El Blog de Enrique Dans

Los blogs, en Fortune

Escrito a las 5:17 pm
2

Imagen Vía Joi Ito llego a este largo pero fantástico artículo de Fortune sobre los blogs y porqué, como llevo tiempo hartándome de decir en clases y conferencias, resultan INDISPENSABLES. Lo que algunos me criticaban hace tiempo porque parecía tener tintes de obsesión (“tú lo que quieres es meter blogs hasta en la sopa”), se ve cada día más claramente como una necesidad para empresas y personas, que no pueden ignorar lo que otros dicen acerca de sus productos, sus competidores, la veracidad de lo que dicen, etc. “Escuchar la blogosfera” se ha convertido en una absoluta necesidad.
El artículo comenta el reciente episodio del lanzamiento de MSN Spaces, y como el artículo crítico de Xeni Jardin en BoingBoing dio origen a una enorme serie de posts en todas partes destrozando la imagen del producto de Microsoft (serie a la que me uní con mi modesta contribución), oleada crítica que Microsoft, en una demostración de saber hacer, intentó detener o minimizar no mediante la participación de Bill Gates o de Steve Ballmer, sino mediante la de otro empleado, el blogger más famoso de Microsoft, Robert Scoble, autor de “Scobleizer“. El artículo revisa también episodios recientes, como el de la dimisión de Dan Rather, o el famoso post de Engadget en el que se demostraba, con vídeo y todo, como podía abrirse un candado de (en teoría) alta seguridad mediante un bolígrafo Bic (recuerdo haberlo visto en Bloglines en el momento de salir, y como me fui corriendo al despacho de un buen amigo motero a contárselo por si acaso… curiosamente, el mismo amigo que me critica porque veo blogs hasta en la sopa :-) Este tema terminó nada menos con la compañia enviando cien mil nuevos candados a sus clientes, en sustitución de los afectados por el “locker hack“…

El artículo está francamente bien escrito, y resulta imprescindible para cualquier interesado en esto de la blogosfera y su desarrollo. Pena que, como dice Joi, no tenga hipervínculos… parece que Fortune va a tener que leer su propio artículo una segunda vez para terminar de captar la idea…

La empresa, la tecnología y las personas

Escrito a las 4:22 pm
10

Me he encontrado un artículo interesante en el WSJ, “Another way to buy your computer” (para suscriptores, me temo), que incide en un tema que traté hace tiempo: la a mi juicio enorme ventaja que una empresa puede desarrollar acercando a sus empleados a la tecnología. Desde mi punto de vista, es como desarrollar inteligencia individual y colectiva, como asegurarse ese “pool genético colectivo” indispensable cuando la empresa necesita adaptarse a cambios, ser innovadora, etc.

Curiosamente, ese nicho de mercado ha sido detectado por las compañías del sector tecnológico, que por tanto se están acercando a empresas de todo tipo con ofertas para sus empleados. De hecho, resulta interesante que el artículo de Jennifer Saranow haya cambiado de título y enfoque desde que lo leí ayer… Ayer se titulaba, con una clara connotación negativa, “Computer firms try new sales tack“, es decir, algo así como “las empresas de ordenadores intentan nuevos trucos para vender”, mientras que hoy hemos pasado al claramente positivo “Otra forma de comprar tu ordenador“… Pena que estos deslices no puedan esconderse en la blogosfera :-)

En cualquier caso, aunque la redactora tenga convicciones “volátiles” de un día para otro y pase de las connotaciones negativas a las positivas con velocidad vertiginosa, el artículo está muy bien, e incide en algo que tengo claro que veremos mucho en el futuro inmediato: empresas que ayudan a sus empleados a adquirir ordenadores para uso doméstico. Por supuesto, habrá quien lo interprete bien y mal. Si una empresa quiere usarlo para “incrementar la productividad de sus trabajadores” a base de horas de trabajo en casa, tendrá que compensarlo en la forma y manera adecuadas, y construir con ello una propuesta de valor razonablemente buena para ambas partes, como han empezado a hacer algunos ministerios japoneses. Pero, sin necesidad de adentrarse en el teletrabajo, veo claro que la ganancia en “cultura media” y en “actitud positiva” hacia la tecnología que puede conseguirse mediante acciones de este tipo puede ser determinante en temas tales como el desarrollo de trabajadores, la fidelización a la empresa y cuestiones afines de muy elevada importancia a la hora de construir esa “empresa que aprende” que dicen que triunfará en el futuro cercano.

Beneficios para las tres partes implicadas… Hmmm, si fuese una empresa de tecnología en España hoy, me pondría las pilas inmediatamente con este tipo de temas…

Comentarios en precario

Escrito a las 7:23 pm
2

Como solución en principio transitoria, he habilitado los comentarios de Blogger. No me gustan nada, entre otras cosas porque para comentar ofrecen dos alternativas: o tener cuenta en Blogger y comentar con tu nombre de usuario, o bien hacerlo anónimamente. En general siempre me ha gustado que los sistemas se autorregulen, y esta página ha tendido desde el principio a tener comentarios con nombre identificable, o bien con seudónimo. La posibilidad del seudónimo me parece perfecta, sobre todo cuando además es un seudónimo que se mantiene en el tiempo. Pero Blogger lo hace difícil, porque intuitivamente no la ves. Obviamente, la solución esté en comentar como anónimo si se quiere, pero “firmar” el comentario abajo de todo con el seudónimo deseado. Pero me da la impresión, sobre todo por lo que veo en otros blogs que usan el sistema de comentarios de Blogger, de que algo así provoca que se disparen el número de comentarios anónimos e indiferenciables unos de otros, lo cual me parece una pena.

Mi idea es, por el momento, habilitar los comentarios de Blogger “por tener algo”, porque como dijo mi maestro Alberto Knapp hace tiempo, “sin comentarios, un blog no es un blog”. Si Enetation me ofrece una solución en breve (su primera respuesta ha sido “por nuestro lado, todo está bien”), posiblemente corte y pegue los comentarios que hayáis podido hacer en Blogger y me los llee a Enetation. Si esa solución no se produce o no me convence, tendré que buscar la manera de exportar comentarios desde Enetation para no perder los antiguos. En este momento, tengo backup de todos los comentarios desde el 18 de Julio de 2004, lo cual me parece claramente insuficiente. Enetation exporta en formato CAIF XML, que en principio es suficientemente estándar como para poderlos importar a otro sistema, pero lo hace a través de un proceso horroroso y manual en el que se genera un fichero por cada post que recibió algún comentario… lógico, por otro lado: al que quiere irse, vamos por lo menos a ponérselo difícil.

En resumen, que no he perdido el histórico, y que la solución actual está completamente en precario. Me siento como si hubiese pasado demasiado tiempo haciendo equilibrios encima de una silla colocada sobre una pata en una mesa, girando un plato encima de un palo colocado en la punta de mi nariz, y haciendo malabarismos con tres pelotitas de colores en cada mano… De este fallo puntual podría perfectamente acabar derivándose mi decisión de cambiarme de herramienta…

UPDATE: Gracias a las sugerencias de Agustín, vuelvo a tener los comentarios de Enetation funcionando, aunque sigan en estado precario. Por ahora, si queréis comentar, os encontraréis en una página diferente e incómoda en lugar del habitual pop-up pequeñito, y no veremos, además, el número total de comentarios a cada post. Pero algo es algo, y la solución de decididamente mejor que el cirio que estaba montando yo… Agustín, eres un crack!

El fraude de los clicks en los Adwords de Google

Escrito a las 5:48 pm
9

Empezó siendo una tontería: veo un Google Ad de un competidor, y hago click, así al menos le cuesto dinero. Continuó siendo casi un detalle, una cortesía: estoy en la página de Fulano, que tiene Adwords, pues hago click en ellos, y algo le tocará. Algunos sitios Web lo decían claramente: si has encontrado esta página útil, antes de irte haz click en nuestros esponsors. Ahora, ya es un fraude a gran escala con programas automatizados para hacer click en anuncios situados en páginas falsas, cuyo único propósito es alojar esos anuncios y estafar a los anunciantes. La cosa se ha puesto tan seria, que algunos calculan que en torno al 20% de todos los clicks en anuncios de ese tipo podrían ser de naturaleza fraudulenta. El CFO de Google, George Reyes, habla en CNN Money al respecto y afirma que resulta indispensable que se haga algo al respecto, porque el tema está amenazando la principal fuente de ingresos (98%) de la compañía. Recientemente, Google ha contactado a algunos anunciantes para devolverles cantidades que habían sido injustamente cobradas, al haber sido generadas mediante esquemas de tipo “click fraud“, una práctica que, aunque pretende sostener la credibilidad de la compañía, tiene un coste sumemente alto.

Según Reyes, esto es “la mayor amenaza actual a la economía Internet”, al atentar no sólo contra la fuente de ingresos de algunos, sino también contra las prácticas publicitarias de muchos más. La publicidad contextual se ha convertido en uno de los grandes pilares de la economía Internet de hoy en día, con crecimientos elevadísimos muy por encima de cualquier otro formato publicitario. Es evidente que si los Adwords siguen ahí, y con el crecimiento que tienen, es porque los anunciantes en general estarán experimentando tasas de conversión positivas provenientes de los mismos. Están generando una auténtica economía paralela, con complejos mecanismos y subastas, revendedores de palabras, reposicionadores, estrategas, etc., pero se basan en algo que está muy imbuído de la filosofía de Google: “don’t be evil“. Haz click cuando de verdad estés interesado en el anuncio en cuestión, y yo ya me encargaré, con mis sesudos algoritmos, de que ese anuncio te resulte relevante e interesante las más veces que sea posible. Pero no basta sólo con no ser malvado. Tienes además que contar con que los demás si lo son. Tan sencillo como lo dijo Thomas Hobbes en el siglo XVII: Homo homini lupus.

Sin comentarios

Escrito a las 11:16 am
0

Por alguna misteriosa razón, y sin que yo haya tocado el código de mi página, los vínculos de comentarios no aparecen. Misterios de Enetation, que además, no da señales de vida ni en sus foros, ni a través de correo electrónico. Sigo recibiendo, en cambio, oleadas del molestísimo spam de comentarios en posts antiguos, que me tiene verdaderamente harto. Cada vez que empieza una nueva oleada de spam, tengo que ir borrándolos manualmente. A esta gente de Enetation parece que, claramente, el tema les ha superado. Voy a ver que puedo hacer para arreglarlo.

La SGAE, en la Wikipedia

Escrito a las 9:33 pm
1

Mientras escribía el post anterior, me pasé por la Wikipedia para vincular el término Google Bomb a su definición, algo que muchos hacemos habitualmente en nuestros artículos. Al ver la definición, observé que la página tenía muchos ejemplos de Google Bombs, pero que entre ellos no estaba el más conocido y exitoso de la blogosfera española: el de la vinculación del término “ladrones” con la homepage de la Sociedad General de Autores y Editores, SGAE. Así que, ni corto ni perezoso, procedí a editar la página de la Wikipedia, e introduje el ejemplo correspondiente. Así que ahí lo tenéis, en la definición de Google Bomb, de primerito, en la lista de “Accomplished Googlebombs“. Me ha quedado de lo más logrado, ¿no?

El futuro de los buscadores

Escrito a las 7:49 pm
3

Larguísimo, pero interesantísimo artículo en MIT Technology Review sobre el sector de los buscadores; básicamente revisando las posibles opciones estratégicas de Google, Microsoft y, en menor medida, Yahoo! y otros competidores. Disiento con muchos de sus puntos, pero me ha parecido una lectura interesantísima.

El artículo comienza con una premisa para mi errónea: que Google está hoy en una situación idéntica a la de Netscape en 1995. Para mí resulta una falacia total pensar que el éxito de Google hoy depende de Microsoft. Desde mi punto de vista, pero esto es pura opinión y no ciencia, en el hipotético caso de que Microsoft, en pleno ataque de inspiración, fuese capaz de producir un buscador que pudiese competir con Google, aún tendría muchas cosas que superar antes de aniquilar a Google como hizo en su momento con Netscape. Cosas que van desde los obstáculos legales que se encontraría si intentase apalancar su herramienta en el dominio del sistema operativo o las aplicaciones, hasta el papel de “malo” que ha logrado arrogarse en infinidad de usuarios que hoy intentan desesperados mirar hacia competidores alternativos que les proporciones mejores experiencias de uso que las que les proporciona Microsoft.

Pero lo interesante del artículo no es su comienzo, sino lo que apunta posteriormente: Según el autor, la clave en el mercado de los buscadores hoy viene del desarrollo de estándares. Comparando con otros mercados tecnológicos, el autor – fundador de la empresa que creó y vendió posteriormente FrontPage a Microsoft – afirma que los estándares son una necesidad en mercados tecnológicos dotados de elevada complejidad, y que se avecina una guerra por el control de esos estándares. De nuevo disiento: no veo que el desarrollo de estándares, APIs y afines juegue un papel tan fundamental en este mercado hoy en día. El autor afirma que ha sido el desarrollo de estándares como la arquitectura mainframe por IBM en 1964, el microprocesador de Intel en 1971, el primer sistema operativo de Microsoft en 1981 o el router de Cisco en 1986 la fuerza capaz de generar miles de millones de dólares en beneficios, y que antes del desarrollo de esos estándares, esos mercados eran poco significativos o inexistentes. Sin embargo, desde mi punto de vista, el desarrollo de estándares, si bien puede jugar un papel fundamental en mercados incipientes y complejos, no está aún listo para actuar en un mercado como el de los buscadores.

Imagen Y me explico: el mercado de los buscadores, desde mi punto de vista, no está en fase incipiente. Está, de hecho, en una fase muy anterior. Ni siquiera ha empezado a definirse. Revisemos su ya aparentemente larga historia: los primeros catálogos por intervención humana, los primeros bots capaces de seguir vínculos de manera autónoma, los primeros algoritmos que asignan pesos y relevancias… ¿dónde estamos realmente? La primera generación de buscadores, para mí, fracasó por la prostitución de sus resultados. Dejamos de utilizar Altavistas y Terras cuando vimos que lo que obteníamos en sus resultados era el mejor postor, y no lo más relevante. Nos fuimos a Google porque nos prometía reultados basados en la relevancia, no en la puja, al principio en su totalidad, ahora sólo en la mitad izquierda de la pantalla y pasada la primera línea. Ahora estamos en la fase de “in Godgle we trust“, como reza la portada de la revista, pero… ¿realmente hemos avanzado tanto? Google indexa hoy más de ocho mil millones de páginas (una pequeña fracción del total de la Web) pero… ¿tiene eso alguna importancia más allá de la puramente estadística? ¿Encontramos siempre en nuestro buscador lo que estábamos buscando? ¿Lo más relevante? Incluso para los verdaderamente diestros en el manejo del buscador, esos a los que miramos admirados por la alquimia que pueden obrar en la página, el resultado verdaderamente relevante se muestra a veces elusivo, esquivo, difícil de localizar.

Y, lo que para mí resulta peor aún… Impersonal. Imaginemos dos personas idénticamente adiestradas en el manejo de un buscador: uno es un neurocirujano, el otro un futbolista. A la hora de buscar un término como, por ejemplo, “lesiones cerebrales”, los intereses de ambos resultan enormemente dispares en profundidad, en las fuentes sobre las que buscar, en la orientación y los términos asociados… Sin embargo, ambos llegarían, posiblemente, a páginas muy parecidas. El para mí mejor de los buscadores, Google, sigue siendo el pálido y triste reflejo de lo que un secretario bien instruído y que me conociese a la perfección podría hacer por mí en términos de acceso a la información. Nos hemos acostumbrado a ello, lo aceptamos y, en gran medida por comparación con lo anterior, hasta nos parece galáctico. Pero es un asquito. No tiene nada que ver con la maravillosa complejidad y eficiencia de la mente humana. Con todo su PageRank, el buscador de Google no es más que un robot tonto, muy tonto, tontísimo. Tan tonto que se le puede engañar con estrategias como el Google Bombing, que un niño de siete años podría diseñar. Y ojo, estamos hablando del mejor y más refinado de los buscadores y de una empresa que goza de mi más confesada admiración y respeto.

Proceder al desarrollo de estándares hoy en día, como pide el autor, sería como haber intentado desarrollar estándares para amortiguadores cuando se inventó la rueda. En la carrera hacia conseguir una herramienta de búsqueda razonablemente buena, nos hallamos en la Prehistoria.

Y en esa Prehistoria, la tribu más desarrollada es, sin duda, Google. El que marca la tendencia, el que desarrolla primero, el modelo a seguir. El que, en una herramienta de menos de un Mb. de tamaño, ha sido capaz de superar amplísimamente el simpático perrito de Microsoft que movía mucho la colita, pero tardaba siglos y, además, proporcionaba unos resultados de calidad lamentable. Al desarrollar Google Desktop Search, Google ha desarrollado una tecnología, la del servidor Web local que almacena nuestros ficheros de índices, que puede ser clave en el futuro de la búsqueda: un servidor Web local, basado en los documentos almacenados en nuestro disco duro, que nos define, nos caracteriza, resume muchos de nuestros intereses y temas en que trabajamos, a lo que nos dedicamos. En su momento, Larry y Sergey tuvieron la intuición de adaptar una metodología científica, las “citations“, al mundo de las búsquedas: lo más citado, lo más enlazado, es lo más relevante. Ahora, su intuición mágica puede darles otra clave: lo que un usuario tiene en su disco duro define sus intereses. Una búsqueda en los miles de millones de páginas de Google moderada por los resultados de mi perfil en mi índice local podría darme, o al menos aproximarse, a los resultados que realmente estaba buscando, distintos a los de otro usuario con un disco duro lleno de documentos sobre Neurología. Y ya puestos, ¿por qué un índice local si cada vez usamos más ordenadores y dispositivos de todo tipo? Almacenemos nuestros índices en los ordenadores, en la grid de Google, y usemos los resultados para nuestras búsquedas en la Web. Incluso los contenidos de nuestros mensajes en Gmail pueden ayudarnos a la hora de definir nuestros intereses de cara a encontrar la estrategia de búsqueda más adecuada, que nos ofrezca los resultados que realmente nos interesaban. Nos maravillan las recomendaciones de Amazon porque nos conocen mejor que nosotros mismos… los buscadores del futuro nos conocerán mejor que lo que nosotros mismos nos conocemos, y esa imagen coincidirá o no con la que nosotros tenemos de nosotros mismos. Pero nos darán los resultados que buscábamos. Y en ese momento, posiblemente, podremos pensar en el desarrollo de estándares. Mientras tanto, larga vida a Larry y a Sergey, y que el coco les dé para seguir haciendo maravillas.

UMTS: La ceguera intencionada

Escrito a las 9:47 am
1

Este artículo, “UMTS: la ceguera intencionada” salió en su momento, allá por el 11 de Noviembre, en la edición especial para el SIMO TCI 2004 de Expansión. Como únicamente se distribuyó en la recinto ferial durante esos días, me imagino que la difusión del artículo habrá sido más bien escasa. Así que, como acaba de caer en mis manos de nuevo (de hecho no lo había llegado a ver en versión maquetada), lo vinculo para quien le interese el tema.

UPDATE: Corregido el vínculo del artículo, ya vuelve a estar disponible (perdón…)

El futuro de la industria del PC

Escrito a las 9:28 am
0

Muy interesante esta reflexión en las páginas de Fortune sobre el futuro de la industria del PC, al hilo de la salida de IBM. Según el autor, la industria del PC evoluciona hacia muchas cosas que no son el PC, sino dispositivos de otros tipo, algunos de los cuales ni siquiera conocemos todavía. Un fragmento interesante, el párrafo final:

IBM, for all its many talents, was not the kind of company to take us there. Now a new giant joins Dell and HP. Lenovo, born in China but headquartered in New York, is likely to push those relentlessly innovative companies to move even faster toward products we don’t yet know we need.

Trata mejor a IBM de lo que yo lo hice en mi reciente columna de Expansión, pero está muy de acuerdo en el fondo. IBM no podía o no sabía llegar más allá de lo que lo hizo.

Los titulares que NO veremos en el 2005

Escrito a las 1:48 pm
2

Veo, vía Slashdot, en Silicon.com, los titulares que NO veremos durante el 2005. Muy divertido y muy interesante: el primero, que Microsoft saca su Longhorn a tiempo y sin bugs :-) Pero también está el de que los mercados se vuelven locos por las salidas a bolsa de las empresas tecnológicas, o el que el spam vuelve a representar menos del 50% del total de correo electrónico distribuido, o el que una empresa india abre un centro de offshoring en UK… unas cuantas tendencias que algunos en algún momento llegaron a imaginarse, analizadas en clave de humor. Lectura muy recomendable.

Logotipo de Blogestudio Logotipo de Acens