El Blog de Enrique Dans

Contenidos polémicos, dilemas y decisiones complejas… ¿en manos de quién?

Escrito a las 3:36 pm
20

Los incidentes violentos relacionados con la disponibilidad en YouTube de la película Innocence of Muslims son algo así como el enésimo episodio del serial “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”.

Efectivamente, en las  “Instrucciones de la comunidad YouTube” que Google publica en el sitio no existe específicamente un apartado dedicado a la retirada de vídeos por “incitación de revueltas”, pero ¿qué hacer cuando éstas conllevan estallidos de violencia en más de diez países y muerte de inocentes? ¿Volvemos a hablar del viejo dilema de la libertad de expresión frente a la libertad de gritar “¡Fuego!” en un teatro lleno de gente? ¿O de la libertad de alguien para expresar su disconformidad de una manera que alguien pueda interpretar que incita a la violencia?

En las citadas instrucciones de YouTube aparecen frases que pueden tener cierta relación con el tema, tales como

We encourage free speech and defend everyone’s right to express unpopular points of view. But we don’t permit hate speech (speech which attacks or demeans a group based on race or ethnic origin, religion, disability, gender, age, veteran status, and sexual orientation/gender identity).

(Fomentamos la libertad de expresión y defendemos el derecho de todo el mundo a expresar puntos de vista controvertidos. Pero no se aceptan discursos discriminatorios que ataquen o humillen a un grupo debido a su raza u origen étnico, religión, discapacidad, sexo, edad, categoría de veterano u orientación/identidad sexual.)

con el término “hate speech” definido en la versión en inglés como

“Hate speech” refers to content that promotes hatred against members of a protected group. For instance, racist or sexist content may be considered hate speech. Sometimes there is a fine line between what is and what is not considered hate speech. For instance, it is generally okay to criticize a nation, but not okay to make insulting generalizations about people of a particular nationality.

Pero de nuevo, entramos en terrenos resbaladizos. El razonamiento maximalista puede ayudar: si retiramos de YouTube todo lo que molesta a alguien, incluso a aquel que tiene – o quiere tener – la piel más sensible, solo tendremos vídeos de gatitos, y en ocasiones, ni eso. Si lo permitimos todo, entramos en conflicto con la ley, la moral, las buenas costumbres y todo tipo de principios generalmente aceptados. Si pedimos ayuda a la comunidad y bloqueamos aquello que molesta a muchos, aparecerán comportamientos gregarios que terminan en manifestaciones que queman libros. Decididamente, el asunto no es para nada sencillo.

Y sobre todo, en un área en la que la responsabilidades se reparten de una manera muy compleja. ¿A quién corresponde la decisión de retirar contenidos? En principio, la ola de violencia se desató en misiones diplomáticas estadounidenses, aunque rápidamente parezca estar escalando hacia convertirse en un conflicto contra todo lo occidental. Pero ¿qué ocurre cuando el gobierno norteamericano pide a Google que reconsidere sus directrices a la comunidad y se plantee retirar globalmente el vídeo en cuestión (el vídeo ya no está disponible desde los países en los que ha originado conflictos, siguiendo peticiones de retirada llevadas a cabo por algunos gobiernos)? En ese momento, aplica lo que comentábamos al hilo de la lectura del libro de Rebecca MacKinnon, “No sin nuestro consentimiento“, para cuya versión española tuve el honor de escribir un epílogo: que las “leyes” que tienen efecto son, en realidad, las que marca una empresa, no las que pretende marcar un gobierno determinado. Problemas como la trasnacionalidad y la ausencia de un “gobierno mundial” nos llevan a  una situación en la que el criterio no lo marca lo que las personas eligen y votan, sino lo que una empresa decide ponerse como norma. Entramos en que las empresas se arroguen cometidos de “policía moral”.

El momento en que el gobierno de los Estados Unidos pide a Google que sopese la posibilidad de retirar el vídeo plantea una situación enormemente compleja: con esa petición, el gobierno se distancia diplomáticamente del tema, expresa su desacuerdo con el vídeo (o dice de manera implícita que si dependiese de ellos, lo retirarían), y deja a Google como responsable de la decisión, lo que podría incluso llegar a derivar en violencia contra la propia compañía. Google, o cualquier otra compañía en una situación similar, convertida en actor principal en escenarios diplomáticos, nada menos que marcando con sus términos de servicio los criterios que determinan la acción.

No, no existe una solución al problema. Y es importante reconocerlo así. Las respuestas rápidas y maximalistas ya sabemos a dónde nos llevan. Si tienes o crees tener una, seguramente sea un buen consejo que te la replantees en todas sus posibles consecuencias. Por el momento, poco más que plantear la reflexión e intentar madurarla. Este problema no es la primera vez que ocurre, aunque posiblemente sea una de las más graves en cuanto a consecuencias, y tampoco es la última vez que va a ocurrir.

20 comentarios

001
Goomer
16.09.2012 a las 16:38 Permalink

Claro que es un tema complejo, pero los gobiernos si se arrogan jurisdicción universal cuando les interesa, por ejemplo, para defender los derechos de las entidades de gestión.

Probablemente, y debido al momento electoral que tienen en ese país, han optado por una respuesta ambigua, que no les compromete en ningún sentido, y desvían la atención a un tercero.

Pero aunque si que es cierto que los términos de servicio constituyen una suerte de ética universal en los servicios de esa empresa, no pasan por encima de las leyes en cada país, como ya hemos visto bastantes veces en que se ha retirado el acceso a determinados contenidos en ciertos países.

002
Victor
16.09.2012 a las 16:46 Permalink

La solución es fácil: ilegalizar esas sectas peligrosas que se autodenominan “religiones”. Anda que nos ahorraríamos guerras y follones. Total, si no montan la bronca por esta “ofensa” la montarán por otra chorrada.

003
Gabriel Viso Carrera
16.09.2012 a las 16:54 Permalink

En mi opinión es más sencillo que todo eso. Se trata del odio religioso de unos pocos y la gestión de masas que esos pocos llevan a cabo.

Cada vez que alguien abre la boca sobre el Islam en tono crítico (cosa que se hace sobre la Iglesia Católica y la religión Cristiana todos los días), células extremistas aprovechan para incendiar a las masas con su odio.

Hay miles de fotos satíricas contra la Iglesia Católica, aludiendo a todo tipo de barbaridades (pedofilia, etc.), y nadie pide a Google que retire el vídeo ni a ningún estado que persiga a sus autores.

¿Y aquí qué ocurre? Que un director de una película independiente filtra un vídeo que caricaturiza / satiriza / como le queramos llamar al profeta fundador del Islam, y la violencia se desata. Muere gente que no tiene nada que ver con el vídeo.

No veo en todo este asunto más que el odio religioso de unos pocos, ¡que ni siquiera del común los musulmanes! Me pregunto por qué esos pocos gozan del privilegio de odiar, matar, y además cambiar el panorama actual motivando que un presidente de una nación democrática persiga un vídeo tan insignificante. Me siento bastante indignado con el parcialismo que gira en torno al “polvorín” de oriente próximo. No hay derecho.

004
Observador
16.09.2012 a las 18:20 Permalink

Parece ser que las cuestiones sobre ética y moral están de moda últimamente. Lo que pasa es que hay infinidad de ejemplos por la red de “filántropos” de pacotilla que se las dan de ejemplo y no son más que puros demagogos que hablan más que los loros.

Hace unos meses detuvieron a uno de los administradores de una web filántropa de cine que decía que él era un cinéfilo amante del séptimo arte y que enlazaba y subía películas para que los demás pudieran verlas. Este amante de la humanidad decía también que no cobraba nada por sus éticas acciones. Ahora resulta que la web filántropa ha estado robando datos directos de sus propios usuarios (entre otras cosas). Tomad filantropía barata.

Otro Robin Hood del arte al más puro estilo Kim Dotcom alias “mansión&14coches-perolohagoporelarte”.

Espero que en breve sea este tipo de filántropos los que se encarguen de hacer películas. Sería algo digno de ver. Un sueño orgásmico.

005
enjuto_mojamuto
16.09.2012 a las 18:58 Permalink

Hay un caso que es igual de ofensivo que el famoso video y del que apenas se habla ni aparece en los medios de comunicación, aquí lo tenéis en video:

http://www.elperiodico.com/es/videos/internacional/caso-omid-kokabee/1634447.shtml

Ésta es una de las principales webs que coordina esfuerzos para este caso:

http://freeomid.org

Estas noticias de ‘El Periódico’ cuentan el caso con detalle:

http://freeomid.org/wp-content/uploads/2012/06/2011_10_09_cuad_omid.pdf
http://freeomid.org/wp-content/uploads/2012/06/2012_05_20_cuad_omid.pdf

Ésta es la última noticia importante que he visto sobre el caso:

http://blogs.nature.com/news/2012/08/jailed-iranian-physicist-loses-appeal-against-10-year-sentence.html

Y esta noticia nos da una idea de la situación que hay en Irán:

http://www.es.amnesty.org/noticias/noticias/articulo/un-nuevo-informe-senala-una-escalada-de-la-represion-de-la-disidencia/

Hay que difundir el caso todo lo posible y por todos los medios posibles para que llegue a los grandes medios de comunicación.

Hay campañas en internet sobre el caso. Entre ellas, por supuesto, difundir el caso por twitter.

006
Gorki
16.09.2012 a las 19:04 Permalink

#004 Observador
Que obsesión la tuya. El tema va de si es conveniente o no retirar una película porque molesta a un TALIBAN, no porque sea legal o “pirata”.

Claro está que TALIBANES los hay por muchos motivos, no solo de tipo religioso y habrá quien esté dispuesto a quemar embajadas porque en su país ver las películas que guarda Kim Dotcom esté autorizado, (como ocurre en España).

007
Krigan
16.09.2012 a las 20:46 Permalink

Es un tanto ingenuo pensar que los extremistas van a dejar de liarla si se retira el vídeo. Los extremistas QUIEREN liarla, cuanta más gorda mejor, y siempre encontrarán unas caricaturas o un vídeo que les sirva de excusa.

008
Observador
16.09.2012 a las 20:58 Permalink

#006 Esa es tu interpretación, la mía es que va de que es muy curioso plantear cuestiones éticas relacionadas con la teconología si luego defendemos chiringuitos como Megaupload y Cuevana (al que acaban de pillar robando datos de usuarios -contraseñas-) mediante un script malicioso.

Por cierto, otro chiringuito que acaba de desaparecer repentinamente tal y como ha salido la noticia(cuevana.asia)… Tal cual FileSonic el otro día… Toma el dinero y corre, que diría Woody Allen.

En fin, otra muestra más del nuevo modelo. Así vamos bien. Seguro.

009
Jose
16.09.2012 a las 21:17 Permalink

#006 No es obsesión, son simplemente las mismas trollipolleces.

010
Antonio Garcia Saenz
16.09.2012 a las 22:54 Permalink

Si se retiran contenidos de internet porque a un grupo le moleste moralmente, entonces hay contenidos que tambien podran retirarse pues molestan moralmente por ejemplo al propietario de los derechos de la obra que este ahi tambien, o sino resultara que solo ceden ante el terror y no ante la justicia

011
Xaquín
16.09.2012 a las 23:07 Permalink

La libertad de expresión tiene que ver con escribir en un papel que una bola de fuego acabará con el teatro X tal día. Pero gritar fuego en un teatro con varias personas (alguna puede tener problemas cardiacos) no tiene que ver con la libertad de expresión, es una incitación a la violencia.
Decir en un papel que se violó a fulanita (o fulanito) tiene que ver con la libertad de expresión (y con la invitación a tener visita policial), pero decirle en la cara al padre de la criatura eso mismo no tiene nada que ver con la libertad de expresión…es incitar a un individuo para que actúe en consecuencia.
El problema no se llama libertad de expresión, el problema se llama político o cura ( de cualquier religión) que usa los diversos púlpitos para incitar a actuar…o acaso los camisas pardas nazis actuaban como lo hacían por leer un libro?

012
Daniel
16.09.2012 a las 23:58 Permalink

Soy Dominicano, para el que no recuerde (es una media isla que hace frontera con Haití) está cerca de Cuba y Puerto Rico. En cierta forma estamos aislados ante la complejidad del panorama internacional, pues internacional aquí quiere decir New York o España.

No tiendo a discriminar a ningún grupo, religión, preferencia S. etc. Y siempre me había preguntado ¿porqué los discriminan a los islamicos.? Pero hombre hace un tiempo que me estoy dando cuenta, unos tipos cuya religión y creencia les incita a la violencia y al asesinato de cualquiera que no comparta sus creencias para “salvarse” http://www.miapic.com/el-islam-la-religi%C3%B3n-de-la-paz-y-del-terrorismo

Pues ya sé porque los discriminan, ahora hasta yo tratare de mantenerme alejado de ellos, si fuese presidente de mi país les prohibiría la entrada. Ellos no pueden pretender que el mundo tolere su actitud, podemos tolerar sus creencias pero no su actitud, como bien decían en un comentario anterior “de la iglesia católica se habla y se publica mucho en su contra” y aún no veo el primer ataque a embajada por una caricatura del papa.

013
juan
17.09.2012 a las 01:49 Permalink

El problema es que retirarlo bajará la linea de “lo ofensivo” para esta gente. A muchos nos ofenden las imágenes de la vida cotidiana en países islámicos, donde las mujeres van totalmente tapadas, no pueden conducir, en algunos las niñas no pueden ir a la escuela.
Esto no tiene que ver con la fe musulmana, sino con sus interprétes. Hace 1000 años ellos eran los tolerantes. Por tanto hay que atar en corto a “los intérpretes” de cada fe y alejarlos de cualquier poder político.

014
Carlos González
17.09.2012 a las 11:10 Permalink

La realidad es una construcción hipócrita que de vez en cuando aflora.

Por ejemplo los antitaurinos, que no quieren ver el maltrato a los animales en los medios, siguiendo la máxima de “ojos que no ven corazon que no siente”.

Chapo por el que hizo el video, la realidad ha superado a la ficción. “La verdad es el peor de los insultos”.

Charles Chaplin tuvo que venir a Inglaterra a rodar “El Gran Dictador” (1940) pues las normas de Hollywood impedia criticar a Estados por las repercusiónes en los beneficios.

En Irlanda ahora la iglesia tiene como norma que nunca haya un cura solo con un niño…

El problema no lo tiene USA, ni Google, ni los fundamentalistas: lo tenemos nosotros por construir y convivir en la hipocresía.

015
Javier Español
17.09.2012 a las 12:04 Permalink

Yo estoy en la línea de muchos de los comentarios, creo que falta un matiz. Es decir en los paises democráticos:
1. Tenemos el DERECHO a la libertad de expresión. Esto nos da derecho a expresar libremente nuestras opiniones, con independencia de que sean ofensivas para los demás…
2. Los que se sienten ofendidos tienen el DERECHO a llevarnos a los tribunales, donde un juez decide si en el ejercicio de nuestra libertad de expresión nos hemos excedido… o no.
3. En este ámbito democrático nadie tiene DERECHO a tomarse la justicia por su mano y asaltar embajadas y asesinar a gente inocente (o por lo menos que nada tiene que ver con el dichoso video).

El problema es que el fundamentalismo islámico (no confundir con el Islam en sentido amplio) está instalado en la Edad Media, en la que todos estos mecanismos democráticos no existían e imperaba la “ley del más fuerte” (léase el rey, noble, emir o autoridad que ejerciese el poder).
El vídeo no es más que una excusa para calentar los ánimos y dar publicidad a sus intereses.

016
David Rodriguez Villar
17.09.2012 a las 12:17 Permalink

Los integristas islámicos proclaman la libertad, la valoran y la promueven, además de forma generalizada, tanto para los musulmanes como los no musulmanes.
Eso sí, para aplicar el concepto de la interpretación que hacen de la libertad según el Islam , hay que situarla en que se aplica a todas las actividades voluntarias del hombre, en todas las andaduras de la vida y conforme a ello, hay que tener presente que todo hombre nace libre con arreglo a Ia “fitra”, o un estado natural puro.

Esto implica que el hombre ha nacido libre y es libre en consecuencia de cualquier sometimiento, es más, es más libre que el cristiano, ya que según este adoctrinamiento el hombre también es libre del pecado y en consecuencia de cualquier traba atávica.

Su derecho a la libertad es sagrado…..en tanto no infrinja deliberadamente la ley de Dios… ¡y aquí es donde la matan!

Hay que entenderlo en su cosmovisión…El hombre es libre, siempre que cumpla con la ley de Dios… y lo espeluznante es ver quien dice cual es la ley de Dios, en primer lugar, y ya lo terrorífico, es descubrir lo que Dios dice que puede hacer a quien la incumple (al último que colateralmente -por ser americano- no cumplió la ley de Dios, no le ha ido muy bien que digamos).

Desde luego, para ellos es una pena que los Cristianos hayan perdido la costumbre de seguir estos mismos principios con quienes no respetan la libertad al creer en Dioses paganos (esas quemas de libros griegos y de los romanos en Alejandría las echan de menos aunque ahora hagan estos las propias con embajadas del nuevo imperio).

Estos cristianos están locos. Han dado un paso atrás en la evolución hacia la civilización, que gracias a Dios es preservada, mantenida y mejorada por los integristas islámicos (además incluyendo lo de civilizar a cada vez más millones de personas en Asia y en los guetos de Occidente).

Y como decía alguno…menos mal que nos queda Portugal.

017
Julio
17.09.2012 a las 14:17 Permalink

#13 Decir que hace 1.000 años ellos eran los tolerantes es mucho decir y mucho suponer.

018
enjuto_mojamuto
17.09.2012 a las 19:28 Permalink

¿Nadie va a decir nada del caso al que enlazo en #5? Es MUY conmovedor, sinceramente.

¿Nadie va a ayudar a difundir el caso? ¿Ni siquiera en Twitter? :-( :-( :-(

Enrique, ¿Ni siquiera tú? :-( :-( :-(

019
Rich
18.09.2012 a las 00:16 Permalink

Hay muchos fanáticos que ven en la religión una excusa para ofender y delinquir, no está justificado todo este alboroto por una película, y tampoco deberíamos pensar que todos los musulmanes son así…

020
acerswap
18.09.2012 a las 00:33 Permalink

Olvidamos un pequeño gran detalle, que es tomar las cosas en su contexto. En un pais occidental tenemos separacion entre iglesia y estado. Alli en cambio es justo lo contrario. Las costumbres se basan en la religion, las leyes se basan en los libros sagrados (o incluso son las que hay en los libros sagrados) y una ofensa al Islam es una ofensa a todo su sistema. Los lideres religiosos, obviamente lo fomentan.

Si nos fueramos a EEUU, cogieramos a un americano tipo y le dijeramos que Lincoln era un soplap… nos mearamos en la constitucion y nos limpiaramos el trasero con la declaracion de independencia para luego limpiarnos en la bandera antes de prenderle fuego obviamente nos faltaria tierra para huir de ese energumeno que nos persigue disparando. ¿Es un energumeno o le hemos tocado lo que respeta?

Ahora bien, los islamistas, influidos por los integristas, cierran filas contra aquellos que, segun les han dicho una y mil veces, destruyen el Islam. Su respuesta, mas radicalismo.

Comentarios cerrados

Logotipo de Blogestudio Logotipo de Acens