La vida en un estado policial

NSA logo reduxLos ciudadanos norteamericanos y los británicos ya saben lo que es vivir en un estado policial. En un sistema en el que están vigilados de manera permanente en prácticamente todo lo que hacen por una instancia superior, por una institución policial que se siente completamente legitimada para hacer lo que hace, que afirma no necesitar para ello el permiso de ningún juez.

La presentación obtenida por The Washington Post deja meridianamente clara la intencionalidad del programa PRISM, y evidencia una realidad de estado totalitario, el desarrollo progresivo de todo un entramado legal que permite que todos los ciudadanos sean espiados por el estado sin ningún tipo de límites ni protección. Algo que ni siquiera responde a lo que ahora hemos descubierto, a PRISM o al escándalo Verizon, sino que es, en realidad, mucho peor.

Durante años, el gobierno norteamericano, el británico y muchos otros en el mundo se han dedicado, apoyados por la tecnología y por el miedo a supuestos “jinetes del Apocalipsis” como el terrorismo internacional, los delitos contra la propiedad intelectual o la pornografía infantil, a construir estados totalitarios, a edificar un reflejo perfecto de la distopía orwelliana, a utilizar 1984 como si fuera un auténtico guión. Mientras los ciudadanos del supuesto “mundo civilizado” se horrorizaban de los panópticos construidos por regímenes totalitarios como Irán o China, los gobiernos elegidos por ellos mismos trazaban un plan de control total que les permitía vigilar completamente cada correo electrónico, cada llamada de teléfono, cada comunicación en redes sociales, cada búsqueda, en una persecución absurda que evitaba toda protección, que se saltaba todos los sistemas diseñados durante años y años de democracia, que convertía directamente en ridícula toda expectativa de privacidad. Todo lo que haces, dices o piensas, sometido a permanente escrutinio por el estado.

Ahora ya lo tenemos perfectamente claro: las afirmaciones de ciberactivistas como Rebecca MacKinnon o Julian Assange no eran exageraciones. En el primer caso escribí el epílogo de la edición española de su libro, en el segundo, escribí el prólogo. Por eso y por muchos otros artículos anteriores no se me puede considerar especialmente nuevo a este tipo de conceptos. Y aún así, la magnitud de lo evidenciado me resulta brutal, me revuelve las tripas, me hace saltar, me lleva a plantearme qué absurda razón no nos permite encarcelar de manera inmediata y durante mucho tiempo a los artífices de un sistema semejante, desmontarlo de arriba a abajo, y tratar de poner de manera inmediata todas las precauciones y barreras necesarias para evitar que pueda volver a ser construido. Volver a edificar un sistema en el que los delitos puedan ser perseguidos, pero manteniendo el correcto equilibrio entre poderes y contrapoderes, las adecuadas garantías para el ciudadano. La magnitud de lo que ahora se presenta ante los ojos de los ciudadanos hace muy difícil reaccionar, porque pone en evidencia hasta qué punto nos hemos pasado más de una década construyendo un sistema equivocado, brutalmente erróneo en su concepción. Un sistema que no puede dejar a nadie indiferente, que elimina toda posibilidad, ante su visión, de que alguien pueda de verdad considerarlo de alguna manera razonable, mínimamente lógico o en modo alguno justificado. Nada, ningún miedo ni ninguna situación, por graves que sean los peligros que encierre, puede justificar la construcción y explotación de semejante sistema.

Lo fundamental, ahora, es plantear la reacción ante lo descubierto. Hemos comprobado que vivimos en auténticos estados policiales. No pienses solo en los Estados Unidos o el Reino Unido: la gran mayoría de los estados, incluyendo el de tu país, han edificado sistemas semejantes, y si no llegan al nivel de sofisticación de este no es por no haberlo intentado, sino por no tener claro cómo hacerlo. O simplemente, piensa en el nivel de vigilancia al que otros estados te tienen sometido por utilizar herramientas creadas por empresas radicadas en su suelo, aunque no seas un ciudadano de su jurisdicción. Cuestionar la tecnología es absurdo: la tecnología nunca fue buena o mala, solo lo son los usos que se hacen de la misma. Lo perverso no son las redes sociales, los sistemas de correo electrónico o la telefonía móvil, sino aquellos que construyen un sistema para espiar a todos los que las usamos. La hipertrofia de un sistema demencial, de algo que jamás debió siquiera llegar a plantearse. De lo que hoy parece el sueño de un dictador loco, pero que desgraciadamente existe, que es real, que nos vigila a todos. Lo fundamental, ahora, es desmontarlo lo antes posible y plantear, de alguna manera, la vuelta a un equilibrio razonable: la tecnología, como forma de vigilar y fiscalizar con total transparencia el sistema por el cual nos gobernamos, no como forma de que el sistema nos vigile a nosotros. Una auténtica reconstrucción y readaptación de todo el sistema democrático.

20 comentarios

  • #001
    Fares Kameli - 8 junio 2013 - 14:01

    Estimado Enrique,

    Es curioso que viviendo en un pais como el nuestro, donde cada dia vemos como se “entorpecen” los esfuerzos ciudadanos por protestar o enfrentarse al gobierno, no comentes el proyecto de Ley de los spywares. http://globedia.com/policia-espanola-usar-spyware-investigaciones

    Este es tambien un pais en el que estamos sometidos al “control de la informacion” y, como no, a ciertos tipos de estado policial (leyes para controlar las manifestaciones, los scratches, acciones judiciales de “moralidad dudosa”, etc).

    Nunca hablo de politica, y no es mi intención hoy tampoco, pero como hablamos de control y gestión de informacion digital por gobiernos y cuerpos del orden/seguridad…te has dejado Alemania (donde al menos un juez deve verlo excepto en casos de terrorismo) y, como no, nuestro pais en el que vivimos con esa iniciativa tan “lamentable” de los spywares.

    saludos cordiales

    Fares

  • #002
    Carlos (econ) - 8 junio 2013 - 14:12

    Estimado Enrique,

    El problema es una sociedad acostumbrada a que les lideren.

    Para desmontar este entramado nos deberíamos guiar por el modelo democrático de Suiza, donde al presidente se le vota cada año, y ninguna ley puede ser añadida, modificada, o eliminada, sin votación popular, las cuales hacen cada 3 meses.

    http://www.swissinfo.ch/spa/noticias/politica_suiza/Democracia_directa_y_modelo_suizo.html?cid=33522934

    Por mi parte mi activismo se ha tornado político, dentro del Partido Piratas de Anda lucia. Cuando me preguntan cual por el ideario, respondo que lo que pretendemos es que el ideario de cada uno sea el que de forma a la sociedad mediante la democracia directa…

    Hablo de copiar a Suiza.

    Este verano votaron que NO querían 5 semanas de vacaciones… Quizás con Democracia Directa votemos que no queremos que se quiten esas leyes que invaden la privacidad… Difícil porque la democracia es de los liberales que nos dieron la Declaración Universal de los Derechos del Hombre.

    En todo caso, si nos vamos a vigilar, que se decida por votación de todos, y no porque lo impone Washington o Madrid.

  • #003
    David Peñasco Maldonado - 8 junio 2013 - 15:44

    A ver si lo entiendo: si Google viola nuestra intimidad y trafica con nuestros datos con fines comerciales está bien, porque tenemos que acostumbrarnos a la muerte de la intimidad, el futuro es la aldea social bla bla bla bla, (y el que diga lo contrario es un peligroso ludita que vive en una cueva); ¿pero si lo hace la NSA para cazar terroristas, está mal? Que alguien me lo explique.

  • #004
    c - 8 junio 2013 - 16:44

    “Ser gobernado significa ser observado, inspeccionado, espiado, dirigido, legislado, regulado, inscrito, adoctrinado, sermoneado, controlado, medido, sopesado, censurado e instruido por hombres que no tienen el derecho, los conocimientos, ni la virtud necesarios para ello. Ser gobernado significa, con motivo de cada operación, transacción o movimiento, ser anotado, registrado, controlado, grabado, sellado, medido, evaluado, sopesado, apuntado, patentado, autorizado, licenciado, aprobado, aumentado, obstaculizado, reformado, reprendido y detenido.

    Es, con el pretexto del interés general, ser abrumado, disciplinado, puesto en rescate, explotado, monopolizado, extorsionado, oprimido, falseado y desvalijado, para ser luego, al menor movimiento de resistencia, a la menor palabra de protesta: reprimido, multado, objeto de abusos, hostigado, seguido, intimidado a voces, golpeado, desarmado, estrangulado por el garrote, encarcelado, fusilado, juzgado, condenado, deportado, flagelado, vendido, traicionado y por último, sometido a escarnio, ridiculizado, insultado y deshonrado.

    ¡Eso es el gobierno, esa es su justicia, esa es su moral!”

    PIERRE JOSEPH PROUDHON – 1809/1865

  • #005
    x - 8 junio 2013 - 17:20

    Más allá de la enorme magnitud del escándalo, el asunto para ellos es muy coherente: primero toman las soberanías nacionales (por la espada o por la deuda) y a contínuación la soberanía personal.

    El problema es que tras esto la UE o sancionan ejemplarmente al gobierno de Usa y todas y cada una de las compañías exigiendo el listado de todos los datos de ciudadanos europeos recopilados y su inmediata eliminación o demuestran que no sólo lo conocían sino que lo permiten y aplican o utilizan.

    PS: [a mediatarde del sábado 8 de junio de 2013 la comisaria de la cosa, doña Neely Bildelberg Kroes, aún no ha dicho esta boca es mia, ni por supuesto ningún ministro de aquí]

    [por cierto gran y terrible artículo, “de alcance” que se decía antes. Suerte y gracias que conocemos claramente estas cosas por gente bien informada y posicionada sin ambages en la Libertad como derecho y deber como tú Enrique que, hay que decirlo bien alto y claro, afortunadamente en lo más importante también eres insobornable]

  • #006
    Mario - 8 junio 2013 - 17:46

    De acuerdo en la indignación Enrique, pero convendría explicar a tus lectores de este blog qué es PRISM ya que has obviado totalmente el indispensable papel que juegan Google y las demás las tecnológicas en todo esto.

    Para decirlo abiertamente, se necesitan dos para el tango pero sigues insistiendo con la teoría del enemigo único y no sé qué mono puede pintar el copyright en todo esto.

    En corto, PRISM es el programa que resultó de la alianza conformada por el gobierno de los EEUU y las grandes corporaciones de internet, para que las segundas provean al primero de la data privada de los ciudadanos que circula en sus redes.***

    PRISM no es una ley secreta ni entramado legal que obligue a las tecnológicas a entregar data contra su voluntad sino un acuerdo libre y voluntario por el cual las siguientes tecnológicas: Google, Yahoo, Microsoft, Facebook, Skype, AOL, YouTube, Apple, Skype y Paltalk (que no conocía), dan al gobierno irrestricto y libre acceso a sus servidores a cambio de que la Corporación o sus directivos obtengan inmunidad legal frente a posibles juicios.

    Todas las tecchies sin excepción han negado PRISM categóricamente pero no me sorprende que así sea. Lo más posible es que el primero en confirmar esto públicamente acabe preso, por lo cual las confirmaciones del Washington Post han sido hasta ahora “off the record”.

    Aunque la supuesta intencionalidad primaria del programa era vigilar las comunicaciones internacionales que pasan por servidores en suelo norteamericano (una llamada de Skype de Madrid a Barcelona por ejemplo), nada asegura que el gobierno se haya limitado a esto pues el acceso brindado por las corporaciones de internet es irrestricto y no supervisado y bien puede estar espiando a sus propios ciudadanos (norteamericanos se entiende, el resto ya estábamos jodidos).

    *** data privada que el usuario accede a entregar a las tecnológicas para sus fines corporativos en los ToS.

  • #007
    Anónimo - 8 junio 2013 - 18:06

    #3 David Peñasco

    Te lo explico yo, no te preocupes hombre:

    Que Google comercialice con los datos que los usuarios voluntarios de Google aportan a Google es correcto. Sabes lo que hay y nadie te obliga a usar Google. A google le das igual tú y yo y cualquiera. Le importa ganar dinero y que a ti te vaya bien porque ellos ganan más cuanto mayor sea tu poder adquisitivo.

    Que cualquier gobierno sepa todo de ti y te controle, te espíe y te pueda chantajear y amenazar con cualquier información de algún día de tu vida, es inmoral, es dictatorial y no te han consultado si estabas de acuerdo por lo que también es ilegal. Por último, el gobierno no quiere que aumente tu poder adquisitivo ni le da igual quién seas. Quiere controlarte para que no les molestes, para poder eliminar cada hormiguita que se mueva como ellos no quieren. Quieren ser la bota que te pise, aunque para ello haya que eliminar a todas las hormigas.

    Venga, a seguir defendiendo alos gobiernos que “lo hacen por nuestro bien”, unos gobiernos que implantaron un sistema de puertas traseras en Windows en el año 1999, mucho antes “de los terroristas” y del 11-S

  • #008
    Krigan - 8 junio 2013 - 18:24

    En el pasado fue Echelon, ahora es Prism. ¿Rodaron cabezas cuando se descubrió lo de Echelon? No, ese es el problema, que no importa lo que se descubra, aquí no pasa nada. Ni los gobiernos europeos protestan, ni se condena a ningún político o funcionario que haya participado, ni nada de nada. Más aún, que yo sepa Echelon sigue operando como si tal cosa.

  • #009
    Antonio Castro - 8 junio 2013 - 19:54

    Dejaron de convertirse en representantes y ahora son meros enemigos legitimados por su poder y su fuerza. Esto es puro liberticidio fascista.

  • #010
    Xaquín - 8 junio 2013 - 20:14

    Evidentemente non hai nada que explicar a quien graniticamente se empeña en no querer atender a argumentos… en fin… nada nuevo, no puede ser que en pleno siglo de altísima tecnología rompamos las vestiduras porque la ciencia ficción tenía más de ciencia que de ficción… para los que descubren que existe la NSA y que Obama es el presidente USA bienvenidos al mundo real (y virtual, pero cuidadiño con la confusión entre avatares varios!)…

  • #011
    Mesosoma - 8 junio 2013 - 20:32

    El fin último de la Política es siempre controlar al pueblo, ya lo decía Maquivelo en su libro; para que este no se rebele.
    Durante toda la historia hubo dictadores como Franco o Chavéz que se mantuvieron décadas en el poder controlando todos los medios de comunicación, incluso internet.

    La total transparencia en cualquier gobierno es imposible, este perdería su razón de existir y se derrumba dejando paso anarquía, el ejemplo fue con Mijaíl Gorbachov, glásnost(liberalización, apertura, transparencia) y perestroika convirtió a la Unión Soviética en el país más transparente del mundo y a los pocos meses se desintegró. En USA el movimiento Occupy fue sangrientamente destruido por el ejercito estadounidense disparando a los indefensos manifestantes.

    Estas intromisiones contra internet lo dirigen políticos d vieja guardia que saben que internet es el último espacio humano de libertad e igualdad.

  • #012
    José Luis Portela López - 8 junio 2013 - 21:50

    Siempre digo lo mismo, leo este blog no solo por lo que aprendo que es muchísimo sino también porque en varias ocasiones me ha hecho cambiar de opinión. Se que solo puedo tener la razón un 33% de las veces, porque esta mi verdad, la del otro y la verdad verdadera.

    En este aspecto que comentáis sigo sin tenerlo claro

    1. Por un lado las estadísticas cantan. Cada año la violencia en el mundo disminuye y esto es un hecho. Hay varios motivos pero sin duda internet es uno de ellos.
    2. Todos hemos podido comprobar que la amenaza del terrorismo mundial existe. Por otro lado todos hemos visto que hoy en día cuando algo pasa, en poco tiempo se les detiene debido a el uso de las nuevas tecnologías que a día de hoy existen, tanto internet como los medios de seguridad como las cámaras entre otros.

    Para mi la clave, esta en el uso que se haga de esto. Es decir si el objetivo es realmente terminar con el mal del mundo me parece perfecto, pero si se utiliza con otros motivos, como por ejemplo dominar la población, tenerla controlada, someterla, o influir en las votaciones democráticas, entonces me parece realmente mal.

  • #013
    asmpredator - 9 junio 2013 - 07:24

    Hace unos meses un loco tiró a las vías del metro de Barcelona a un pobre hombre matándolo, la gente que presenció el hecho reaccionó reduciendo al loco hasta que llegó la policía y lo detuvo.
    En las elecciones que dieron la mayoría al PP mas del 30% de españoles no votó y por tanto no impidieron que los inútiles del partido patético ganaran.
    En el primer caso se demostró que si el pueblo, los ciudadanos nos unimos podemos impartir la justicia real, en el segundo si los ciudadanos no ejercemos nuestro derecho a cambiar las cosas los parásitos nos perjudican a todos.
    Lo que hace falta en España y en el resto del mundo es una sociedad mas concienciada de sus derechos y también de sus deberes, si ves la injusticia y no haces nada por evitarla tarde o temprano la vas a sufrir en propias carnes.
    Es de ilusos pensar que la gente se mete en política por altruismo. para ayudar a sus conciudadanos, la política es un negocio y como tal beneficia principalmente a los negociantes no a los clientes, los ideales son para el pueblo, el dinero para los politicos, así ha sido siempre y así será hasta que despertemos y tomemos lo que nos corresponde de este negocio ya que nosotros somos la madera de su fuego, el capital humano y económico del que esa casta parasitaria vive y por tanto dependen mas ellos de nosotros que nosotros de ellos.

  • #014
    Anónimo - 9 junio 2013 - 09:52

    Una alternativa es no usar google y usar otros buscadores que no indexen ni registren tu actividad: https://duckduckgo.com/about

  • #015
    carlos Hernandez Guarch - 9 junio 2013 - 10:12

    Comparto su ultima reflexión en relación a la necesidad de que la tecnologia nos permita conocer de que manera se gestiona más del 50% de los recursos de un pais ( los fondos publicos). Por otra parte no creo que tardemos mucho en comprobar en que esto no es más que la continuación del programa echelon de espionaje comercial de algunos paises a sus competidoes aunque bajo la cobertura de lucha antiterrorista.

    http://es.wikipedia.org/wiki/ECHELON

  • #016
    Sergio - 9 junio 2013 - 10:40

    Lo peor de todo, es ver a gente que está a favor de ello. Es como si nos obligaran a ir con micrófonos constantemente “por si acaso”. Cada conversación supuestamente privada sería enviada y analizada, no vaya a ser que seamos terroristas planeando un ataque.

    Internet, ya de por sí, es más rastreable que el mundo “real”. Lo que yo diga o haga en la calle, se queda sólo en los ojos de algún testigo y, como mucho, registrado en alguna cámara de mala calidad donde apenas se me reconozca. TODO lo que hago en Internet puede ser rastrado. Esto en parte es bueno: si un juez lo estima necesario, veo GENIAL que se me pueda investigar. Pero lo que hace esta gente es brutal. Se cargan la presunción de inocencia y el derecho a la privacidad sin miramientos. Cada cosa que digo o hago acaba en su poder.

    Lo peor no es que lo hagan. Lo peor es que seguirán haciéndolo porque muchos están de acuerdo.

  • #017
    Txema Sanchis - 9 junio 2013 - 12:31

    Enrique, comparto tus críticas al 100 %. Cómo afirmaba un viejo profesor de derecho político, al comentar los sistemas mediavales: los hombres necesitan sentirse libres, aunque sólo sea de vez en cuando.
    Un poder absoluto es la plataforma haciea un nuevo totalitarismo, en estos momentos mucho más sangriento, dados los avances tecnológicos.
    Y es que hay que recordar que mi libertar individual es mía, y el estado no puedeo apropiarse de ella, sino recibir la que yo le ceda para contribuir al bien común, aunque me temo que las cosas no van por ahí.
    Salu2

  • #018
    no - 10 junio 2013 - 03:23

    Se me antoja usted paradójico, Señor Dans, que por una parte no consienta en su pensamiento ese gran agujero negro de recolección masiva de datos y comunicaciones privadas, y por otra parte no deje de hacer campaña de empresas en el ajo y productos como gmail o youtube.

  • #019
    Rafael - 10 junio 2013 - 21:04

    La solución es simple, aunque no sea fácil llevarla a la práctica. Consiste en la descentralización. Si los ciudadanos no organizamos podemos eliminar a los grandes proveedores de Internet que no son más que la antítesis de una red descentralizada y resistente a la caída de cualquier servidor.
    Actualmente estas grandes compañías de comunicaciones han postergado a la práctica totalidad de los usuarios a ser nodos terminales de iInternet, es decir, puntos muertos que sólo reciben y envían datos a través de un único camino: el servidor de su proveedor de Internet.
    Proyectos ciudadanos como Guifi.net que instalan y mantienen pequeños enrutadores de Internet (ver http://www.investigacionyciencia.es/investigacion-y-ciencia/numeros/2012/5/la-red-en-la-sombra-8620) permitirían romper el monopolio sobre el tráfico de datos y devolver el control a sus legítimos dueños.

  • #020
    Modiglian - 11 junio 2013 - 18:21

    Bueno Enrique, no hace tanto que (junto a otros muchos en los comentarios) te manifestabas muy satisfecho (o eso me pareció entender) e incluso expectante porque Google Glass estuviese cuanto antes a disposición del público, ya fuera del “redil” de betatesters y desarrolladores.

    Varios comentaristas (entre los que me encuantro) apuntaban a que un sistema como Google Glass es otro medio más de robar nuestra vida privada (o semi-privada) a golpe de fotografía, audio y vídeo colgado e indexado en internet.

    Ahora te indignas porque “The Powers that be” usan la información para sus propios y oscuros intereses…

    Pues nada, parafraseando a el querido Andrés Iniesta ¡Glass para todos!

    Una saludo

Dejar un Comentario

Los comentarios están cerrados

2 comentarios en Menéame

#020
muchapaja - 8 junio 2013 - 17:57

Ya verás cuando fabriquen en serie a los robots policía controlados por los políticos, y a las moscas explosivas nanotecnológicas que explotarán en las espaldas de los disidentes que no gasten su dinero comprando productos fabricados por la empresa multinacional que esté gobernando el planeta.» autor: muchapaja