El Blog de Enrique Dans

Sobre vidas digitales y gomas de borrar

Escrito a las 10:30 am
44

El camping de Los Alfaques pierde su batalla contra Google y vuelve a traer al escenario la idea del derecho al olvido, ejercitado como una hipotética “goma de borrar digital”: lo que el propietario del camping pretendía era que Google dejase de mostrar las imágenes   de la tragedia que ocurrió en Los Alfaques en 1978, porque las consideraba perjudiciales para su establecimiento.

Efectivamente, que aparezcan fotografías de cuerpos calcinados no parece lo más adecuado cuando intentas encontrar un lugar tranquilo donde pasar tus vacaciones. Pero la tragedia ocurrió, murieron más de doscientas personas, y eso no lo cambia nadie. Pedir que Google se arme de goma de borrar y elimine de sus resultados las fotos o las noticias correspondientes porque no constituyen un buen marketing para tu establecimiento me parece sencillamente alucinante. Penalizar a quien indexa la información porque no te gusta como la indexa es algo que carece de toda lógica. Y en ese sentido, que la demanda se haya resuelto diciendo que los resultados provienen de un algoritmo de Google, Inc. y que, por tanto, el demandante debe dirigirse a la empresa en los Estados Unidos y no a su filial española, me parece completamente absurdo. Lo que no es, no es, ni aquí ni en los Estados Unidos.

Las hemerotecas no olvidan. Nadie en su sano juicio se dedicaría a ir pidiendo a los periódicos que eliminasen una noticia determinada porque después se demostró que no era real, caso que ni siquiera tiene nada que ver con el que nos ocupa. Rectificarla, sí. Eliminarla, no. ¿Ir por el mundo arrancando páginas de diarios en las hemerotecas porque la noticia que se publicó “no conviene” a su protagonista? ¿De verdad estamos discutiendo eso con un mínimo de seriedad? En el mundo digital, las hemerotecas están al alcance de un clic de ratón. Pero las cosas deben funcionar igual: el derecho al olvido no puede implicar reescribir la historia, ni lo que se publicó en un momento determinado. Si tienes un camping donde hace muchos años hubo un accidente horrible, podrás considerar cambiar tu nombre comercial, pero no intentar que lo que ocurrió desaparezca de la memoria colectiva o se haga de alguna manera menos visible. Ocurrió, y ya está. Lo contrario es como el infantil pensamiento de pretender apretar el botón Undo después de haber tenido un accidente.

El derecho al olvido conecta con nuestros temores digitales más primarios. Pensamos en los muertos que podemos o que podríamos tener en el armario, en lo que un día dijimos, en lo que alguien dijo de nosotros… hacemos nuestro ego-search, y pensamos en lo bueno que sería poder tomar una goma de borrar y eliminar los resultados que salen en el tercer, octavo y noveno lugar. El problema es que el mundo no funciona, no funcionó y no funcionará así. Ni antes podías arrancar la página de todos los periódicos del mundo, ni ahora puedes eliminar lo que sale en la pantalla. Ni deberías poder, por mucho que te lo parezca en según que casos. Se empieza por la noticia que resultó ser difamatoria, se sigue por las interpretaciones de un titular, y se termina con “en esa foto no salgo bien”, “esos pantalones acampanados ya no se llevan” o “no me interesa la imagen que ese tema proyecta sobre mí o mi negocio”. Es un camino demasiado peligroso. La sociedad digital tiene sus reglas, son para todos, y son como son.

Que los motores de búsqueda pongan la información – toda la información – al alcance de nuestros dedos tiene innumerables consecuencias positivas, pero también alguna negativa. Ponernos a cazar fantasmas y a pensar en la posibilidad de eliminar esto, aquello o lo de más allá por las razones que sean es entrar en un juego que, simplemente, no tiene ningún sentido. Sinceramente, dudo que nos gustase vivir en un mundo en el que las personas y las empresas pueden dedicarse a ir borrando su pasado porque no les gusta o no les deja en buen lugar.

 

ACTUALIZACIÓN(5/03): Ars Technica publica el punto de vista del demandante al respecto, “‘Algorithms can have errors’: one man’s quest to purge horrific pictures from his Google results. Según sus palabras, no se trata de eliminar las fotos, sino de corregir el algoritmo y relocalizarlas mediante una desambiguación.

Las estadísticas de Facebook, pronto en tiempo real

Escrito a las 2:46 pm
8

TechCrunch confirma que Facebook está trabajando en un desarrollo de sus Facebook Insights, las estadísticas disponibles para los propietarios de páginas (no de perfiles personales), en tiempo real. La noticia parece sumamente razonable: el tiempo real se ha convertido en la nueva “niña bonita” de la analítica, la prestación que todos quieren tener y ofrecer a sus usuarios.

Hace tiempo, una de las escasas formas que tenía en mis clases para ofrecer estadísticas en tiempo real, muy adecuadas para una explicación académica sobre su relevancia, era mediante un sistema de seguimiento de huella llamado Reinvigorate, que ofrecía un monitor en el que los alumnos podían verse aparecer cuando entraban en la página y que, además, mostraba los nombres de aquellos que habían comentado anteriormente. Cuando Reinvigorate dejó de funcionar, pasé a utilizar la recién estrenada función Real-time de Google Analytics, lanzada el pasado septiembre y aún en beta, que se ha convertido en una de las formas en las que mido muchos de los eventos en mi página de manera habitual.

En el caso de Facebook, el caso resultaba paradójico: teniendo como efectivamente tiene una información absolutamente detallada de la mayoría de sus usuarios (“puede que en internet nadie sepa que eres un perro… pero en Facebook lo saben porque tú mismo les has dicho nombre, raza, pelaje, fecha de nacimiento, y hasta cuánto te gusta olisquear el culo de otros perros”) capaz de proporcionar una información sociodemográfica interesantísima a los propietarios de las páginas, sus Facebook Insights mantenían un retraso habitual de un día, que en ocasiones llegaba a ser de tres o más. ¿Cómo plantear una gestión razonable de la información analítica en una red social caracterizada porque las cosas pierden toda su frescura en cuestión de tres horas, si únicamente puedes acceder a información con más de tres días de antigüedad? Realmente, el funcionamiento de las estadísticas de Facebook dejaba a aquellos interesados en aplicar una minima inteligencia al tema en la situación de auténticos médicos forenses.

Todo indica que Facebook estaría ahora en disposición de intentar solucionar este desfase. De cara a su negocio, el tema resulta fundamental: para muchos directivos de marketing, pensar en términos de “qué demográficos quiero que visualicen mi publicidad” puede resultar incluso más natural que hacerlo en modo “qué palabras clave tienen que buscar aquellos que quiero que vean mis anuncios”, pero ello se asienta en una adecuada combinación de herramientas analíticas que permitan una supervisión lo más completa posible. Pasar de la situación de la publicidad convencional, donde únicamente sabías cuántos ejemplares de un periódico o de una revista se habían distribuido o cuántas personas decía un panel de audímetros que estaban delante de la televisión, a un escenario en el que se puede ver en tiempo real cuántas personas están leyendo algo, cómo reaccionan, si compran o no compran, si leen o no leen, y una importantísima cantidad de variables significativas más exige una importantísima reeducación y formación de los profesionales del marketing. Una reeducación que, en muchas empresas, acarrea ya un retraso de muchos, muchos años.

 

ACTUALIZACIÓN (29/02): Facebook confirma  mediante un correo electrónico la próxima disponibilidad de las estadísticas en tiempo real.

“Everything is a remix”, obra completa

Escrito a las 12:22 pm
7

Vía Boing Boing veo que la parte que me faltaba por ver de Everything is a remix, del cineasta neoyorquino Kirby Ferguson, salió hace ya un cierto tiempo y no me había dado cuenta. Como las tres anteriores, disponibles en la misma página, es verdaderamente digna de ser vista. Pura lógica aplicada al mundo de la propiedad intelectual. La obra son algo más de diez minutos (como en las anteriores, los minutos finales son un mensaje del autor), todavía sin subtítulos. Las tres anteriores sí los tienen disponibles. Si no las habías visto y vas a hacerlo, recuerda esperar siempre al final de los créditos.

 

 

El nuevo proyecto que Ferguson tiene ahora en Kickstarter también tiene suena muy recomendable: se titula This is not a conspiracy theory“, y habla de cómo hemos llegado a ser lo que ahora somos políticamente.

El campo, la tecnología y el hiperlocal: el caso de BrightFarms

Escrito a las 1:18 pm
18

Llevo un cierto tiempo monitorizando una empresa, BrightFarms, a su CEO, Paul Lightfoot, y sus principios del tipo ultra-local y smart-farming, y un artículo suyo en GigaOM titulado How a new business model could revolutionize fresh food me ha llevado a elaborar un poco el tema.

La cuestión tiene su envergadura: el desarrollo de la agricultura fue el factor fundamental que levó al hombre a abandonar el nomadismo, y puede considerarse, por tanto, una de las bases fundamentales de nuestra civilización. Los progresos en agricultura han sido enormes a lo largo de los siglos, multiplicando la productividad por factores inimaginables y logrando enormes avances en selección, tratamiento, resistencia, contro de plagas, etc. Y sin embargo, todo ese progreso nos ha llevado a un sistema tremendamente ineficiente en la distribución y en el uso de recursos: a pesar de tener la agricultura más productiva de todos los tiempos, vivimos en un sistema que se dedica a mover vegetales por el mundo generando una desmesurada huella de carbono e introduciendo increíbles retrasos entre el momento en que el producto es recogido e ingerido, a la vez que provocando un desplazamiento de los márgenes de la cadena de valor desde el que verdaderamente genera el valor, el agricultor, hacia una cadena de intermediarios.

Paul Lightfoot participó en TED Manhattan el pasado febrero, y vale la pena echar un ojo a su presentación o a los vídeos de la compañía en Vimeo: un planteamiento de granjas de cultivo hidropónico centradas en la eficiencia, capaces de generar una eficiencia sin precedentes, pero de dar lugar además a un desarrollo hiperlocal, a frutas y hortalizas cultivadas a pocos kilómetros del lugar donde vivimos, o incluso asociados a los centros de distribución. Alguno de sus proyectos, como la instalación de invernaderos encima de los supermercados diseñados para producir más de doscientas toneladas de verduras y hortalizas con el trabajo de unas diez personas y virtualmente sin coste de transporte, han recibido recientemente cierta atención mediática.

Posiblemente sea España, en el poniente almeriense, el país en el que se haya desarrollado de una manera más clara el concepto de agricultura hipereficiente bajo plástico. Un desarrollo tecnológico que tiene ya mucha historia, que abastece a una buena parte de Europa, y que, sin embargo, ejemplifica muchos de los problemas delineados por esta corriente: largas cadenas logísticas y reparto poco deseable de los márgenes. Mejorar la logística no va a ayudar al progreso ni a la resolución de estos problemas. Y de ahí un concepto, el de hiperlocal aplicado a la agricultura, que está empezando a dar que hablar en los Estados Unidos, cuando una buena parte de la base tecnológica de su eficiencia se está generando aquí, en el mar del plástico de Almería, con mejoras incrementales en círculos virtuosos que llevan teniendo lugar muchos años.

¿Alguien va a intentar poner este tipo de tendencias en valor a este lado del charco?

Seth Godin: sobre la música, lo perfecto y lo imposible

Escrito a las 12:57 pm
39

Una de esas entradas en las que Seth Godin lo borda: “lo perfecto y lo imposible“. Traduzco y añado énfasis:

 

El negocio de la música era “perfecto”: radios, discográficas, revista Rolling Stone, fiesta de graduación, acceso limitado a los estudios de grabación, naturaleza reemplazable del LP, baby boomers… todo se unió para dar lugar a un negocio que parecía perfecto, que podía durar por los siglos de los siglos…

La revolución digital destruyó este “negocio perfecto”, al tiempo que dio lugar a lo que era aparentemente imposible: fácil acceso al mercado para nuevos músicos, una gramola cósmica con toda la música grabada en la historia, la música como conector social…

Si estás enamorado de lo perfecto, prepárate para verlo desaparecer. Si eres capaz de soñar con lo imposible, piensa que ahora tal vez pueda ocurrir.

Entrevista en Lógica Aplastante

Escrito a las 9:30 am
4

Isabel Ginés y Carlos Gonga, de la revista digital Lógica Aplastante, me pidieron esta entrevista en la que hablamos de múltiples temas en torno a internet, las redes sociales, los blogs, la popularidad, etc.

Un fragmento:

…la red plantea un entorno cada vez más importante al que no podemos sustraernos, y que no supone una sustitución, sino un complemento de nuestra vida fuera de la red. Mientras las personas crean tonterías como que “usar más las redes sociales hace que se tomen menos cafés con los amigos” o que “estar en internet hace que no salga a la calle”, no iremos a ningún sitio. La red es como todo: tiene cosas buenas o malas según cómo y para qué la uses. ¿Nos plantearíamos si la calle supone beneficios o perjuicios? La idea resulta simplemente ridícula: la calle está ahí, y bajamos a ella para hacer nuestra vida. La red es igual.

La conferencia del Congreso Madrid Excelente, en vídeo

Escrito a las 10:10 am
20

 

La organización del Congreso Madrid Excelente ha publicado en su canal de YouTube las conferencias en vídeo, así que aquí está la mía, titulada “Profesionales y marca propia”. También he subido la presentación a Slideshare.

“500 millones de twitteros”, en Expansión

Escrito a las 9:37 am
4

Mi columna de esta semana en Expansión se titula “500 millones de twitteros” (pdf), en un intento de dar cuenta de la dimensión de Twitter para un público, el del diario económico, que en muchos casos sigue considerando ese tipo de noticias como propias de algún tipo de universo paralelo.

A continuación, el texto completo de la columna:

 

Quinientos millones de twitteros

Con toda la prudencia que supone hacer estimaciones sobre la popularidad de una empresa que nunca proporciona cifras oficiales, varias fuentes afirmas que, en función de sus cálculos, Twitter superó los quinientos millones de usuarios esta semana. Un número impresionante si tenemos en cuenta que la empresa tiene escasamente cinco años de vida, y que su origen fue una especie de “accidente”: una compañía que la desarrolló para poder coordinar el trabajo de un grupo de programadores que tenían hábitos especialmente anárquicos.

Al principio, Twitter se convirtió en una herramienta muy propia del mundo geek y tecnófilo: popularizada en la conferencia SXSW en Austin, Texas, a la que acude habitualmente una nutrida representación de bloggers, Twitter comenzó su difusión asociada a los lectores de blogs y a personas ya familiarizadas con el mundo de la web. Sin embargo, la progresiva entrada de personajes conocidos, de empresas, de políticos o de la mismísima Casa Blanca fueron dando a Twitter carta de naturaleza como la red en la que se refleja prácticamente toda la actividad humana.

Sucesos como el terremoto de Mexico DF en 2007 o el amerizaje del avión de US Airways en el río Hudson se convirtieron en hitos que situaban a Twitter como el auténtico pulso de la actualidad. Mientras, las empresas empezaron a sacarle partido como canal de ventas (Dell comenzó a vender ordenadores en marzo de 2007) o de servicio al cliente (Comcast fue pionera en marzo de 2008, hoy infinidad de empresas, como Movistar o Iberia, lo usan para hablar con sus usuarios). Mientras, Twitter se ha convertido incluso en el escenario de revueltas como la iraní o revoluciones como la primavera árabe, o en el escenario del debate político en medio mundo.

Todo a golpe de mensajes de ciento cuarenta caracteres. El mundo se mueve a ritmo de Twitter. Quinientos millones de usuarios son muchos usuarios. ¿Estás? ¿O sigues sin enterarte?

Twitter alcanza los quinientos millones de usuarios

Escrito a las 12:14 am
29

 

Si los cálculos y estimaciones son correctos, Twitter ha alcanzado hoy los quinientos millones de usuarios en todo el mundo, una cifra impresionante para un servicio de poco más de cinco años. Así que, aprovechando algunos recursos que he encontrado por ahí, entre otros esta recopilación de Mashable y este fantástico gráfico de Raak en el que puedes ver cuándo entraste tú en Twitter, me he organizado este gráfico superponiendo los que, en mi opinión, han sido eventos importantes en la historia de Twitter.

Seguro que faltan muchos y que habrá personas que tendrán diferentes opiniones sobre lo que ha sido importante y lo que no en la breve historia de esta red social – el primer tweet de Jack Dorsey es de finales de marzo de 2006 – pero simplemente he pretendido plantear eso, mi selección sometida a mi propia historia dentro de Twitter y mis sesgos personales, los temas que me parece que tuvieron cierto impacto en la forma en la que hoy entendemos Twitter. Por favor, añadid los hitos que a vosotros os parecieron importantes en los comentarios, para así complementar el gráfico con vuestras opiniones.

A continuación, algunas pistas de por qué esos eventos me parecieron dignos de ser resaltados:

 

Indudablemente, podríamos destacar muchas otras cosas o considerar menos relevantes las aquí reseñadas. Pero el hecho es que, a través de historias como estas y muchas más (hoy se envía una media de ciento cuarenta millones de tweets al día), Twitter ha llegado a convertirse en lo que hoy es: el sexto sentido social, la capa que nos comunica y a través de la cual nos informamos y cotilleamos en tiempo real, el escenario de la actualidad, y hasta el escaparate de la acción política.

Un escenario que hoy ha llegado, que se dice pronto, a los quinientos millones de usuarios.

Entrevista en Executive Excellence

Escrito a las 10:53 am
1

Aldara Barrientos me hizo una entrevista larga el pasado día 8 de febrero nada más bajarme del escenario en el Congreso Madrid Excelente, y la ha publicado hoy en Executive Excellence, revista que se distribuye conjuntamente con el diario económico Cinco Días, bajo el título “La innovación cuestiona la estabilidad de tod0” (ver en pdf).

Son unas cuatro páginas de entrevista en las que hablamos de múltiples cuestiones: la marca personal y la presencia en la web social (había sido el tema de mi conferencia), los derechos de propiedad intelectual (al hilo de una cita del embajador Alan Solomont), la educación, la innovación y el emprendimiento.

Logotipo de Blogestudio Logotipo de Acens