits tarden más que otros” por condiciones del tráfico o porque han tenido que ser reenviado. En un momentito más o menos, el usuario lee su texto o ve su foto sin problemas. En la voz no es así. Si unos bits llegan más tarde, oiré eco, o tendré cortes en el sonido, o mi calidad será simplemente deleznable. Por eso, para usarlo con voz, es preciso hacer ajustes en el protocolo IP para evitar ese tipo de problemas, que aún así y todo, son inherentes a ese tipo de servicios. Aquí es donde Pau en su comentario al post anterior tenía razón: las mejoras a este tipo de servicios han venido más que nada del incremento de banda ancha en manos de los usuarios y de la mejora de las comunicaciones en general.

El caso de Skype es diferente, porque la verdadera innovación no viene de la VoIP, sino del ingenioso empleo de la tecnología Peer-to-Peer (P2P), la misma que utilizaron anteriormente sus fundadores para desarrollar KaZaA (que después vendieron a la australiana Sharman Networks). Hay un hilo conceptual clarísimo entre desarrollar KaZaA y lanzarse a fundar Skype, como bien comentó Niklas en su charla en el Instituto de Empresa (que, por cierto, espero colgar en streaming en breve). Skype, realmente, no se entiende en su desarrollo conceptual sin KaZaA. La idea es combinar esas dos tecnologías, VoIP y P2P, en algo nuevo. Ahí es donde veo yo la verdadera innovación. Francamente, no sé cómo será de sostenible, y ahí es donde surgen la mayoría de mis dudas al respecto de Skype, porque ambas son por separado tecnologías “dominadas”. Ya hemos mencionado VoIP, y el P2P es más claro aún en ese sentido: Shawn Fanning desarrolló Napster (que no es verdadero P2P) en un par de noches sin dormir, y hay personas que han conseguido programar una aplicación P2P en tan solo quince líneas de código en Phyton. Ignoro que cosa tan especial habrán conseguido Niklas y Janus con su código, pero intuitivamente no parece complejo. Yo de hecho creo que pretenden basar su ventaja no en la tecnología, sino en el desarrollo de red, en tener una red más grande que cualqueir competidor que venga detrás. Pero esto corresponde a otro análisis diferente que haremos en otro momento.

Vamos con el P2P: una red P2P es una en la que todos sus nodos se unen dinámicamente y colaboran para participar en tareas intensivas en capacidad de proceso, como enrutamiento de paquetes, procesamiento, y otras que, de no estar en una red P2P, tendrían que ser llevadas a cabo por servidores centrales de algún tipo. Es pura cuestión de matemáticas: como el añadir un nodo adicional aporta más capacidad de proceso que trabajo como tal (entre otras cosas porque no hablamos durante todo el tiempo), la red puede escalar en número de usuarios de manera infinita. Cada nodo añade más capacidad de proceso y más ancho de banda a la red. La mayoría de usuarios de Skype cargan el programa, hablan, pero lo dejan cargado, de manera que cuando no lo usan, el programa está “trabajando para la red”. Eso proporciona a la red una mayor calidad, una pura cuestión de dimensionamiento. De hecho, uno de los temas que más preocupaba a Niklas (y que le pregunté el día que estuvo aquí) era el de la seguridad. Si se empiezan a esparcir rumores (infundados hasta el momento) de que es peligroso mantener Skype abierto, muchos usuarios escogerían utilizar el programa, pero salir de él completamente cuando terminan de hablar, de manera que reducirían el aporte de ancho de banda y capacidad de proceso disponibles para el resto. Aún así, sería raro que esto pasase, porque perderíamos la capacidad de recibir llamadas sin haber hecho algún tipo de “cita previa”.

Esta es un poco mi explicación al respecto, perdón por la extensión (Miguel, este es el riesgo de preguntar a un académico… hablamos más que el catecismo). Por supuesto, hay mucha gente que podría ampliar o corregir mucho esta explicación, entre otros Herme García, Socio y Director General de Peoplecall, que sé que me lee habitualmente (aunque en Actualidad Económica no lo diga :-) No sé si mi explicación será “tecnicamente correcta” en toda su extensión, no soy nada brillante como técnico (qué más quisiera), y no he priorizado el rigor, sino la legibilidad, el ponerla en “prosa fácil”. Ya me contaréis si lo he conseguido…

Skype en el movil

Escrito a las 12:18 am
11

Imagen Motorola está haciendo experimentos integrando WiFi y VoIP en algunos de sus terminales, que tendrán instalado Skype. Lo cuenta El Navegante, que remite a una noticia de CNet.

Varias cosas me resultan llamativas de Skype: una de ellas viene de aquella frase de Juan Andrés Gómez de la Vega en El País, “llámame al ordenador”. El hecho de que uno no llame a un número de teléfono, sino a un usuario del que conoce el nombre, proporciona al servicio algunas cuestiones interesantes. Por ejemplo, la posibilidad de recibir llamadas en cualquier plataforma en cualquier momento, independientemente de la naturaleza de la misma y hasta de su propiedad. Yo podría tener cargado Skype en el ordenador, la PDA y el móvil, y utilizar cualquiera de los terminales de manera indistinta. De hecho, no he probado a ver que ocurre si tengo el ordenador principal y otro terminal con Skype cargado, y me llaman en ese momento, me imagino que sonarán los dos. Pero claro, en segunda derivada, también puedo entrar en Skype desde cualquier otro terminal, aunque no sea mío, con lo que podría recibir llamadas dirigidas a mí desde la terminal de un amigo , o hacer llamadas de SkypeOut desde un terminal que no es mío, pero descontando su importe de mi cuenta de SkypeOut, no de la de mi amigo. Toda una curiosa sensación de libertad.

Por otro lado, me llama la atención el hecho de que en las diferentes instalaciones que tengo de Skype en las distintas terminales (el ordenador de mi despacho, en el de casa, el Tablet o la PDA), las listas de contactos sean diferentes. Hay personas que tengo añadidas en un lado y no en otro, lo que hace incómodo mantener tu lista de amigos sin generar incoherencias. La responsabilidad de este detalle habrá que achacársela al hecho de que Skype utilice tecnología peer-to-peer (P2P), de manera que las listas y otros datos se almacenan en la terminal del usuario, que las recupera cuando ejecuta Skype, pero procedentes del disco duro local.

Vivimos tiempos divertidos: aparecen nuevas tecnologías, otras son sustituidas o desaparecen casi sin dejar rastro… y otras van, y se dedican a mezclarse entre sí…

¿Duro con los brasileños?

Escrito a las 7:15 pm
2

Me ha parecido sumamente llamativo que Microsoft lance un programa antipiratería, con restricción de determinadas actualizaciones a todos aquellos que no registren su copia de Windows XP ó 2000, precisamente en Brasil. Recientemente, Gates buscó la oportunidad para entervistarse con Lula en su visita a Davos, pero la entrevista no se produjo por problemas de agenda del Presidente de Brasil. Específicamente, Lula dijo que “Brasil no ganaría nada con la entevista, y Microsoft sí”. La tasa de piratería de programas informáticos en Brasil ha venido creciendo de forma imparable en los últimos tiempos, y se evalúa en torno al 60% sobre el parque instalado.

En Brasil, por lo que se ve, parecen de natural “poco proclive” a la compra de programas originales, y además, las señales que reciben de su gobierno apuntan a que éste parece inclinarse por opciones diferentes a Microsoft. En estas condiciones, si te dedicas a ponerles dificultades, impedirles la actualización, etc… ¿no será lógico que se produzca un trasvase de usuarios de Microsoft a otras plataformas? ¿Qué busca Microsoft con una medida como esa precisamente en Brasil? Puestos a escoger un país en el que pegarte con los piratas, no sé yo si la decisión más nteligente es escoger precisamente la mayor economía de la zona, y la que precisamente está encabezando un movimiento de apoyo al software libre. No tengo claro, en el caso de Brasil, si el compromiso de apoyo al free software se refiere, como dice Stallman, a free as in freedom o a free as in beer, pero a efectos prácticos me da lo mismo: el efecto neto de imponer una restricción a un bien no escaso, de acceso no exclusivo y con productos sustitutivos, si la lógica económica no engaña, debería ser una pérdida de participación de mercado del producto al que imponemos la restricción. Francamente, no le acabo de ver la lógica, ni a la medida, ni al momento, ni al lugar.

UPDATE: Peter Jennings, de ABCNews, ha entrevistado a Bill Gates largo y tendido, y la transcripción está disponible aquí. No he tenido tiempo de verla todavía.

Clausura del Curso de Periodismo Tecnológico

Escrito a las 1:02 pm
5

Imagen Ayer clausuramos el Curso de Periodismo Tecnológico, uno de los grupos con los que mejor me lo he pasado en clase últimamente. De izquierda a derecha, Mariano Oyarzábal, Subdirector general del instituto de Empresa; Miguel Milano, Director General de Oracle; Javier García de Madariaga, Director de Comunicación Externa de BT y Mildred Laya, Directora de Comunicación de Oracle.

Un verdadero gustazo de curso. Ambicioso, de dos meses de duración, con un ambiente en clase fantástico, contenidos a la última, discusiones intersantísimas, invitados que se metieron muy bien en la dinámica de clase, sorpresas (como el día que en medio de la discusión del caso Casadellibro.com apareció de repente en clase Nacho Somalo, su Director General)… Y dos empresas patrocinadoras, Oracle y BT, que han sabido manejar el tema en todo momento con exquisita neutralidad, y dejando claro que lo que querían era invertir en la formación de los periodistas, y no venderles nada o intentar sesgarles en modo alguno. Libertad total para desarrollo e incorporación de contenidos.

Me encanta cuando las cosas salen así.

Echando numeros sobre WiMax

Escrito a las 8:04 am
2

Vía Slashdot llego a este artículo en WiMax Trends en el que se deja claro un extremo que ya intuíamos: en el estado actual de madurez de las tecnologías, WiMax resulta ser la manera más eficiente de cubrir la extensión de un país. En el caso de Estados Unidos, el cálculo alcanza tres mil millones de dólares incluyéndolo todo (equipos, torres, suelo, mano de obra y costes de instalación), con los que se daría acceso al 90% de la población. Mediante el estándar 802.16, permitiría desarrollar servicios sobre la banda de 3.5GHz., para la cual es precisa una licencia de emisión, y sobre 5GHz., libre. Cada antena “ilumina” un espacio de unos 50 kilómetros a la redonda, con un ancho de banda calculado en torno a los 70Mb/s.

El post de Slashdot proporciona vínculos a dos artículos más para ampliar información: “WiMax starting to make its move“, y “802.16: Medium distance wireless networking that could change the world?

Stallman contesta a Gates

Escrito a las 9:07 am
4

Richard Stallman ha contestado en News.com a aquellas declaraciones de Gates, también en News.com, en las que calificaba de comunistas a todos aquellos que criticábamos el actual sistema de patentes. El presidente de la Free Software Foundation aporta unos cuantos elementos interesantes a la reflexión, y muestra, mediante un memo interno de Microsoft en 1991, como el pensamiento del propio Gates ha cambiado en los últimos años:

“If people had understood how patents would be granted when most of today’s ideas were invented and had taken out patents, the industry would be at a complete standstill today…A future start-up with no patents of its own will be forced to pay whatever price the giants choose to impose.”

Efectivamente… en 1991, cuando todos estábamos encantados con Microsoft y la dosis de “aire fresco” que traía a la industria, resulta que “el camarada Bill” era un acérrimo comunista…

Internet Explorer 7 para este verano

Escrito a las 7:46 am
8

Microsoft ha anunciado una nueva versión de Internet Explorer, la 7, para este verano. Por lo que se comenta en la entrevista incluida en la nota de prensa, los cambios no afectarán a la incorporación de nuevas funciones, sino a aspectos relacionados con la seguridad, uno de los puntos convincentes que en hoy en día provocan que muchos usuarios decidan cambiarse a otros navegadores. Por lo que se desprende de la nota, la filosofía de la nueva versión tendría cierto parecido a lo que se hizo en Windows XP con la salida de SP2, algo también comentado en el IEBlog de Microsoft.

Esta súbita fijación de Microsot con la seguridad me resulta muy llamativa. Desde mi posición como profesor tengo una visibilidad muy buena del conjunto de sensaciones que provocan los productos en los directivos, y el atributo seguridad es decididamente uno de los que se perciben como importantes. Sin embargo, no es decididamente el único. Es más, sin disponer de una evidencia científica, me atrevería a decir que veo un cierto nivel de correlación inversa entre la incidencia del factor seguridad en el cambio de IE a Firefox, y el nivel de desarrollo de cultura tecnológica. Es decir, que los usuarios de nivel más bajo tienden a cambiarse fundamentalmente debido a preocupaciones relacionadas con la seguriad, mientras que los de un nivel algo mayor se centran para motivar el cambio en cuestiones relacionadas con las superiores prestaciones de Firefox en cuanto a navegación, comodidad, velocidad, navegación en pestañas, atajos de teclado, integración con buscadores, etc. Si esto fuese efectivamente cierto, Microsoft estaría dirigiéndose al segmento bajo de usuarios, algo que ya ha hecho en otras ocasiones con otros productos, y buscando temporalmente el nicho “everyone’s browser“, aceptando que el usuario avanzado estará seguramente abandonando IE para irse a Firefox en busca de mejores prestaciones.

Seguramente, aunque estoy elucubrando en función de tan sólo una nota de prensa, el cambio de versión “real” de IE, con incorporación de nuevas prestaciones, se asociaría con la salida de Longhorn, prevista para algún momento durante el año 2006. Sin embargo, otra posibilidad sería que Longhorn apostase no por Internet Explorer, sino por MSN Explorer, el navegador de la mariposita. MSN Explorer tiene una filosofía mucho más de “experiencia envolvente”, con integración de mensajería instantánea, e-mail, navegación, voz, Encarta, filtros parentales, antivirus, anti-spam, etc. en un sólo entorno que hasta el momento no ha gozado de demasiada popularidad. Sin embargo, dada la fuerte presencia de MSN Messenger en el mercado infantil y adolescente, la posibilidad de utilizarlo como banderín de enganche para la incorporación a MSN Explorer no resulta del todo ilógica. A mí, el entorno MSN me recuerda a la AOL de hace tiempo: un navegador pensado para estar al alcance de todo el mundo, con intenta poner en la punta de los dedos del usuario todo lo que éste pueda necesitar (information at your fingertips, una de las taglines de la empresa allá por el 93, si no recuerdo mal). Una apuesta de Microsoft por algio así se cimentaría, por supuesto, en una fuerte integración de las herramientas en las versiones OEM de Windows, de manera que intentaría capturar el segmento bajo del mercado, el que se compra su primer ordenador o se limita a encender y usar el que se ha comprado sin cambiar demasiado sus configuraciones. El tema estaría, claro, en hasta que punto conseguiría Microsoft retener posteriormente a esos usuarios “educados en su sistema” a medida que van desarrollándose y estando expuestos a otras herramientas más sofisticadas, auqnue tal vez menos integradas en un único entorno.

Todo esto es hipotético, basado en “señales” y “percepciones”, pero no me parece un escenario ilógico o incoherente en absoluto. Pero claro, como bien dice un proverbio chino, “to prophesy is extremely difficult – especially with regard to the future” :-)

La columna de Libertad Digital

Escrito a las 12:10 am
3

Mi columna de esta semana en Libertad Digital se titula “Aprendiendo“, e incide en el tema de la inteligencia artificial como tendencia de futuro, como camino a seguir para las aplicaciones y tecnologías de que hoy disponemos. Los programas del futuro serán “menos estables”, porque no funcionarán igual en todos los casos ni para todas las personas, serán capaces de ir aprendiendo a medida que desarrollan sus funciones.

Dos fuentes interesantes: el capítulo y toda la categoría de “The Era of Sentient Things“, de Howard Rheingold, y otro libro, “On Intelligence” de Jeff Hawkins (“How a new understanding of the brain will lead to the creation of truly intelligent machines“), que me está gustando un montón.

Las malas experiencias

Escrito a las 11:00 pm
6

Lo único bueno que tienen las malas experiencias es que después las puedes contar para intentar evitar que a otros también les ocurran. Y, posiblemente, que dicen mucho de los protagonistas implicados en ellas, en este caso, de Telefónica.

Llegué a Mondariz por la noche, me instalé en la habitación, y me alegré mucho de encontrarme una WiFi de Telefónica. Me habría alegrado más de encontrarme una red abierta o una conexión a través de cable, pero la WiFi de Telefónica me pareció una opción razonablemente buena. Sobre todo considerando que había tenido la precaución de echarme al bolsillo hacía unos días, cuando oí acerca del acuerdo Telefónica – La Caixa, el correspondiente papelito del cajero que me daba derecho a veinticuatro horas de conexión por doce euros. Por alguna razón de tipo cliché asociado intuitivamente a un balneario, me esperaba llegar a Mondariz y encontrarme un hotel alejado del mundanal ruido y sin posibilidad de conectarme, así que lo que encontré excedía mis expectativas (tiene WiFi y un business center con banda ancha por €1.50/hora). Encendí el tablet, encontró la WiFi perfectamente, abrí Firefox, pedí una página y accedí a la correspondiente página de identificación. Introduje el PIN que venía en el papelito, y todo funcionó perfectamente. Con un nivel de señal aceptable, consulté el correo, escribí un post pequeñito, y, de repente, aquello dejó de funcionar. Pero vistas las horas que eran, simplemente cerré el tablet y me fui a dormir.

Me desperté temprano (“secret of life is gettin’ up early, secret of life is stayin’ up late“… Faith Hill :-) y encendí el ordenador para repasar la clase que iba a tener después. Intenté entrar en el correo, y… empezaron los problemas. La conexión se empeñó en rechazar mis intentos de login, con el pretexto de que “mi tarjeta estaba actualmente en uso en otro terminal” (algo que resultaba ser perfectamente falso, por supuesto, entre otras cosas porque físicamente no puedo extraer mi tarjeta de mi terminal… bueno, sí, pero con paciencia y un destornillador). Pero ahí estaba Telefónica, empeñada en suponer que yo era algún tipo de delincuente, que estaba prestando mi tarjeta a diestro y siniestro para robarle su dinero. Nadie había utilizado mi clave, y el error no podía responder a nada que yo hubiese hecho, dado que me había limitado a entrar y salir de diferentes sitios en el navegador. Probé con Firefox tres o cuatro veces, probé con Explorer, apagué y encendí la tarjeta repetidas veces… lo normal en estos casos. Nada. Hacia las siete de la mañana, decidí llamar al Centro de Atención Técnica, 902 357 333, que venía en el mensaje de error. Impresionante documento. Resultó que no tenían ni la más ligera idea de que pudiese tener un papelito impreso en un cajero de La Caixa y que me diese derecho a nada. No les constaba, Y como el papelito no tenía un número de tarjeta (puesto que no era una tarjeta como tal), no podían hacer nada por mí. Bueno, sí… decirme que hablase con el hotel. Me salgo a recepción… encantadores, colaborativos, pero ni idea, por supuesto. La WiFi funcionaba perfectamente, y a ellos no les habían dado instrucciones de ningún tipo para ese caso. Vuelvo a llamar a Telefónica, donde me dan, tras insistir en que NECESITABA la conexión para la clase que empezaba a las 09:00, otro número de teléfono, el 901 501 083. Número al que, por supuesto, llamo inmediatamente. No tengo ni idea de lo que cuesta un 901, pero a esas alturas habría llamado incluso a un 803… hasta habría hecho una llamada erótica o aceptado que me leyesen el futuro en los posos del café con tal de conectarme. Y me encuentro… ¿qué? Simplemente, un mensaje grabado que me informa que el servicio de atención telefónica está cerrado, y no abre hasta las 09:00. A las 09:00, por supuesto, yo estaba en mi clase.

A esto es a lo que yo llamo una compañía cliente-céntrica. El otro día en Sevilla me volví completamente loco intentando comprar en su web una tarjeta WiFi, y resultó imposible. Imposible para un profesor de Tecnología. Hoy, sin haber hecho nada malo ni incorrecto, me encuentro metido en un problema que el servicio técnico no me soluciona, ni me propone ninguna solución alternativa, ni me ofrece una clave adicional, ni nada por el estilo, y desconoce los instrumentos que su propia compañía comercializa. Ni la más mínima preocupación por la situación. O bien, simplemente, está cerrado. He perdido doce euros, que no reclamaré porque no sacaré tiempo para andar mareando la perdiz, no me he podido conectar, tengo un cabreo que me llevan todos los demonios y he tenido que dar mi clase toda la mañana sin conexión a Internet, cuando era una clase en la que me habría encantado poder enseñar determinadas cosas en la práctica. Todo por culpa de una compañía que afirma en su misión que “el empeño de la Compañía es el de obtener la satisfacción de sus clientes”. Pues que quieren que les diga… francamente, no han estado muy finos en el empeño…

Logotipo de Blogestudio Logotipo de Acens