El Blog de Enrique Dans

Las amenazas a la web, en Vía@IEBusiness, en El País

Escrito a las 2:31 pm
4

Mi primera participación en Vía@IEBusiness, el blog de IE Business School en El País, es un vídeo de tres minutos dedicado a analizar la visión que está empezando a comentarse cada día más acerca de las principales amenazas al desarrollo de la web, expresada fundamentalmente en dos entrevistas recientes en dos medios diferentes a Tim Berners-Lee y a Sergey Brin, que ya hemos mencionado (con hilos de comentarios bastante recomendables) en entradas anteriores. La han titulado como “Enrique Dans analiza las principales amenazas al desarrollo de la web“.

Mi participación en Vía@IEBusiness intentaré que sea habitual, y tenderé a centrarla en el formato vídeo en píldoras cortitas de tres minutos, aprovechando que es un formato en el que me encuentro bastante cómodo pero que no hago prácticamente nunca por mi cuenta en mi propia página. En Vía@IEBusiness encontrarás participación de muchos otros profesores de IE Business School tanto en formato vídeo como texto o entrevista, pero me ha parecido que para mí tenía sentido intentar utilizarlo para aportar un cierto valor diferencial con respecto a lo que publico habitualmente.

Conceptos sencillos en retail combinando proyección y sensores

Escrito a las 7:12 am
7

 

Lo he visto en Mashable: un escaparate que combina el objeto físico, en este caso un zapato femenino, con información extendida que incluye las características del mismo, su precio y, más interesante, información sobre la disponibilidad en inventario en función de la talla. Un concepto relativamente sencillo creado por Perch Interactive, una pequeña startup de cuatro personas cofundada por un graduado del MIT que trabaja en la aplicación de sensores de presencia y tecnologías de proyección sobre superficies en espacios comerciales, y que sirve de ejemplo para ver las interesantes posibilidades en el mundo del retail, del que hemos hablado en otras ocasiones. En la página de la compañía puedes ver aplicaciones a pequeño electrodoméstico (Roomba), electrónica (cámaras de fotos), bebidas o gafas de sol.

Empieza a haber un buen número de ejemplos interesantes del uso de este tipo de tecnologías de interacción basadas en proyección y sensorización, bien aplicados a entornos comerciales, o incluso proyectos españoles aplicados al hogar. Prepárate para ir encontrándote conceptos similares muy pronto en cada vez más sitios…

Megaupload: tres meses después… ¿qué?

Escrito a las 2:44 pm
59

La evolución del caso Megaupload desde que el pasado veinte de enero, hace tres meses, se anunciase la rocambolesca operación policial internacional que cerró la página, encarceló a los principales directivos de la compañía e incautó los bienes de su fundador, empieza a dejar lugar a pocas dudas.

Desde el primer momento lo comentamos: no se trata de defender a Megaupload. Ya habrá abogados para ello. Si han cometido delitos que deben ser llevados ante la justicia, que así sea, dentro lógicamente de los límites de las necesarias garantías judiciales que deben regir, aunque desgraciadamente no siempre rigen, en los estados democráticos. Pero a medida que pasa el tiempo, la “inequívoca imagen” de aquel “gordo delincuente que posaba con armas y coches de lujo” empieza a dejar ver una fotografía un poco diferente: la de una persona que, sin entrar en sus características físicas o en su gusto a la hora de escoger en qué gasta su dinero, ha sido víctima de una de las operaciones más mafiosas, alucinantes, ridículas e injustificadas que hemos podido ver a nivel mundial.

Una operación que empieza a dejar claro – ya empezaba a traslucirse al mes de la operación, cuando hicimos este mismo análisis – que ni las luces eran tan luces, ni las sombras eran tan sombras en este caso, y que en realidad todo indica cada vez más que la operación simplemente se hizo para frenar la ambición de una compañía que cada vez contaba con más simpatías entre los creadores, que estaba preparando el lanzamiento de un nuevo proyecto de desintermediación para trabajar directamente con ellos y proporcionarles mejores rendimientos económicos que el sistema establecido, que tenía bastante avanzado con la banca de inversión un plan para salir a bolsa con un importe de varios miles de millones, y a la que se acercaban incluso las propias discográficas para poder trabajar con ella. En el fondo, una operación mafiosa, un auténtico complot que una industria tradicional completamente inadaptada urdió con el Estado norteamericano saltándose todos los controles razonables para poder favorecer sus intereses económicos. Algo que cada vez sugiere más que lo que vimos fue un turbio acto de corrupción institucional.

Tres meses después. ¿a qué apuntan todas las evidencias? Por un lado, numerosos profesionales y estudiosos del derecho afirman que, simplemente, no hay caso, que el Estado lo va a tener muy difícil porque claramente se extralimitó en sus actuaciones, y que ha provocado un daño completamente injustificado a los usuarios legítimos del sistema. Que el cierre de Megaupload no ha provocado ningún tipo de beneficio para la industria: el tráfico, simplemente, se ha desplazado a otros sistemas. Pero no solo eso: además, Kim Dotcom está en libertad, le han sido devueltos parte de sus bienes injustamente confiscados, se apunta a que hubo graves irregularidades en su detención, sus argumentaciones suenan de lo más razonable, y sus intentos por contratar a buenos abogados y representantes legales en los Estados Unidos se están viendo dificultados por las acciones del gobierno, que pretende denegar su derecho a una defensa jurídica justa. Y finalmente, podría incluso que el juicio ni la extradición siquiera llegasen a tener lugar: ni siquiera hay cargos suficientes como para poder pedir la extradición. La prueba definitiva de que todo el caso es una farsa.

Simplemente impresionante. Tres meses después, el caso Megaupload parece algo completamente distinto de lo que los medios contaban y de lo que algunos creían. A veces, las cosas no son lo que parecen. O peor: sí lo son.

El copyright como la Ley Seca de nuestros días

Escrito a las 11:09 am
13

 

No hay versión en castellano y la función de transcripción de los subtítulos no va demasiado fina, pero vale la pena ver este vídeo al que he llegado vía Techdirt en el que Ben Huh, fundador y CEO Cheezburger, Tom W. Bell, un profesor especializado en propiedad intelectual, y Ben Sheffner, de la Motion Pictures Ass. of America hablan acerca de los conceptos fundamentales de la propiedad intelectual y los problemas derivados de su aplicación, incluyendo el ya famoso y brillante análisis Copyright duration and the Mickey Mouse curve, y se califica como “la ley seca (Prohibition) de nuestra generación”, una analogía que ya he utilizado en varias ocasiones.

Como en el caso de la tristemente famosa Ley Seca, que se convirtió en incentivo para mafias de todo tipo y que contribuyó claramente a empeorar el problema que pretendía supuestamente solucionar, el copyright deberá ser objeto de una revisión profundísima, que replantee completamente sus principios más básicos para adaptarlos a un mundo digital.

Transparencia y consecuencia, mi columna de esta semana en Expansión

Escrito a las 8:58 am
6

Mi columna de esta semana en el diario Expansión se titula “Transparencia y consecuencia” (pdf), y habla de la presentación del borrador de la importantísima ley de transparencia, de sus agujeros y lagunas, y de cómo la buena idea de abrir una página para llevar a cabo un proceso de revisión del mismo por parte de la ciudadanía trae ahora consigo una lógica consecuencia: ahora, las sugerencias y aportaciones, más de tres mil seiscientas, deben ser tenidas en consideración si se quiere que el proceso tenga realmente sentido y no quede como una simple declaración de intenciones. Tocamos el tema anteriormente en esta otra entrada titulada “La enorme importancia de la transparencia“.

A continuación, el texto completo de la columna:

 

Transparencia y consecuencia

Existen muchas razones para pensar que el recientemente presentado borrador de la ley de transparencia supone un momento crucial para la credibilidad de la política española.

Por un lado, por su radical importancia: España no podía permitirse ser el único país del continente de más de un millón de habitantes que no tenía una ley de transparencia y acceso a la información pública. Por otro, por la decisión tomada por el Ejecutivo de presentar el borrador a consulta ciudadana en una página web, decisión indudablemente positiva, pero que se vería gravemente desvirtuada si, tras ella, no se realizase una incorporación seria de las propuestas más significativas recibidas. Preguntar a la ciudadanía para, posteriormente, ignorar las más de tres mil seiscientas aportaciones emitidas por ésta no sería consecuente.

Además, el borrador manifestaba carencias significativas. En un país asolado por escándalos de corrupción, el borrador propuesto tenía agujeros, excepciones y lagunas que desnaturalizaban claramente sus posibilidades. Así se puso de manifiesto en la reacción ciudadana que llevó a la recogida de más de ochenta y cinco mil firmas en  Avaaz.org, evidencia clara del sentir generalizado. Problemas como el no reconocimiento el derecho de acceso a la información como  derecho fundamental, del principio de publicidad de toda información pública, de la necesaria proactividad en su publicación o la configuración adecuada de las excepciones para evitar su uso abusivo, entre otras carencias, deben ser necesariamente corregidos para dotar de sentido a una ley fundamental para la mejora de nuestra calidad democrática.

Según los mensajes recibidos desde la Cumbre de Gobierno Abierto celebrada recientemente en Brasilia, el texto del borrador será revisado para incluir muchas de estas propuestas. Resulta fundamental, y consecuente con el hecho de haber pedido opinión a la ciudadanía, que se aproveche el momento para dotar a nuestro país de una ley de transparencia fuerte y exhaustiva, que elimine el secretismo y contribuya a poner coto a la corrupción.

La red de todos frente al modelo de negocio de unos pocos

Escrito a las 7:34 am
45

Record labels have a very strong voice when it comes to arguing for their particular business model, which is in fact out of date. The result is that laws have been created which make out as if the only problem on the internet is teenagers stealing music. The world is bigger than that. The internet is bigger than the music industry. The economic impact of the internet is bigger than the music industry.”

Sir Tim Berners-Lee, 18 de abril de 2012

 

(“Las compañías discográficas tienen una gran influencia cuando buscan proteger su modelo de negocio, un modelo a día de hoy obsoleto. El resultado es que han conseguido crear leyes que hacen parecer que el único problema de internet son los quinceañeros que se bajan música. El mundo es mucho más grande que eso. Internet es mucho más grande que la industria de la música. El impacto económico de internet es mucho mayor que la industria de la música”)

 

Berners-Lee: Don’t let record labels upset web openness, ArsTechnica.

Hablando sobre transgresión y campañas publicitarias, en El Confidencial

Escrito a las 9:49 am
10

Iván Gil, de El Confidencial, me llamó ayer para hablar acerca de una campaña publicitaria que por lo visto estaba funcionando muy bien en Facebook – o al menos, consiguiendo muchos Likes – al proponer un esquema en el que una modelo se iba desprendiendo de prendas de ropa a medida que la campaña obtenía más respaldo. Hablamos del tema en genérico – yo no conocía la campaña – y tocamos cuestiones como la eficacia de las campañas publicitarias transgresoras, la viralidad bien entendida y mal entendida, el branding, el cortoplacismo en comunicación, la regulación de los protocolos aceptables en la red frente a los de la publicidad en medios convencionales, o el efecto Streisand.

Lo publicó ayer bajo el título “‘Strip for likes’: ‘Si pinchas en ‘me gusta’, me desnudo’“.

Haciendo las cosas bien: Twitter y las patentes

Escrito a las 12:18 am
14

Fantástica iniciativa de Twitter: en un entorno como el de la gestión de patentes, en el que las empresas tecnológicas parecen dirigirse cada vez más hacia una peligrosísima, carísima y muy poco práctica espiral armamentística, la empresa del pajarito azul ha publicado su Innovators Patent Agreement (IPA) al que se acogerán todas las patentes que obtenga, y que básicamente permite su uso razonable de manera defensiva, pero impide su uso como arma ofensiva para impedir la innovación por parte de terceros.

Como toda empresa tecnológica con investigación y desarrollo propios, Twitter registra patentes de diversos tipos. Mediante el IPA que han publicado hoy (disponible con licencia Creative Commons de Atribución en Github), la compañía otorga una sub-licencia a los ingenieros autores del desarrollo, con el fin de que puedan utilizarla para contrarrestar un posible uso ofensivo de la propia Twitter. Es decir: Twitter no solo afirma que va a usar sus patentes bien, sino que llega hasta el punto de asegurar que si en algún momento del futuro cambiase de opinión y pretendiese utilizarlas mal, sus ingenieros (los autores de las patentes, estén todavía en la compañía o no) podrían utilizar su sub-licencia para otorgarla a la empresa a la que Twitter pretendiese atacar, con el fin de evitar que esas patentes se utilizasen para dañar la innovación. En realidad, lo que Twitter hace es protegerse incluso de sí misma (nunca se sabe cómo cambian las compañías cuando cambian sus equipos directivos o sus estrategias) y protegerse incluso de quienes, eventualmente, pudiesen adquirir esas patentes con el fin de darles un mal uso, porque la sub-licencia mencionada se desplaza con la patente. Y además, reconoce la labor de sus ingenieros otorgándoles la llave de los productos que generan con su actividad de innovación. La idea es que las patentes puedan ser utilizadas como escudo en lugar de como arma.

Las interpretaciones que más me han gustado al respecto están en sitios como Techdirt, GigaOM, Parislemon o ArsTechnica. Como postura, me parece impecable: ante un sistema de patentes ineficaz y que permite clarísimos usos abusivos, Twitter crea un acuerdo que desnaturaliza los peligros inherentes al sistema, y con el cual se obliga a sí misma a respetar unas reglas de juego mucho más razonables. Obviamente, el sistema no es perfecto: aún podría llegar a haber un escenario en el que una compañía propietaria de una patente sujeta al IPA (que podría seguir siendo Twitter o ser cualquier otra compañía en caso de haber habido una transacción) quisiese utilizarla como arma ofensiva a modo de patent troll, y consiguiese convencer al ingeniero que la desarrolló mediante una contraprestación económica, pero en cualquier caso, el sistema se hace más complejo y desincentiva claramente ese tipo de usos.

La idea de Twitter, sobre todo, es servir como ejemplo: que otras empresas puedan unirse a este acuerdo y acepten licenciar sus patentes de esta manera, con el fin de crear un entorno de desarrollo tecnológico más sano y razonable. Renunciar a la posibilidad de convertirte en un patent troll, a cambio de contribuir a generar un entorno más saludable para la innovación. Sin duda, una iniciativa interesante. Y para Twitter, unos beneficios de imagen enormemente merecidos.

Midiendo audiencias mediante la web social

Escrito a las 8:39 am
4

Me ha llamado la atención ver la madurez, a través de una noticia en Mashable titulada Twenty TV shows with the most social media buzz this week que utiliza datos de Trendrr, de los sistemas de medición de audiencia basados en la actividad en la web social.

El tema me lleva a pensar en la importancia que está alcanzando un medio como la web social a la hora de evaluar la actividad de quienes, como en este caso, consumen un medio como la televisión, en principio unidireccional y carente de canal de retorno, y que tradicionalmente ha habido que medir mediante el recurso a complicados e ineficaces sistemas de muestreo.

El audímetro, cuya significación estadística disminuye a medida que se incrementa la base de canales sobre la que tiene que medir (y que se vuelve muy reducida a medida que bajamos hacia canales temáticos, que tienen que ser estimados con una muestra sumamente baja), mide la presencia declarada de una persona ante el aparato de televisión, pero en absoluto el nivel de interés o las percepciones generadas por el contenido emitido.

La participación en la web social, en cambio, ofrece una información mucho más completa: una muestra que puede ser, en países con una penetración elevada, mucho más representativa – no exenta, lógicamente, de sesgos intrínsecos – y una riqueza muy superior en cuanto a las reacciones, que pueden ser analizadas e interpretadas semánticamente para deducir connotaciones positivas, neutras o negativas. El auge de aplicaciones para compartir contenidos televisivos (Miso, GetGlue, etc.) ofrece un campo sumamente interesante para la adquisición de datos, además, lógicamente, de las propias redes sociales generalistas en las que un número progresivamente mayor de usuarios comparten lo que están viendo. Cada vez más, los trending topics de Twitter se convierten en un indicador muy utilizado para medir la actividad del consumo televisivo, en un indicador de popularidad, o en un canal para comentar las incidencias de contenidos tan variados como una serie, un partido de fútbol o un debate político, a medida que aumenta consistentemente el porcentaje de espectadores que recurren a la doble pantalla: una para consumir el contenido, otra – ordenador, tablet o smartphone – para darle una dimensión social.

A medida que la oferta de contenidos se vuelve más compleja y se sofistica mediante tendencias como el consumo diferido, el consumo online, las descargas o la oferta de nuevos medios que emiten a través de la red – Hulu, por ejemplo, está añadiendo cada vez más contenido original – los procesos de medición se vuelven más complejos, y el feedback, sobre todo el más cualitativo, se dirige hacia un medio dotado de mucha mayor riqueza y en el que muchas de las cosas que hacemos o expresamos queda recogido en algún fichero log o puede ser analizado. Al tiempo, el trabajo de gestión de comunidad vinculado a la producción de un contenido televisivo se vuelve cada vez más estratégico: en España, programas como El Barco, La Pecera de Eva, Gran Hermano u Operación Triunfo, con un fuerte enfoque hacia el fomento de la actividad en la red asociada con el programa, o el caso del Twitter de El Hormiguero, líder de audiencia absoluto en su franja horaria, con más de ochocientos cincuenta mil followers y con una actividad febrilmente bidireccional, resulta un claro exponente de la capacidad de la web social o incluso de su valor para aspectos como la relación con anunciantes si se apuesta decididamente por ella. Una tendencia que no puede hacer más que seguir subiendo.

Internet, libertad y amenazas: entrevista con Sergey Brin en The Guardian

Escrito a las 9:03 am
32

Imprescindible la entrevista de Sergey Brin de ayer en un The Guardian cuya sección de tecnología lleva ya bastante tiempo convirtiéndose en indispensable.

En ella, el cofundador de Google deja claras sus preocupaciones por lo que considera el momento más comprometido en la historia de la web, en el que sus principios fundacionales de apertura y libre acceso se encuentran más en peligro. Los enemigos son claros y concretos: gobiernos que intentan ejercer un control desmesurado sobre sus ciudadanos, la industria del entretenimiento con su defensa por todos los medios de la propiedad intelectual, y empresas como Apple o Facebook que construyen jardines vallados inaccesibles y restrictivos.

¿Autocrítica? No la busques en esta entrevista, pero es que me da exactamente lo mismo. No es el momento para ella. En este caso, el enemigo de mi enemigo es mi amigo, y estoy cien por cien con Sergey Brin y con su diagnóstico del problema. Necesitamos urgentemente personas y empresas que se conviertan en protagonistas de una lucha cada día más necesaria, que amenaza con destruir la propuesta de valor de una de las herramientas más importantes que como especie hemos conseguido construir y dotar de significado.

Que en la situación actual los controles democráticos fallen estrepitosamente y los gobiernos se conviertan en enemigos de sus ciudadanos, intentando utilizar la red para perpetuarse en el poder y para controlar lo que nunca debió poder ser controlado mediante excusas como la seguridad, la propiedad intelectual o la pornografía infantil resulta de todo punto inaceptable, y requiere grandes dosis de información y, sobre todo, de activismo, para intentar oponerse a ello. Que los gobiernos de medio mundo avancen hacia sistemas de control similares a los que han construido países como China o Irán es de las situaciones más preocupantes que podemos afrontar como sociedad. Que un gobierno pueda reclamar a proveedores de servicios en la web cualquier información sobre sus usuarios, sin necesidad de motivar dicha petición adecuadamente, sin que este se pueda negar a proporcionarla o incluso impidiendo que ponga sobre aviso a esos usuarios cuya información se ve comprometida es una prueba clara de la gravedad de lo que estamos viviendo. Nada justifica algo así.

También para no perdérselo, en el mismo suplemento de The Guardian adecuadamente titulado Battle for the internet, el artículo de Ai Weiwei, China’s censorship can never defeat the internet, en un tono más optimista. Pero no te engañes: para que ese optimismo esté mínimamente justificado, va a hacer falta mucha información, mucha toma de postura, mucho activismo. Y de nuevo, recomiendo vivamente la lectura de Consent of the networked, de Rebecca MacKinnon, del que ya hablé en una entrada anterior, que pronto estará disponible en castellano, y para el que la editorial me ha pedido que prepare un epílogo.

Más que nunca, infórmate. Es tu responsabilidad. Y créeme, es una gran responsabilidad.

Logotipo de Blogestudio Logotipo de Acens