El Blog de Enrique Dans

Blogs como herramientas de marketing

Escrito a las 1:36 pm
30

Me llama la atención en mi lectura diaria este post de Escolar.net, en el que Nacho adelanta un pedacito de un libro, “Conexión Habana: Una peligrosa infiltración en las mafias cubanas”, cuyo primer capítulo y el libro completo están disponibles en Casadellibro.com. Pero a lo que voy no es al libro en sí, que no es de un tema que yo suela leer, sino al uso que Nacho da a su post, que me parece sumamente interesante. Nacho es meramente coyuntural aquí, simplemente ha sido su post, combinado con otras circunstancias y conversaciones, el que me ha inspirado el tema, como podría haber sido cualquier otro de los que leo todos los días. No tengo el menor ánimo de crítica, rasgar de vestiduras, ni nada por el estilo. Pero démosle una pequeña vuelta conceptual al tema.

Existen diferentes posibilidades, hipótesis y escenarios:

  1. Nacho conoce al autor, que le da a leer el libro, le encanta, y por tanto le apetece postear sobre él.
  2. Nacho conoce al editor, que le hace llegar el libro. Lo lee, le encanta, y postea.
  3. Nacho es contactado por el autor o editor, que le envían el libro. Nacho se lo lee, le gusta y postea.
  4. Nacho es contactado por el autor o el editor , que le envía el libro y le pide que postee sobre él a cambio de dinero. Nacho se lo lee y postea.
  5. Nacho es contactado por el autor o el editor , que le envía el libro y le pide que postee sobre él a cambio de dinero. Nacho no se lo lee, pero postea sobre él.

OJO: repetimos, no tengo la menor intención de entrar a valorar el comportamiento en ninguno de estos casos. Ni el de Nacho, ni el del autor, ni el del editor, ni el de nadie. No se trata de eso. Tampoco pretendo averiguar cual de las hipótesis es la correcta: para eso se lo preguntaría directamente al propio Nacho. Sólo quiero situar cada una de ellas en contexto, para poder hablar sobre el hipotético papel de los blogs como herramientas de marketing. Por tanto, veamos:

Caso 1: perfectamente normal. Ninguna connotación comercial. Una conversación entre amigos, un producto que a Nacho le gusta… al final, un post que puede hacer que se vendan más libros, gracias al hecho de que a Nacho, que se leyó el libro, le gustó. No se diferencia en nada de lo que vemos en la blogosfera todos los días. Todo limpio como una patena.

El caso 2 introduce una variable interesante, que en el 1 podía estar o no patente: el interés económico de quien origina el contacto. Al ser el editor, cuyo fin es vender libros, el que conoce a Nacho, las cosas empiezan a verse más claras. El editor podría, si es persona bien conectada, contactar a Nacho y a cinco bloggers más, y montarse una campaña de “liberación de meme en la blogosfera”. Pero Nacho sigue recomendando el libro que su amigo le envió, y que además le ha gustado. El editor simplemente sería un tipo muy hábil pero el poder de prescripción de Nacho continuaría intacto.

El caso 3 es curioso, porque el autor o editor no conocen a Nacho, pero le envían el libro porque les interesa que éste le guste y escriba sobre él. Parten de la base de que si a Nacho le gusta, escribirá. Corren el riesgo de que no le guste y efectivamente escriba, pero poniendo el libro a caer de un burro. Nacho se lee el libro, de manera que si escribe, su poder de prescripción también permanece inalterado.

Caso 4: la contraprestación económica aparece de forma explícita. A Nacho le ofrecen dinero por escribir sobre el libro. ¿Cómo cambia el panorama? Creo que radicalmente. En primer lugar, porque se supone, digo yo, que no le van a pagar por escribir poniendo el libro a caer de un burro, digo yo. Con lo cual empezamos a complicar el tema del poder de prescripción de Nacho: si se revela la existencia de la contraprestación económica, el poder de prescripción de Nacho se vería seguramente algo comprometido. Aún así, Nacho se ha leído el libro, de manera que dentro de la posible gradación de críticas positivas, podría optar por la tibieza, o por poner al autor en su quiniela de candidatos al Nóbel de Literatura. Hablamos ya de matizar blancos y negros en diferentes gamas de grises.

El caso 5, el extremo, supone que Nacho simplemente recibe el dinero, pregunta que tiene que decir, pasa ampliamente de leerse el libro, y postea con lo que le han dicho. En este caso, el poder de prescripción de Nacho frente a sus lectores seguramente se arruine en gran medida.

¿A dónde vamos? Resulta evidente que muchas empresas se están dando cuenta progresivamente del papel de los blogs como elementos en estrategias de marketing. Cada día vamos teniendo más aproximaciones de empresas o personas interesados en ser mencionados en un blog, en “esparcir un meme en la blogosfera”. En este caso es un libro, y no necesariamente se tratará de una campaña o un contacto interesado, ya he reiterado que no voy para nada al caso concreto de este libro ni de Nacho, pero pensadlo, por ejemplo, en el caso de un gadget tecnológico, algo más “sensible” en la todavía naciente blogosfera hispana. Quiero lanzar, por ejemplo… ¿un teléfono móvil? Se lo envío a algunos bloggers, y éstos comentan en sus páginas lo majo que es el aparatito en cuestión, de manera que libero el meme y éste se esparce veloz y eficazmente. Hasta puede que el teléfono se convierta en un aparato de culto. Pero claro, se esparce así “precísamente” por el carácter diferencial de la blogosfera frente a los big media – que ya se suponen en esencia mediatizados. Si la blogosfera se mediatiza económicamente de la misma manera que los medios tradicionales, algo que ya discutimos hace tiempo a cuenta de la publicidad en los blogs, ¿será sostenible?

¿Qué busca el lector? Depende mucho del tipo de blog, pero creo que, en cierto sentido, busca información en la que las posibles fuentes de influencia estén claras. ¿Sinceridad? ¿Full disclosure? Es algo que muchos autores de blogs extranjeros practican constantemente (informar rigurosamente de todas tus posibles fuentes de influencia… hablo de X, pero soy accionista, o estoy en su Consejo…) ¿Se volverán este tipo de cosas sumamente relevantes a la hora de mantener a una audiencia que, sin duda, viene buscando algo muy diferente a lo que obtiene en los big media? En mi caso, dado que asumo que mis lectores vienen buscando, entre otras cosas, neutralidad académica, entiendo que sí, y creo tener relativamente claro con qué debo y con qué no debo jugar. Pero el tema me parece interesantísimo: algo que seguramente tendrá una gran importancia a la hora de definir esas “reglas no explícitas de la blogosfera” que ahora estamos empezando a escribir.

UPDATE: Vale la pena ver el buen trabajo de “solidificación y formalización de conceptos” al respecto que hace José Luis Orihuela en este post.

Bill Gates, en Der Spiegel

Escrito a las 6:54 pm
9

Larga entrevista a William H. Gates III en Der Spiegel, disponible en inglés en la web de la revista, y traducida al español en Periodista Digital. La entrevista es larga, pausada y aparentemente meditada, hecha por un periodista bastante centrado, que no se limita a hacer de comparsa, y lleva las preguntas a momentos relativamente “pantanosos”. Me gustaría extraer y comentar las siguientes citas textuales:

“Los usuarios de ordenadores personales deberán afrontar más a menudo cuestiones de carácter práctico. Por ejemplo: ¿necesito actualizar periódicamente mi software? Para nosotros, esta cuestión tiene repercusiones inmensas. Cuando ofrecemos una mejora de Windows a través de la Red, hay cientos de millones de personas que aprovechan nuestra oferta, pero otros cientos de millones no lo hacen.”

Es decir, releyendo lo citado: la culpa de la falta de seguridad es de esos usuarios que, de forma temeraria, escapan al control de la empresa rechazando las actualizaciones que se ponen a su disposición. Mi respuesta es la siguiente: yo no he instalado SP2, pero no porque sea un inconsciente o un dejado, sino porque me niego a que Windows me diga lo que puedo y no puedo instalar, y a que los programas que funcionaban bien dejen de hacerlo. Los primeros análisis de la SP2 enumeraban claramente una serie de problemas con otros programas, problemas que de haberme ocurrido, habrían comprometido claramente mi productividad. Además, los usuarios que instalaron SP2 siguen teniendo problemas de seguridad, porque el parche también estaba, en realidad, lleno de agujeros. ¿Que demuestra algo así? Que la responsabilidad, me temo, es de quien saca programas llenos de agujeros, no de los usuarios que los instalan.

La ya citada “obsesión por el control” puede observarse otra vez en un momento posterior de la entrevista, cuando Mr. Gates se refiere al spam

“… llegará un momento en que lograremos controlarlo, porque se pueden rastrear las fuentes. Todo el que hace publicidad para una empresa obtiene dinero de ella como pago por su trabajo. En ese sentido, llevamos ya mucho tiempo haciendo progresos enormes…”

Es obvio: para Mr. Gates, la manera de controlar spam, virus y demás problemas es haciendo que todo en Internet esté controlado, y además, preferentemente, bajo su control. A mí, francamente, se me ocurren mejores maneras de luchar contra los problemas que haciendo que todo en Internet esté controlado y bajo una especie de “estado policial”, porque precisamente la falta de control es en gran medida lo que ha hecho que Internet adquiera la importancia que tiene hoy. También resulta llamativo lo que ocurre cuando el entrevistador le hace ver que Microsoft, en realidad, también forma parte del problema de la falta de seguridad. Es ese momento, cuando se trata de repartir las responsabilidades negativas, el que Mr. Gates escoge para recordar a los lectores que

“Existen un montón de sistemas operativos además de Windows, como el OS de Apple, Linux y Unix… “

Sistemas operativos que, además, son según Mr. Gates los verdaderos responsables de la falta de seguridad. La culpa, por supuesto, es de los “rebeldes” que se empeñan en no tener únicamente Microsoft en sus sistemas:

“Cuantos menos sistemas operativos haya dentro de una empresa, mejor funcionan las cosas en materia de seguridad”

Tal vez alguien debería regalarle a Mr. Gates un ejemplar de “El Origen de la Especies“, de Charles Darwin… una comunidad monoespecifica SIEMPRE resulta más vulnerable, porque precisamente su falta de diversidad se convierte en crítica a la hora de reaccionar ante un ataque. Pero por supuesto, Mr. Gates insiste en culpar de la falta de seguridad a los demás:

“… la velocidad con que la comunidad Linux reacciona ante cualquier problema que se presenta no es muy elevada que digamos, en buena medida porque ese sistema no tiene, como nosotros, miles de trabajadores listos para afrontar este tipo de situaciones. Un sistema operativo comercializado ofrece ventajas decisivas. Cuando se trata de un tema como éste, las generalizaciones no nos llevan muy lejos porque todos nosotros debemos tomarnos estos problemas muy en serio. Los desarrolladores de Linux son plenamente conscientes de que no hay ningún remedio milagroso en Linuxland.”

Aquí ya no sólamente yerra Mr. Gates: aquí directamente falta a la verdad. Puede leerse en infinidad de sitios, existen informes al respecto, y lo único que ha podido presentar hasta el momento Mr. Gates es un tendencioso informe de Forrester Research, uno de los peores analistas del mundo en lo referente al rigor de sus informes y de los más conocidos por su capacidad de vender sus conclusiones al mejor postor. Hasta el momento, la comunidad Linux ha reaccionado a los problemas de seguridad en plazos mucho menores que los que Microsoft ha sido capaz de lograr, hecho que resulta particular y llamativamente cierto cuando nos referimos a fallos de los considerados como críticos. Para entenderlo, Mr. Gates debería leer el conocidísimo “The Mythical Man Month“, de Frederick P. Brooks, en el que se demuestra claramente como añadir más personal en un departamento no es la respuesta para ser más eficiente en la producción de software.

Conviene leer la entrevista para poder hacerse ideas propias al respecto.

“Blogalización: el nuevo activismo”, en ABC

Escrito a las 1:15 pm
2

Imagen Crónica del Europablog del día 1 de Febrero en el Instituto de Empresa, muy bien escrita por Juan Francisco Alonso en ABC. La foto es la que “clonó” Nacho con la cámara de Alvy (primero a la izquierda, después, yo mismo, Juan y Julio) en el momento en que la tomaba el fotógrafo del periódico.

El artículo me ha gustado, porque está bien escrito y porque ofrece una amplia variedad de ejemplos y de enfoques al tema, que pueden representar intereses muy diversos, algo que reproduce de manera fiel el tipo de cosas que nos encontramos en la blogosfera. Yo, francamente, me siento muy poco “activista”, aunque en algunas cuestiones tienda a inhibirme más bien poco, pero creo que fuera de la red soy un Profesor de una escuela de negocios, y dentro de ella también… No tengo nada claro que debamos identificar “activismo” o “ciberactivismo” con el fenómeno blog, porque el segundo es enormemente más diverso que el primero. El activismo es, según la RAE, la “dedicación intensa a una determinada línea de acción en la vida pública”, algo que tal vez recoja el espíritu de algunos blogs, pero no necesariamente el de la mayoría de los que yo conozco. Creo que un blog puede ser una buena manera de propagar el activismo en determinadas cuestiones, pero no que se deban identificar directamente.

Pero con titular y todo, el artículo de Juan Francisco me gusta, y lo veo como una “segunda madurez” en la prensa española, que parece empezar a entender el fenómeno blog. Lo leído hasta ahora, francamente, me parecía con honrosas excepciones poco representativo, con cierto tono de “enfrentamiento”, de “esto no es periodismo y nosotros sí lo somos”, con concesiones excesivas al sensacionalismo en muchas ocasiones, o con connotaciones claramente negativas en otros. Parece que el “esfuerzo comunicativo” va calando. Esta semana que entra espero que tengamos otro ejemplo.

AskJeeves compra Bloglines

Escrito a las 1:16 am
6

ImagenImagen La primera de las herramientas que todos sabíamos que estaba destinada a ser comprada ya ha sido comprada. Ha sido el mayordomo más famoso de la red el que se ha decidido a comprar una herramienta de enorme popularidad y con unas posibilidades de monetización fantásticas si se maneja correctamente. Sin embargo, las posibilidades de manejarla mal y que pierda los favores de sus millones de usuarios de un plumazo también son elevadas. El equilibrio entre leer noticias como lo hacemos ahora y leerlas en una pantalla llena de publicidad intrusiva es sumamente fino, y la fidelidad de los usuarios, sumamente baja. Una combinación decididamente peligrosa.

De la misma manera que ni hace mucho lo razonábamos para otro posible comprador, lo podemos hacer para Ask. Si bien Bloglines no es en sí una herramienta compleja ni terriblemente dificil de desarrollar, lo que se compra aquí realmente no es la herramienta, sino un conjunto de comunidad de usuarios, archivos y relaciones de todos ellos, así como el listado referenciado de blogs. La “cuota de pantalla” de Bloglines es envidiable, cualquier aplicación de nuevo desarrollo tendría que ofrecer cosas muy interesantes y novedosas para competir con algo así.

La compra es coherente con la filosofía de cualquier motor de búsqueda: si el motor te ayuda a navegar por la red, Bloglines es la forma de navegar por las noticias. Es el agregador de RSS de mayor popularidad, con un crecimiento brutal, y un modelo de difusión absolutamente salvaje que combina la utilidad (quien se da de alta, lo deja abierto en su pantalla a partir de ese momento), la viralidad/red social (puedes ver qué leen tus amigos, tu jefe, compañeros de clase, etc.) y la novedad (cuando se lo explicas a alguien, lo ve utilísimo, se siente como si se hubiese puesto de anfetaminas hasta las orejas y pudiese leer mucho más, y se queda pensando como podía vivir sin algo así).

Además, es ideal para rentabilizarlo con publicidad, si se hace con cuidado. Mientras la gente lee sus noticias, les pones publicidad en una parte de la pantalla, siempre de manera respetuosa y no intrusiva. ¿Leo sobre viajes? Toma, anuncio de agencia de viajes. ¿Leo sobre ordenadores? Toma, anuncio de fabricante de PCs… Es redondo, y plantea claramente una crisis del modelo publicitario actual, porque los autores de los contenidos pierden el control cobre los anuncios que ponen en sus páginas, y quien puede pasar a tenerlo es el agregador.

Por último, está el componente viral: ¿qué leen los miembros de tu red? ¿Qué medios son más populares en ella? Y el de actualidad, el que te otorga la posibilidad, como espectador privilegiado, de agregar las opciones de todos tus usuarios en forma de “lo más leído”, “lo más enlazado”, “lo más comentado”.

Estaba claro: Bloglines era un caramelito. La sorpresa, para mí, no es que se lo hayan comido, sino el quién lo ha hecho. Ahora, esperemos el anuncio formal, y veamos los planes que tienen.

Mangas Verdes y Furilo también lo han comentado…

Igualito que aquí

Escrito a las 9:46 pm
3

A través de muchos sitios (Boing Boing, Smart Mobs, The Register) veo una situación que me produce una sensación de “eso ya lo he vivido yo, me evoca lo ocurrido en Foromar no hace mucho tiempo. En un reciente informe “independiente” que cae en manos de varios ayuntamientos, se “demuestra” de manera aparentemente sólida que las redes inalámbricas promovidas por iniciativa municipal son caras, absurdas, malas para el progreso, el libre mercado y la competencia, basadas en una tecnología ineficiente… sólo les faltó decir que eran comunistas y producían impotencia. El informe destrozaba las tesis sostenidas por ayuntamientos como Philadelphia, San Francisco y otros que defienden la idea de que una red WiFi promovida por la municipalidad es una forma de fomentar el progreso y de reducir el digital divide.

Al investigar un poquito, una persona descubre que detrás del supuestamente “neutral” organismo que produjo el informe, el New Millennium Research Council, está en realidad una organización de lobby de Washington, Issue Dynamics Inc., que sirve nada menos que a compañías como Ameritech, Bell South, Comcast, Pacific Bell, Qwest, SBC Communications, Sprint, U.S. West, Verizon, Verizon Wireless o la mismísima United States Telecom Association (USTA). Toda una sarta de angelitos del sector a los que no les viene ni medio bien que las redes WiFi aumenten su popularidad. Me recuerda poderosamente la cara de tonto que se me quedó en la primera reunión de Foromar, cuando yo llegué esperando hablar de iniciativas municipales basadas en WiFi, y la primera intervención, por parte de una persona de Telefónica, empezó con aquello de “Ya sabemos todos que el futuro es UMTS”… y lo peor, mi cara cuando recibí el acta de aquella reunión

Está claro: para muchos, el fin siempre justifica los medios.

Compañías que hablan con las personas

Escrito a las 7:52 pm
0

A través de Seth Godin llego a este post en el que se muestra como Boden, una compañía de venta de ropa por catálogo, se disculpa ante sus clientes por un haber incorporado un diseño de una camiseta en el que aparecía una pistola, algo que fue juzgado como irresponsable por algunos clientes (no voy a meterme a juzgar la cuestión… para el caso, me da lo mismo cual haya sido el “error”). La reacción es, como puede leerse, una carta escrita de persona a persona, en la que el fundador de la compañía se explica, dice que no le prestó suficiente atención al tema, y pide disculpas a sus clientes por su error. Una buena lectura del Cluetrain Manifesto, y algo que he comentado en algunas conferencias a partir de aquel post en cierto blog en el que se criticaba (con razón) a una compañía con la que yo tenía relación y que, siguiendo los esquemas tradicionales de actuación corporativa, fue completamente incapaz de reaccionar ante el tema.

Durante muchos años, las compañías tenían inmensos altavoces con los que gritaban a través de anuncios, medios y folletos. Las personas, en cambio, por mucho que chillasen, no eran capaces de hacerse oír. Ahora, Internet ha dado voz a las personas. Ya sólo hay que aprender a escuchar, a hablar y a conversar.

Javier Rodriguez Zapatero, DG de Yahoo, en el Instituto de Empresa

Escrito a las 8:20 pm
8

Imagen Imagen Hoy, en mi clase con el MBA-S1, tocaba discutir el caso Yahoo!. Además, había coincidido con la publicación del artículo en Cinco Días en el que nos citaban a Javier Rodríguez Zapatero, Director General de Yahoo! España, y a mí, hablando de estrategias de buscadores. Colgué el artículo esta mañana en el e-campus para que los alumnos lo pudiesen leer antes de la clase, y empezamos la discusión del caso… pero al cabo de quince minutos, con exquisita puntualidad (habíamos quedado en que llegase quince minutos tarde) apareció Javier, de manera que lo pasé al aula y lo presenté por sorpresa.

La clase estuvo verdaderamente bien, con muchísimas preguntas de los alumnos y comentarios interesantes por parte de Javier (a quien se le nota un montón la experiencia docente), y que nos dio una visión abierta y completa de la compañía, su estrategia, sus retos y sus planes de futuro (que por eso de la blogging policy no voy a reproducir, pero que de verdad estuvo muy, muy interesante). Un rato muy agradable, y una clase de estrategia de negocios digitales, de integración tecnológica y de ventaja competitiva generada por la tecnología, directamente de la mano de uno de sus actores principales en España. ¡Muchas gracias, Javier! :-)

Motores de búsqueda, en Cinco Dias

Escrito a las 4:30 pm
0

En el Cinco Días de hoy estaba este artículo de Marimar Jiménez y Javier F. Magariño sobre estrategias de los principales motores de búsqueda, al hilo del estreno del nuevo MSNSearch de Microsoft. Además del vínculo al artículo, aquí tenéis el vínculo a la entrevista completa, en donde me extendí largo y tendido sobre lo preguntado y unas cuantas cosas más. Los temas cubiertos, para aquellos que os interesen estos temas, son el panorama competitivo, las ventajas para los usuarios, la posición de Google, los posibles modelos de ingresos, la posición del A9 de Amazon, la situación de los portales “de toda la vida”, y, como no, las tendencias de futuro.

Nosotros, el medio

Escrito a las 10:25 am
3

Imagen Muy interesante producto de The Media Center at the American Press Institute, traducido al español, disponible íntegramente en la red con licencia Creative Commons, y prologado, como no podía ser de otra manera dado el título, por Dan Gillmor. Por el vistazo inicial que he podido echarle, recoge mucho de lo escrito últimamente en fuentes como el propio Gillmor, pero se retrotrae hasta Nicholas Negroponte, uno de mis libros de referencia y que seguramente tuvo mucho que ver con algunas de las decisiones que tomé de cara a mi doctorado y especialización posterior cuando lo leí allá por 1995.

Una cita interesante por la parte que nos toca:

“Los weblogs, o blogs, como ya son comúnmente conocidos, son la forma más activa y sorprendente de esta participación. Estos sistemas de edición personal han dado paso a un fenómeno que tiene los visos de una revolución –al dar a cualquiera con el talento y la energía correctos la habilidad para ser escuchado a lo largo y ancho de la Web-.”

Y dedica el capítulo 3, “Cómo está tomando forma el periodismo participativo“, a este tema. Francamente, muy buena pinta. Como persona que tiene como una de sus principales líneas de investigación el impacto de la tecnología en los medios de comunicación, el debate que se está abriendo al respecto me resulta fascinante. Creo que en breve reeditaré un artículo antiguo al respecto, dado que vuelve a ganar en relevancia y me sigue pareciendo adecuado a pesar de los años…

La “estrategia Google”

Escrito a las 8:55 am
15

Este post no pretende ser ácido, ni amargo, ni tener ningún otro tipo de sabor. Tampoco quiere ser como el famoso vino de Asunción, que como es bien sabido no es blanco, ni tinto, ni tiene color. Lo que pretendo es reflexionar sobre algo que recientemente, sea por casualidad o no, estoy encontrándome en bastantes foros: el recurso a la llamada “estrategia Google”. ¿En qué consiste esa presunta “estrategia Google” que aparentemente gusta tanto a todo el mundo y es usada por otros a modo de “defensa siciliana” en el ajedrez?

A juzgar por lo oído hasta el momento en los citados foros, la “estrategia Google” consiste, grosso modo, en construir algo, intentar que se llene de usuarios hasta arriba, y esperar o promover de manera más o menos activa el que surjan modelos de negocio asociados a ello. Los defensores de esta presunta “estrategia Google” se apoyan, en primer lugar y como no podía ser de otra manera, en la valoración actual de la empresa, actualmente en máximos históricos (216.80 frente al precio de salida inicial de 95.96 dólares por acción). En segundo, en la historia de la empresa, que se inició con una tecnología desarrollada por Larry y Sergey para buscar en bases de datos, y escaló a partir de ahí hasta convertirse en el sistema de búsqueda que cambió las reglas de Internet y desarrolló todo el ecosistema a su alrededor que hoy conocemos. Según se cuenta en los mentideros próximos a la empresa, Larry y Sergey carecían de la más mínima intuición sobre el concept de Adwords, Adsense o publicidad contextual de ningún tipo cuando iniciaron su andadura. De hecho, como empresa de tecnología tradicional, esperaban obtener fees por licencias que cobrarían a aquellos que quisieran utilizarla en sus emrpesas, portales, etc. Pero el tiempo pasó, y al ver la que habían liado, se les fueron ocurriendo cosas, y se desarrolló la Google que hoy conocemos.

Toda una historia. Sin embargo, curiosamente ni es la primera, ni es especialmente original. Yahoo!, por ejemplo, hizo algo muy parecido: iniciarse como la aventura de dos amiguetes que querían tener sus favoritos a mano desde cualquier ordenador, y de repente, al cabo de un tiempo y cuando muchos más “amiguetes” habían añadido sus favoritos a la página, darse cuenta que tenían ahí un escaparate publicitario mucho mayor y más eficiente que cualquier fachada de Madison Square. Al menos, eso cuenta la leyenda.

Por tanto, y según entiendo yo, eso quiere decir que, amparándonos en la “estrategia Google”, podemos hoy en día construir cualquier nave, echarla al mar, esperar a que se llene de pasajeros, y no preocuparnos, porque después seguro que ya se nos ocurrirán maneras de pagar las facturas de la gasolina. Interesante. No digo que no me suene a nada conocido anteriormente, sólo digo eso: interesante.

La clase de ayer en el MBA-S1 fue una discusión muy interesante en torno a la “estrategia Google” y a cómo añadir valor mediante tecnología. En un breve plazo, he escuchado el recurso a la “estrategia Google” en variados sitios: desde una presentación acerca de una nueva y muy interesante empresa que se lanza en el mundo de la música, hasta una conferencia de Niklas Zennström, pasando por otros lugares variados… Y repito el comienzo del post; no quiero decir que sea malo o bueno, simplemente que es interesante y que merece una reflexión. La mía la tengo hecha, pero como es una reflexión, y no el resultado de una investigación que pueda exhibir en las narices de los críticos, prefiero reservármela, esperar y tamizar con el sentido común y los comentarios e ideas que tenga mi muy apreciada audiencia lo que posteriormente pueda escribir al respecto. En cualquier caso, tengo claro que es precisa una reflexión al respecto.

Logotipo de Blogestudio Logotipo de Acens